Rev. Hosp. Psiquiátrico de la Habana 2004;1(1)
Sumario

 

 

 

Presentación de un caso

COCAINOMANÍA Y EMBARAZO. PRESENTACIÓN DE UN CASO

Miguel Lugones Botell, 1 Mariela Madruga Fernández, 2 María E. Yero Castañeda, 3 y Carmen T. Peraza Méndez 4

RESUMEN

Se presenta un caso de una paciente de 20 años de edad con adicción a la cocaína desde los 13 años y, en menor grado, a la marihuana, ella conoce a su actual pareja, un adolescente de 18 años, adicto también, con tratamiento en la Clínica del Adolescente. La joven se embarazó bajo estas circunstancias. Se hace una caracterización psicológica de la paciente, se refieren sus ingresos durante el embarazo en el Hogar Materno, Hospital ¨Hermanos Ameijeiras¨ y Hospital “Eusebio Hernández”. Se analizan las complicaciones médicas y obstétricas que pueden ocurrir como consecuencia de esta adicción y se destaca la importancia de la atención integral de estos pacientes y de la prevención.

Palabras clave: Cocainomanía, embarazo, drogas

INTRODUCCIÓN

En la antigüedad, la definición de droga, generalmente admitida, era la griega: Pharmakon, una sustancia que comprende a la vez remedio y veneno. De aquel concepto inicial, quedan vestigios. Hoy oímos hablar de drogas buenas y malas, drogas y medicina, fármacos delictivos y fármacos curativos, etc., y se revisan exhaustivamente los textos, vemos que existen muchas clasificaciones con arreglo a diferentes criterios. 1

La cocaína es un estimulante del sistema nervioso central con efectos anestésicos y vasoconstrictores intensos. 2 A pesar de ser conocida como otras drogas desde hace mucho tiempo, sus efectos sobre el embarazo y recién nacidos empezaron a ser estudiadas con profundidad en la década de los años setenta. 3 La vía de administración, los cuadros de abstinencia, la politoxicomanía, el estilo de vida y la carencia en muchas ocasiones de un cuidado prenatal adecuado, son factores importantes a considerar en el curso, evolución y resultado final del embarazo. Las complicaciones médicas y obstétricas, los problemas psicosociales que lógicamente van a constituir hallazgos frecuentes en este grupo de mujeres, determinan la necesidad de una asistencia especializada, caracterizada por un enfoque en equipo multidisciplinario, que incluya el tratamiento, específico de la drogodependencia y un adecuado control obstétrico, se hace énfasis en los aspectos psicosociales.

No encontramos ningún reporte en nuestro país de la atención de embarazadas con toxicomanía, decidimos reportar nuestras experiencias y consideraciones sobre este caso e informar sus resultados.

PRESENTACIÓN DEL CASO

Paciente DRH de 20 años, llegó a nuestra área de salud para realizarle captación de embarazo.

Nacida de parto normal e institucional, ocupa el primer lugar de una descendencia familiar de tres hermanos. A sus 8 meses de edad, la madre la abandona y se va hacia EE.UU., tanto la madre como sus otros dos hijos consumen droga. La paciente queda al abrigo de una tía paterna, comienza la escuela a los 5 años y termina sus estudios de preuniversitario en un centro de reeducación de menores, permanece desde los l6 hasta los l8 años. Comenzó a consumir drogas desde los l3 años, fundamentalmente cocaína y marihuana en ocasiones.

Posteriormente abandona sus estudios. Conoce a su actual pareja, un adolescente también de l8 años, adicto, con tratamiento en la Clínica del Adolescente, y decide embarazarse. Mantiene malas relaciones con su padre y solamente es atendida en ocasiones por su bisabuela materna.

Fue captada precozmente en su embarazo y ella consume cocaína y en ocasiones marihuana. Se valoró por el equipo de salud del Grupo Básico de Trabajo y decidimos ingresarla en el Hogar Materno con el objetivo de separarla del medio y tener mayor control de la paciente. También se valoró por psiquiatría para comenzar tratamiento de deshabituación en el Hospital “Hermanos Amejeiras”, fue ingresada. A la semana “simula” tener pérdida de líquido, y se remite para el hospital “Eusebio Hernández”, la ingresan en sala de cuidados perinatales, no constatándose la pérdida de líquido. La paciente se fuga y va hacia el Hogar Materno y hace sus salidas esporádicas para poder consumir.

