Fundada en 1959

 

Página de inicio
Acerca de esta revista
Cuerpo editorial
Instrucciones a los
autores
Infomed
Sumario
 

Revista del Hospital Psiquiátrico de La Habana

Volumen 12 No.3 - 2015


Caracterización sociopsicológica en pacientes ingresados por conducta violenta en el Hospital Docente “Joaquín Albarrán”, 2013
Socio-psychological characterization in patients admitted for violent conduct in the Teaching Hospital Joaquin Albarrán, 2013

          

    Dra. Mónica Valdés King,IDra. Cs. Teresita del Carmen García Pérez,II

 

I Especialista de Primer Grado en Psiquiatría y en Medicina General Integral. Profesora Instructora de la Facultad  Salvador Allende. Centro Comunitario de Salud Mental del Cerro. La Habana, Cuba.
II Doctora en ciencias. Especialista de Segundo Grado en Psiquiatría. Profesora Auxiliar de la Facultad Victoria de Girón. Hospital Docente Joaquín Albarrán. La Habana, Cuba.


RESUMEN

Introducción: La violencia constituye un problema de salud que afecta todas las esferas de la vida humana.
Objetivo: Caracterizar a los pacientes de 25 a 64 años de edad  ingresados por conducta violenta en el Servicio de Psiquiatría del Hospital Docente “Joaquín Albarrán”.
Métodos: Se realizó un estudio descriptivo transversal. La muestra estuvo constituida por 51 pacientes.  Los encuestados  fueron  pacientes  de 25  a 64 años de edad  ingresados por conducta violenta  en  el Servicio de Psiquiatría del Hospital Clínico Quirúrgico  Docente  "Joaquín Albarrán" durante el año 2013.  A los pacientes  se  les aplicó el método clínico, entrevista semiestructurada, encuesta  y  el  test de percepción del funcionamiento familiar  (FF-SIL).  
Resultados: Se obtuvo que el grupo etario más afectado fue el de 30 a 49 años (72.6%); hubo un predominio del género femenino (54.9%), y la creencia  religiosa yoruba (49.0%). Se encontró que de la serie estudiada el  84.3% de los casos  pertenecían a familias disfuncionales. Así mismo, el  diagnóstico de trastorno de la personalidad  fue el  más frecuente (58.8%).
Conclusiones: La conducta violenta se presenta con más frecuencia en el grupo etario de 30 a 49 años, fundamentalmente en el sexo femenino. La creencia religiosa más asociada a la violencia es la religión yoruba. Las familias a las que pertenecen los pacientes estudiados son mayoritariamente disfuncionales. Entre los antecedentes de patología psiquiátrica predomina  el  diagnóstico de trastorno de la  personalidad.

Palabras clave: violencia, conducta violenta, religión yoruba, familia disfuncional,  trastorno de la personalidad.


ABSTRACT

Introduction: the violence constitutes a problem of health that affects all the spheres of the human life.
Objective: characterizing the patients of 25 to 64 years of age entered by violent conduct in the Service of Psychiatry of the University Hospital “Joaquin Albarran."
Material and methods: it was carried out a descriptive and prospective study. The sample was constituted by 51 patients. The interviewed were patients of 25 to 64 years of age entered by violent conduct in the Service of Psychiatry of the University Hospital “Joaquin Albarran" during the year 2013.  To the patients applied them the clinical method, semi structural interview, survey and the familiar function perception test (FF-SIL).  
Results: It was obtained that the group age more affected was that of 30 to 49 years (72.6%); there was a prevalence of the feminine gender (54.9%), belief yoruba religious (49.0%). It was that of the studied series the 84.3% they of the cases belonged to families’ dysfunctional. It prevailed the diagnosis of disorder of the personality (58.8%).
Conclusions: the violent conduct comes group ages of 30 to 49 years with more frequency in the group, fundamentally in the feminine sex. The religious belief associated with the violence is the yoruba religion. The families to which the studied patients belong are for the most part dysfunctional. Between the antecedents of psychiatric pathology prevail the diagnosis of disorder of the personality.

