Sumario, siguiente

Rev. Hosp. Psiquiátrico de la Habana 2007, 4(1)

CARACTERÍSTICAS DEL PROCESO DE APOYO SOCIAL EN PACIENTES CON EPILEPSIA Y CON INTERVENCIÓN QUIRÚRGICA RECIENTE

Justo R. Fabelo Roche, 1 Juana Álvarez Hernández, 2 Serguei Iglesias Moré 3

RESUMEN

Fueron estudiados 120 pacientes procedentes de los servicios de Epilepsia del Hospital Psiquiátrico de La Habana y de Cirugía del Hospital Clínicoquirúrgico “Dr. Salvador Allende” con el objetivo de identificar y comparar las características del proceso de apoyo social en ambos casos. El instrumento utilizado fue el Cuestionario de Apoyo Social en Pacientes con Intervención Quirúrgica (ASPIQ), el cual fue diseñado especialmente para evaluar dicho proceso. En general se precisó que la mayoría de los sujetos valoran positivamente la significación del apoyo social, la disponibilidad de la fuente para ofrecerlo y su autoimagen. Las fuentes preferidas fueron el equipo de salud y la familia, y el tipo de apoyo más demandado fue el emocional. Además se constató que en la epilepsia se utilizan más las fuentes comunitarias de apoyo social, se admite más la necesidad de este y resulta relevante el apoyo afirmativo, mientras que en el paciente quirúrgico fueron más demandados los apoyos instrumental e informativo.

Palabras clave : apoyo social, crisis epiléptica, intervención quirúrgica.

INTRODUCCIÓN

En el siglo XX el desarrollo de los conocimientos biomédicos y la reducción significativa de las enfermedades infectocontagiosas sentaron las bases para el paulatino crecimiento del interés por los variables sociales y de comportamiento que inciden en las enfermedades somáticas.

Un antecedente importante lo constituyó el desarrollo de la concepción acerca del estrés. 1-3 En general este puede entenderse como un estado vivencial displacentero sostenido en el tiempo y acompañado –en mayor o menor medida– por trastornos psicofisiológicos que aparecen en un individuo como consecuencia de la alteración de sus relaciones con en el ambiente, que impone al sujeto demandas o exigencias que objetiva o subjetivamente resultan amenazantes para él y sobre las cuales tiene o cree tener poco o ningún control. 4 Por otra parte el desarrollo de la Psicología de la Salud como rama aplicada que se dedica al estudio de los componentes del proceso salud-enfermedad y de la atención de salud, y que incluye el estudio de los procesos psicológicos que participan en la determinación del estado de salud, en el riesgo de enfermar, en la condición de enfermedad y en la recuperación, 5 constituyó otra premisa importante.

Los primeros estudios epidemiológicos encaminados a la valoración de las redes sociales descubrieron que algunas personas estaban protegidas del impacto de los desórdenes sociales a través de recursos provenientes de las interacciones humanas. Las vías fundamentales de esta influencia son la provisión de información y de ayuda en general, la integración social, el adiestramiento en el control fisiológico, etc. 6 Desde entonces numerosos autores se empeñaron en conceptualizar las redes sociales tomando en cuenta el papel que desempeñan en el mantenimiento de la salud y del bienestar de los individuos. Se trata de verdaderos amortiguadores del estrés que pueden ser definidos como recursos sociales accesibles y/o disponibles a una persona, encontrados en el contexto de las relaciones interpersonales y sociales, y que pueden influir tanto de forma positiva como negativa en la salud y el bienestar de los individuos implicados en el proceso. Sus características distintivas radican en su carácter interactivo, dinámico y extensible a lo largo de la dimensión temporal. 7

Los sistemas de apoyo social modulan las respuestas que emiten las personas ante eventos de la vida. Se constituyen por aquellas relaciones sociales que ofrecen al individuo ayuda material, espiritual o ambas, posibilitando la reafirmación personal e incrementando la sensación de control y dominio sobre el medio.

