Fundada en 1959

 

Página de inicio
Acerca de esta revista
Cuerpo editorial
Instrucciones a los
autores
Infomed
Sumario
 

Revista del Hospital Psiquiátrico de La Habana

Volumen 12 No.2 - 2015


Exploración neuropsicológica y manifestaciones de ansiedad y depresión en pacientes con traumatismo cráneo-encefálico. Huambo, 2012
Neuropsychological Examination and Anxiety and Depression Expressions on Patients Suffering from Skull Encephalon Trauma. Huambo, 2012

          

    MSc. Antonio Mendes Sambalundo,I Dr. C. Luis Felipe Herrera Jiménez ,II Lic. Lisandra Angulo Gallo ,III Dra. C. Vivian Guerra Morales,IV

 

I Licenciado en Psicología. Máster  en Psicología Médica. Profesor Asistente. Universidad José Eduardo Dos Santos, Facultad de Medicina de Huambo, República de Angola. antoniomendessambalundo@gmail.com
II Doctor en Ciencias Psicológicas. Máster en Psicología Médica. Profesor Titular.Facultad de Psicología, Universidad Central “Marta Abreu” de Las Villas (UCLV). Villa Clara, Cuba.
III Licenciada en Psicología. Profesora Instructora de la Facultad de Psicología de la Universidad Central “Marta Abreu” de Las Villas (UCLV). Villa Clara, Cuba.
IV Doctora en Ciencias Psicológicas. Máster en Psicología Médica y de la Salud. Profesora Titular de la Universidad Central “Marta Abreu” de Las Villas (UCLV). Villa Clara, Cuba.


RESUMEN

Introducción: El trauma es considerado un problema de salud pública a nivel mundial, siendo la mortalidad el principal indicador de su magnitud. Sin embargo, existen muchas personas sobrevivientes que quedan con secuelas físicas y emocionales, afectándose no solamente la víctima, sino también sus familias, comunidades y la sociedad en general.
Objetivo: Determinar los principales síndromes neuropsicológicos, así como manifestaciones de ansiedad y depresión, en los adolescentes  y jóvenes afectados por traumatismos craneoencefálicos ingresados en el Hospital General de  Huambo,  República de Angola.
Método: Se realizó un diseño no experimental, con alcance descriptivo. La  muestra estuvo integrada por 156 pacientes ingresados en el Hospital General de Huambo, en el período julio-diciembre de 2012. Para la recogida de información se empleó: la revisión de documentos oficiales (Historia Clínica), observación, entrevista psicológica semiestructurada dirigida a pacientes y especialistas en Neurocirugía que conformaban el equipo de salud, Batería Neuropsicológica Breve, Inventario de Ansiedad Rasgo- Estado (IDARE) e Inventario de Depresión Rasgo- Estado (IDERE).
Resultados: Existió un predominio de traumas cráneo-encefálicos  abiertos, de  severidad moderada, con daños, predominantemente,  en los lóbulos frontales. Las mayores afectaciones se relacionan con las funciones: Cálculo (92,9 %),  Semejanzas y compresión (91,50%), Lecto – escritura (83,3 %) y  Funciones de Orientación (82,05 %).  Existió un predominio de niveles altos de ansiedad (63,64 %)  y depresión (67.53 %) como estado.
Conclusión: Los pacientes con traumas cráneo-encefálicos estudiados presentaron  alteraciones neuropsicológicas, sobre todo relacionadas con las funciones ejecutivas, además de elevados niveles de malestar emocional.

Palabras clave: Traumatismo craneoencefálico, exploración neuropsicológica, depresión, ansiedad.

 


ABSTRACT

Introduction: Trauma is considered as a word wild problem on the public health and mortality is the main indicator of it. Nevertheless, there are a lot of survivors that have physical and emotional consequences that affect not only the victim, but also their relatives, communities and society.
Objective: to define the main neuropsychological syndromes, as well asanxiety and depression expressions on teenagers and young people affected by skull encephalon trauma admitted in the General Hospital of Huambo, Angola Republic.
Methods: It was carried out a non-experimental design with descriptive range on a sample of 156 patients admitted in the General Hospital of Huambo from July to December, 2012. To obtain information clinical records were reviewed and observation, psychological semi structured interview (directed to patients and also to specialists on Neurosurgery as part of the health team), Brief Neuropsychological Series, Feature State Anxiety Inventory (IDARE) and Feature State Depression Inventory (IDERE) were applied.
Results: There was a predominance of open skull ? encephalon trauma of moderate severity with damages mainly on the front lobes. The majority affectations were related with the Functions: Mental arithmetic (92, 9%), Similarities and Comprehension (91,5%) Reading-Writing (83, 3) and Orientations Functions) 82,05 %). There was a predominance of high levels of Anxiety (63,64%) and Depression (67,53 %) as state. Conclusion: The studied patient with skull-encephalon trauma presented neuropsychological alterations mainly related with the execution functions and also high levels of emotional discomfort.