Alrededor de las 31 semanas comienza a presentar síntomas con amenaza de parto pretérmino, se remite de nuevo al hospital “Eusebio Hernández”, y a los pocos días vuelve a fugarse. Durante todo este tiempo no muestra gran interés por su embarazo y la consecuencia de su conducta sobre el feto. Entre fugas y reingresos al Hospital y Hogar Materno transcurre todo su embarazo. Al término de la gestación, se ingresa para realizarle estudio del bienestar fetal. Se valora por el colectivo y a las 37 semanas se decide interrumpir la gestación, con el diagnóstico de Retardo de Crecimiento intrauterino fetal y malas condiciones cervicales para inducción. Se realiza cesárea y se obtiene recién nacido vivo de 2 360 gramos con apgar 9-9. Al término del embarazo la paciente mostró alguna preocupación por el efecto que pudiera hacerle el consumo de droga al feto.

CARACTERIZACIÓN PSICOLÓGICA DE LA PACIENTE

Paciente formalista, fría, distante, suspicaz, pueril, emocionalmente inmadura, cambiable, evasiva, irritable, sumisa, dependiente, expresiva, inestable, indolente, sociable, desconfiada; se preocupa principalmente por sus intereses y no le interesa las demás personas. Es excéntrica, se deja llevar por sus emociones y es algo irresponsable e insegura. Tiene necesidad de afecto y de aprobación social.

DISCUSIÓN

La presencia de esta paciente con este tipo de drogadicción constituyó un caso nuevo para todo el equipo de atención en nuestra área de salud. No conocemos reportes en nuestro país de gestantes atendidas con esta dependencia, lo que resulta imprescindible fortalecer los conocimientos en este campo. Además, promover investigaciones clínicas y epidemiológicas dando a conocer la magnitud del problema y la detección lo más tempranamente posible de las poblaciones de riesgo. Se ha señalado a las personas más vulnerables son los adolescentes y jóvenes por sus conductas impulsivas y riesgosas. La búsqueda de nuevas experiencias. 4 En el caso de las embarazadas, los factores relacionados con la conducta de ésta, constituyen uno de los aspectos más interesantes para la evaluación del riesgo y poder actuar en que sean modificables, es obvio el momento óptimo para su cambio es antes del embarazo.

Los efectos de la drogadicción sobre el embarazo y el recién nacido comenzaron a ser estudiados con profundidad en la década de los años setenta. 3 La especial atención dedicada a esta problemática en los últimos años en el mundo, ha estado muy relacionada con la expansión generalizada del fenómeno con el aumento progresivo de mujeres adictas. 3 En nuestro país no tenemos esa situación, porque ya se presentó el primer caso. La vía de administración, la dosis utilizada, los cuadros de abstinencia, la politoxicomanía, el estilo de vida, las irregularidades en la atención prenatal, que pueda ocasionar la paciente con su conducta, entre otros aspectos, factores decisivos en el curso y resultado del embarazo.

Se han señalado muchas complicaciones médicas que pueden ocurrir en embarazadas drogodependientes, y el consumo por vía parenteral se puede asociar con la mayoría de éstas. Señalan mayor incidencia de procesos infecciosos como hepatitis, endocarditis, infecciones de transmisión sexual y otras no infecciosas como anemia, cuya aparición está muy relacionada con el estilo de vida, el abandono personal, etc.; se ha señalado anemia por déficit de hierro como consecuencia de lesiones en el intestino, hígado y páncreas. 3 Otras complicaciones médicas, aumentan en este tipo de pacientes las señalamos en la tabla 1.

Tabla 1. Complicaciones médicas en embarazadas drogodependientes

Las complicaciones obstétricas asociadas específicamente con la dependencia de cocaína son el aumento del índice de parto pretérmino, al causar con frecuencia hematoma retroplacentario. 5 También aumenta el riesgo de anomalías congénitas cuando hay consumo de cocaína durante el primer trimestre del embarazo. Hay aumento del número de muertes fetales y disminución del peso del recién nacido al nacimiento, no es fácil diferenciar entre este efecto primordial y el índice de crecimiento fetal. 6-8 En nuestra paciente existió, evidentemente, un retardo del crecimiento fetal con lesiones placentarias características (infartos, focos de hemorragia, etc.) La presencia de bajo peso para la edad gestacional se atribuyó inicialmente a la mala nutrición de estas mujeres; actualmente existen datos para pensar que éste no es el único factor, también la presencia de un bajo número de células en los tejidos frente a un volumen celular y citoplasmático normal. 7-9

Se señala que el hematoma retroplacentario es una de las complicaciones frecuentemente en estas pacientes y una de las causas comúnmente de muerte fetal y prematuridad y el hallazgo anatomopatológico frecuentemente la hemorragia. Además de las vellosidades. Otras complicaciones pueden ocurrir, las señalamos en la tabla 2.

