Sumario

Rev. Hosp. Psiquiátrico de la Habana 2005;2(1)

MODALIDADES DEL HUMOR: MECANISMOS NEUROPSICOFISIOLÓGICOS QUE SUSTENTAN SUS POTENCIALIDADES PREVENTIVAS EN LAS ADICCIONES Y VALOR COMO RECREACIÓNES “SECAS”

Ricardo González Menéndez 1

RESUMEN

Con el objetivo de contribuir en algún grado a la prevención y neutralización de las tensiones y el consecuente consumo de sustancias psicoactivas en la sociedad posmoderna, el autor destaca la relevancia médico-social actual de las enfermedades crónicas no transmisibles, entre las que se incluyen las diferentes variedades de drogadicciones, comenta su estrecha vinculación con el estrés, su condición de afecciones prevenibles, y plantea las diferentes modalidades del humor con énfasis en la tríada humorismo, comicidad y chiste. Asimismo valora los mecanismos neuropsicofisiológicos que explican el abanico de respuestas posibles (desde el bienestar, el disfrute estético, la sonrisa, la risa, hasta la carcajada y la risa convulsiva) y se describen algunos de los efectos beneficiosos de la risa. Finalmente, se destaca la relevancia de incorporar el humor al estilo de vida o de su disfrute en calidad de autor, creador, narrador, cómplice, oyente o víctima y se describen las estructuras y funciones que explican su efecto preventivo y antagónico del estrés, así como sus beneficiosos efectos sobre la salud física y mental.

Palabras clave : humor, prevención del estrés y consumo de drogas, modalidades, efectos sobre la salud.

INTRODUCCIÓN

Prácticamente superadas las afecciones parasitarias e infecciosas, con excepciones como el SIDA, el ebola, y la tuberculosis, que aparecen como entidades emergentes y reemergentes, las enfermedades crónicas no transmisibles como la diabetes, la obesidad, la hipertensión, la arteriosclerosis en sus diferentes localizaciones y el alcoholismo, junto a otras drogadicciones, se erigen como relevantes problemas de salud a nivel mundial debido a:

  1. Su alta frecuencia.
  2. Contar al estrés entre sus principales factores patogénicos.
  3. Vincularse estrechamente con el estilo de vida.
  4. Conducir frecuentemente a la violencia y al suicidio.
  5. Ser importantes determinantes de muertes, invalideces y sufrimiento.

Todo esto, pese a ser potencialmente prevenibles ya que estudios internacionales de alto rigor científico han demostrado la incompatibilidad entre los estilos de vida sanos y la instalación de la mayoría de estas enfermedades .

El propósito de la presente comunicación es destacar los mecanismos neuropsicofisiológicos que explican las potencialidades de las diferentes modalidades del humor como:

  1. Neutralizador del estrés.
  2. Neutralizador del estrés.
  3. Antagonista de la ansiedad, la depresión y la astenia.
  4. Recurso para el enfrentamiento a contingencias vitales adversas.
  5. Modulador de actitudes optimistas.
  6. Integrador de estilos de vida saludables.
  7. “Lubricante social.”
  8. Recreación seca , notablemente competitiva con otras, desafortunadamente incorporadas como moda por la juventud a escala mundial y de alto riesgo para el consumo de sustancias psicoactivas.

La lectura durante mi adolescencia de El libro del convaleciente , del magnífico humorista español Enrique Jardiel Poncela 1 y la reciente revisión del interesante trabajo “Psiquiatría y Humor” en la Revista Colombiana de Psiquiatría 2 son las fundamentales motivaciones para abordar conceptualmente las modalidades del humor, y reflexionar sobre su amplio espectro de potencialidades preventivas en el campo de las adicciones.

Modalidades del Humor

Las tres variantes fundamentales del humor son el humorismo , la comicidad y el chiste, mientras que en lo referente a las diversas formas de expresión se cuentan: el monólogo, la anécdota, el relato, la comedia, la parodia, la sátira, la imitación, el disfraz, la caricatura, el graffiti, los apodos, las coplas, las bromas, las tiras cómicas y los dibujos animados.