Key words: skull encephalon trauma, neuropsychological examination, depression, anxiety.

 


INTRODUCCIÓN

El desarrollo del transporte, la industria, las construcciones y el deporte, entre otros factores, como expresiones de la sociedad moderna, han determinado un incremento epidémico de los accidentes y con ello de los traumatismos físicos, con mayor incidencia en personas jóvenes. A lo anterior se suman la violencia, la guerra, y el terrorismo, como consecuencia de las políticas hegemónicas que signan el mundo actual. Los traumatismos físicos constituyen hoy día una de las principales causa de discapacidad de los seres humanos. Dentro de ellos, los traumatismos cráneo-encefálicos (TCE) tienen la mayor relevancia como problema de salud por el amplio espectro, gravedad y durabilidad de los daños, los cuales suelen abarcar todas las esferas de la vida humana.1
El trauma es considerado un problema de salud pública. La mortalidad ha sido tradicionalmente el principal indicador de la magnitud de un problema de salud pública, pero es importante destacar que por cada muerte, hay decenas de sobrevivientes que quedan con secuelas físicas y emocionales. El trauma no solamente afecta a la víctima sino también a sus familias, comunidades y a la sociedad en general. Los costos generados por el trauma pueden llegar a ser enormes y se miden en la estimación de los años de vida perdidos y los años de vida ajustados por discapacidad.2,3
Los TCE provocan secuelas tales como las neurológicas, psicológicas, neuropsicológicas y psicopatológicas. Las complicaciones más frecuentes post-TCE son los trastornos de ansiedad y de ánimo, de estos últimos sobresalen los de tipo depresivo que comienzan a manifestarse cuando el paciente va teniendo una visión negativa de sus limitaciones, de los cambios que ha sufrido post trauma, de la dificultad para reintegrarse a su ambiente familiar y laboral, haciéndole muy vulnerable a las modificaciones anímicas.4
La evaluación del estado emocional del paciente caracterizado por ansiedad y/o depresión, ha sido por mucho tiempo una de las variables consideradas como indispensable en cualquier examen neurológico y neuropsicológico.5,12
Fundamentándose en los resultados de las pruebas neuropsicológicas, algunos investigadores han llegado a afirmar que el bajo desempeño cognoscitivo de los pacientes en las mismas se debe principalmente al estado emocional de estos y no propiamente al accidente o al tipo de traumatismo craneoencefálico al que fue expuesto.10,13 Otros autores afirman, de modo más específico, que la ansiedad y la depresión pueden influir en la ejecución de funciones como la atención y memoria, de ahí la importancia de estudiar más a fondo el tipo de relación que existe entre los estados emocionales y los procesos cognoscitivos.14

Fundamentados en las valoraciones anteriores, se entendió necesario emprender un estudio dirigido a:

Objetivo

  • Determinar los principales síndromes neuropsicológicos en los adolescentes y jóvenes afectados por traumatismos craneoencefálicos ingresados en el Hospital General de  Huambo en la República de Angola.
  • Caracterizar las manifestaciones de ansiedad y depresión en adolescentes y jóvenes afectados por traumatismos craneoencefálicos en la Provincia de Huambo, Angola.

 


MATERIALES Y MÉTODO

El estudio se realizóen el Hospital General de Huambo, Angola, en los meses comprendidos entre julio y diciembre de 2012.
Se efectuó un diseño no experimental, transversal, con alcance descriptivo. De los 1056 pacientes que fueron atendidos en la institución durante el período referido, se seleccionaron intencionalmente, como parte integrante de la muestra, 156 pacientes.