Key Words: violence, violent conduct, yoruba religion, family´s dysfunctional, disorder of the personality.       


INTRODUCCIÓN

La violencia se define como el uso  deliberado de la fuerza física o el  poder, ya sea en grado de amenaza o efectivo contra uno mismo, otra persona, un grupo o comunidad, que cause o tenga muchas probabilidades de causar lesiones, muerte, daños  psicológicos, trastornos del desarrollo  o privaciones.1
La conducta violenta  está asociada con una severa morbi-mortalidad, pérdida del equilibrio biopsicosocial y espiritual de quienes la provocan y la vivencian. La misma constituye  un motivo de consulta  frecuente en la práctica médica cotidiana y su magnitud supone un  problema no resuelto  para la salud pública mundial.2
La presencia de manifestaciones asociadas al consumo de sustancias tóxicas, el alcoholismo y la drogadicción, constituyen quizás  los factores más asociados a la violencia, imbricándose en su génesis elementos biológicos, psicológicos  y sociales.  Desde el punto de vista neuropsicológico y neurofisiológico han sido identificados los lóbulos frontales y temporales como las áreas afectadas en los sujetos impulsivos  y  violentos, con un tipo de violencia reactiva que es la más asociada a las manifestaciones de violencia física.3,4
Los profesionales en servicios de salud mental deben interesarse en los temas de violencia ejercida por sus pacientes, porque hace referencia a la eficacia de su actividad terapéutica y sobre todo porque se puede prevenir, y de ese modo reducir el estigma asociado a esta condición, favorecer los esfuerzos de integración  social de estas personas; y en definitiva, mejorar su calidad de vida.5

Presentamos el siguiente estudio con el objetivo de caracterizar a  los pacientes de 25 a 64 años de edad  ingresados por conducta violenta, en el Servicio de Psiquiatría del Hospital Clínico Quirúrgico Docente  Dr. "Joaquín  Albarrán".


MATERIALES Y MÉTODO

Se realizó un estudio descriptivo transversal. El universo estuvo representado por los pacientes de 25 a 64 años de edad ingresados por conducta violenta que consintieron participar en la investigación. La muestra quedó constituida por 51 pacientes ingresados en el Servicio de Psiquiatría del Hospital Clínico Quirúrgico Docente Dr. Joaquín Albarrán, en el período comprendido del primero de enero hasta el 31 de diciembre de 2013.
La caracterización sociodemográfica se realizó mediante la entrevista a  los pacientes y sus familiares, para la historia social psiquiátrica recogida en las historias clínicas de todos los casos, se registraron sus datos sociodemográficos (edad, sexo, creencias religiosas, funcionamiento familiar) clínicos y diagnósticos según la Clasificación Estadística Internacional  de enfermedades y problemas relacionados con la salud, 10ma Revisión (CIE-10). 
Se aplicó una encuesta  validada por el Ministerio de Salud Pública  (MINSAP) para la recolección de los datos. El funcionamiento  familiar se evaluó con el FF-SIL.
Los datos fueron llevados a una base de datos en el sistema estadístico SPSS, versión 11.5, se confeccionaron tablas  para ilustrar los resultados, su análisis y discusión. Prueba de ji cuadrado para determinar si existe  relación entre variables e independencia entre grupos.
Procedimientos éticos
Los datos obtenidos resultan de utilidad para la investigación y fueron manejados con estricto grado de confidencialidad, exponiendo los resultados en la comunidad científica para beneficio del individuo y de la población,  con justicia, no daño y beneficencia.

A cada una de las personas evaluadas se le tomó el consentimiento informado verbal y escrito,  en los casos correspondientes a los pacientes  que no poseían la capacidad mental  para decidir su participación, se tomó el consentimiento de un familiar o tutor  legalmente autorizado.


RESULTADOS

La Tabla 1 muestra la distribución de pacientes según grupos de edades, en la cual se constata que el grupo más afectado fue el de 30 a 49 años, con 72.6 %.

