Sumario

Rev. Hosp. Psiquiátrico de la Habana 2006;3(1)

FARMACODEPENDENCIA. REFLEXIONES SOBRE LAS TENDENCIAS ACTUALES QUE DIFICULTAN SU ATENCIÓN

Octavio Gárciga Ortega 1

RESUMEN

El autor realiza algunas reflexiones en relación con los estragos de algunas prácticas del hombre y sus consecuencias, enfocadas al devastador fenómeno de las adicciones a nivel mundial, tocando aspectos de la mayor importancia en esta problemática, que complican su tratamiento. Con informaciones, cifras, alcances y perspectivas de un muy dañino flagelo que por su poder destructor y expansión se ha convertido en una de las grandes catástrofes que azotan a la humanidad en la actualidad.

Palabras clave: humanidad, farmacodependencia, características, tendencias actuales.

INTRODUCCIÓN

La humanidad ha sido sentada en el banquillo de los acusados con el más terrible cargo en su contra: el de realizar exterminio masivo contra sí misma.

El ministerio fiscal es la vida misma y las evidencias son las graves consecuencias y afectaciones que día a día enfrentamos y que se incrementan al pasar de cada minuto, después de siglos de continuas prácticas despiadadas, desmedidas, egoístas, inverosímiles, totalmente irracionales y devastadoras del medio ambiente mediato e inmediato. Estamos en vías de la sexta extinción de la vida sobre el planeta; nunca se pudo predecir la causa que ocasionaría estas hecatombes parciales o totales ocurridas en el decursar de siglos, pero en esta ocasión no hay dudas de quien la ha promovido. 1

Haciendo caso omiso de la experiencia acumulada por destacadas civilizaciones que nos antecedieron, 2 hemos permitido el uso de sustancias o la práctica de actividades que minaron los estilos de vida de poblaciones enteras, desprovistas de topes preventivos o mecanismos estabilizadores que no admitieran el desequilibrio y el desenfreno entre fantasía y realidad, individualismo y colectividad.

Las drogas siempre estuvieron presentes junto al hombre en su desarrollo, su uso racional contribuyó a la supervivencia 3 y mejora de la calidad de vida de millones de personas durante muchos años, pero en la medida que esas sustancias ocuparon espacios y tiempo, absorbieron voluntades y reinaron, prevaleció el hedonismo vacío e inútil contra la racionalidad y el equilibrio, la balanza comenzó un total desequilibrio hacia la barbarie y la devastación.

Hoy en día se han convertido en un verdadero y terrible azote para la humanidad, que carcome lentamente las estructuras más sólidas de cuanta institución o sentimiento humano existen, 3 desmembrando pacientemente cualquier resistencia que se le oponga.

Cada familia, comunidad o país paga un altísimo precio por tener en su seno un adicto, cuyo mayor costo puede representar la total destrucción de sí mismo y su entorno. 4, 5

DESARROLLO

Tendencias actuales

Reflexionando sobre las adicciones y su indetenible y muy perjudicial avance podemos destacar algunos elementos de la mayor importancia.

Con el paso de los años ha ocurrido un acelerado proceso degenerativo, de irrefrenable avance, que ha invadido todas las áreas geográficas, todos los status sociales. Cualquiera de las drogas conocidas puede llegar y tocar a la puerta de cualquier ser humano y si este le abre y le permite entrar será su huésped de por vida, lo cual quiere decir que no existe personalidad alguna que sea inmune o porte alguna protección. Si el sujeto hace abuso de drogas legales u otras actividades (adicciones sociales) o usa drogas ilegales, si ha mantenido un consumo de las primeras frecuente y excesivo, traspasando los límites del consumo social o de riesgo, cayendo en el consumo perjudicial, en sus criterios tóxico y determinista, entonces habrá alcanzado la no envidiable categoría de adicto. 4

Independientemente del nivel intelectual, rango social, posibilidades económicas, sexo, raza, para las drogas no existe ningún impedimento en degustar cualquier espécimen, tienen un voraz apetito y engullen de todo, de ahí con toda propiedad que digamos que las drogas son uno de los entes más democráticos y devastadores que habitan nuestro deteriorado planeta. 5

Tanto en zonas urbanas como rurales, sin distinción de edad o nivel social, la farmacodependencia constituye un problema de salud pública y plantea al mismo tiempo un reto importante a los que buscan afrontarlo y solucionarlo, personal de salud que trata a la víctima con enfoques prejuiciados o funcionarios que intentan solucionar la situación recrudeciendo los métodos punitivos, acompañados con gran despliegue publicitario que encubra la cortedad en alcance de los remedios utilizados.