Si atendemos a los medios utilizados para la difusión del humor tendremos : el cine, la televisión, el teatro, el circo, los títeres, los fono y videocasetes, CD Roms, libros, revistas, periódicos, fotos, dibujos y canciones .

Finalmente, en lo relativo a sus creadores y ejecutores tenemos los autores, guionistas, productores, narradores, actores, payasos, imitadores, comediantes, caricaturistas, dibujantes, y fotógrafos.

Humorismo

En esta variante, una característica frecuente es la autorreferencia, fundamental en el monólogo y la anécdota, ya que en forma real o ficticia el narrador se refiere a sí mismo o a su familia en forma jocosa, sin incluir, como norma, a otros personajes, es por eso que se habla del humorismo como una modalidad del humor donde no existe intención de hacer víctima a nadie, pues el auditorio sabe que lo referido, en el caso de tener alguna pizca de realidad, ha sido magnificado, distorsionado y sobre todo llevado a un marco expositivo donde el creador, narrador o actor asume supuestamente, junto a su familia, la situación ridícula inferiorizante que paradójicamente transmite el meta mensaje de reírse de sí mismo, a la vez que evidencia seguridad personal.

Algunos autores han señalado que el humorismo es el triunfo humorístico sobre el pasado.

Anécdota Humorística

De un hombre de 70 años: ''Venía yo en ómnibus hacia mi trabajo cuando me percaté de que una jovencita de extraordinaria belleza comenzaba a mirarme con cierta insistencia. Luego de descartar las posibilidades más racionales para explicar aquella situación tuve que concluir que sus miradas, cargadas de afecto eran para mí y esta apreciación se reforzó cuando me pidió que me acercara, pero la respuesta a mi engolado ''Usted dirá jovencita” no pudo ser más demoledora... “Abuelito, venga para que se siente”. Valórese en este ejemplo el triunfo del humor sobre el pasado —y el presente— la autorreferencia y la falta de intencionalidad en el sentido de que la única “víctima” es el propio narrador.

Relato Humorístico

Veamos ahora breves relatos humorísticos, donde el actor aparece en tercera persona , a diferencia de la anécdota, donde desempeña el papel de comunicador directo.

José era tan desgarbado como carismático y destacado por su inteligencia y sentido del humor, mientras que Rosa, era la joven más atractiva de nuestra Facultad de Medicina. De todos los comentarios surgidos cuando la bella alumna entró al aula, sobresalió el de mi amigo: ''Esa mujer está perdidamente enamorada de mí, aprecien que ni siquiera me dirigió una mirada. Eso es para disimular.”

Otras veces el humor fino se expresa mediante mensajes absurdos como los de Jardiel Poncela, el relevante humorista español que en su libro Amor se escribe sin hache , 3 apunta: ‘'aquí podríamos recordar el accidente de aquel limpiador de chimeneas inglés, que no tiene nada que ver con el tema que tratamos, pero que de todas formas podríamos recordar''. Disparates que según Freud son una expresión simbólica de la conducta infantil de disfrutar mediante ellos.

También es humor fino el de Moliere cuando su burgués gentil hombre se emociona al descubrir que hablaba en prosa, algo que venía haciendo desde que tuvo uso de la palabra. 4

El Monólogo Humorístico

A diferencia de la anécdota y relatos humorísticos ejemplificados —que están al alcance de la creación del no profesional— el monólogo representa una forma de humor que requiere cierta dedicación para su organización y es por lo tanto más esperable en medios profesionales.

Hemos apreciado con mucha satisfacción el actual rescate del monólogo a nivel nacional e internacional y con frecuencia hemos visto en televisión clubes especiales de monologuistas con público muy entusiasta. La valoración crítica de este medio humorístico nos hace reconocer que cuando se difunde por medios ajenos a la escritura —vale decir, teatro, cabaret, cinematógrafo, o televisión— combina múltiples recursos junto al humorismo del autor, pues el narrador, además del vestuario, luces, música de fondo, y otros apoyos escénicos, es generalmente capaz de utilizar la mímica, la pantomima, la exageración de movimientos y también la ingenuidad, que son características típicas de la comicidad como veremos de inmediato. Estos aspectos, sin embargo, son de tipo formal, y el monólogo, por su contenido, sigue integrando la categoría de modalidad del humorismo, ya que cumple los criterios antes expuestos de autorreferencia, no intencionalidad crítica, y énfasis en la historia personal o familiar, exagerada o ficticia.

