Sumario

Rev. Hosp. Psiquiátrico de la Habana 2006;3(1)

LA ANOREXIA NERVIOSA. UN ENFOQUE CRÍTICO DESDE LA CONCEPCIÓN MATERIALISTA DE LA HISTORIA

Clara Lucía Abreu de la Torre

RESUMEN

Este trabajo consiste en una investigación, mediante la revisión de diferentes textos acerca de los trastornos del comportamiento alimentario, desde la concepción materialista de la historia pasando por definiciones conceptuales de la conciencia estética, la filosofía, la belleza o hermosura y la relación que existe entre estos términos en los diferentes contextos históricos geográficos. La enfermedad anorexia nerviosa se analiza desde sus orígenes, pero realizando un análisis psicosociológico que deja al margen las teorías etiopatológicas bioquímicas de la enfermedad. Se describen los criterios diagnósticos de la enfermedad. y se ejemplifican desde la historia, hasta nuestra experiencia en la práctica médica. Se realiza un análisis desde el punto de vista de la bioética y del concepto de calidad de vida, por lo que llegamos a la conclusión entre otras, que el respeto de la autonomía del paciente anoréxico equivaldría a respetar la autonomía del paciente suicida, lo cual conceptuaría esta enfermedad como un suicidio crónico.

Palabras clave: anorexia nerviosa, trastornos del comportamiento alimentario, biologización, estética, suicidio.

INTRODUCCIÓN

La afirmación de que el hombre es un ser social puede remontarse a la prehistoria, pues nuestros ascendientes, se agrupaban en manadas para garantizar su supervivencia, por tanto, la protección y la alimentación juegan un papel fundamental desde el origen de la especie humana.

La evolución del hombre primitivo parte de la posición de los dedos de la mano, lo que le permite realizar la pinza digital y con ello desempeñar labores cada vez con más perfección para construir sus aperos de labranza, caza y pesca y los necesarios hogares y medios de transporte. La esencia humana tal como expresó Marx no es algo abstracto inherente a cada individuo. Es en realidad el conjunto de las de las relaciones sociales.

La sociedad es una forma nueva y elevada del mundo objetivo. En ella las regularidades específicas son las sociales, que no pueden ser suprimidas ni reprimidas por las leyes biológicas.

Nuestra experiencia en el tema de los trastornos del comportamiento alimentario (TCA) ha servido de incentivo para acometer esta revisión que pretende abordar de la forma más integral, posibles y lamentables consecuencias del desarrollo tecnológico, la urbanización, el consumismo, con una aproximación al importante papel que juegan positiva o negativamente los medios de comunicación y factores educativos que obviamente deben comenzar en el núcleo familiar, así como la influencia de la imagen estética en la conducta y orientación de los individuos.

La imagen social, la preocupación por la apariencia y el ideal ligth de los últimos tiempos contrasta con la imagen de mujer en el medioevo cuando era el símbolo de la fecundidad con anchas caderas ej. (TCA), en el renacimiento, cuando se recrea a la mujer apretando sus pechos y cintura para realzar la voluptuosidad de sus carnes.

Cada sociedad es un fiel exponente del hombre y sus relaciones interpersonales y así se establecen grandes similitudes y conductas estéticas como medio de expresión en diferentes latitudes, que obedecen a necesidades que parten del hombre como ser biológico, sujeto y objeto que constituye el individuo, de modo que lo social es el factor modificador.

Lo social no debe supeditarse a lo biológico como planteaba el gran creador de las teorías psicoanalistas que sirvieron de base para el desarrollo de la especialidad de psiquiatría.

Desde el punto de vista marxista las teorías freudianas, que no constituyen una filosofía, carecen en principio, de un tratamiento estadístico y se basan en una introspección del propio autor quien parte de sus propios conflictos los cuales generaliza y con esos conceptos va elaborando teorías como el complejo de Edipo y de Electra haciendo del sexo el centro absoluto de la vida. Por lo tanto se plantea que el biologismo exagerado es algo criticable desde la concepción marxista, pues el hombre como ser social va desarrollándose y modificando sus conductas como expresión de la conciencia. Desde un aspecto también biologista Freud desarrolla sus –teorías acerca de la inevitabilidad de las guerras, partiendo de la base del Bien y del Mal. 1

La teoría de la biologización de las ciencias es errónea debido a que no se considera la estructura universal del mundo y su diferenciación histórica.

Lo biológico y lo social se relacionan con la afirmación del mundo y las características y peculiaridades de los distintos niveles del mundo único.

Las esferas del ser y los niveles de este mundo se subordinan a las leyes universales y sobre cada uno de los niveles pueden emitir leyes específicas, por lo que entre las diferentes esferas y niveles del ser existen similitud, sucesión, nexo, peculiaridades cualitativas y diferencias. Esto hace que veamos que el papel de las regularidades físico-químicas es enorme en la determinación de los fenómenos biológicos, pero la física y la química son insuficientes para conocer la vida. 2

La paradoja que entraña la morbimortalidad por anorexia nerviosa paralelamente al avance de las neurociencias nos obliga a reflexionar.