El presente trabajo pretende una aproximación a las características distintivas del proceso de apoyo social en dos grupos de pacientes. Por una parte, los que sufren una descompensación de sus crisis epilépticas y por otra, los que han sido sometidos a una intervención quirúrgica reciente. Ambas son situaciones generadoras de estrés psicosocial por lo que resulta interesante conocer la valoración de la significación del apoyo social y las fuentes más importantes que reconocen dichos grupos de sujetos. Los tipos de apoyo social preferidos, la percepción de cuánto lo necesitan, la valoración de la disposición de la fuente para brindarlo y de su propia autoimagen actual son elementos que serán evaluados en el presente estudio.

MÉTODOS

Fueron estudiados 120 pacientes en total. De ellos 60 procedían de la consulta de Epilepsia del Hospital Psiquiátrico de La Habana , donde se atendían por descompensación de sus crisis epilépticas y 60 se encontraban hospitalizados recibiendo atención posoperatoria en el servicio de Cirugía del Hospital Clinicoquirúrgico “Dr. Salvador Allende”. La edad promedio en el grupo de pacientes de la consulta de epilepsia fue 29,1 años y en el l grupo de la consulta de cirugía, 32,1. La escolaridad promedio en el primer grupo fue 8vo. grado y 7mo. en el segundo. En cuanto al sexo, en el grupo de la consulta de epilepsia había 34 mujeres y 26 hombres y en el de la consulta de Cirugía, 21 mujeres y 39 hombres.

Las muestras fueron seleccionadas tomando en cuenta la continuidad en la aplicación del tratamiento; se aceptaron los criterios diagnósticos de los equipos de epilepsia y de cirugía de ambas instituciones.

La técnica utilizada fue el cuestionario ASPIQ (ver Anexo), el cual fue elaborado de manera tal que permita estudiar el apoyo social desde todas las aristas posibles, considerando la significación, las fuentes, el tipo y el destino del apoyo social. Además a partir de él pueden evaluarse las circunstancias actuales y el momento del ciclo vital en que se da y se recibe el apoyo.

La validación constructiva de este instrumento se desarrolló con el auxilio de un grupo de expertos de la Facultad de Psicología de la Universidad de La Habana. 8 El ASPIQ evalúa cinco objetivos básicos. El primero de ellos es la significación del apoyo social, la cual puede ser clasificada como importante, necesaria, indiferente, molesta o incómoda. A continuación se pasan a definir las fuentes preferidas y con ese fin se consideran el equipo de salud, las llamadas fuentes familiares (padres, parejas e hijos) y por último, las que nosotros operativamente definimos como fuentes comunitarias (compañeros de trabajo, vecinos, amigos y hermanos de fe), así como otras posibles fuentes que el sujeto quiera considerar.

El tercer objetivo se refiere a los diferentes tipos de apoyo social. El paciente debe seleccionar el que considera más importante entre los apoyos emocional, instrumental, informativo, económico y afirmativo. Cada uno de ellos aparece ejemplificado en el cuestionario. El cuarto elemento que se tiene en cuenta es el receptor, en lo que se refiere a la percepción que tiene en cuanto a su necesidad y a la disposición de la fuente para brindarlo. Se evalúa si lo considera necesario o innecesario y se valora positiva o negativamente la disposición de la fuente para ofrecerlo.

Por último se estudia la autoimagen del paciente, que puede autopercibirse de forma pésima, mala, dudosa, buena o excelente. El instrumento consta además de tres preguntas abiertas que permiten recopilar datos útiles. Aunque el cuestionario permite establecer un orden jerárquico de las fuentes y los tipos de apoyo social preferidos por cada individuo, a los fines de este trabajo solo se tuvo en cuenta la primera selección, ya que solo queríamos estudiar la fuente y el tipo más significativos para cada sujeto.

RESULTADOS

Todos los aspectos evaluados permitieron establecer con claridad algunas de las características del proceso de apoyo social tanto en los pacientes que presentan descompensación de sus crisis epilépticas como en los que fueron sometidos a intervención quirúrgica reciente.

