Sumario,siguiente

Rev. Hosp. Psiquiátrico de la Habana 2007, 4(1)

LIBROS

Tarek William Saab. Los niños del infortunio. Memorias de la misión médica cubana en Pakistán. La Habana: Ediciones Plaza, 2006.

El jurista venezolano Tarek William Saab es el autor de la obra Los niños del infortunio… , prologada por el doctor Eusebio Leal Spengler, Historiador de la Ciudad, y presentada en la XV Feria Internacional del Libro de La Habana.

En ese texto, el también escritor y poeta describe los horrores padecidos por los pakistaníes como consecuencia del devastador terremoto que el 8 de octubre de 2005 asoló a una parte de la población de esa nación asiática, donde miles de personas perdieron la vida o se quedaron sin familia, sin techo…, pero con una gran fe en Dios y en la solidaridad humana.

Ese “pequeño gran libro”, escrito desde lo más hondo del yo poético-literario de su carismático autor, narra la heroica labor, tanto científica como humana, desarrollada en Pakistán por los integrantes de la brigada médica “Henry Reeve”, creada por iniciativa del presidente Fidel Castro Ruz para socorrer a las víctimas de desastres naturales en cualquier oscuro rincón del planeta.

Los médicos y paramédicos cubanos marcharon a las cordilleras del Himalaya no solo a curar el cuerpo, la mente y el alma de quienes sufrían las secuelas de la furia ciega de Madre Natura , sino también a cumplir un deber inherente a la noble profesión que ejercen con amor y sabiduría…, porque la práctica médica es fuente inagotable de ética, humanismo y espiritualidad.

La obra Los niños del infortunio… se estructura con base en seis capítulos, en los que ciencia y ternura se funden en cálido abrazo, y concluye con un elogio a los presidentes Hugo Chávez Frías y Fidel Castro Ruz, ya que para Tarek William Saab cumplir “(…) los postulados de solidaridad de las revoluciones (venezolana y cubana), ha sido para mí un motivo de honra y satisfacción que llevaré en mi corazón y agradeceré hasta la muerte”.

Se recomienda la lectura de Los niños del infortunio … a médicos y demás profesionales y técnicos de la salud, así como a toda persona, cuya sensibilidad humana le permita “(…) ver cruzar sobre el cielo una fugitiva estrella”…, como preludio de que un mundo mejor es posible.

 

Dr. Jesús Dueñas Becerra

 

Sumario, , siguiente