La anorexia nerviosa está comprendida dentro de los trastornos del comportamiento alimentario; esta clasificación es relativamente reciente pues corresponde a la pasada década, sin embargo sus antecedentes se pueden agrupar con fines didácticos en cuatro etapas: una primera entre los siglos V al XVI, a la que sigue una segunda hasta el siglo XVIII en que comienza el interés de los médicos.

Una tercera etapa en el siglo XIX con el concepto de la enfermedad y una última y cuarta etapa con la evolución de los criterios.

En 1979 Gerard Rusell, 3 quien venía estudiando estos trastornos desde mediados de siglo, reunió posiciones biológicas, psicológicas y sociológicas y las sintetizó de esta manera.

  1. Conducta destinada a provocar disminución de peso corporal.
  2. Temor mórbido a engordar.
  3. Signos de compromiso endocrino, fundamentalmente amenorrea en las mujeres y disminución de interés sexual en los hombres. La anorexia nerviosa es una entidad cuyo conflicto comienza en su propio nombre, pues no la caracteriza pérdida de apetito y sí una conducta morbosa para no ganar peso.
Conciencia estética. Algunos conceptos y apuntes.

El sistema que valora la política científica en su totalidad ha sido llamado Ética de la investigación. 3, 4 L. Von Berlanffy expresó: ¨La cuestión del rumbo que tomará la concepción científica es a la vez, la cuestión del destino de la humanidad”.

La visión de la naturaleza de las cosas, como cosas de la naturaleza, pertenece al origen histórico de la Filosofía que surge en China, India y Grecia en el siglo 6 a.n.e. cuya descripción etimológica parte de (fileo) que significa amor y (sofia) que significa pensamiento. El término Physis aparece por primera vez en los libros griegos, en un pasaje de la Odisea, en el que Hermes le muestra a Ulises una planta cuya naturaleza (o Physis)¨ negra su raíz y blanca como la leche su flor, servía para proteger contra los hechizos de Circe. 5

Physis proviene de pheylin que significa nacer, crecer o brotar algo que conjuga la apariencia (Eidos) y la potencia (Dinamis) entre la forma o aspecto y la virtud u operación de las cosas en tanto a propiedades suyas, como el sol calienta porque es caliente. Traducido el término de Physis por los latinos como naturaleza, pues el sustantivo natura viene del verbo naceré que significa nacido y naciente; y naturaleza es natalidad. En virtud de la Physis la realidad es Cosmos que es igual a Mundo, el todo uno y diverso, puesto que hay una Physis propia de cada cosa y otra común a todas.

La Physis resulta el orden de la realidad configurada por tres propiedades principales: armonía, racionalidad y divinidad o poderosidad, con un respectivo registro para el hombre: Axiológico, epistemológico y tecnológico. La Physis resulta armoniosa, equilibrada y justa y el Cosmos, ordenado, bueno y bello, de la que derivan nuestra Cosmética y nuestra Cosmología y por ello cósmico lo que fundamenta para los griegos en los valores de la Ética y la Estética. 6

La palabra Hermosa deviene de Formosa , es decir, se resalta la forma de las personas o cosas. Se define Hermosa como perfecto o bello, siendo la belleza la armonía o perfección. La hermosura es la belleza de aquel que puede ser percibida por el oído o por la vista, lo agradable que recrea por alguna causa, conjunto de cualidades que hacen un objeto excelente en su línea.

Pero también ha sido conceptuada así: La belleza es el estado armónico de equilibrio entre el Yo físico y el Yo psíquico. 7

Algunos antecedentes prehistóricos nos demuestran que la ornamentación del cuerpo, ha buscado desde tiempos remotos, la exaltación de los valores estéticos del momento histórico y cultural.

En Noruega, cerca de la ciudad de Oslo, se hallaron grabados rupestres en los cuales se identificó una mujer que aparece en aptitudes cosméticas de embellecimiento untando su cara con grasa de reno. 8

Aportes innumerables ha hecho la arqueología en evidencia de la existencia de la ornamentación con fines rituales o religiosos.

Cuatro mil años antes de Cristo se conoce de cirugías para reparar mutilaciones. Dos mil años antes de Cristo se conoce por el Papiro de Ebers que los egipcios corregían quirúrgicamente deformidades causadas por mutilaciones (origen de la cirugía plástica). Las diferencias étnicas culturales y geográficas crean diversos conceptos estéticos (es necesario mencionar con la influencia de los momentos históricos por razones sociopolíticas).

Cada raza posee su propio concepto de belleza que sufre mutaciones con las idiosincrasias y filosofías de cada época y dentro de una misma raza, cada ser humano tiene su propio concepto conforme a su temperamento, cultura, sensibilidad determinada por su forma de concebir y de sentir el mundo, de razonar y juzgar.