Como puede observarse en la tabla 1, la elevada significación del apoyo social es un fenómeno de relevancia casi universal, es decir prácticamente la totalidad de los sujetos estudiados valoran como sumamente importante o bastante necesario el referido proceso, independientemente de que presentaran descompensación de sus crisis epilépticas o de que hubieran sido sometidos a intervención quirúrgica reciente.

Tabla 1. Significación del apoyo social (X 2 p < 0,05)

Significación

General (%)

Epilepsia (%)

Cirugía (%)

Importante

81 (67,50)

39 (65,00)

42 (70,00)

Necesario

35 (29,16)

20 (33,33)

15 (25,00)

Indiferente

-

-

-

Incómodo

3 (2,50)

1 (1,66)

2 (3,33)

Molesto

1 (0,83)

-

1 (1,66)

Total

120 (100,00)

60 (100,00)

60 (100,00)

El estudio de las fuentes de apoyo social, reflejado en la tabla 2, constituyó otro aspecto especialmente revelador. Los sujetos priorizan la fuente equipo de salud en ambos grupos de estudio. Por supuesto esto no contrarresta el valor extraordinario que asignan a las fuentes familiares, las que constituyen el contexto natural de sus vidas. Sin embargo, la pareja, que resulta especialmente relevante en el grupo de cirugía, fue mucho menos valorada en el grupo de epilepsia. Paradójicamente, los enfermos con epilepsia priorizaron las llamadas fuentes comunitarias de apoyo social.

Tabla 2. Fuentes de apoyo social (X 2 p < 0,05)

Fuentes

General (%)

Epilepsia (%)

Cirugía (%)

Trabajo

5 (4,16)

4 (6,66)

1 (1,66)

Pareja

25 (20,83)

10 (16,66)

15 (25,00)

Hijos

28 (23,33)

12 (20,00)

16 (26,66)

Salud

32 (26,66)

14 (23,33)

18 (30,00)

Vecinos

5 (4,16)

4 (6,66)

1 (1,66)

Amigos

6 (5,00)

5 (8,33)

1 (1,66)

Padres

13 (10,83)

6 (10,00)

7 (11,66)

Religión

6 (5,00)

5 (8,33)

1 (1,66)

Otros

-

-

-

Total

120 (100,00)

60 (100,00)

60 (100,00)

En la tabla 3, referida al estudio de los tipos de apoyo social se pudo sopesar la importancia de cada uno de ellos en los diferentes momentos de la situación estresante que viven. Sin dudas, desde un inicio es el apoyo emocional el más demandado en ambos casos. Por otra parte, mientras que para los sujetos del grupo de cirugía el apoyo instrumental desempeña una función esencial, entre los pacientes con epilepsia alcanzó mayor importancia el apoyo afirmativo vinculado al rescate de la confianza, la seguridad y la autoestima. En tercer lugar el apoyo informativo se evaluó como significativamente predominante entre los pacientes de cirugía.

Tabla 3. Tipos de apoyo social (X 2 : p < 0,05)

Tipología

General (%)

Epilepsia (%)

Cirugía (%)

Emocional

59 (49,16)

31 (51,66)

28 (46,66)

Instrumental

25 (20,83)

9 (15,00)

16 (26,66)

Informativo

9 (7,50)

2 (3,33)

7 (11,66)

Económico

2 (1,66)

2 (3,33)

-

Afirmativo

25 (20,83)

16 (26,66)

9 (15,00)

Total

120 (100,00)

60 (100,00)

60 (100,00)

En la tabla 4 se evalúa el destino del apoyo social (es decir el receptor). A partir de ello se pudo comprobar que es un criterio generalizado la valoración positiva de la disponibilidad de la fuente para brindarlo. Sin embargo entre los que padecen de epilepsia se percibe una tendencia a valorarlo negativamente a pesar de considerarlo necesario. En los pacientes con reciente intervención quirúrgica fue más frecuente considerar innecesario el apoyo social.