Criterios de inclusión

  • Ofrecer el consentimiento informado para participar en el estudio.
  • Saber leer y escribir.
  • Estar comprendido entre los 14  y 25  años de edad.
  • Poseer un estado clínico que permita la aplicación de pruebas neuropsicológicas, según el criterio médico.
  • Criterios de exclusión
  • Poseer antecedentes de enfermedad mental que afecten el funcionamiento neuropsicológico (psicosis, retraso mental, epilepsia).
  • Presentar además del TCE, traumatismos severos en extremidades o abdomen, columna vertebral que impliquen otras intervenciones quirúrgicas  durante el periodo de hospitalización.

Criterios de salida

  • Desear abandonar la investigación.
  • Manifestar recaídas en su estado clínico que afecten su nivel de vigilia.

Para la recogida de información se hizo uso de las técnicas siguientes: revisión de documentos oficiales (Historia clínica), observación, entrevista psicológica semiestructurada dirigida a pacientes y especialistas en neurocirugía que conformaban el equipo de salud, Batería Neuropsicológica Breve (adaptación de la  Batería de A.R. Luria realizada por E. Xomskaya (1987), Inventario de Ansiedad Rasgo- Estado (IDARE) e Inventario de Depresión Rasgo- Estado (IDERE).
La base de datos y análisis estadísticos se realizó con el sistema informático SPSS versión 21.0, específicamente se hizo uso de la estadística descriptiva (frecuencias y por cientos).

 


RESULTADOS

Las características sociodemográficas de la muestra estudiada de pacientes con TCE, que se consideran relevantes para la investigación fueron las siguientes:

Tabla 1. Características sociodemográficas de la muestra, según sexo, edad, nivel de escolaridad, ocupación y procedencia

Variables

No.

%

Sexo

Femenino

25

16.03

Masculino

131

83.97

Edad

14 -19

74

47.43

20-25

82

52.6

Nivel Escolar

Primaria

59

37.83

Secundaria básica

70

44.87

Pre-universitario

26

16.66

Universitario

1

0.64

Ocupación

Estudiantes

62

39.74

Cuentapropistas

48

30.76

Enfermeros

3

1.93

Profesores

7

4.49

Campesinos

15

9.62

Choferes

15

9.62

Mecánicos

2

1.28

Constructores

4

2.56

Procedencia Social

Urbana

23

14.75

Sub-urbana

83

53.20

Rural

50

32.05

Existió un predominio de pacientes del sexo masculino y similar representatividad de adolescentes y jóvenes.  Los niveles educacionales predominantes fueron primaria y secundaria básica, en correspondencia con las edades de la muestra, motivo por el cual prevalecen los estudiantes, seguido de los cuentapropistas  en relación con la ocupación, la mayoría no se encuentra en edad laboral. La mayor parte de los sujetos provienen de zonas suburbanas (53.20%) y otro porcentaje a considerar pertenece al área rural (32.05%).
La tabla 2 ilustra algunos datos relevantes en relación con TCE.
Se puede apreciar que los accidentes de tránsito con respecto a las restantes causas de TCE, se encuentran en proporciones significativamente superiores, en ambos sexos.Resulta destacable  que un 47.06 % (48) de los hombres y un 39.13 % (9) de las mujeres habían ingerido bebidas alcohólicas momentos   previos al accidente.

Tabla 2. Características de la muestra, según causas del traumatismo craneoencefálico (TCE), gravedad reportada por la Escala de Coma de Glasgow (GCS), tipo de TCE, localización y necesidad de ser intervenido

Variables

No.

%

Causas  del TCE

 

 

Accidentes de Tránsito

125

80.13

Agresión Física

26

16.66

Caídas

5

3.2

Gravedad (GCS)

 

 

 Leve

11

7,05

Moderado

90

57,70

Grave

55

35,25

Tipo de TCE

 

 

Abierto

89

57.05

Cerrado

67

42.95

Intervenidos

 

 

Si

98

62.82

No

58

37.18

Localización

 

 