Tabla 2. Complicaciones obstétricas asociadas a la drogadicción

Concluimos, la drogadicción tiene complicaciones médicas y obstétricas importantes durante el embarazo y el parto, deben prestársele la mayor atención. Además, los problemas psicosociales constituyen hallazgos frecuentes en estas pacientes, 3 fueron encontrados en gran medida en nuestro caso, ya señalados. Si bien es cierto, no se ha definido un perfil específico de personalidad que predisponga al consumo de drogas, la ansiedad y la depresión son hallazgos frecuentes encontrados en estos pacientes, 3 se puede exacerbar en el embarazo; estos síntomas pueden o no agravarse por sentimiento de culpa, que pueda presentar esta paciente relacionados con los efectos negativos, su conducta adictiva puede presentarla su hijo; en nuestro caso no ocurrió así. Todos estos aspectos resaltan la necesidad de brindar un enfoque y una atención multidisciplinaria a esta paciente.

COCAINE ADDICTION AND PREGNANCY. A CASE PRESENTATION

SUMMARY

A case of a 20-year-old patient with addiction to the cocaine since the 13 years is presented and, in smaller degree, to the marihuana, which knows to its present couple, an adolescent of 18 years, addicted also, with treatment in the Clinic of the Adolescent. Woman got pregnant under these circumstances. A psychological characterization of the patient is done; its incomes during the pregnancy in the Maternal Home, Hospital “Hermanos Ameijeiras” and Hospital “Eusebio Hernández” are also referred. The medical and obstetric complications are analyzed and that can occur as a result of this addiction and the importance of the integral attention of these patients and of the prevention is underlined.

Key Words: Cocaine addiction, pregnancy, drugs

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

  1. Escohotado A. Fenomenología de las drogas. En: Historia general de las Drogas. Madrid: Espasa Calpe; 1998.p.20-25.

  2. Niebyl JB. Cocaína. En: Danforth. Tratado de Obstetricia y Ginecología. 6ª Ed. Nueva York: Interamericana; 1994.p.297-301.

  3. Duró P M, Casas LL, Cabero R. Efecto de los opiáceos sobre el embarazo y el neonato. En: Cabero Roura LL. Riesgo elevado obstétrico. Barcelona: Masson; 1996.p.311-8.

  4. De la Osa J. Drogadicción. Granma. 4- 12- 99.

  5. Andersen HF, Irving R. Parto pretérmino. En: Danforth. Tratado de Obs- tetricia y Ginecología. 6ª Ed. Nueva York: Interamericana; 1994.p. 355-6

  6. Nulmann I, Rovet J, Altmann D, Bradley C. Cocaine use during pregnancy: the effect on the child. Can Med Assoc J 1994;151(11):l591-5.

  7. Williams K, Briuece L. Drug abuse in pregnancy. J Obstet Gynecol Canada 1994;16(3):1469-75.

  8. Raye JR, Dubin JW, Blechner JN. Fetal growth retardation following maternal morphine administration. Nutritional or drug effect boil neonate 1997;32:222-8.

  9. Taeusch W, Carson SH, Wang NS , Avery ME. Heroin induction of lung maturation and growth retardation in fetal rabbits. J Pediatr 1973;82:869-75.

 

_________________________________

1 Especialista de I y II Grado en Ginecología y Obstetricia. Diplomado en Investigación sobre Aterosclerosis. Diplomado en Ginecología de la Infancia y la Adolescencia. Instructor. Policlínico Docente Playa.

2 Especialista de I Grado en Medicina General Integral. Policlínico Docente Playa.

3 Especialista de I Grado en Anatomía Patológica. Instructora. Jefa del Departamento de Anatomía Patológica del Hospital Docente Ginecoobstétrico “Eusebio Hernández”. Marianao.

4 Especialista de I Grado en Anatomía Patológica. Hospital Docente “Eusebio Hernández”. Marianao.

 

Sumario