Tabla 1. Distribución porcentual de pacientes según edad

           Grupo de Edad

No.

  %

25  -  29
30  -  39
40  -  49
50  -  59
60  -  64
Total

5

9.8

16

31.4

21

41.2

8

15.7

1

2.0

51

100.0

Fuente: Historias clínicas

La distribución de pacientes según sexo muestra, que  el género femenino  exhibe un marcado predominio  representado en 54.9 %.
 La distribución de pacientes acorde a las diversas creencias religiosas según diagnóstico nosológico  se recoge en la Tabla 2,  donde se recopiló que la religión yoruba  fue la  más frecuente, presente en 49.0%  de los examinados. 

Tabla 2. Distribución  de las creencias religiosas según diagnóstico nosológico


Diagnóstico

Religión

Total

ATEO

CRISTIANO

TESTIGO

YORUBA

Alcoholismo

1

0

0

3

4

Esquizofrenia Paranoide

3

0

0

1

4

Retraso mental ligero

1

0

0

4

5

Trastorno Postraumático

0

0

0

1

1

Trastorno Bipolar

0

0

1

1

2

Trastorno de Personalidad

14

3

0

13

30

Psicosis Orgánica

3

0

0

2

5

Total

22

3

1

25

51

Fuente: Historias clínicas
La Tabla 3  refleja la distribución de las familias disfuncionales según diagnóstico nosológico, encontrándose que   el  84.3 % de los pacientes estudiados formaban parte de familias disfuncionales.

Tabla 3. Distribución porcentual de pacientes según disfunción familiar


Diagnóstico

Familia disfuncional

No.

%

Alcoholismo

4

100

Esquizofrenia paranoide

2

50

Retraso mental ligero

3

60

Trastorno postraumático

0

0

Trastorno bipolar

2

100

Trastorno de personalidad

28

93.3

Psicosis orgánica

4

80

Total

43

84.31

Fuente: Historias clínicas

En la Tabla 4 se exhibe la distribución de pacientes acorde al antecedente patológico personal de trastorno psiquiátrico, donde  36 de los pacientes encuestados  presentaron antecedente de patología psiquiátrica, con predominio del diagnóstico de trastorno de la personalidad, representado en 58.8%.

Tabla 4. Comportamiento de los antecedentes patológicos personales de trastornos psiquiátricos en los pacientes estudiados

Diagnóstico

APPTPSQ

Total

No

Si

 

