Sumario

Rev. Hosp. Psiquiátrico de la Habana 2006;3(1

NOTA NECROLOGICA

DOCTORA MARÍA MARTA ORTEGA NIETO (1949-2005)

Dr. Jesús Dueñas Becerra

 

(…) Es tan gran placer (…),

honrar a quien lo merece” .

José Martí

La doctora María Marta Ortega Nieto, psiquiatra (jubilada) del Hospital Psiquiátrico de La Habana, falleció el 5 de diciembre de 2005, como consecuencia de una afección maligna que tronchó la existencia terrenal de una mujer única e irrepetible, que se entregó en cuerpo, mente y alma al ejercicio de la más noble de las profesiones sin esperar nada a cambio…, ni siquiera la gratitud de los pacientes a quienes amó y sirvió hasta el final de su intensa vida laboral.

No es posible, en modo alguno, reseñar la fructífera trayectoria profesional de la doctora Ortega, sin antes evocar el recuerdo de aquella psiquiatra jovial, de hablar grave, pero dulcísimo, poseedora de un encanto especial: su talante afectivo, que le granjeó el cariño y el respeto de superiores, colegas, amigos y pacientes.

Conocí a la doctora Ortega hace algo más de tres décadas, cuando trabajaba en la sala “Concha García”, y era una joven llena de sueños e ilusiones, amante no sólo de la Medicina, sino también de la ciencia del espíritu , 1 ávida de conocimientos e infatigable lectora, porque “(…) leer nutre (…), es saber (…), es (…) andar”. 2

Con apoyo en los excelentes resultados de la labor desarrollada por la doctora Ortega en la sala “Concha García” y en la atención a pacientes del área de salud, así como en el celo y la responsabilidad con que siempre cumplió su deber, el doctor Eduardo Bernabé Ordaz, director fundador del capitalino Hospital Psiquiátrico, la nombró jefa del Servicio “René Vallejo”, en sustitución del doctor José A. Uriarte Simonetti, 3 quien a solicitud personal comenzó a desempeñar funciones de asesor en la Vicedirección de Rehabilitación.

Desde que la doctora Ortega asumió la jefatura del servicio “René Vallejo” dinamizó el sistema de trabajo vigente en esa sala y lo adaptó a la forma hipocrática de ver, entender y tratar no la entidad nosográfica, sino al paciente con trastornos mentales, a quien percibía como un ser inacabado e inacabable, imperfecto pero perfectible…, que integra en una unidad viviente todas y cada una de sus dimensiones esencialmente humanas: biológicas, psicológicas, sociales, culturales y espirituales. 4

Para la destacada psiquiatra caribeña, el paciente (incluido el entorno socio-natural del que forma parte indisoluble) era la única verdad filosófico-antropológica que no podía soslayarse u olvidarse en el contexto de la relación médico-paciente, porque el paciente es ante todo y por encima de todo una persona merecedora de amor y respeto a su inviolable dignidad humana. 5

Es una verdadera lástima, que la doctora Ortega no dejara testimonio escrito de su vasta experiencia en el campo de la psiquiatría; conocimientos científico-médicos y vivencias subjetivas, que se perdieron irremisiblemente, y que las nuevas generaciones de psiquiatras cubanos no podrán valorar ni apreciar en su justa medida.

Con base en esos principios ético-humanistas, la doctora Ortega estructuró su vida profesional y edificó una familia a la que legó esa riqueza humana y espiritual…, que la hizo inmortal para quienes tuvimos el honroso privilegio de conocerla y tratarla.

Doctora María Marta Ortega Nieto, entrañable colega y amiga, no olvides que, según el Maestro, la muerte es “(…) eternidad de descanso resplandeciente”. 2

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

  1. González Serra, D. Martí y la ciencia del espíritu . La Habana: Editorial Si-Mar, S.A., 1999.
  2. Martí J. Citado por Jorge Sergio Batlle. En: José Martí: aforismos . La Habana: Centro de Estudios Martianos, 2004: pp. 218-9, 253.
  3. Dueñas Becerra J. Doctor José A. Uriarte Simonetti (1912-1993). Rev. Hosp. Psiquiatr. Hab . 2005;2 (2) ( www.psiquiatricohph.sld.cu )
  4. Dueñas Becerra J, Pérez Valdés N. Psicología de la Salud: letra y espíritu. Rev. Cub. Psicol. 2003;20 (1): pp. 67-70.
  5. Dueñas Becerra J, Gutiérrez Cordoví J, Faure Vidal A. Psicodiagnóstico de Rorschach y trastornos orgánicos cerebrales. Algunas reflexiones acerca de lo orgánico y lo funcional. Rev. Cub. Psicol . 2003;20 (1): pp. 238-41.

_________________________________________________

Profesor-asesor (jubilado) y periodista. Hospital Psiquiátrico de La Habana

Sumario