Comienzo de un monologuista español: Dedico esta actuación a mis padres... y a mi madre.

Debido a la combinación de recursos antes señalada, el monólogo tal como lo conocemos en nuestros días es capaz de generar todas las respuestas conocidas ante el humor, desde la sonrisa, su efecto paradigmático, la risa y la carcajada, hasta la risa convulsiva y aunque requiere de mayor profesionalidad que otras formas de humorismo, la estructuración de un monólogo puede hacerse por un aficionado a punto de partida de chistes conocidos.

Características y mecanismos fundamentales que explican los efectos del humorismo

Si buscáramos un verbo específico para calificar este triunfo humorístico sobre el pasado, seleccionaríamos el verbo ser. ‘'Se puede ser humorista o no serlo” y esto, a diferencia de otras formas de humor, “se siente'', tanto por el autor o emisor del humorismo como por el receptor, esta es la forma de humorismo más significativa para el desarrollo de actitudes optimistas.

La Comicidad

Los que ya peinan canas recordarán a Jerry Lewis el magnífico cómico norteamericano riendo en forma exagerada, con notable aumento de la mímica y gestos reforzadores con el tronco, extremidades y cuello (pantomima) al tiempo que expresaba una extraordinaria ingenuidad ante una capo de la moda, que en uno de los filmes del actor se presentó a una fiesta de alta sociedad con un ridículo sombrero paraguas. Este será el paradigma que utilizaremos para desarrollar el concepto de comicidad, no sin antes recordar a Cantinflas poniéndose la bufanda como si fuese un chaleco.

Algunos autores prestigiosos, entre ellos Freud, piensan que uno de los resortes psicológicos de la risa en la comicidad, es la apreciación de ese exceso de movimientos innecesarios que el espectador compara con los que él mismo haría, surgiendo un sentimiento de superioridad ante el cómico, que es precisamente el efecto perseguido por el comediante.

Los comediantes tienen en común la gestualidad, la exageración, la ingenuidad y la autorreferencia, pero esta vez no en el sentido de elementos verbales que los ridiculicen, sino en el de la gestualidad que logre igual propósito; es, en nuestra apreciación, una forma de humorismo de alto nivel catártico y muchas veces estructurada sobre mecanismos de conversión en lo contrario.

Características y mecanismos fundamentales que explican los efectos de la comicidad.

En lo cómico puede haber intencionalidad, sobre todo en el caso de los imitadores —recordar a Zabala como actor y a Julio Iglesias como víctima— pero habitualmente no la hay. En esta modalidad del humor participan una o más personas, su objetivo fundamental es la risa y se basa predominantemente en la comunicación no verbal, es decir, en la gestualidad.

Su forma más característica de expresión es la actuación y los mecanismos fundamentales para provocar la risa son la exageración, la pantomima y la ingenuidad aunque también se ha utilizado el contraste, como aquel payaso de cara triste del circo Ringling.

La caricatura actual de la comicidad es justamente el payaso, cuya técnica es más burda para poder ser apreciada por los niños, y en el pasado lo fueron los bufones, ya que los juglares, al utilizar versos y música, ejercían una comicidad algo más refinada.

La efectividad del cómico o comediante se basa en las dotes histriónicas del actor y sus mecanismos de acción resultan menos elaborados que en el humorismo y el chiste, por no basarse en la producción intelectual, sino en la gestualidad y al igual que en el humorismo, el principal objeto de burla es el propio actor, pero esta vez orientada a su apariencia, postura, gestos, modulaciones de la voz, mímica y pantomímica, Su repercusión neuropsicofisiológica está justamente en la liberación masiva de endorfinas y el efecto antagónico al temor escénico.

El verbo correcto para su denominación sería tener. “Tiene comicidad”. En este caso la comicidad “se descubre por comparación” a diferencia del humorismo que “se siente”.

