Sumario, siguiente

Rev. Hosp. Psiquiátrico de la Habana 2008, 5(1)

LAS DROGAS Y SU REPERCUSIÒN SOBRE LA CALIDAD, CONTINUIDAD Y ESTILO DE VIDA.

Ricardo González Menéndez 1 y Gina Madelin Galán Beiro 2

RESUMEN

Por su alta relevancia se abordan los términos calidad, continuidad, y estilo de vida, así como el nefasto efecto de las sustancias psicoactivas sobre dichas categorías clínico-higienistas,  y se comenta la notable significación  médico social y ético humanística de las gestiones educativas del generalista como paradigma de las denominadas intervenciones breves, cuyas potencialidades para modificar estilos de vida nocivos, se expresan por el 85% de fumadores que superan su adicción después de un simple consejo profesional. Se aportan datos epidemiológicos actuales que denotan la alta trascendencia del consumo de substancias legales e ilegales como determinantes de invalidez y muertes precoces, así como la imposibilidad de incrementar la calidad y esperanza de vida sin superar la difundida tendencia mundial a los estilos de vida insalubres.

Palabras clave: Calidad y estilo de vida. Estilos de vida y consumo de drogas. Potencialidades preventivas de las intervenciones breves del generalista.

INTRODUCCIÒN

La Calidad, continuidad  y  estilo de vida,  son conceptos de alta relevancia en la práctica integral del  generalista por delimitar muchos de sus objetivos profesionales.  Las  siguientes  reflexiones  pretenden  destacar la nefasta repercusión del consumo de drogas  legales e ilegales sobre la calidad  y la esperanza de vida y  difundir  los mas recientes indicadores mundiales  de esta  realidad clínico epidemiológica.

APUNTES HISTORICOS

El desarrollo mundial de la oncología  reforzó en  forma notable el significado de  valorar  la calidad de vida alcanzable en  los  pacientes cancerosos después de los relevantes esfuerzos personales, familiares, institucionales y sociales implícitos en su tratamiento, y se  repitió con los transplantados de corazón, riñones, hígado, pulmones y otros órganos.

La  calidad de vida lograda se erigió así, como un trascendente indicador para perfeccionar las técnicas quirúrgicas hasta que se hizo totalmente evidente la justificación de las operaciones y cuidados integrales a partir del paradigma  riesgos  beneficios,  es decir, valorar si los resultados esperables ameritan los riesgos a enfrentar, pues debemos recordar que el verdadero objetivo no es sólo dar más años a la vida, sino también dar más vida a los años.1 De igual manera, la estrecha relación entre los conceptos estilo de vida calidad de vida y continuidad de la vida, nos lleva a trasvolar estos indicadores al contexto del  uso, mal uso, abuso y dependencia de las drogas legales e ilegales.2

En España, autores de la calidad de Bobes, J; Cervera, S.; Bousoño, M.;y Suarez, E.. Han abordado esta temática en lo referente a su historia y conceptualización.3,4

En estos trabajos se comenta el relevante papel histórico de los oncólogos  y destacan entre ellos a Karnofsky quién en 1949 rompió esquemas tradicionales y creó su escala Karnofsky Perfomance Status con la que estudió el funcionamiento de los pacientes de cáncer tratados con quimioterapia y demostró la total validez de dicho método.5

Otras especialidades pioneras en esta línea han sido: cirugía cardiovascular, nefrología, endocrinología y reumatología mientras que  en el campo de la psiquiatría la preocupación por el tema surgió vinculada a la desmanicomialización y desinstitucionalización con el propósito de reincorporar a la comunidad—siempre que fuera posible—a los pacientes mentales de larga evolución.

La definición  de calidad de vida que adoptaremos es la de la Organización Mundial de la Salud (OMS) elaborada en 1949.

DEFINICION DE CALIDAD DE VIDA

Percepción personal de un individuo sobre su situación en la vida, dentro del contexto cultural y valores en que vive y en relación con sus objetivos, expectativas, valores e intereses  y como justamente aclaró el comité de expertos que redactó dicha definición, la calidad de vida incluye: el estado de salud, el estilo de vida, la satisfacción con la vida, el estado mental y el bienestar.