Existen numerosas citas bíblicas en las cuales el culto a la belleza cobra un rol de gran importancia, baste recordar el caso de Jezabel en su intento de seducir a Jehú utilizando aceites en su rostro. Judith, Esther, Dalila, Salomé son algunos de los más conocidos ejemplos que la Biblia nos ofrece del fatal y casi irresistible magnetismo que la mujer ha ejercido sobre el hombre, cambiando el curso de los acontecimientos históricos, utilizando para ello el realce de la belleza de sus atributos. 1,8

En el milenario Egipto se prestaba gran interés al maquillaje tanto en mujeres como hombres, como ejemplo se puede recordar el busto de Neffertite en el cual se puede apreciar el visagismo de los ojos, cejas y labios o en la máscara mortuoria de Tutancamen.

Los griegos se dedicaron fundamentalmente al cuerpo y fueron los creadores de la gimnasia y los deportes. Las esculturas griegas han sido las manifestaciones plásticas que más se han desarrollado. En el Imperio Romano dedicaban gran parte del tiempo a la belleza ciudadanos de ambos sexos.

Así podemos citar pueblos y civilizaciones de la antigüedad en toda la faz de la tierra, desde los milenarios India, China y Japón donde es llamativa la deformación que se causan en los pies para acomodarlos al calzado y que resulten más pequeños.

Pasando por Mesopotamia, Europa, África y América, la preocupación del ser humano por la belleza –considerándola como una meta y ella a su vez como el EQUILIBRIO armónico de formas, volúmenes, movimiento y acción recíproca de forma y espíritu– está vigente en las sociedades actuales, donde la globalización de la economía y la cultura que se sufre, repercute en los países desarrollados. 8

El neoliberalismo es una de las imposiciones de los últimos tiempos que transforma al individuo en consumidor y a las naciones en mercados; elimina las responsabilidades del Estado en la salud pública, la educación y la ciencia; y está causando perjuicios de toda índole en los trabajadores científicos. De este modo, planes de desarrollo independientes de la ciencia han sido abandonados y casi funcionan solo aquellas instituciones que obtienen fondos del extranjero, en particular de la metrópolis, hacia donde muchos terminan por emigrar. La globalización alcanza también a la Ética. 9

Perspectiva filosófica

El hombre y la naturaleza forman parte, desde un inicio, del campo de estudio de la Filosofía, sus primeras expresiones se encuentran en el naturalismo griego que son el estoicismo, que comprende la Ética, la Física y la Lógica (técnica del pensamiento.

El naturalismo ético surge como la doctrina de que el orden moral se basa en el orden natural, es común a la Ética antigua desde su aparición en el llamado Período Antropológico de la Filosofía Griega, es esta la Ética de la perfección pues vivir moralmente es vivir según la propia naturaleza, donde el bien consiste en la acabada realización de la naturaleza humana con la cual se da por añadidura la felicidad (en eidos) y la virtual (areté).

El sentido cósmico de la moral griega comprende el orden político por su concepción de la justicia.

El naturalismo ético tiene un origen metafísico, basado en la existencia de un orden natural, al cerrarse esta etapa metafísica y dogmática en la historia de la Filosofía se abre otra gnoseológica y crítica que es la Tecnoética Médica que se sintetiza en el corolario “La Ciencia sin la Ética es ciega, la Ética sin la Ciencia es vacía.” 14

La corriente filosófica idealista que aparece en el siglo XIX en América Latina tiene auge en 1920, es el neokantismo que contrapone las creencias de la naturaleza a las de la cultura, cuyo representante más conocido es Pedro Laín Entralgo que distingue la práctica médica por sus conceptos cuya aplicación aún tiene vigencia en los procederes de la entrevista médica, es decir que con independencia de sus ideologías estas disciplinas encierran la intención de resaltar la importancia del hombre como actor y coordinador de la actividad colectiva que se orienta hacia la sobrevivencia. 14

La bioética es formalmente una rama o subdisciplina de la Ética Filosófica dentro de la que suele distinguirse la Ética Descriptiva, la Metaética y la Ética Normativa. La primera comprende el estudio científico de la moralidad, la descripción y explicación ficticia de las creencias y comportamientos morales que son objeto primeramente del antropólogo, el sociólogo o del historiador.

La Metaética o rama analítica de la Ética Filosófica implica el análisis conceptual no evaluativo del significado de los términos morales, como bueno o malo, correcto e incorrecto, virtud o vicio, moralidad e inmoralidad y el examen lógico de razonamiento general que cuando se trata de problemas morales específicos dan lugar a la llamada Ética Aplicada.

La Bioética sería por naturaleza Ética normativa aplicada lo cual entraña su dependencia formal y sistemática de la Filosofía. Esta aporta a la presente medicina:

Detrás de los espejismos del mundo desarrollado tenemos una realidad donde la mayoría del planeta vive en la miseria y la ignorancia, privada de toda asistencia médica y sometida a las mayores injusticias. Los medios de información globalizados por lo general tergiversan las causas de esta situación y alimentan toda clase de prejuicios contra el tercer mundo.