El Chiste

Representa justamente la forma de humorismo más al alcance de los no profesionales y prácticamente es excepcional quien no haya incursionado en este género durante alguna velada, estimulado por los chistes o cuentos de otro participante, ocurre aquí un mecanismo psicológico semejante a la catálisis, descrito en los grupos psicoterapéuticos, donde se genera una fuerza dinámica positiva para estimular a la participación cuando alguien lo ha hecho primero.

Como paradigma de los chistes utilizaremos uno de los recogidos por Freud en su trabajo “El chiste y su relación con lo inconsciente” 5 y que se refiere tendenciosamente a los judíos.

Características y mecanismos fundamentales que explican los efectos del chiste

El chiste, como dijimos, es la modalidad del humor más al alcance del no profesional, en el participan generalmente tres o más personas: el narrador o actor, el cómplice o escucha, y el objeto del mensaje o víctima. Su propósito básico es provocar la risa o carcajadas y a diferencia de las otras formas del humor tiene generalmente intencionalidad bien evidente, su forma más típica de expresión es el chiste —cuento en nuestro medio— y sus mecanismos básicos para producir risa son la ridiculez, el absurdo, lo imprevisto, el contraste, el doble sentido y otros que comentamos en un artículo anterior cuando abordamos las apreciaciones de Freud al respecto.

Su forma de difusión más utilizada actualmente es el fonocasete, el videocasete, las actuaciones en cabaret —mezcla de humorismo, comicidad y chiste— y además, los libros, revistas y folletos.

El verbo idóneo para su denominación es hacer. “Él hace buenos chistes”, sus efectos dependen fundamentalmente de quien lo oye, entiende o interpreta. Es la más compleja de las modalidades del humor y su autoría resulta generalmente anónima, popular y seguramente múltiple, pues se van perfeccionando cuando pasan de un narrador a otro. Generalmente están presentes personajes típicos, en alguna forma relacionados con la historia y tradiciones del medio cultural en cuestión.

En Cuba tenemos al gallego, así le decimos cariñosamente a todos los españoles, el negrito, que simboliza la astucia y jovialidad de la población descendiente de africanos; y la mulata, mestiza de negro y español, de la que se dice que es el mejor invento de los gallegos en América, pues resulta un producto directo de su ''aplatanamiento'' o plena adaptación integral a nuestro medio.

En Colombia, los personajes básicos son ''El Paisa'', que simboliza al antioqueño, sinónimo de inteligencia y audacia; ''El Pastuso'', representa al hombre torpe, confiado, sin malicia, simboliza los colombianos monárquicos vencidos en la etapa histórica de liberación de la colonia española; ''El Costeño'', alusivo a lo chabacano y bullicioso, es el símbolo de la influencia africana en el mestizaje colombiano; y ''El Bogotano'', es el hombre citadino, aliñado, astuto y elusivo, se matiza despectivamente para simbolizar lo citadino. 6

Diferencias entre el humorismo, la comicidad y el chiste

En el siguiente cuadro, original de Castilla Contreras, 2 y con algunas modificaciones nuestras pretendemos destacar las más significativas diferencias entre las modalidades del humor.

Tabla 1: Diferencias entre el humorismo la comicidad y el chiste

El Humorismo

La Comicidad

El chiste

Intencionalidad

No tiene

A veces tiene

Generalmente tiene

Participantes

Una persona

1 ó 2 personas

3 ó más personas

Efectos

Sonrisa

Sonrisa o risa

Risa a carcajada

Vía Comunicación

Verbal (hablada o escrita)

Extraverbal

Verbal y extraverbal

Objeto del mensaje

El autor

El actor

La víctima

Mecanismo

Superación de etapas pasadas

Exageración, pantomima, ingenuidad

Doble sentido, imprevisto, juego de palabras

Orientación de la burla

Auto burla verbal

Auto burla gestual

Heteroburla verbal

Prototipo

Monólogo, anécdota, relato

Actuación cómica

Chiste o cuento

Contexto

Literatura, Cine, TV, teatro, cabaret

Cine, TV, teatro, cabaret, prensa

Veladas, TV, cabaret, literatura, teatro

Origen

Nace

Se actúa

Se hace

Recepción

Se siente

Se reconoce por comparación

Se interpreta o descubre

Exigencia

Capacidad empática del oyente

Aptitudes histriónicas

Ingenio y comprensión del oyente

Verbo a utilizar

Ser (se es humorista)