Tabla 4. Receptor de apoyo social (X 2 p < 0,05)

Receptor

General (%)

Epilepsia (%)

Cirugía (%)

Necesario / Positivo

56 (46,66)

29 (48,33)

27 (45,00)

Necesario / Negativo

19 (15,83)

16 (26,66)

3 (5,00)

Innecesario / Positivo

35 (29,16)

12 (20,00)

23 (38,33)

Innecesario / Negativo

10 (8,33)

3 (5,00)

7 (11,66)

Total

120 (100,00)

60 (100,00)

60 (100,00)

Finalmente, en la tabla 5 se muestra la valoración de la autoimagen, la cual se caracterizó por un predominio general de la categoría “buena”, lo que se reforzó por la categoría “excelente “ en los dos grupos de pacientes estudiados.

Tabla 5. Autoimagen del receptor de apoyo social (X 2 p < 0,05)

Autoimagen

General (%)

Epilepsia (%)

Cirugía (%)

Pésima

10 (8,33)

4 (6,66)

6 (10,00)

Mala

24 (20,00)

11 (18,33)

13 (21,66)

Dudosa

19 (15,83)

10 (16,66)

9 (15,00)

Buena

46 (38,33)

26 (43,33)

20 (33,33)

Excelente

21 (17,50)

9 (15,00)

12 (20,00)

Total

120 (100,00)

60 (100,00)

60 (100,00)

 

DISCUSIÓN

Los pacientes estudiados han vivido circunstancias estresantes durante varios días. Las noxas a que se enfrentan (crisis epilépticas o intervención quirúrgica) implican más que un riesgo, un reto ante el cual los recursos de afrontamiento y adaptativos son indispensables para “amortiguar" la tensión física y psíquica. En ese contexto el apoyo social contribuye a perfeccionar el afrontamiento modificando la evaluación del estímulo estresante y la que realiza el sujeto sobre sus posibilidades de enfrentar el estrés. 9 Tanto en los pacientes que presentan descompensación de sus crisis epilépticas como en aquellos con intervención quirúrgica reciente, la significación del apoyo social es valorada como importante y en segundo lugar como necesaria.

La significación positiva que prácticamente la totalidad de los sujetos asignan al apoyo social es un elemento importante ya que se ha determinado que la actividad social por sí misma no es protectora de la salud sino más bien como es percibida e interpretada. 10 Por tanto, este grado de concientización contribuye al fomento de la autoestima y a la regulación de las respuestas emocionales. 7 Ello puede fundamentarse en que al estar sometidos a niveles de estrés significativos se percatan de la utilidad de las relaciones interpersonales para la superación de dicho estatus.

En estos enfermos las fuentes de apoyo social más importantes son el equipo de salud y las fuentes familiares, constituidas por los padres y los hijos. El equipo de salud constituye una fuente autorizada y prestigiosa de información, a la vez que un proveedor de atención especializada que brinda seguridad. 11 El médico puede prever sus complicaciones y evitarle secuelas negativas. Igualmente la familia constituye tradicionalmente el mayor suministrador de apoyo emocional. Por otra parte resulta interesante que entre los pacientes con epilepsia exista una alta valoración de las fuentes comunitarias de apoyo social (amigos, hermanos de fe, compañeros de trabajo y vecinos). Numerosos autores describen importantes índices de rechazo social hacia esos enfermos. 12-15 Es probable que los pacientes estudiados, al mantener un tratamiento biológico y psicológico estable, logren compensar el pesimismo y agobio ante la posibilidad de sufrir una crisis y se vuelquen hacia la vida social con mayor ahínco. Esta situación habla a favor de sus posibilidades de integración social no obstante las dificultades que puedan traer de sus medios familiares (sobreprotección o rechazo por ejemplo).

La fuente familiar “pareja” no resultó significativa entre los pacientes con epilepsia. Se plantea que una serie de prejuicios afectan tanto la estabilidad de la pareja como su conformación. Por ejemplo, nuestra población tiene la falsa apreciación de que la enfermedad convulsiva es siempre hereditaria y como nadie quiere tener “un nieto o un sobrino enfermo” se desalienta la relación amorosa desde un inicio. 7 En general es apreciable una tendencia a la inestabilidad conyugal en la que mucho determina el hecho de que se trata de una enfermedad estigmatizante en la que persisten elementos de subvaloración, discriminación e ideas falsas. En el grupo Cirugía la fuente familiar pareja fue considerada como significativa, lo que denota mayor estabilidad en esa esfera entre los pacientes de este grupo de estudio.