La globalización de la economía y la cultura, están obligando a muchos profesionales de los países subdesarrollados a conocer los problemas éticos que aquejan a las sociedades opulentas, no por responder a la moda como algunos lo hacen, sino porque varios de esos problemas se hacen presentes, de una manera u otra en nuestros países. 10

La alimentación como medio de subsistencia está presente en todas las especies de seres vivos. La influencia de la civilización en las modificaciones que ha sufrido la alimentación del hombre es notable pues se extiende desde utilizar las frutas que la naturaleza pone en sus manos y para mantener ese ciclo, él mismo trabaja hasta la modificación, luego de la revolución de la biología generadora de la Ingeniería Genética, por la cual pueden transformarse, ampliarse y crearse alimentos. Las necesidades de los individuos de satisfacer las demandas alimentarias crean no pocos dilemas éticos por verse dañado el ecosistema en mayor o menor medida. 11,12

Por otra parte la anorexia nerviosa cuya mortalidad a largo plazo es de aproximadamente un 10 % (la cual se produce por inanición, suicidio, o desequilibrio electrolítico), nos convoca a realizar las siguientes consideraciones retomando los antecedentes históricos de la Bioética. 13

Estas tres novedades tienen por fundamento respectivamente, los principios de autonomía, no maledicencia, beneficencia y justicia los que a su vez se derivan del orden normativo dominante en las correspondientes teorías éticas que se disputan en el campo biomédico: deontológico, utilitarista y contractual

La anorexia nerviosa tal como está descrita en el manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales (DSMIV) se caracteriza por el rechazo a mantener un peso corporal mínimo o normal, un miedo intenso a ganar peso, una alteración significativa de la percepción de la forma o tamaño del cuerpo, además las mujeres afectadas de este trastorno aunque hayan pasado la menarquía sufren amenorrea (el término anorexia es equívoco porque rara vez hay pérdida de apetito). 15

La persona con este trastorno mantiene un peso corporal por debajo del nivel normal, mínimo para su edad y talla, lo que constituye el criterio A según el DSMIV. Si la anorexia nerviosa se inicia en la niñez o en las primeras etapas de la adolescencia, en lugar de pérdida puede haber falta de aumento de peso (por ejemplo mientras que el sujeto crece en altura). 15

El criterio A proporciona una guía para determinar cuándo el individuo alcanza el valor umbral para ser considerado de peso inferior. Esto significa que el peso de la persona es inferior a 85 % del peso considerado normal para su edad y su talla (de acuerdo con algunas de las diversas versiones de las tablas de la Metropolitan Master Life Insurance o de las tablas de crecimiento usadas en Pediatría). Existe otra guía adicional más estricta basada en los criterios de investigación de la (CIE-10) igual o inferior a 17,5 kg/m 2 , dividiendo el peso en kilogramos por la altura. Estos valores límites son solo una ayuda para el clínico, ya que parece poco razonable especificar un estándar único para el peso mínimo normal de un individuo; el clínico debe considerar también su constitución física y su historia de peso previa. 16

Generalmente, la pérdida de peso se consigue mediante la disminución de la ingesta total. A pesar de que los individuos empiezan por excluir de su dieta todos los alimentos con alto contenido calórico, la mayoría de ellos acaban con una dieta muy restringida, limitada a unos pocos alimentos. Existen otras formas de perder peso como la utilización de purgas (por ejemplo; vómitos provocados y uso inadecuado de laxantes y diuréticos) o el ejercicio excesivo. Las personas con este trastorno tienen un miedo intenso a ganar peso o a convertirse en obesos lo cual constituye el criterio B. Este miedo generalmente no desaparece aunque el individuo pierda peso, y de hecho va aumentando aunque el peso vaya disminuyendo.

Existe una alteración de la percepción del peso y de la silueta corporales (criterio C) Algunas personas se encuentran obesas mientras que otras se dan cuenta de que están delgadas, pero continúan estando preocupadas porque algunas partes de su cuerpo, especialmente el abdomen, las nalgas y los muslos, le parecen demasiado gordas. Pueden emplear una variedad de técnicas para estimar el tamaño de su cuerpo, como son: pesarse constantemente en una báscula, tomarse las medidas de algunas partes del cuerpo de manera obsesiva o mirarse repetidamente al espejo para observar las zonas consideradas obesas. El nivel de autoestima de las personas que sufren ese trastorno depende en gran medida de la forma y el peso del cuerpo. Consideran un logro perder peso y un signo de extraordinaria disciplina; en cambio ven el aumento de peso como un fracaso inaceptable de su autocontrol. Algunas personas son conscientes de su delgadez, pero niegan que esta pueda tener implicaciones clínicas graves. 16

En niñas que hayan tenido la primera regla, la amenorrea debida a niveles anormalmente bajos de estrógenos por disminución de las hormonas foliculoestimulantes (FSH) y luteinizantes (LH) es indicadora de una disfunción fisiológica (criterio D), la amenorrea es consecuencia generalmente de la pérdida de peso, pero en una minoría de los casos la precede.

En las niñas prepuberales la anorexia puede retrasar la aparición de la menarquía.

Muy a menudo los familiares de la paciente la llevan al médico cuando se dan cuenta de su acentuada pérdida de peso (o cuando observan que no gana peso). Si la paciente decide buscar ayuda médica es debido al malestar somático y psicológico que le ocasiona el comer tan poco. Es raro que una mujer con anorexia se queje de pérdida de peso per se .

