Sumario

Rev. Hosp. Psiquiátrico de la Habana 2006;3(1)

PAGINAS DE LA HISTORIA

PROFESOR JOSÉ GALI-GARCÍA HERNÁNDEZ (1915-2004)

Dr. Jesús Dueñas Becerra

 

 

“No hay más que un medio de vivir después de muerto:

haber sido un hombre de todos los tiempos (…)

o un hombre de su tiempo”.

José Martí.

 

El 2004 ha sido un año de pérdidas irreparables para la psiquiatría cubana: a mediados de ese año se produjo el lamentable deceso de los doctores Margarita Prendes Varela y Luis San Juan Pérez, mientras que el 17 de diciembre último falleció en esta capital el profesor José Gali-García Hernández, el último de una generación de psiquiatras que enaltecieron no sólo el ejercicio de esa especialidad, sino también la docencia médica superior en la mayor de las Antillas.

Al triunfo de la Revolución cubana, el doctor Gali-García fue uno de los 17 profesores de la antigua Escuela de Medicina de la Universidad de La Habana que permanecieron fieles a su patria y a su pueblo y con su digna actitud demostraron que “el verdadero hombre no mira de qué lado se vive mejor, sino de qué lado está el deber” . 1

El destacado psiquiatra caribeño participó en la reforma del Plan de Estudios de la carrera de Medicina y fundó, junto con otros eminentes profesores, la cátedra de Psicología Médica en la capitalina Alma Mater . El doctor Gali-García fue, además, asesor del Ministerio de Salud Pública y uno de los más cálidos defensores del proyecto de llevar la asistencia psiquiátrica a los hospitales generales de todo el archipiélago cubano.

Conocí al doctor Gali-García en la I Jornada Nacional de Salud Mental, celebrada en el mes de diciembre de 1973, en el Hospital Psiquiátrico de La Habana; institución calificada por él como “uno de los símbolos emblemáticos de la psiquiatría iberoamericana” (Gali-García, J. Comunicación personal . La Habana, 1973). Era un hombre de carácter noble, hablar despacio, sencillo, amable, poseedor de vasta cultura médica y general, que dejó honda huella en la memoria poética de sus colegas, discípulos y amigos, porque las rectas enseñanzas del insigne maestro eran una indeclinable invitación a ser mejores profesionales y excelentes personas humanas.

La última vez que escuché la voz del doctor Gali-García fue en una cinta magnetofónica, gentilmente facilitada por el doctor Jorge L. Valdés Rodríguez, 2 funcionario del Centro Nacional de Información de Ciencias Médicas, quien entrevistó hace tres años a esa figura legendaria de la psiquiatría caribeña, para la revista informativa “A primera hora”, que transmite Radio Progreso ; emisora en la que tanto el colega Valdés Rodríguez como yo ejercemos el periodismo especializado en salud. En esa entrevista, que quedó para la historia de la medicina cubana contemporánea, el profesor Gali-García destacó el enfoque ético-humanista que debe presidir, tanto el ejercicio de la psiquiatría infanto-juvenil o general, como la labor docente-educativa en el contexto de la enseñanza médica superior (pre y posgraduada).

El doctor Gali-García integró el equipo de expertos que confeccionaron los Glosarios Cubanos I, II y III a la Clasificación Internacional de Enfermedades Psiquiátricas, fue coautor de libros de texto de Psicología Médica y de Psiquiatría, para estudiantes de ciencias médicas y residentes de la especialidad, y asistió como delegado-ponente a innumerables eventos científicos nacionales e internacionales, en los que dejó una estela de interrogantes, para que los jóvenes (y no tan jóvenes) psiquiatras caribeños fueran encontrándoles respuestas…, que irían llegando, poco a poco, de la mano del tiempo.

El profesor Gali-García era doctor en Ciencias Médicas, Profesor Emérito de la Universidad Médica de La Habana y Miembro de Honor de la Sociedad Cubana de Psiquiatría, y recibió en vida la medalla Aniversario 250 de la Fundación de la Universidad de La Habana, la Distinción “Manuel Piti Fajardo”, la Orden “Frank País” y la Orden “Carlos J. Finlay”, que le fuera entregada por el presidente Fidel Castro Ruz, así como también los diplomas de la Dignidad Universitaria y de la Excelencia Académica, instituidos especialmente para reconocer su indiscutida trayectoria académica, científica y revolucionaria.

No cabe duda alguna de que el doctor José Gali-García Hernández comprendió, con meridiana claridad, que “un hombre es el instrumento del deber, así (y sólo así) se es hombre”. 1

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

  1. Martí J. Obras completas . La Habana: Editorial Ciencias Sociales; 1975: pp. 247 (tomo IV) y 198 (tomo VI).
  2. Valdés Rodríguez JL. Entrevista al profesor José Gali-García Hernández. Revista Informativa “A primera hora” ( Radio Progreso ) . La Habana: 3 de diciembre de 2001.

________________________________________

1 Profesor-asesor y periodista. Hospital Psiquiátrico de La Habana

Sumario