Alcoholismo

4

0

4

Esquizofrenia Paranoide

0

4

4

Retraso mental ligero

0

5

5

Trastorno Postraumático

1

0

1

Trastorno Bipolar

0

2

2

Trastorno de Personalidad

9

21

30

Psicosis Orgánica

1

4

5

Total

15

36

51

Fuente: Historias clínicas

Nota: APPTPSQ- antecedente patológico personal de trastorno psiquiátrico


DISCUSIÓN

La conducta violenta es un motivo frecuente de consulta e ingreso hospitalario en los Servicios de Psiquiatría. Los resultados de esta investigación difieren con los  criterios de Medina6 quien resalta en su estudio  que el grupo de edades más afectado lo constituye el de 15 a 25 años.  Los jóvenes  tienen  mayor riesgo de estar involucrados en actos violentos como peleas, asaltos y prácticas deportivas.7 Gutiérrez,8 también muestra en su serie que la tendencia a la violencia en los pacientes admitidos en un Hospital Psiquiátrico  de la Amazonía peruana predomina en adolescentes escolares. Así mismo, Sánchez9 en Colombia  obtiene  que la mayoría de los ingresos por conducta violenta se dan en sujetos de 16 a 24 años. Sin embargo, en Cuba se manifiesta en concordancia con la  experiencia del Servicio de Psiquiatría del Hospital Docente Joaquín Albarrán teniendo en cuenta los resultados obtenidos por García,5 quien plantea que la incidencia de la conducta violenta en pacientes  ingresados es superior en  mayores de 30 años, debido al incremento de las responsabilidades en las esferas personal, familiar y laboral.
Acorde a los datos recopilados en esta serie  se discrepa con estudios internacionales en cuanto a género. Casanueva10  desde su experiencia, reafirma que cerca de la mitad de las conductas violentas se presentan en adolescentes varones, los que se ven envueltos en mayor proporción en agresiones interpersonales. Vera11 afirma en su teoría de la codificación psicogenética pulsional  que los varones presentan un patrón de agresividad inconsciente asociada a conductas que van desde la normalidad relativa (NOR), neurosis (NEU) y psicopatías (PSC). Alvarado 12 por su parte encuentra una proporción de 2:1 de ingresados varones por conducta violenta. Su estudio muestra la presencia en este grupo de la agresión potencial (Ag Pot).
Estudios revisados en nuestro medio abordan esta temática. Valdez 13 expone el predominio de ingresos en mujeres, debido a que estas acuden con significativa frecuencia a los servicios de salud y  aceptan más el ingreso hospitalario. González 14 afirma que  en sociedades con predominio del patriarcado sexista y evolución machista como la nuestra; se exhibe hacia los actos violentos  cometidos por los varones una tolerancia incondicionada, no siendo así cuando la victimaria es una mujer; “está loca’’ o “se volvió loca’’, hay que “ingresarla y psiquiatrizarla’’.
Teniendo en cuenta  el  abanico de creencias religiosas que forman parte del imaginario colectivo cubano,15 existe un predominio de pacientes con conducta  violenta creyentes en la religión yoruba, dato que, de acuerdo con una investigación realizada en nuestro país,16 resultó tener asociación estadística con la pertenencia a las llamadas “subculturas violentas”, en las cuales se exhiben patrones de conducta que llegan a ser socialmente peligrosos por la sumatoria de factores “criminoimpelentes” .17
La perspectiva microsocial de la violencia y salud mental analiza su vínculo estrecho con la familia, aparejado al concepto de violencia doméstica.18,19
Villavicencio20 en España declara que el funcionamiento familiar está estrictamente imbricado con el orden de las relaciones al interior de cada familia.
Vista como una unidad en la cual los roles, jerarquías, disposiciones del  poder,  así como las características psicológicas de sus miembros; la convierte en una institución potencialmente generadora de conductas violentas.
Sebastián 21 plantea que la disfuncionalidad familiar constituye un factor de riesgo para la agresión.
Juárez 22 obtiene que en 90% de los pacientes ingresados por conducta violenta existen elementos de disfuncionalidad familiar y/o disfuncionalidad de pareja.
En Cuba donde factores como la convivencia  multigeneracional, el hacinamiento, el envejecimiento poblacional, las migraciones de las provincias a la capital y desde esta al exterior de la isla; el fenómeno es singular. 23Por lo que se invisibiliza fácilmente y queda enmarcado al interior de cada familia como  “algo de lo cual no se habla”, “en la casa eso no ocurre”. 24
Pedrosa 25  presenta  resultados que concuerdan con los obtenidos en el Servicio de Psiquiatría del Hospital Docente Joaquín Albarrán. Afirma aplicando conceptos metafísicos que existe una relación directamente proporcional entre disfunción familiar y violencia.
La relación entre los trastornos psiquiátricos y la violencia es compleja. 26 En diversos estudios se ha demostrado que los trastornos de la personalidad (TP) representan un riesgo clínico significativo para las conductas violentas. 27
En estudios internacionales, Fernández-Montalvo 28 defiende el predominio del diagnóstico de  Trastorno de la personalidad  y psicopatía  en hombres que cometieron actos de violencia grave contra la pareja. En cambio Escobar 29, reporta en su investigación que  el 19% de los pacientes ingresados presentaban toxicomanías. Se concuerda con éste autor cuando  describe una tríada como factores de riesgo para la violencia grave: hombre-antecedente de TP-disfunción familiar.