Normalmente las personas con este trastorno tienen poca conciencia de su alteración, la niegan y pueden explicar historias poco creíbles. Por esta razón es necesario obtener información de los padres o de otras fuentes con la finalidad de evaluar el grado de pérdida de peso y otras características de esta enfermedad. 16

Síntomas dependientes de la cultura, la edad y el sexo

La anorexia nerviosa raras veces se inicia antes de la pubertad; sin embargo, algunos datos sugieren que la gravedad de los trastornos mentales asociados puede ser mayor en los casos prepuberales. En cambio, otros datos indican que cuando la enfermedad se inicia en la primera adolescencia (entre 13 y 18 años) el pronóstico es mucho más favorable. Más del 90 % de los casos de anorexia nerviosa se observa en mujeres. 16

El estudio bibliográfico de este tema ha comprendido factores etiológicos, clínicos y terapéuticos de los cuales nos ocupan en este análisis los primeros. Esta enfermedad es objeto de investigación de psiconeuroinmunoendocrinólogos, psiquiatras, nutriólogos, pediatras, epidemiólogos, etc.

La psiconeuroinmunoendocrinología, es la rama de la medicina que tiene por objeto el estudio de la interrelación entre los sistemas de control que tiene el organismo humano:

La epidemiología, que es la rama de la ciencia médica que se ocupa de la incidencia, prevalencia, morbilidad y mortalidad de las enfermedades, nos ofrece datos de sumo interés que a continuación exponemos:

En la ciudad de Córdova, Argentina, se realizó una encuesta al azar a 15 000 alumnos de los dos sexos, en la Universidad Tecnológica, con el objetivo de obtener una estimación del porcentaje de adolescentes que presentan factores de riesgo para desórdenes de la conducta alimentaria cuyo resultado fue que el. grupo etáreo comprendido entre 17 y 20 años fue el de mayor riesgo, con mayor incidencia en el sexo femenino, por lo que los autores recomiendan realizar prevención con campañas que estimulen una correcta alimentación y prevean desórdenes. 3

El Servicio del Departamento de Psiquiatría de China, Universidad de Hong Kong, Shalin, basado en definiciones de Ritenbough 1982, realiza un ensayo que reconsidera el status de la anorexia nerviosa desde una cultura occidental, no dirigido a las localidades específicas occidentales; fundamentadas en la modernización de la cultura trasnacional Ellos expresan textualmente: ”se caracteriza por un estrato socioeconómico internacionalizado que se encuentra ahora en muchas partes, que está rápidamente urbanizándose en el mundo y que está compuesta de afluencias aumentadas, así como la globalización de la fobia a la gordura y la difusión de la tecnología biomédica.” 16

En otro estudio epidemiológico de los desórdenes alimentarios realizado en un área del norte de Japón a 97 pacientes que visitaron el Departamento de Neuropsiquiatría en el Hospital de la Universidad de Yamagala en 1978 y 1992, se analizaron los lugares de residencia y los autores concluyeron que sus hallazgos pueden indicar que los problemas alimentarios están influenciados por la urbanización. 17

La vida anoréxica de la Emperatriz Elizabeth de Austria es el culto a la delgadez de la familia Habsburg. Este reporte bibliográfico señala que dicha emperatriz sufría de una enfermedad típica de las naciones modernas industrializadas. Sus síntomas fueron típicos y logró desarrollar estrategias para la reducción del peso tales como: ayunos, rituales, gimnasia, largas horas a caballo y marcha forzada. Numerosos documentos repetidamente describen su considerable miedo a engordar y los cambios psicopatológicos en ella acontecidos. Hasta su muerte triunfó en restringir al mínimo no solo el peso de su cuerpo sino también sus obligaciones sociales. Los documentos sobre la vida de la emperatriz de Austria, Elizabeth, sugieren que los factores culturales históricos y psicodinámicos juegan un papel importante en la génesis de este trastorno. 18

Otros estudios profundizan en factores psicodinámicos, de ellos la relación de esta enfermedad con la deprivación táctil, en otras palabras, las consecuencias que puede traer la carencia afectiva de un niño por ausencia del contacto táctil que tiene su expresión más tierna en las caricias. 4

Algunos autores proponen llamar psicosis del cuerpo a un grupo de entidades que tienen que ver con la distorsión no del cuerpo anatómico sino del cuerpo fenomenológico y exponen sólidos argumentos para ello. 19

En el Simposium Internacional de Anorexia Nerviosa y Bulimia se expusieron aspectos nutricionales psiconeuroinmunoendocrinológicos, bioquímicos, demográficos, factores de riesgo, complicaciones óseas, modelos de tratamiento, equipos multidisciplinarios de atención, comorbilidad, aplicación de escalas evaluativas y abordajes terapéuticos preventivos, orientación a los padres, terapias individuales, grupales y a largo plazo. 4

En este contexto es analizado el cuestionamiento de si el trastorno alimentario es una salida psíquicamente más económica que estados depresivos. Se comienza ese análisis con la afirmación de que la anorexia nerviosa debe ser tratada sin olvidar que muchas veces una mejora nutricional puede venir acompañada de una descompensación al nivel psíquico, el síntoma encubre y salva patologías más graves, siendo difícil definir si los trastornos alimentarios son una entidad psicopatológica en sí mismos o son un epifenómeno de una depresión. 4