Frontal

95

60.90

Fronto-temporal

3

1.92

Fronto– orbital

2

1.28

Fronto-parietal

5

3.21

Parietal

14

8.97

Occipital

16

10.26

Temporal

21

13.46

También se pudo apreciar un predominio de los traumas de gravedad moderada, (57,70 %): los pacientes abrían los ojos al llamado, estaban conscientes, pero desorientados o somnolientos y “aturdidos”, aunque obedecían órdenes complejas. En los casos que se encontraron bajo los efectos del alcohol, resultó difícil precisar, por examen clínico, si la alteración de la conciencia fue debido a contusión, compresión cerebral u otros factores como la isquemia cerebral o el propio estado de embriaguez. Los pacientes con traumatismos "moderados" fueron tratados de acuerdo con su diagnóstico, teniendo en cuenta que siempre pueden presentar deterioro de su estado neuropsicológico y deben ser reevaluados, destacándose que 8 de ellos fue necesario intervenirlos quirúrgicamente por complicaciones en las 72 horas posteriores al ingreso. Un 62.82% del total de pacientes fue sometido a este procedimiento, siendo esta cifra superior al número de pacientes con traumatismo abierto. Ello, sí bien favorece la sobrevida al TCE, muchas veces puede dejar secuelas de orden neuropsicológica que requieren de atención especializada. 
Respecto a la localización, se aprecia un mayor porcentaje de TCE en el área frontal (60.90%), aspecto que indica que la funciones psíquicas vinculada con la planificación y verificación de acciones, el control emocional, la memoria operativa y toma de decisiones pueden verse afectada.
En la tabla 3 se visualizan las principales funciones afectadas según la exploración neuropsicológica. Se destaca  que el porcentaje de pacientes con TCE que presentaron diferentes trastornos neuropsicológicos fue significativamente superior al de aquellos que no los presentaron (70 %). Fueron  el cálculo (92.9%), seguido por el trastorno de la comprensión- semejanzas (91.02 %) y lecto-escritura (83.3%) los presentados con mayor frecuencia.

Al profundizar en el análisis de la orientación se encontró que la más afectada fue la orientación en el  tiempo con (69,82%), seguida la orientación en el espacio (61,54%). En la aplicación de la encuesta se notó pacientes desorientados, incapacitados, y o incluso con dificultades para nombrar datos autobiográficos.

Tabla 3. Resumen de los resultados obtenidos por los pacientes en la Batería Neuropsicológica

Trastorno neuropsicológico

SI

NO

No.

%

No.

%

Funciones de Orientación

128

82.05

28

17.95

Apraxia y motricidad

118

75.64

38

24.36

Agnosia  y percepción

118

75.64

38

24.36

Afasias y lenguaje

111

71.2

45

28.8

Lecto – escritura

130

83.3

26

16.7

Recuerdo inmediato

115

73,7

41

26,3

Recuerdo mediato

105

67,3

51

32,7

 Semejanzas   y compresión

142

91,50

14

8.98

Cálculo

145

92.9

11

7.1

Atención y memoria operativa

113

72.4

43

27.6

Fluidez Verbal

92

59.

64

41

En la tabla 4 se puede apreciar la distribución porcentual de los pacientes con TCE según niveles de ansiedad de estado y rasgo.

Tabla 4. Distribución de la muestra según niveles de ansiedad de estado y rasgo en pacientes con TCE

Nivel de Ansiedad

Ansiedad de Estado

Ansiedad de Rasgo

No.

%

No.

%

Bajo

11

7.14

28

18.18

Medio

45

29.22

75

48.70

Alto

98

63.64

51

33.12

Total

154

100

154

100

De manera general, se encontró un predominio de pacientes con altos niveles de ansiedad estado, lo cual se relaciona directamente con el impacto del TCE y la situación vivenciada. En los niveles medio y bajo los pacientes reportaron puntuaciones más altas en la ansiedad como rasgo que en la ansiedad como estado.
En la tabla  se muestra la distribución porcentual de los pacientes con TCE según niveles de depresión de estado y rasgo, donde los resultados fueron similares a los hallados en la ansiedad.

Tabla 5. Distribución de la muestra según niveles de depresión de estado y rasgo en pacientes con TCE

Nivel

Depresión de Estado

Depresión de Rasgo

No.

%

No.