Las más voraces y destructivas sustancias son las que pululan por doquier, las que reciben la mayor publicidad que enaltecen su consumo, las que son vendidas libremente y consideradas como indispensables en los momentos críticos de la existencia humana o muy poco peligrosas para la salud o el bienestar, vinculadas al placer y buen gusto y por lo tanto compañeras inseparables en el buen vivir, son las llamadas drogas legales.

Así las cosas más de 200 millones de seres humanos son víctimas directas de al menos una sustancia o de varias a la vez, que involucran en su influencia directa o indirecta a casi el 15 % de la humanidad. 6,7 Estas sustancias menoscaban sus posibilidades ante la vida, creándoles severas complicaciones que a su vez contribuyen al enajenamiento de la estirpe humana.

Solo en la lucha contra los estragos del alcohol se emplean tantos recursos como los utilizados en el resto de todas las demás drogas en el país considerado el mayor consumidor del planeta. 4 El alcohol es la droga más conocida, la única legal con todas las potencialidades dañinas de las ilegales, pero además, la más universal en cuanto a inicio de consumo, efecto portero, complicaciones clínicas y gravedad de su intoxicación.

El muy tenido por inocente e inofensivo tabaco, emblemático en variadas significaciones para el humano como: signo de distinción y elegancia, inocuo pasatiempo, eficaz calmante e inequívoco elemento de madurez en el hombre, es la primera causa de muerte evitable en el adulto, la más mortífera de todas las sustancias, que nutre como ninguna otra los fértiles campos de los camposantos de todo el mundo con 5 millones de despojos humanos cada año; de 1 300 millones de candidatos en todo el mundo –cuyo 50 % acabará prematuramente– la actual cifra de defunciones se duplicará en el 2020, 8 a pesar de estar totalmente comprobado que el no usarlo o abandonarlo mejora la calidad de vida y la prolonga. 9

Ambas drogas legales, incitadas a su uso por los propios familiares de las víctimas, iniciadoras del consumo muy tempranamente, porteras de las ilegales, protegidas por inmaculados ropajes de ángeles, discretas en sus manifestaciones iniciales y lentas en su avance inexorable hacia el padecimiento y total destrucción de su portador. 10, 11

Las drogas ilegales (marihuana, cocaína y heroína), caracterizadas por su explosividad, arrollador poder adictivo y funestas consecuencias de todo tipo.

Los síndromes de intoxicación y abstinencia, como urgencias médicas de intensidad y severidad variadas, agregan dificultades importantes en el manejo integral de pacientes con trastornos adictivos, así como las muy graves y frecuentes complicaciones derivadas de este letal flagelo: trastornos psiquiátricos, trastornos delictivos, trastornos infecto-contagiosos y violencia doméstica, entre otros tantos. 5, 10,11

Para realizar un tratamiento se requiere de un diagnóstico previo, para lo cual es indispensable la presencia del paciente que durante años considerara que no está enfermo y por lo tanto no necesita de terapia alguna, para algunas sustancias se requerirá al menos entre 5 a 10 años para lograr que el enfermo tome conciencia de su enfermedad 4,10,11 y alcance la voluntariedad necesaria para que permita ser llevado a la consulta 12 (en la mayoría de los casos) o asista espontáneamente (en menos de las ocasiones), en otras demorará mucho mayor tiempo, en ocasiones nunca llega alcanzarse ese criterio y terminan sus días en una llamada luna de hiel más parecida a un infierno que a la luna de miel con la cual comenzó la relación hombre-droga; 4, 13 en muchos caso aun después de haber comenzado el tratamiento, en pleno proceso de rehabilitación, después de haber sufrido las más horrendas penalidades de todo tipo, podrá tener pensamientos, ensoñaciones y nostalgias de la luna de miel que creyó vivir con la o las sustancias en cuestión.