El sujeto que consulta porque sufre de anorexia o bulimia convoca a distintos profesionales de la salud; en una pregunta por el cuerpo desde el Psicoanálisis con Freud y Lacam se preguntan de que cuerpo se trata, la diferencia entre cuerpo y organismo, cabe referirse a lo simbólico y a lo biológico. Esto lo expresan Raquel Miranda y Mercedes Gómez, 5 (colegas argentinas en el Simposio Internacional de anorexia y bulimia nerviosa celebrado en Mendoza, Argentina, del 10 al 13 de septiembre de 1997) en Una mirada psicoanalítica de la bulimia y la anorexia. Al respecto dice María Lucrecia Rabaletli (en dicho simposium 5 ), –quien expuso La platonización del cuerpo en la experiencia anoréxica –que el cuerpo en su polaridad ambigua de sujeto y objeto, de presente y olvido, juega un rol fundamental en las manifestaciones psicopatológicas; por ello se considera la experiencia corporal de todos ellos, plantea la tríada clásica de perturbaciones en los conductos alimenticios, adelgazamiento y amenorrea, es llamada sin embargo esta afección “mental”. El cuerpo que está a la vez negado e hipervalorizado se presenta como amenazante y todo alimento no hará sino potencializarlo a expensas de su yo. Expresan que bien muestra Platón en el Fedro, hay que liberarse de los estigmas de esta carga de la cual somos prisioneros. ”La lucha contra el cuerpo es una lucha por no cosificarse frente al Ello, algunos prefieren arriesgarse con la muerte, tomando su cuerpo como rehén.” 4

Según Héctor Pelegrino Cetrín 5 la anorexia nerviosa comporta una crisis de identidad con sentimiento de pérdida de la pertenencia del mundo infantil del acogimiento y la inocencia.

Con temor y resistencia a la incorporación al mundo adulto de la responsabilidad personal, plantea que la adicción a la delgadez encarna la intención de no ocupar volumen en el mundo real o lo que es lo mismo, la intención imaginaria de convertir su cuerpo en una pura imagen sin volumen lo que resulta una filia contrafóbica ya que la persona anoréxica experimenta su cuerpo como una exposición obscena que la pone a ella como objeto cosificado al alcance del poder de los otros en un espacio público que elimina su intimidad o al menos la amenaza posesivamente.

El incremento de esta patología y la reducción de su edad de aparición en nuestro tiempo de “postmodernidad'' estaría probablemente en relación con el reemplazo de la realidad por sus imágenes, la crisis actual del sujeto y de la subjetividad, la pérdida de los códigos de manifestación social, el dominio casi absoluto en nuestra sociedad de lo visual y la crisis de todas las estructuras sociales de inclusión (familia, clase, colectivos laborales, políticos, urbanísticos, etc.), ideologías, causas y proyectos sociales comunes. Lo que se ha dado en llamar la sociedad del vacío no puede más que incrementar el rechazo a la incorporación de los adolescentes al mundo adulto de nuestras sociedades deshumanizadas y descarnadas. 4

Las autoras Haydeé Sicilia, Carmen Gullo y colaboradores,.consideran que en los grupos de autoayuda de anoréxicas puede verse un reflejo de la cultura actual, en la que hay un predominio de valores narcisistas. La postmodernidad favorece a que aparezcan estos, aclarando que el individuo se hace cargo de los factores transculturales, pero estos a su vez provocan reacciones intrasubjetivas generándose un circuito vicioso. 4

La relación entre anorexia nerviosa y calidad de vida puede parecer obvia, sin embargo algunos conceptos de esta última son controvertidos. 19,20 Puesto que para algunos científicos sociales y economistas representantes de la economía del consumismo, la calidad de vida está centrada en la capacidad de la sociedad o las personas para adquirir todo tipo de productos, equipos o servicios que la tecnología y la sociedad moderna les ofertan como novedosos o como indicadores de un status social, para otros como González U 21 el sentido de la vida y la condición humana no es objetivo de la ciencia, lo es de otras formas de la conciencia social, como la moral, religión, conciencia jurídica, arte e ideología.

Múltiples son las escalas que aun cuando el término de calidad de vida no estaba generalizado, han surgido con el objetivo de dar una valoración cuantitativa y una aproximación para juzgar este concepto que implica factores subjetivos y objetivos; por nuestra experiencia mencionamos la Short Portable Mental Status Questionarie (SPMSQ), la Geriatric Depresion Scale (GDS), la Self Evaluation of Life Function (SELF), la Quality of Life in persons with HIV ,y el método MOS propuesto originalmente por Steward Hays y Ware en 1988 que se basa en la auto evaluación por parte del sujeto encuestado de 20 preguntas relacionados con seis conceptos: funcionamiento físico, funcionamiento relacionado con su papel(rol social),salud mental, su propia percepción de salud, funciones personales, dolor.