En nuestro medio, acorde con la experiencia del Servicio de Psiquiatría del Hospital Docente Joaquín Albarrán se discrepa con  Almenares 30; quien plantea en su estudio que un significativo porcentaje  de agresores (75.6%), no presentaron ningún tipo de antecedente o trastorno psiquiátrico. 

A modo de conclusión puede expresarse que la conducta violenta se presenta con más frecuencia entre los 30 y 49 años, fundamentalmente en el sexo femenino. La creencia religiosa asociada a la violencia es la religión yoruba. Las familias a las que pertenecen los pacientes estudiados son mayoritariamente disfuncionales. Entre los antecedentes de patología psiquiátrica predomina  el  diagnóstico de trastorno de la  personalidad.


ANEXOS

Anexo No. 1

Consentimiento informado:
Con vistas a profundizar en el origen de la conducta  violenta, nuestro equipo de investigación le solicita su consentimiento para formularle preguntas específicas, aplicarle  una encuesta y test  totalmente inocuos, para conocer mejor las características sociodemográficas y el funcionamiento  de su familia.
Debe quedar claro que los fines de esta investigación son puramente científicos, que los resultados no expondrán  su identidad y que puede Ud. retirar su consentimiento en cualquier punto del estudio.
Con conocimiento de lo antedicho y habiendo evacuado cualquier duda al respecto, otorgo mi consentimiento, a los __ días del mes de ______ del 20___.


_________________________             ________________________
            EVALUADO(A)                                      INVESTIGADOR

Anexo No. 2

Ministerio de Salud Pública
HCQD "J. Albarrán"
Conducta  violenta
Encuesta para el paciente

  1. Edad: ________   2. Sexo: ______ (1. femenino y 2. masculino)
  2. Raza: ____
  3. Escolaridad: ______________
  4. Ocupación: ______________
  5. Vínculo laboral: (1:Si __           2:No__  )
  6. Estado conyugal: ______________
  7. Número de hijos: ____
  8. Cantidad de personas en el núcleo familiar: _______
  9. Religión: ______________
  10. Barrio: ______________
  11. Antecedentes violentos: (1:Si__        2:No __  )
  12. Antecedentes de trastornos psiquiátricos: (1:Sí_           2:No__  )
  13. Antecedentes penales: (1:Si__           2:No__        )
  14. Antecedentes familiares de trastornos psiquiátricos:(1:Si__      2:No__ )
  15. Antecedentes penales familiares:(1:Si: __            2:No__ )
  16. ¿Considera  Ud. que ejerce alguna de estas formas  de  violencia? (1. __ Sí   2. __ No)  Ofensas frecuentes: ____  golpes: ____ humillaciones: ____ abuso personal: ____   amenazas: ____ abuso sexual: ____ otra forma de maltrato: ____ ¿cuál? ____
  17. ¿Durante el último año cuántas veces ocurrió esta situación?: ____
  18. ¿Ejerce Ud. violencia, maltrato o daño sobre algún miembro de la familia? (1: Si ____ 2: ____ No)   Madre ____ padre ____ hijos ____ esposo ____ esposa ____ hermanas ____ hermanos ____
  19. Otras  personas  (1. __ Sí 2. __ No)
  20. ¿Ejerce Ud.  la violencia en: su casa _________ otra casa_________ vía  pública _________ centro laboral _________ centro recreativo_________ otro sitio_________ cuál? _________
  21. ¿Ejerce Ud. la violencia bajo los efectos de alguna(s) sustancia(s)?: (1. __ Sí   2. __ No)  Alcohol _________ drogas _________                medicamentos _________
  22. ¿Realiza  Ud.  alguna provocación previa al acto violento? (1:Si__           2:No__ )
  23. ¿Realiza  Ud.  la preparación del acto violento? (1:Si__             2:No: __ )
  24. ¿Recibió atención médica? (1. __ Sí 2. __ No)               
  25. ¿Recibió  atención psicológica? ___________ (1. __ Sí 2. __ No)