Tener (Tiene comicidad)

Hacer (Hace chistes)

Ejemplos Internacionales

Jardiel Poncela, Mark Twain

Chaplin, Cantinflas, Jerry Lewis

Porcel, Olmedo, R. Parrofa

Ejemplos Nacionales

Zumbado, Núñez Rdguez

Arredondo

Toirac

Otras formas del humor

Las caricaturas, las fotografías, las tiras cómicas en periódicos y revistas, así como los dibujos animados, constituyen también formas relevantes del humor, de la misma manera que el graffiti, la copla, la broma, la parodia, la sátira, la imitación, y el disfraz.

La mayoría de ellas han sido utilizadas durante siglos y se caracterizan por constituir medios relevantes de comunicación con las masas.

Con relación a las caricaturas, fotos y tiras, se trata de imágenes estáticas que utilizan la vía visual, responsable de captar las tres cuartas partes de todos los estímulos ambientales, y a ello se suma, sobre todo en el caso de las tiras cómicas, algunas informaciones verbales en la forma habitual de estas producciones artísticas . Los mecanismos comunes y básicos de acción son el ridículo, la exageración, el absurdo y en el caso de las caricaturas, el subrayar aspectos fisonómicos o actitudinales de ”la víctima”.

Características y mecanismos fundamentales que explican los efectos de estas formas de humor

Cuando a las imágenes se agrega el movimiento, las potencialidades comunicacionales se multiplican, ya que se suma el mecanismo “Tele” descrito por Moreno. 7

Algo similar a un contagio ocurre también con el bostezo y con la risa, fenómenos popularmente denominados, la simpatía del bostezo y la risa. 8

El cine, la televisión, los dibujos animados, los video-show, los CD Roms y otras técnicas que reproducen imágenes en movimiento son un contexto de gran utilidad para la transmisión de mensajes humorísticos, aunque el máximo de efectividad se alcanza en los espectáculos en vivo como el teatro, el cabaret o el circo y también en las veladas entre conocidos, ya que en estos casos se añade otro factor de notable significación: la retroalimentación que reciben los actores o narradores sobre el efecto de sus mensajes.

Mecanismos neuropsicofisiológicos que explican los efectos del humor sobre la salud física y mental

La relación del buen humor con la vida prolongada ha sido reconocida mediante estudios psicológicos en personas longevas y se ha considerado que el humor en sus estilos de vida juega un papel tan importante como la actividad física; la dieta sana y la ausencia de hábitos tóxicos.

La primera utilización de la palabra humor en el ámbito médico la debemos a Hipócrates quien la utilizó para denominar los distintos tipos de temperamentos.

En las más modernas clasificaciones de enfermedades mentales como la Clasificación Internacional en su décima Revisión, CIE-10 9 y en el Manual de Diagnóstico y Estadísticas de la Asociación Psiquiátrica Americana, DSM-IV, 10 el término humor se vincula conceptualmente al estado de ánimo.

Areteo de Capadocia aparece recogido en la historia como el primero que recomendó que los pacientes melancólicos participaran en representaciones teatrales de comedias. Esto ocurrió dos siglos antes de nuestra era. Y en los proverbios 17-42, la Biblia se refiere también a los efectos terapéuticos del humor, 11 sin embargo, la verdadera difusión de su uso se produjo en el medioevo con los bufones y juglares.

La entrada del humor en el ámbito médico-psiquiátrico, debió esperar, sin embargo, a los aportes de Freud en las primeras décadas del presente siglo, cuando en su paradigmático libro El chiste y su relación con lo inconsciente 5 destacó el carácter tendencioso de esta variante del humor y profundizó en los mecanismos conscientes e inconscientes que explican sus efectos.