En general, las escalas deben categorizar primeramente a la población según edad, sexo, raza, uso de droga, educación, síntomas neurológicos, síntomas constitucionales y otros relacionados con una enfermedad específica (SIDA, hipertensión, sordera, cáncer de mama, etc.). 23,24

Existe consenso en la actualidad de los aspectos que deben determinar la calidad de vida y los métodos, cada uno de ellos con ligeras variantes se orientan al análisis de funciones físicas, sociales, mentales, personales y emocionales. Cada una de estas funciones se mide por su frecuencia, severidad, permanencia o percepciones individuales. 20-22

En cuanto al aumento del control social y la divulgación de los estilos de vida saludables, no son suficientes para alcanzar la calidad de vida necesaria a la humanidad para lograr una sobrevivencia feliz que pueda llevar al olvido las causas económicas y sociales de los problemas que afectan al hombre. El estudio de la calidad de vida en grupos o individuos para conocer su influencia en la salud física y mental, el daño que una enfermedad ha provocado y las condiciones para enfrentarlo es un nivel particular dentro de los objetivos de la Bioética y se pueden dividir en calidad de vida como causa y como consecuencia .

Las investigaciones sobre el riesgo a enfermar caen en el grupo de la calidad de vida como causa y las orientadas sobre el impacto de la enfermedad sobre la vida del paciente serían clasificadas como de consecuencias . En este último se encuentran las más conocidas en la Bioética, las que valoran si la enfermedad ha dañado la calidad de vida de manera tal que pudiera ser legal y moral llegar a solicitar la supresión de la vida. 20

La anorexia nerviosa puede ser analizada desde el contexto bioético y su dimensión más amplia de calidad de vida pues con relación a las causas que la originan se entrelaza el aspecto de trabajo preventivo con los grupos de riesgo, la exaltación de las condiciones espirituales de los individuos y en lo que la Bioética ha alcanzado mayor desarrollo, en los factores relacionados con las consecuencias porque esta es una enfermedad a nuestro juicio equivalente al suicidio crónico y cabe el cuestionamiento de preservar la autonomía de la persona anoréxica y después de vencido ese obstáculo, el arduo trabajo terapéutico por lograr el rescate de una calidad de vida óptima en su amplia y valorativa definición que encierra elementos objetivos y subjetivos pues el trabajo debe ser encaminado en un reajuste del individuo en la utilización de todas las potencialidades con los recursos materiales que posee y en el contexto social en que se desenvuelve para rescatar de ellos la sensación de satisfacción y sentimientos positivos. La revisión del Anuario del Ministerio de Salud Pública de la República de Cuba, no ofrece datos acerca de esta entidad lo que nos hace inferir que hasta el momento, no se ha considerado un problema de salud en nuestro país. 25

Los trastornos psiquiátricos más frecuentes que pueden asociarse a la anorexia nerviosa (concepto de comorbilidad) son los trastornos obsesivos compulsivos, depresión y trastornos de personalidad. 26-31

Nuestra experiencia en este tema se ha nutrido de la atención a enfermos en el Centro Internacional de Restauración Neurológica procedentes de Argentina, Chile y Colombia (con esa enfermedad), con un promedio de edad de 21 años, femeninos y conflictos familiares serios, donde hemos visto reflejados los efectos de la globalización cuyas expresiones como el consumismo y la búsqueda de una imagen corporal excesivamente delgada alcanzan un orden prioritario en las aspiraciones y estilo de vida.

CONCLUSIONES

En este trabajo se han recogido varias referencias que relacionan la anorexia nerviosa con aspectos bioéticos tales como el individuo en su más íntima interrelación con su propio yo, la familia y la sociedad.

Los aspectos psicopatológicos que más se repiten en la literatura son los siguientes:

Hemos comprobado que la tendencia al aumento de la incidencia de esta enfermedad está muy relacionada con los modos de vida propios de los países industrializados a consecuencia del desarrollo tecnológico, la urbanización y el consumismo, con una propaganda poco científica con respecto a la alimentación y sus efectos en la figura corporal.

El abordaje terapéutico a estos enfermos se hará más efectivo con la participación de equipos multidisciplinarios e interdisciplinarios.

De estas afirmaciones concluimos también la importancia que tiene preservar en nuestra sociedad los valores universales. La detección en nuestro país de grupos de riesgo podría contribuir a evitar la incidencia de la misma, teniendo en cuenta las conclusiones anteriores. Los grupos de estudiantes de danza, ballet y otras manifestaciones del arte podrían ser priorizados para incluirlos en planes educacionales con respecto a la nutrición y la estética.

Podemos concluir también que el respeto de la autonomía del paciente anoréxico equivaldría a respetar la autonomía del paciente suicida.

ANOREXIA NERVOSA. A CRITICAL APPROACH FROM THE MATERIALISTIC CONCEPTION OF HISTORY 

SUMMARY 

This paper consist of an investigation through the review of different text on eating disorders, according materialistic conception of history, covering conceptual definition of aesthetic consciousness, philosophy, beauty among these terms in different historical-geographic context is considered. The disease anorexia nervosa is analysed from its origins but a psychosociological analysis is carried out, leaving at edge all etiopathological-biochemical theories of the disease. Diagnostic criteria of the disease are described, illustrated from the history to our experience in medical practice. An analysis is carried out from the bioethic view and life quality is approached as a concept. Therefore, we arrive to the conclusion, among others, that respect for the anorexic patient autonomy would be equivalent to the respect of suicidal patient autonomy; by which this disease would be judged as a chronic suicide.