El tipo de apoyo social que prefieren los sujetos estudiados es el emocional ya que al enfrentar una situación de riesgo, encontrar vías que permitan lograr estabilidad afectiva, es una necesidad vital que determina incluso el éxito de la terapéutica aplicada. En el grupo Epilepsia fue también significativo el apoyo afirmativo, mientras que en el grupo Cirugía prefirieron además los apoyos instrumental e informativo. El apoyo emocional potencia la autoestima y la sensación de control, le facilita al individuo de manera indirecta la puesta en marcha de las estrategias de afrontamiento, etc. El paciente quirúrgico demanda además apoyo informativo e instrumental ya que estos son proveedores de ayuda directa y de sugerencias de nuevas alternativas de acción con respecto a una situación dada, y pueden influir directamente en la selección de la conducta asumida ante el problema. 8 Las limitaciones a que conllevaron su enfermedad, intervención y secuelas requieren no solo ayuda de sus semejantes sino también de la facilitación de medios para su rehabilitación completa y la cooperación para la satisfacción de sus necesidades lo que se corresponde con el carácter más o menos agudo y por tanto desconocido de la enfermedad. Contrariamente, la epilepsia es una enfermedad crónica y por lo general bien conocida por quienes la padecen.

Por otra parte el paciente con epilepsia demandó en segundo lugar apoyo afirmativo. Ello corresponde con la necesidad de superar una mala adaptación interpersonal encontrada en estudios realizados en nuestro medio. 16 La escasa capacidad para establecer contacto con los demás, el bajo nivel de agrado ante situaciones sociales, la no existencia de amigos íntimos y de vida social, así como la pobre habilidad para relacionarse con personas del sexo opuesto; los hace preferir un tipo de apoyo que de alguna forma los impulse al crecimiento personal.

La negación de la necesidad de apoyo social encontrada en el grupo de cirugía puede ser resultado de egocentrismo, desconfianza y evitación de lazos sentimentales profundos con los demás. Además, experiencias anteriores negativas y autosuficiencia pueden reforzar dicha tendencia. Algunos autores piensan que los pacientes no piden ayuda porque confían en sus posibilidades o sencillamente porque permanecen renuentes o incapaces de buscarla. 17 Otros piensan que lo hacen para no contraer obligaciones o deudas con las fuentes. También pudiera interpretarse como una autodefensa al no haberse concluido el proceso de aceptación de las limitaciones naturales a que conllevan la enfermedad y el tratamiento quirúrgico o como una alteración derivada de su proceso de autovaloración.

Aunque en general la disponibilidad de las fuentes a brindar ayuda fue valorada positivamente fue apreciable en un grupo significativamente mayor de pacientes con epilepsia una tendencia a hacerlo negativamente cuando consideran necesario el referido apoyo. Ello debe corresponder con sus vivencias personales presumiblemente asociadas a experiencias de rechazo y subvaloración. Al respecto, algunos autores señalan que las actitudes de la sociedad hacia las personas que sufren de epilepsia pueden causar más dolor que las mismas convulsiones. 18 Por último, los sujetos estudiados valoran su autoimagen como buena o excelente A pesar del tiempo que venían padeciendo trastornos somáticos, en la mayor parte de los pacientes se apreció una autovaloración estable y la priorización de otros elementos espirituales de la personalidad, lo que les permitió enfrentar con mayor probabilidad de éxito el tratamiento indicado.

RECOMENDACIONES

  1. Profundizar en el estudio de las diversas facetas del apoyo social en ambos grupos de pacientes ya que ello permite conocer datos de extraordinario valor para perfilar técnicas de psicoterapia y de orientación psicológica dirigidas hacia dichos individuos.
  2. Promover el empleo de encuestas como la usada en este estudio (ASPIQ), en otras entidades clínicas donde el nivel de estrés del enfermo demanda conocer las características del proceso de apoyo social con vistas al perfeccionamiento del tratamiento indicado.