Luego de las dos Guerras Mundiales y del incremento progresivo de las tensiones en la vida moderna, el resurgir del humor se ha visto como un posible intento social espontáneo para el manejo cotidiano del estrés.

Sobre el tema se han interesado incluso premios Nobel como Henry Bergson 12 y otros muchos prestigiosos autores como Raymond Moody, que en su libro La risa después de la risa planteó el poder curativo del humor. 13

En nuestra América Latina, Yampsey expone las diferencias entre las distintas modalidades del humor; 14 Castilla Contreras 2 describe brillantemente muchos mecanismos psicofisiológicos que explican los efectos terapéuticos de la respuesta al humor, Mella y colaboradores en República Dominicana destacan la relación humor-salud, 15 y Cecilia Caicedo, lingüista colombiana, destaca las bases culturales del humorismo. 16

Estructuras y funciones que posibilitan los efectos del humor sobre la salud física y mental

Comencemos con destacar que el tiempo dedicado al humor en nuestro estilo de vida, actúa tanto por sus efectos contrarios y neutralizantes —mediante la inducción recíproca de Pavlov 17 — sobre la tensión, ansiedad, depresión, astenia e inseguridad, como por el desplazamiento competitivo de actividades insalubres dentro de nuestro estilo de vida. A ello se suma el efecto beneficioso de la risa.

Recordemos las funciones básicas del sistema nervioso:

  1. Las que posibilitan la vida de relación del sujeto con su medio.
  2. Las homeostáticas, responsables del mantenimiento del equilibrio interno del organismo.

Las primeras rigen predominantemente las interacciones con el medio sociocultural, en tanto que las segundas se ocupan de regular funciones como: el aprovechamiento de los nutrientes ingeridos, el equilibrio del agua y los minerales en los tejidos, el enfrentamiento a noxas biológicas, mantenimiento y regulación de la temperatura temporal, circulación de la sangre, oxigenación de los tejidos, producción y liberación de hormonas al torrente sanguíneo, y otras muchas

El sistema límbico, es una de las estaciones de enlace más significativas entre estas dos funciones y en él se encuentran los centros nerviosos responsables en primera instancia, de las conductas normales de acercamiento como: las amorosas, alimentarias, y de sociabilidad; así como de las conductas normales de evitación como el rechazo, agresión, o huida. 18

Este sistema desempeña también papel fundamental en los aprendizajes anormales en ambos sentidos, tanto en las adicciones a sustancias, el juego de azar esclavizante y la glotonería en lo referente a acercamiento patológico; como en las fobias, agitaciones y respuestas obsesivas de rechazo, prototipos de los comportamientos de evitación anormales.

Resulta además importante, insistir en que habitualmente, los comportamientos de acercamiento se relacionan con el parasimpático, mientras que las conductas de evitación lo hacen con el ortosimpático.

Ahora bien, un principio básico del funcionamiento de nuestro organismo es que existe una franca competencia entre las conductas de acercamiento y evitación que denotan en parte, la rivalidad y presunto equilibrio entre el parasimpático y el ortosimpático, de manera que resulta esperable que el estrés determinado por preocupaciones, frustraciones, inseguridad y competitividad excesiva, propios de la vida ''civilizada'' actual, se atenúe en forma relevante, mediante el humor.

Podemos así, establecer dos paradigmas opuestos representados de una parte por el estrés, vinculado a situaciones de cólera, fracaso, preocupaciones, carencias, ansiedad, depresión o miedo, y de la otra, el humor relacionado con vivencias de relajación, tranquilidad, bienestar, disfrute, éxito y plenitud.

Los beneficios de la risa

Aunque desde Aristóteles se conoce que la risa es un ejercicio de inapreciable valor para la salud, el desarrollo actual de la histoquímica, la imagenología y la poligrafía han hecho totalmente evidente la relación entre esta respuesta al humor y el nivel de neurotransmisores y neuromoduladores, el tono muscular, la tensión arterial e intraocular, las secreciones gastrointestinales, la producción de hormonas y anticuerpos, la circulación coronaria y encefálica, los procesos de oxigenación, la inducción del sueño la percepción del dolor y la actividad sexual. 19

Invito al lector a valorar las siguientes propuestas de reflexiones sobre la repercusión de las diferentes modalidades del humor sobre las adicciones, según sus variantes patogénicas:

Patogenia sociocultural: La incorporación del humor al estilo de vida en el status de autor, actor, narrador, escritor o sencillamente espectador, modifica sustancialmente la ocupación del tiempo libre y posibilita su utilización como “lubricante social” de mayor efectividad y menor riesgo que el alcohol u otras sustancias.