Anexo No. 3

Test de percepción del funcionamiento familiar  (FF-SIL).
A continuación se presentan un grupo de situaciones que pueden ocurrir o no en su familia. Usted debe clasificar y marcar con una X (cruz) su respuesta según la frecuencia en que la situación se presente.
Casi nunca       Pocas veces        A veces        Muchas veces        Casi siempre

  1. Se toman decisiones para cosas importantes de la familia.
  2. En mi casa predomina la armonía.
  3. En mi casa cada uno cumple sus responsabilidades.
  4. Las manifestaciones de cariño forman parte de la vida cotidiana.
  5. Nos expresamos sin insinuaciones, de forma clara y directa.
  6. Podemos aceptar los defectos de los demás y sobrellevarlos.
  7. Tomamos en consideración las experiencias de otras familias ante situaciones difíciles.
  8. Cuando alguno de la familia tiene un problema, los demás lo ayudan.
  9. Se distribuyen las tareas de forma de que nadie esté sobrecargado.
  10. Las costumbres familiares pueden modificarse ante determinadas situaciones.
  11. Podemos conversar diversos temas sin temor.
Ante una situación familiar difícil, somos capaces de buscar ayuda en otras personas.

 


REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

1)  Organización Mundial de la Salud. Informe Mundial sobre Violencia y Salud. 2a ed. Washington  DC, Estados Unidos; 2012.
2)  Valdés Jiménez Y, Díaz Tenorio M. Violencia de género en las familias. Encrucijada para el camino.1a ed. La Habana, Cuba; 2012.
3) Calzada A. Bases neurobiológicas de la agresión y la violencia. Curso Neurociencias. INNN. La Habana, Cuba;  2008.
4) Martinot Luyo C. Neurobiología de la violencia. XV Congreso de Neurología. Lima, Perú;  2010. Disponible en: http://sisbib.unmsm.edu.pe
5)  García Pérez T. Violencia intrafamiliar. Su caracterización en  La Habana. Proyecto de investigación. La Habana, Cuba; 2006.
 6) Medina M. La violencia y sus repercusiones en la salud. Rev de Medicina Legal [Internet] 2011 [consultado 19  Oct 2013]; 20(3):. Disponible en: http://www.unge.gq/ftp/biblioteca digital/maltrato infantil.
7) Espinoza F. Violencia doméstica en universitarios adolescentes. Rev de Salud  Pública [revista en Internet] 2010 [consultado 16  Ene  2013]; 26(5) Disponible en: http://www.scielo.org.mx/scielo.php
8) Gutiérrez C. Tendencia a la violencia en adolescentes escolares. Rev  Peruana de Medicina [Internet] 2011 [consultado 16  Feb 2013]; 20(5).Disponible en: http://www.scielo.org.pe/scielo.php
9) Sánchez R. Patrones de la violencia en Bogotá. Rev  de Salud Pública [revista en Internet] 2011 [aconsultado 18 Feb 2013];18(2): . Disponible en: http://www.scielo.org/scielo.php
10) Casanueva E. Violencia y riesgos asociados en adolescentes. Rev Adolescencia y Salud [Internet] 2012 [consultado 20 Feb 2013];15(4). Disponible en: http://www.alcmeon.com.ar
11) Vera S. Psicopatía y Agresiones. Rev de Medicina [revista en Internet] 2010 [acceso 22 Feb 2013];10(4).Disponible en:http://www.rmedicina.ucsg.edu.ec
12) Alvarado M. Psicopatía y agresión potencial. Rev de Psicología [revista en Internet] 2011 [acceso 22 Feb 2013];13(3). Disponible en: http:// www .pepsic. bvsalud.org