CHARACTERISTIC OF THE PROCESS OF SOCIAL SUPPORT IN PATIENT WITH EPILEPSY AND WITH RECENT SURGICAL INTERVENTION

SUMMARY

120 patients coming from we were studied services of Epilepsy of the Psychiatric Hospital of Havana and of Surgery of the Hospital Clinical Surgical “Dr. Salvador Allende” with the objective of to identify and to compare the characteristics of the process of social support in both cases. The used instrument was a questionnaire designed especially to evaluate this process (A.S.P.I.Q.). In general it was demonstrated that most of the fellows value the significance of the social support positively, the readiness of the source to offer it and its image of itself. The favorite sources were the team of health and the family, and the type of demanded support was the emotional one. It was also verified that in the epilepsy they are used more the community sources of social support, it is admitted more the necessity of the same one and it is excellent the affirmative support while in the surgical patient they were but defendants the instrumental and informative supports.

Key words: social support, epileptic seizures, surgical intervention.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

  1. Ortega AJ. Manual para el conocimiento, manejo del estrés y enriquecimiento de la sexualidad. La Habana : CENSAM; 2004.

  2. Selye M. The stress of life. New York: Mc Graw Hill; 1996.

  3. Lazarus RS. Estrés y procesos cognitivos. Barcelona: Editorial Martínez Roca; 1986.

  4. Zaldívar Pérez DF. Conocimiento y dominio del estrés. La Habana : Editorial Científico-Técnica; 1996.

  5. Morales Calatayud F. Psicología de la salud. Conceptos básicos y proyecciones de trabajo. La Habana : Editorial Científico-Técnica; 1997.

  6. Berkman L. Structural characteristic of social networks and their relationship with social support in the elderly. Who provides social support? Soc Sci Med. 1998;26(7):737-9.

  7. Roca Perara MA. Apoyo social. Su significación para la salud humana. La Habana : Editorial Félix Varela; 1996.

  8. Álvarez Hernández JR. Apoyo social. Un estudio en pacientes con reciente intervención quirúrgica. Facultad de Psicología. Universidad de La Habana. (Tesis de maestría en Psicología clínica, 1999).

  9. Roca Perara MA. Reflexiones sobre el estrés. Santa Maria Brasil: Editorial Ros Hill artes graficas LTDA; 1997.

  10. Héller K. Component social support process. Comments and integration. Journal of Consulting of Clinical Psychology. 1986:54(4):446-70.

  11. Fabelo Roche JR. Epilepsia y descompensación psicosocial. Aplicación del Programa mínimo para el conocimiento y dominio del estrés. Revista Cubana de Psicología. 2001;18(1):89-97.

  12. Fabelo JR. Psicología de la epilepsia. La Habana : Científico-Técnica; 2004.

  13. González S. Calidad de vida y epilepsia. En: Campos M, Kanner AM. Epilepsia: diagnóstico y tratamiento. Buenos Aires: Mediterráneo; 2004. p. 853-62.

  14. Lechtenberg R. La epilepsia y la familia. Barcelona: Editorial Herder; 1989.

  15. González S, Quintana J, Fabelo JR, Rivero L. Uso de la lamotrigina en la readaptación psicosocial del paciente con epilepsia. Revista de Neurología. 2000;31(1):21-6.

  16. Fabelo JR. Epilepsia y red de apoyo social. Rev Hosp Psiquiatr Habana. 2000; 41(1):36-41.

  17. Brown WG. Social support, self esteem and depression. Psychological Medicine. 1986:16: 813-31.

  18. Boer HM. La comunicación es la clave para mejorar actitudes. International Epilepsy News. 1995;120:17-9.

ANEXO

Cuestionario ASPIQ

Nombre: _______________________________________________________________ Edad______

Estado civil: ____________ Ocupación:__________________________________________________

Instrucciones.