%

Bajo

14

9.09

33

21.43

Medio

36

23.38

72*

46.75

Alto

104*

67.53

49

33.12

Total

154

100

154

100


DISCUSIÓN

Los resultados encontrados en relación con las características sociodemográficas de la muestra, se comportaron de manera similar a las de otros estudios efectuados con este tipo de pacientes, donde se confirma que los varones son más propensos a tener TCE que las féminas.15,17Además, predominaron los adolescentes y jóvenes, con edades comprendidos entre los 18 y 23 años de edad, con un nivel escolar de secundaria básica, seguido por el nivel primario. Esta  elevada proporción de adolescentes y jóvenes estudiantes accidentados indican la necesidad inmediata de establecer medidas de prevención que contribuyan a atenuar el efecto nocivo de los TCE en esta etapa de la vida.
Los accidentes de tránsito se encuentran entre las principales  causas de TCE, en ambos sexos, al igual que en similares investigaciones realizadas recientemente.18 Ello se asocia, particularmente en este estudio, a que lamayor parte de la muestra se concentraba en áreas suburbanas y rurales, teniendo que trasladarse diariamente grandes distancias, lo que se acompaña de la presencia de factores como la fatigabilidad al conducir y la exposición a diferentes distractores en las vías en diferentes horarios del día y la noche. Cabe destacar que algunos casos de jóvenes ingerían bebidas alcohólicas o compartían actividades de estudio con el  trabajo, ejerciendo como taxista o conductor de otros vehículos, lo que puede influir en la variabilidad su estadio de vigilia.
La organización inadecuada y aumento acelerado del tráfico automotor, así como el no uso del casco protector en conductores, han contribuido también a incrementar el número de accidentes.19
Prevaleciendo las personas víctimas de estas coaliciones, evaluados en la escala de Glasgow con traumas moderados; aunque algunos  requirieron de intervención quirúrgica. La mayoría poseía TCE  abiertos con daños en los lóbulos frontales, seguido en menor proporción, de afectaciones parietales, temporales y occipitales.
Las funciones y áreas afectadas a consecuencia del TCE, de acuerdo con  la exploración neuropsicológica, también coinciden con otras investigaciones realizadas, las cuales plantean que las mayores afectaciones se relacionan con las funciones ejecutivas.17,20,22
Además, incidieron con más frecuencia los niveles altos en la exploración de la ansiedad y la depresión como estado, así como la manifestación de nivel medio de ansiedad y depresión como rasgo. Se coincide con los planteamientos acerca de la influencia de estos estados emocionales displacenteros en el bajo desempeño cognoscitivo de los pacientes en las pruebas neuropsicológicas, cuya relación debe profundizarse en estudios posteriores. 10,13
Las afectaciones identificadas en los pacientes con TCE ponen a relieve la necesidad de considerar la evaluación neuropsicológica como un elemento esencial en diagnóstico, atención y rehabilitación de los mismos.
También, considerando la presencia de factores de riesgo detectados, resulta de vital importancia incentivar la prevención de los  mismos e informar a la población sobre el efecto mortal y las secuelas que los TCE pueden dejar de manera especial en los jóvenes, promoviendo estilos de vida más saludables y formas de afrontar las situaciones de la vida cotidiana que impliquen menos riesgos para la integridad de las personas.

 


REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

  1. Kraus JF, McArthur DL. Incidence and prevalence of, and costs associated with, traumatic brain injury. In: Rosenthal M, Griffith ER, Kreutzer JS, editor. Rehabilitation of the Adult and Child With Traumatic Brain Injury. 3rd ed. Philadelphia: FA Davis Company; 1999. p. 3–18.
  2. Organización Mundial de la Salud (OMS). Estadísticas sanitarias mundiales 2013. [citado 18 Feb 2013].Disponible en: www.who.int.
  3. Quijano MC, Cuervo MT, Aponte M, Arango JC. Neuropsicología del trauma craneoencefálico en Cali, Colombia. Rev Cien Salud. 2012; 10(1):21-31.
  4. Anderson EH, Bjorklund R. Epidemiology of traumatic brain injury: a population based study in Western Sweden. Act Neurol Scand. 2003; 107(1):256-9.
  5. García-Molina A, Gómez A, Rodríguez P. Programa Clínico de telerrehabilitación cognitiva en el traumatismo craneoencefálico. Badalona; Instituto Universitario de Neurohabilitación Gutt Mann. 2010; 21 (1): 58-63.
  6. Bell KR, Hoffman JM, Temkin NR, Powell JM, Fraser RT, Esselman PC. The effect of telephone counselling on reducing post-traumatic symptoms after mild traumatic brain injury: a randomised trial. J Neurology, Neurosurgery & Psychiatry. 2008;79(11):1275-81.
  7. Hoge C, McGurk D. Mild traumatic injury in U.S. soldiers returning from Iraq. New England J Med. 2008; 358(5): 453-63.
  8. Jha A, Weintraub A, Allshouse A, Morey C, Cusick C, Kittelson J, Harrison-Felix C, Whiteneck G, Gerber D. A randomized trial of modafinil for the treatment of fatigue and excessive daytime sleepiness in individuals with chronic traumatic brain injury. J Head Trauma Rehab. 2008; 23(1):52-63.
  9. Kim E, Lauterbach E, Reeve A, Arciniegas D, Coburn K, Mendez M. Neuropsychiatric Complications of Traumatic Brain Injury. A Critical Review of the Literature (A Report by the ANPA Committee on Research). J Neuropsychiatry ClinNeurosci. 2007;19(2):106-27.
  10. Broomhall LG, Clark CR, McFarlane AC, O’Donnell M. Early stage assessment and course of acute stress disorder after mild traumatic brain injury. J Nervous Ment Disease. 2009;197(3):178-81.
  11. Rapoport MJ, McCullagh S, Streiner D. The clinical significance of major depression following mild traumatic brain injury. Psychosomatics.2003; 44:31–7.
  12. Siegle GJ, Steinhauer, SR, Thase ME. Pupillary assessment and computational modeling of the Stroop task in depression. International Journal of Psychophysiology.2004; 52: 63-76.
  13. Rovira T. Programa clínico de telerrehabilitación cognitiva en el traumatismo craneoencefálico. Trauma. 2010;21(1):58-63.
  14. Junqué C. Secuelas neuropsicológicas del traumatismo cráneo-encefálico. Rev de Neurología. 1999; 28(4): 23-30.
  15. Nolan JP, Deakin CD, Soar J, Böttiger BW, Smith G. Adult advanced life support. Resuscitation. European Resuscitation Council guidelines for resuscitation. 2005; 67:39-86.
  16. Langlois JA, Rutland-Brown W, Wald MM. The epidemiology and impact of traumatic brain injury: a brief overview. The Journal of head trauma rehabilitation. 2006;21(5):375-8.
  17. Canto Pech HG. Toma de decisiones en personas con traumatismo craneoencefálico severo: Universidad Complutense de Madrid, Servicio de Publicaciones; 2010.
  18. Carrión JL, Domínguez-Morales MR. Impacto del tratamiento intensivo, multidisciplinar e integral (C. RE. CER) en la valoración legal de las personas con daño cerebral por accidente de tráfico. Rev española de neuropsicología. 2001;3(1):77-84.
  19. Essado Garcia JAA, Ferreira AC. Análise dos acidentes motociclísticos no Centro de Reabilitação e Readaptação Dr. Henrique Santillo (CRER); Analysisofmotorcycleaccidentsatthe Dr. Henrique Santillo RehabilitationandReadaptation Center (CRER). Act fisiátrica. 2011;18(3):124-9.
  20. Quijano MC, Cuervo MT, Aponte M, Arango JC. Neuropsicología del trauma craneoencefálico en Cali, Colombia. Rev Ciencias de la Salud. 2012;10(1):21-31.
  21. Noreña D, Sánchez-Cubillo I, García-Molina A, Tirapu-Ustárroz J, Bombín-González I, Ríos-Lago M. Efectividad de la rehabilitación neuropsicológica en el daño cerebral adquirido (II): funciones ejecutivas, modificación de conducta y psicoterapia, y uso de nuevas tecnologías. RevNeurol. 2010;51(I):733-44.
  22. Muñoz-Céspedes J, Tirapu-Ustárroz J. Rehabilitación de las funciones ejecutivas. Revista de Neurología. 2004;38(7):656-63.

 

Recibido: 09 de diciembre de 2014
Aceptado: 06 de agosto de 2015

 

Antonio Mendes Sambalundo. Universidad José Eduardo Dos Santos, Facultad de Medicina de Huambo, República de Angola. Correo electrónico: antoniomendessambalundo@gmail.com

 

 

 



- MINSAP | Avenida Independencia 26520, Rpto Mazorra, Boyeros, La Habana, 19220, Cuba. | Telefs: (537) 6468331 (39) , Horario de atención: 8:00 a.m. a 4:30 p.m., de Lunes a Viernes