A lo que debemos agregar que en la práctica no existen tratamientos específicos para las adicciones, y mucho menos que se haya demostrado probada eficacia absoluta, aunque no debemos ignorar o menospreciar recurso o método alguno, 5 no existen vacunas que eviten el mal, aunque contamos con esperanzadores augurios, ya que algunos estudios se encuentran en la fase de ensayo clínico. 14,15

Por otra parte, el estilo de vida del adicto dotará al ser humano de una serie de características y conductas que le harán muy rechazable para toda la sociedad, incluyendo a sus propios familiares y al personal encargado de su atención, así como el pérfido y muy frecuente problema de las recaídas, convertirán a estos pacientes y su atención en un verdadero desafío para el reducido personal profesional que decide dedicarse a este trabajo, ya que la atención de estos resulta peligrosa, decepcionante, poco gratificante y por lo general mal remunerada fuera de la atención privada; la mayoría de los rehabilitadores son ex-adictos y religiosos, porque no debe tenerse duda de lo difícil y decepcionante que suele ser la atención de los aquejados. Es un servicio altruista donde debe dispensarse grandes dosis de amor, con paciencia y devoción, ilimitada comprensión, perseverancia y capacidad de adaptación para enfrentar las mil y una vicisitudes que el diario batallar depara. 5

La sociedad actual exige más y mejores servicios, efectividad en los programas y eficacia en el personal que otorga los servicios, pero sobre todo se requiere de una responsable política con claras y sólidas estrategias duraderas en el campo de la prevención, que sea capaz de dar un control social preventivo que involucre a toda la sociedad en cada país, respetando la idiosincrasia, condiciones y características de cada entorno, con el objetivo de lograr fuerzas aglutinadoras y productivas y no que resulten en obstáculos a los logros aspirados, pero muy infelizmente los muy pocos esfuerzos que se dedican a la lucha contra la fármaco dependencia se dedican al narcotráfico: a la destrucción de las áreas de cultivo, decomiso de las sustancias, operativos para la captura de droga y narcotraficantes, recrudecimiento de las leyes y sanciones que se les aplican a los procesados. 16,17

Situación actual internacional.

Esta se caracteriza por la pobre ayuda a los centros que dispensan atención a los adictos, sean hospitales, comunidades terapéuticas o grupos que funcionen con estos fines.

La muy pobre atención que se le brinda a la prevención, máxima esperanza para lograr el control del nefasto flagelo a mediano y largo plazo.

La inexistencia de programas de reinserción social, que den continuidad y seguimiento a los pacientes rescatados en los diferentes programas de rehabilitación.

Las escasas asignaciones que promuevan y garanticen las necesarias investigaciones sobre esta problemática. Las anteriores deficiencias son comunes en la mayoría de los países de nuestro planeta.

Y por si fuera poco lo hasta ahora ya expuesto, debemos agregar otras agravantes que se suman a la ya muy deplorable situación existente. Una de ellas es la disminución en la edad de comienzo del consumo, 10-12,18,19 ya no se comienza en la adolescencia en una gran parte de los casos, se comienza en la niñez y muy demostrado está que cuanto más tempranamente se exponga el sistema nervioso central y el resto de nuestro organismo a los tóxicos, con más premura ocurrirán los daños, más rápido el proceso de deterioro y menos posibilidades de recuperación, además, las drogas iniciadoras por excelencia son las drogas legales: tabaco y alcohol, 10-12 las cuales se tienen como menos perjudiciales, están por doquier y a pesar de las regulaciones están al alcance de los menores por la inescrupulosidad de los comerciantes y la indolencia de las autoridades, estas, a su vez, se convierten en drogas porteras para agravar la adicción con las llamadas ilegales, sumándose a esto la poliadicción como la norma para el consumo de los adictos, en más del 90 % de los casos se evidencia el uso de por lo menos 3 o más sustancias; 10-13 las complicaciones donde la comorbilidad o presencia de algún trastorno psiquiátrico concomitando con la adicción, están presentes en más del 50 % de los pacientes, 20 los trastornos infectocontagiosos (infecciones de transmisión sexual principalmente) y la violencia doméstica, hacen que verdaderamente se convierta en un suceso hallar un adicto que use una sola sustancia y que no presente complicación alguna.