13) Valdez J. Violencia  intrafamiliar. Enfoque de género. Rev cubana Med Gen Integr [revista en Internet] 2002 [consultado 20 Abr 2013]; 18(4).Disponible en:http://bvs.sld.cu/revistas/mgi/vol18_4_02/mgi 0242002.htm.
14) González Pagés JC. Estereotipos de violencia masculina. Violencia, hacerla Visible. 1a ed. La Habana, Cuba; 2008.
15) Calvo Rodríguez M. Contextos explicativose la violencia en La Lisa. Proyecto de investigación. La Habana, Cuba; 2010.
16) García Pérez T, Rojas López R. La autopsia psicológica como método de estudio de las víctimas de homicidio y asesinato. Encuentro internacional de Técnicas Criminalísticas. (Tecni Crim’ 95).Holguín, Cuba; 1995.
17)  Rodríguez Manzanera L. Criminología. 2ª  ed. México DF, México; 1981.
18) Alonso I. Violencia y Salud Mental. Rev Española de Neuropsiquiatría [revista en Internet] 2009 [consultado 26 Feb  2013]; 11(4). Disponible en: http:// www. difusor.org
19) Saavedra A. Violencia y Salud Mental. Rev  de Actas Médicas de Perú [revista en Internet] 2008 [consultado 28 Feb  2013]; 11(4). Disponible en: http:/ /www .sisbib.unmsm.edu.pe
20) Villavicencio P. Violencia doméstica. Rev Española de Neuropsiquiatría [revista en Internet] 2010 [consultado 28 Feb  2013]; 15(4). Disponible en: http://www difusor.org
21) Sebastián J. Violencia  y su impacto en la salud física y mental. Rev Española de Neuropsiquiatría [revista en Internet] 2010 [consultado 28 Feb  2013]; 15(4). Disponible en: http://www difusor.org
22) Juárez C. Impacto de la violencia en la salud mental. Rev  Mexicana de Salud Mental [Internet] 2013 [consultado 2 Mar 2013]; 8(2). Disponible en: http://www difusor.org
23) García T. Convención de Neurociencias. Hospital Hermanos Ameijeiras. La Habana, Cuba; 2012.
24) López M. Taller por la No Violencia contra la Mujer. CCSM Habana Vieja. La Habana, Cuba; 2010.
25) Pedrosa D. Violencia intrafamiliar y enfermedad mental. 1ª ed. Sancti Spíritus: Editorial Oriente; 2004.
26) San Martín J. La violencia y sus claves. 1ª ed. España: Ariel; 2008.
27) Echeburúa  E.  Violencia y trastornos de la personalidad: implicaciones clínicas y forenses. Rev de  Actas Españolas de Psiquiatría [revista en Internet] 2010 [consultado 3  Mar 2013]; 17(4). Disponible en:http://www.actaspsiquiatría.es
28) Fernández- Montalvo J. Trastornos de personalidad y psicopatía en hombres condenados por violencia grave contra la pareja. Rev Psicothema [revista en Internet] 2008 [consultado 5  Mar  2013]; 8(2). Disponible en:http://www.unioviedo.net
29)  Escobar F. Factores de riesgo para violencia y homicidio juvenil. Rev Colombiana de Psiquiatría [Internet] 2007 [consultado 8 Mar 2013]; 36(1). Disponible en:www.redalyc.org/pdf/806/80636107.pdf
30) Almenares  M.  Comportamiento de la violencia intrafamiliar. Rev cubana Med Gen Integr [Internet] 1999 [consultado 10 Mar 2013]; 15(3). Disponible en: bvs.sld.cu/revistas/mgi/vol 15-3-99/mgi 11399.htm.

 


 

Recibido: 03 de mayo de 2015
Aceptado: 25 de noviembre de 2015

 

Mónica Valdés King. Facultad  Salvador Allende. Centro Comunitario de Salud Mental del Cerro. La Habana, Cuba. Correo electrónico: monicav@infomed.sld.cu

 



- MINSAP | Avenida Independencia 26520, Rpto Mazorra, Boyeros, La Habana, 19220, Cuba. | Telefs: (537) 6468331 (39) , Horario de atención: 8:00 a.m. a 4:30 p.m., de Lunes a Viernes