Sumario, Siguiente

Rev. Hosp. Psiquiátrico de la Habana 2012, 9(3)

 

MIRADA DE PSIQUIATRA  2

Luis Calzadilla Fierro

La reciente designación de nuestro amigo, el profesor de Psiquiatría de la Universidad Médica de la Habana, Ángel Otero Ojeda como responsable de la versión electrónica de la Revista del Hospital Psiquiátrico de la Habana, motiva esta mirada.
La publicación, auspiciada por esa institución y dirigida por el Dr. Eduardo Bernabé Ordaz, nació en los primeros años del triunfo de la Revolución en 1959, pero en una versión impresa y recogió significativos trabajos de autores cubanos y extranjeros. Salió de manera consistente y obtuvo un enorme prestigio internacional, contando con un comité editorial integrado pordestacados psiquiatras de nuestro país y foráneos. Su editor lo fue el Dr. Edmundo Gutiérrez Agramonte, un viejo psiquiatra, conocedor profundo de la especialidad, pero especialmente su área biológica, en el campo de la Psicofarmacología. Fue mi amigo y tengo la versión de que fue él quien sugirió al Dr. Ordaz que yo asumiera como editor a su retiro, lo cual acepté.
No pudimos publicar muchos números pues con la llegada del período especial y las consecuentes dificultades  económicas nos faltó el dinero suficiente para financiar, sobre todo el papel. Recuerdo aún el rostro apesadumbrado del Dr. Ordaz, quien mirando fijamente hacia un punto indeterminado del espacio, sentenció  Se acabó la Revista.
Hubo un excelente  asistente del editor, el estadístico José M. Magriñat, quien se ocupaba de todos los problemas logísticos y hacía malabares para resolver los problemas que se iban presentando.
La revista se enviaba a todas partes y esto nos permitió adquirir para la Biblioteca del hospital un grupo significativo de publicaciones de gran impacto , de una manera gratuita. Mantenía secciones fijas como la versión taquigráfica de las sesiones científicas mensuales de la institución, realizadas con gran cuidado y eficacia por el periodista José A de la Osa, Páginas de la Historia, resúmenes de revistas y libros, comentarios de éstos, noticias del ámbito de la especialidad, correspondencia y otras. Increíble la enorme cantidad de cartas y correos electrónicos que se recibían en la revista . Es imposible escribir la historia de la Psiquiatría cubana de esa etapa sin revisar sus viejos números. Pienso que estos debían llevarse a un formato digital y conservarlos para las nuevas generaciones de miembros del equipo de salud mental, ya que se publicaron artículos de todos los miembros del mismo, aunque paralelamente aparecieron un Boletín de Psicología, un Boletín de Enfermería y Temas de Trabajo Social ,en aquella fiebre  de publicaciones, patrocinadas  por el hospital.
Acaricio ahora una amarillenta revista.   Un viejo amor. Pienso en los que ya no están y contribuyeron con su trabajo a las glorias de la Psiquiatría y la salud mental cubanas. Ahora le deseo al profesor Ángel Otero y sus colaboradores el mayor de los éxitos en este empeño revitalizador, en un nuevo momento.

Dr. en Ciencias Médicas, Especialista de Primer y Segundo grado, y Profesor auxiliar  (consultante), de la Facultad Calixto García. Centro Comunitario de Salud Mental de Habana Vieja.

 

 Sumario, Siguiente