No siempre se obtiene la anhelada oportunidad para comenzar el tratamiento, después que se ha logrado la toma de conciencia y voluntariedad suficiente, a continuación el síndrome de abstinencia que usualmente se desarrolla, se convierte en una dura e imprescindible prueba que da inicio al proceso de rehabilitación, con las manifestaciones físicas y psicológicas, que en muchas ocasiones el paciente no puede soportar. Durante el proceso existirán infinidad de situaciones que pondrán a prueba las más tenaces resistencias, donde estancamientos, retrocesos, conflictos serán rutina en el acontecer del proceso de deshabituación y sobre todo cuando la balanza se incline a lo negativo y ocurra el desliz o la recaída, la que debe ser analizada muy detenidamente, porque esta ya se considera parte del proceso en sí, por la frecuencia con que se presenta, por la tan negativa repercusión que tiene para el paciente, la familia e inclusive para el rehabilitador.

Pero debemos tener en cuenta que infelizmente cuando una persona alcanza la condición de adicto, esta no le abandonará por el resto de su vida, y que por lo tanto el proceso de rehabilitación será hasta que el paciente fallezca. Hasta desde el punto de vista etimológico de la palabra, cuando nos referimos a una dolencia como una gripe o una depresión, decimos tengo una gripe o estoy deprimido, pero al referirnos a la adicción expresamos “soy un adicto” y de por sí el término define en toda su extensión y complejidad un fenómeno, que aun alcanzada la máxima aspiración de un estilo de vida de adicto rehabilitado y así haya permanecido durante largos años, si viola la abstinencia o inclusive sin hacer uso alguno de sustancia estimula su memoria afectiva donde permanecen intactos los recuerdos muy bien grabados de las actividades afines que realizó durante el tiempo de su consumo, el ponerse en contacto con esos atrayentes estímulos pueden desencadenar la recaída sin tan siquiera haberse aproximado a las sustancias. Hay que recordar que el enemigo está dentro de nosotros cual muy eficiente espía que desde el territorio enemigo controla cada movimiento, cada situación, estado emocional, conflicto de su deseada presa y ante el más mínimo descuido, entrará nuevamente en escena con tal fuerza arrolladora que en ocasiones en solo meses da al traste con la vida de la víctima.

Con mucha frecuencia en nuestras actividades terapéuticas hemos analizado y desarrollado con nuestros internos conceptos tales como la preparación que debe recibir un adicto en proceso de rehabilitación, 5 sólo comparable con la que reciben los soldados que son adiestrados para tropas especiales, o cuando utilizamos el símil de que la diferencia mínima para ganarle un juego de fútbol o de béisbol a la fármaco dependencia, contando con 100 tantos a favor, no se limita a 1 a 0, sino que teniendo 100 tantos a favor, esa sería la única opción para la victoria, 100 a 0 , si permitimos el más mínimo error caeremos nuevamente bajo sus garras y de igual manera cuando decimos en nuestras charlas a los jóvenes estudiantes que no existe razón alguna que justifique el abuso de las drogas legales o uso de las ilegales, que es cierto que no todos los que prueban las legales se harán adictos, pero mayor verdad es que aquel que nunca haga la “probadita” correrá el riesgo de convertirse en adicto, presionado por la curiosidad o por los llamados amigos, también afirmamos categóricamente que una vez que se cae en una recaída, nadie sabe qué podrá suceder.

CONCLUSIONES 

Con lo anteriormente expresado resulta tan desesperanzador el horizonte que avizoramos que nos sentimos aterrorizados ante una problemática que sin lugar a dudas depreda día a día a nuestra humanidad, mermando o destruyendo totalmente, de manera abrupta o lentamente, pero con un poder exterminador que afecta todas las esferas que integran al ser humano; ante una humanidad desinformada, indolente y sufrida, que desestima las alertas y los devastadores estragos que el monstruo le propina. Por escape o curiosidad el hombre experimenta con sustancias legales, ilegales o actividades que ocupan desproporcionadamente su vida, sesgando posibilidades y produciendo enfermedades, inclusive antes del nacimiento, que recrudecen los sinsabores y calamidades de los años postreros, acelerando un desenlace prematuro y brutal, y muchas complicaciones o secuelas que en muchos casos no sólo involucran a los familiares más cercanos, sino a la sociedad en pleno.

DRUG-DEPENDENCY: REFLECTIONS ON THE PRESENT TENDENCIES THAT MAKE DIFFICULT THEIR ATTENTION

SUMMARY

Some reflections are made regarding to the damage caused by man's various practices and their consequences, focused on the devastating phenomenon of the addictions at world-wide level. Aspects of the greatest importance are pointed out, especially those that make very complex their treatment. Information, data, scope and perspectives are given about this harmful flagellum that with destructive power and expansion has become one the greater catastrophes that strikes mankind at present.