A continuación te ofrecemos una serie de proposiciones a las que debes contestar con aquella respuesta que más se ajuste a tu opinión personal en el momento actual. En algunos casos debes elegir una sola alternativa y marcar con una x en el espacio que te parezca conveniente. En otros casos te pedimos ordenar y entonces debes ir numerando todas las alternativas dándole el valor 1 a la más importante, el 2 a la que le sigue en importancia y así sucesivamente. Si tienes alguna duda, pregúntale a la persona que te está aplicando este cuestionario.

1. En estos momentos de mi vida, saber que puedo recibir el apoyo de las demás personas resulta para mí

 

Sumamente importante

 

Bastante necesario

 

Relativamente indiferente

 

Algo incómodo

 

Sumamente molesto o innecesario

2. Ordene, de acuerdo a la importancia que tienen para usted, las siguientes proposiciones.

En estos momentos de mi vida, el apoyo que más necesito es el de:

 

Mis compañeros de trabajo

 

Mi familia, fundamentalmente mis hijos

 

El equipo de salud que me atiende: médicos, enfermeras, etc

 

Los vecinos del lugar en que vivo

 

Mis amistades

 

Mi familia, fundamentalmente mis padres

 

Mi fe religiosa

 

Otras. ¿Cuales?

3. Ordene, de acuerdo a la importancia que tienen para usted, las siguientes proposiciones. Posteriormente escriba al lado de cada proposición quién considera que es la persona idónea para brindar el tipo de apoyo propuesto.

En estos momentos de mi vida, lo que más necesito de los demás es:

Orden

Proposición

¿Quien?

 

Saber que me aprecian y me quieren

 

 

Que me ayuden a resolver algunos problemas que se me hace difícil solucionar por causa de mi situación actual

 

 

Que me digan que lo que está pasando en mi vida y lo que tengo que hacer en lo adelante

 

 

Que me ayuden económicamente

 

 

Que me hagan saber que yo soy capaz de seguir adelante en la vida, a pesar de mis problemas actuales

 

 

4. Ordene, de acuerdo a la importancia que tenga para usted, las siguientes proposiciones.

Soy una persona :

 

a la que le es sumamente importante recibir el apoyo de los demás y creo que me lo ofrecen gustosamente

 

que no me gusta depender de los demás, pues me parece que no lo ayudan a uno con gusto

 

que me gusta recibir el apoyo de los demás, pero me parece que los molesto cuando tienen que ayudarme

 

que no me gusta depender de los demás, aunque comprendo que cuando he necesitado ayuda me la han ofrecido gustosamente.

 

 

5. Seleccione la proposición (una sola) que más se ajusta a usted en sentido general.

En los últimos tiempos, antes de mi situación actual, creo que como persona, en sentido general, me he sentido:

 

En los mejores momentos de mi vida.

 

En un buen momento de mi vida, pero con algunos problemas que me afectan.

 

No podría decir si me encuentro en un buen o en un mal momento de mi vida.

 

En un mal momento de mi vida, pero con algunas cosas de las que me he sentido satisfecho.

 

En el peor momento de mi vida.

6. Recibir la ayuda de los demás en una situación como en la que yo me encuentro en la actualidad es bueno porque:

 

 

7. Recibir la ayuda de los demás en una situación como en la que yo me encuentro en la actualidad es inconveniente porque:

 

 

8. Si usted tuviera que conversar y opinar libremente sobre alguno de los aspectos que le hemos preguntado, ¿sobre qué le gustaría hablar, y por qué?

 

 

_________________________________________

1 Asesor de Investigaciones del Centro para el Desarrollo Académico sobre Drogodependencias del ISCM-H. Integrante del Equipo Multidisciplinario de Epilepsia (Hospital Psiquiátrico de La Habana ).

2 Jefe del Servicio de Psicología del Hospital Clinicoquirúrgico “Dr. Salvador Allende”.

3 Profesor de la Licenciatura en Enfermería de la Facultad de Ciencias Médicas “Comandante Manuel Fajardo”. Integrante del Equipo Multidisciplinario de Epilepsia (Hospital Psiquiátrico de La Habana ).

Sumario, siguiente