Patogenia asertiva: El humor es actualmente considerado como un recurso asertivo de primer rango y sus diferentes modalidades permiten abrir las puertas a cualquier tipo de relación interpersonal por el mecanismo de burlar de antemano, mediante la negación, conversión en lo contrario y ostentación de haber superado vivencias desagradables pasadas, los temidos enjuiciamientos por parte de otros, de tanta significación en la adolescencia y juventud temprana. Sería pues, una magnífica alternativa para quienes buscan las drogas para aumentar su seguridad personal.

Patogenia evasiva: Aquí es donde, en nuestro criterio, se manifiestan en forma más contundente los efectos del humor, al viabilizar una nueva actitud ante las vivencias cotidianas y pasadas y posibilitar por mecanismos de inducción recíproca (competitivos), la neutralización de sentimientos de inferioridad, ansiedad y depresión. La evasión de vivencias penosas mediante la risa es, sin duda alguna, más aconsejable que la evasión mediante sustancias adictógenas.

Patogenia hedónica : Freud insistió en que un posible mecanismo de acción del humor podría ser la evocación de vivencias infantiles como el disparatar y la repetición de palabras y temas que durante la infancia se erigieron como “divertimentos” preferidos.

Por esta vía se comprende también el efecto reforzador de algunas sustancias que junto a la euforia artificial se expresan mediante conductas pueriles que hacen retrotraerse al consumidor a etapas de la infancia.

Patogenia sintomática : El aspecto básico sería la sustitución del tóxico por el humor en la búsqueda de una “automedicación”.

También invitamos al lector a valorar la significación social del humor, como actividad recreativa seca, capaz de competir exitosamente con otras formas recreativas adoptadas a nivel mundial por la juventud como: la afición al rock duro, la audición de música con decibeles ensordecedores, la visita a discotecas que se erigen actualmente como paradigma de incomunicación interpersonal, así como otras actividades recreativas vinculadas a la agresividad-violencia y totalmente opuestas al disfrute del bienestar implícito en la creación, expresión o audición de las diversas modalidades del humor.

A manera de síntesis final resulta útil destacar los mecanismos que explican los efectos placenteros del humor en su tríada expresiva humorismo, comicidad y chiste.

  1. Triunfo ante el pasado o el presente adverso.
  2. Valoración de exageración y caricaturización.
  3. Identificación con el ''agresor'' en el caso de chistes tendenciosos.
  4. Evocación de vivencias infantiles.
  5. Placer de disparatar.
  6. Juego de repetición.
  7. Sentimiento de superioridad ante el actor.
  8. Ahorro de movimientos.
  9. Ahorro de energía psíquica.
  10. Ahorro de compasión
  11. Burla del ''censor”.'
  12. Posibilidad socializada de expresar criterios conflictivos.
  13. Apreciación imaginaria de situaciones ridículas.
  14. Reconocimiento de paradojas o contradicciones tanto en el contenido verbalizado como entre la seriedad del actor y lo que dice o hace.
  15. Disfrute estético de la narración o actuación.
  16. Desenmascaramiento de tendencias no aceptadas en la “víctima”.
  17. Satisfacción narcisista ante la interpretación del mensaje.
  18. Reverdecimiento del estado de ánimo infantil ''donde no necesitábamos el humor para sentirnos felices en la vida''.

MODALITIES OF THE HUMOR: NEUROPSYCHOLOGIC MECHANISMS THAT SUPPORT THEIR PREVENTIVE POTENCIALITIES IN ADDICTIONS AND THEIR VALUE AS “DRY" RECREATIONS.