 
Key words: characteristics; drug-dependency; mankind; trends.
 

 

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

  1. Actividad humana responsable de sexta extinción masiva en la historia . Nanking, agosto 23 de 2005 (Xinhua) [Monografía en Internet]. La Habana : Infomed; 2004. Disponible en: http://www.sld.cu/servicios/aldia/view.php?idn=13173.

  2. Gárciga O. ¿Cómo evitar ser un adicto? Tegucigalpa MDC.: Producciones Peniel; 2003.

  3. Díaz L. Ciencia y drogas. ¿Relación o contradicción? Disponible en: http// www. monografía.com [Consultado: 20 de Mayo de 2005].

  4. González R. Clínica y terapéutica de las adicciones para el médico general. Argentina: Ediciones San Luis; 2001.

  5. Gárciga O. Cómo tratar al adicto & Marero. Tegucigalpa MDC.: Producciones Peniel; 2004.

  6. Gárciga O. Padres, hijos y drogas. Tegucigalpa MDC.: Producciones Peniel; 2002.

  7. Arias T. De la tierra al infierno. Granma 20 de Octubre de 2003; Nacionales: p. 3

  8. Entra en vigor convenio de la ONU contra el tabaco. [Monografía en Internet]. Disponible en: http:// www.sld.cu La Habana : Infomed; 2005 ANSA febrero 26/2005 [Consultado: 28 de agosto de 2005].

  9. Connett J. Dejar de fumar prolonga la vida. Disponible en: http// www. Psiquiatría.com. Ann Intern Med 2005; Feb, 42 (4).

  10. Pérez-Canedo F. Lerdo, en cuestión de adicciones. Disponible en : Adicciones Google El Siglo de Torreón lunes 11-7-05 [Consultado: 28 de agosto de 2005].

  11. Gárciga O. Proyecto Victoria. Análisis del trabajo en el quinquenio 1997-2001, Tegucigalpa MDC, Honduras CA. Trabajo presentado en el XV Forum de Ciencia y Técnica. III Forum Ramal Central de la Salud. 1ra. Jornada Científica Honduras-Cuba. Forum de Ciencia y Técnica y Jornada Científica Hospital “Julio Trigo López”; 2003.

  12. Gárciga O. Estudio bianual del Proyecto Victoria en las ciudades de Tegucigalpa y San Pedro Sula. Trabajo presentado en el IX Congreso Nacional de Psiquiatría. Tegucigalpa MDC, Honduras CA. IV Forum de Ciencia y Técnica, Tegucigalpa MDC; 2003.

  13. Gárciga O. Proyecto Victoria. una comunidad terapéutica hondureña. Tegucigalpa MDC.: Producciones Peniel; 2002.

  14. Hatsukami DK . Próxima a lograrse terapia de inmunización contra el tabaco. Viena 28/4/05 EFE. Disponible en: http:// www.sld.cu [Consultado: 20 de Mayo del 2005].

  15. Desarrollan en México vacuna contra la adición a la heroína. México 13/2/05 PL Disponible en: http:// www.sld.cu [Consultado: 20 de Mayo del 2005].

  16. JIFE (Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes, ONU). Pide equilibrio en reducción de oferta y demanda de drogas. http://infomed.sld.cu Fuente: Santiago de Chile. Marzo 1; 2005 (ANSA).

  17. Rementería I. La economía política de las drogas en la década de los años 90: una nota de síntesis. En: Hopenhayn M. Compilador. La grieta de las drogas. 1 ra . Ed. Santiago de Chile: Naciones Unidas; 1997.p.29-32.

  18. Espinoza D, Ramos G, Alvarenga E. Consumo de drogas en Honduras. Trabajo presentado en el XXI Congreso Centroamericano y del Caribe de Pediatría y XIII Curso Internacional de Pediatría; 2000.

  19. Cruz DA. Alarmante consumo de alcohol en niños. El Heraldo, viernes 22 de noviembre de 2002. Al Frete.p.2, 3.

  20. Sánchez P. La mitad de los drogadictos presentan algún tipo de enfermedad psiquiátrica asociada. Disponible en: www.psiquiatría.com. Diario Médico, 6/6/2002. [Consultado: 20 de Mayo de 2005].

__________________________________________________________

1 Profesor Auxiliar y Especialista de Segundo Grado en Psiquiatría. Hospital Docente “Julio Trigo López ”.

Sumario