Key words: anorexia nervosa, eating disorder, biologization, aesthetics, suicide.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

  1. Abreu de la Torre CL. Estética y Salud Mental. Conferencia Internacional de Cirugía Plástica. Ciudad de la Habana, Septiembre 1996.

  2. Capote Mir RE. El problema de la interrelación entre las leyes sociales y biológicas. Rev Cult Adm Salud 1980;6(4):328-34.

  3. Cordas T. Anorexia e bulimia; 1998.

  4. Rosental M, Judin P. Diccionario Filosófico. Editorial Política; 1973.

  5. Abstracts-Simposio Internacional de Anorexia Nerviosa y Bulimia. (Mendoza,10-13 Sep.1997). Participación Personal.

  6. Mainetti José. Bioética Sistemática. Documentos de Deontología Médica Introducción e Historia. La Plata: Editorial Quirón; 1989.p.11-22.

  7. Alarcón Velandía R. La Educación y la Salud Mental. Rev Colombiana Psiquiatr 1995;XXIII(3):165-6.

  8. Mainetti J. Bioética sistemática. Editorial Quirón. La Plata;1991.

  9. Barragán F. El boom de la cirugía estética. Madrid: Editorial Lidisa; 1981.

  10. Bravo E. La ética del científico en Cuba. Bioética. Desde una perspectiva cubana. La Habana: Editorial Félix Varela; 1997.p. 59-62.

  11. Arteaga Pallares, Carlos. La psiquiatría en pos de su identidad. Rev Colombiana Psiquiatr 1995;.XXIV(4):15.

  12. Arteaga Pallares C. El reino de lo absurdo. Rev Colombiana Psiquiatr 1995;.XXV(1):34.

  13. Arteaga Pallares C. ¿Qué es ser médico?. Rev Colombiana Psiquiatr 1995;.XXIV(1):6-7.

  14. Mainetti J. Bioética sistemática. La Plata: Editorial Quirón; 1991.

  15. Mainetti J. Bioética Sistemática. Deontología Médica Introducción e Historia. La Plata: Editorial Quirón; 1989.p.11-22.

  16. DSMIV. Manual de estadística y desórdenes mentales.

  17. Lee S. Reconsidering the status of anorexia nervosa as a western culture-bound syndrome. Soc Sci Med 1996;42(1):21-34.

  18. Nadooka T, Uyi A, Takahaski S, Noriaka Kashiwakusa M, Tolsuka S. An epidemiological study of eating disorders in a northern area of Japón. Acta Psychiatr Scand;1996.

  19. Vandercycken W, Abalza. The anorectic life of Empress Elizabeth of Austria (1837-1898) Slenderness Cult of the Habsburg family. Nervenarzt 1996;67(7):608-13.

  20. Lorenzo P, Ardito M. Body psychosis: an interpretative hypothesis about some psychiatric disorders. Minerva-Psichiatr 1996;37(1):21-8.

  21. González Pérez U, Grau Abalo J, Mendoza Ma. La calidad de vida como problema de la Bioética. Sus particularidades en la salud humana. Desde una perspectiva cubana. Editorial Dr. José Ramón Acosta. Centro Félix Varela; 1997.p.279-85.

  22. Cordera P. La Bioética y el directivo médico. D.Med.Sep 1996; 3: 33-9.

  23. Sánchez Vergara C. Ética y Medicina. Rev Col Psiquiatr 1995;24(4):253-5.

  24. Quality of life in persons with HIV Infection Measurement by the Medical Outcomes Study Instrument. .Annual of Internal Medicine. 1992;116:25 January.

  25. Herzag T, Steve Msendhykz A, Harbmns A. Burdeline síndrome abd eating disorders. Review of the literature an interview study of 172 consecutive patients of the Freiburg Eating Disorders Out patient Clinic Psychoter. Pdyvhodom Med Pdyvho 1995;45(3-4):97-108.

  26. Anuario Estadístico del Ministerio de Salud Pública; 2004.

  27. Bastrori AM, Rao R, Weltzin T, Kaye WH. Perfeccionismo en anorexia nerviosa. Unit J Eat Disord 1995;17(2):147-52.

  28. Bulik CM, Sullivan PF, Wellvin FT, Kaye WH. Temperament in eating disorder. Int J Eat Disor 1995;17(3):251-61.

  29. Braddwy F. The Psychologic of plastic surgery. Aesthetic Plast Surg 1994;18(3):301-5.

  30. Clement O, Lowe B. Validation of the FKB so as scale for the detection of body image distortions in psychosomatic patients. Psychoter Psychosom Med Psichal 1996;46(7):254-9.

  31. Gómez Pérez JC. Dismorphophobia past and present or a enturies old disorders. Actas Luso. Esp Neurol Psiquiatr 1994;22(2):83-8.

_____________________________________________

Especialista de II Grado en Psiquiatría. CIREN

Sumario