SUMMARY

With the aim to contribute in some degree to the prevention and neutralization of the tensions and the consequence consumption of psychoactive substances in the postmodern society, the author emphasizes the present social medical relevance of non-transmittal chronic diseases where are included the different varieties of drug dependence, he expresses the close relationship with the stress, its condition of preventable affections and also he enters upon the different modalities of humorism emphasizing the triade of humorism, comicalness and joke. The author appraises the neuropsychopshysiologic mechanisms that explains the variety of possible answer which include: comfort, ethical enjoyment, smile, laugh, outburst of laughter and convulsive laugh. He also describes some of the beneficial effects of the laugh.

Finally, the relevance of including humor in the style of life or of its enjoyment is emphasized by him as author, creator, narrator, accomplice, hearer or victim. The structures and functions that explain its preventable and antagonic affect of the stress are described, as well as its profitable effects in the physical and mental health.

Key words : humor, stress prevention and drug consumption, modalities, effects in health.

Referencias Bibliográficas

  1. Jardiel Poncela E.‘'El libro del Convalesciente: Inyecciones de alegría, para hospitales y Sanatorios. 3 ra Ed. Madrid: Biblioteca Nueva; 1954.

  2. Castilla C. “Psiquiatría y humor: humorismo, comicidad y chiste” Rev Colombiana Psiquiatr 1997;27(3):201-07.

  3. Jardiel Poncela E. ‘'Amor se escribe sin H''. Buenos Aires: Editorial Juventud; 1945.

  4. Moliere JB. ‘'El Burgués Gentil Hombre'' en ‘'Teatro de Moliere''.Colección Teatro y Danza Consejo Nacional de Cultura. La Habana; 1964.

  5. Freud S.''El Chiste y su Relación con lo Inconsciente”. Buenos Aires: Editorial Americana; 1943.

  6. Samper D. “Humor regional en Colombia, Prototipos, características y vertientes”Nueva Historia de Colombia, Enciclopedia de Planeta. Bogotá; 1986.

  7. Moreno J. ‘'Psychodrama'' en: American Handbook of Psychiatry. Editor Arieti S. Vol II, Basic Books. New York; 1959.

  8. González R. “El Humor: Vacuna y remedio antiestrés. Santiago de Cuba: Editorial Oriente. (en prensa).

  9. Otero A. ‘'Glosario Cubano de la Décima Revisión de la Clasificación Internacional de Enfermedades. Capítulo V. GC-III. Hospital Psiquiátrico de la Habana; 2000.

  10. APA. ‘'Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders. Fourth Edition DSM-IV'' Editor. Washington D.C: American Psychiatric Association Press; 1994.

  11. Holy Bible. The Gideons International. Nasville Tennessee;1990.

  12. Bergson H ”La Risa, ensayo sobre la significación de lo cómico”. Buenos Aires: Editorial Lozada; 1974.

  13. Moody R. ‘'Risa después de la risa: El poder curativo del Humor''.EDAF. Madrid; 1978.

  14. Yampsey M. “Sobre el Chiste, la Comicidad y el Humor”. Rev Acta Psiquiátr 1982;28(3):297-304.

  15. Mella C, Santos J. ‘'Psicopatología de la risa''. Rev Dominicana Psiquiatr 1995; 7(1-2):85-7.

  16. Caicedo C. ‘'Lectura semiológica del humor''. Rev Colombiana Psiquiat r 1997;33(26):208-15.

  17. Wells H. ”Ivan Pavlov.” Buenos Aires: Editorial Platina; 1963.

  18. Andreasen N, Black D. ''Introductory Textbook of Psychiatry'' Washington: American Psychiatr Press; 2002.

  19. Kaplan H, Sadock B.'' Synopsis of Psychiatry''. Eighth Edition. Williams and Wilkins, Baltimore; 1998.

_______________________________________________________

1 Jefe del Servicio Docente “Rogelio Paredes” del Hospital Psiquiátrico de La Habana. Profesor Titular de Psiquiatría, Facultad “Calixto García”, Universidad de La Habana. Miembro Titular y Presidente de la Sociedad Cubana de Psiquiatría

Sumario