Finalmente y mediante una magnífica síntesis, Lawton sentenció que era el conjunto de evaluaciones de un individuo sobre cada uno de los dominios más importantes de su vida actual, estado de salud física y mental, estilo de vida, y grado de satisfacción con la vida 6. En lo referente a CONTINUIDAD DE VIDA, algunos autores lo utilizan como sinónimo de calidad de vida, pero en nuestro medio este concepto se vincula a la esperanza o expectativa de vida  aunque su relación con la calidad de vida resulta indiscutible.7

ESTILO DE VIDA

Muchos son los beneficios derivados del desarrollo científico técnico en el campo de la salud, y estos resultan sobre todo evidentes en países donde se prioriza la salud como derecho del pueblo y responsabilidad relevante del estado, cualquiera que fuese su sistema socioeconómico.

La mortalidad infantil en menores de uno y cinco años, la mortalidad materna—asociada a complicaciones del embarazo, parto y puerperio--y la esperanza o expectativa de vida, que expresa los años que como promedio alcanza la población, constituyen los indicadores de mayor uso para conocer el nivel de salud alcanzado por la población.7

Así, las cifras mas bajas de mortalidad infantil en menores de un año ronda en los países desarrollados los 6 por mil nacidos vivos, mientras que en países del tercer mundo existen algunos con cifras de 200 por mil. En lo referente a mortalidad materna las cifras son todavía más alarmantes con algo más de 2 fallecimientos  por 10,000 partos en algunos países del primer mundo y más de 200 en algunos del tercero. De igual manera, la esperanza de vida  llega ya a los 80 años en países como Japón y Noruega, mientras que en muchas regiones africanas está por debajo de 35 años.

EL ESTILO DE VIDA SANO

Este incluye la manera de enfrentar los problemas, el manejo de las tensiones emocionales, la importancia conferida a la práctica  de  ejercicios  y  deportes, el  cuidado de la  dieta, la  forma de utilizar el  tiempo libre, el consumo o no de tabaco, alcohol y otras drogas,  el sentido del humor y otros aspectos que quisiéramos expresar mediante unos versos de Gregorio Salas escuchados a un profesor Catalán:

Vida sana y ordenada
no abusar de los remedios
buen humor entre los medios
de no alterarse por nada

La comida, moderada
ejercicio y distracción
no tener nunca aprehensión
de hábitos tóxicos, nada

Mucho trato, poco encierro
dignidad y compasión
constante la ocupación
tener conciencia de hierro
 y sexo con protección.

Nota.-Las negritas señalan algunas ideas incorporadas  por nosotros con fines de actualización y las cursivas aspectos relacionados con el estrés

Consideramos  que  ésta es la forma mas objetiva de describir  un estilo de vida sano, y recordamos que estos versos fueron escritos un siglo atrás.

Existen también estilos de vida desordenados y totalmente opuestas a los que pretendemos desarrollar en nuestros usuarios, y que podemos ejemplificar con el parrandero, el glotón, el sedentario, el alcohólico, el adicto al tabaco o a substancias ilegales, el adicto al juego de azar, el noctámbulo, el delincuente y el aventurero y debe apreciarse la estrecha relación entre estos estilos de vida negativos y el estrés

Los avances de las ciencias médicas, han permitido erradicar prácticamente las enfermedades infecciosas y parasitarias que antes representaban graves problemas de salud y debido a ello las afecciones que ocupan actualmente el primer lugar –al menos en países desarrollados son las enfermedades crónicas no transmisibles  que en su totalidad se vinculan estrechamente con el estrés y son además en alto grado  prevenibles.

ESTILO DE VIDA Y CONSUMO DE DROGAS

El mal uso, abuso y dependencia de drogas determinó  en el año 2000 la pérdida de 140 millones de años productivos debido a las discapacidades y muertes precoces vinculadas a su consumo y de ellos, 59 millones fueron responsabilidad del tabaco, 58 millones a la cuneta del uso nocivo del alcohol--categoría que incluye todas las variantes de conductas ante el alcohol, con la excepción de la abstinencia y el consumo socia—y 20 millones a las drogas ilegales, aunque debe clarificarse que el  indicador  referido no incluye las muertes por criminalidad en el caso de las sustancias ilegales.8 Por otra parte, en la 58 Asamblea de la  OMS efectuada en  Ginebra en mayo del pasado año,9 y su secuela inmediata “La Declaración de Brasilia” en Noviembre del 2005,10 se destacó que el uso nocivo del alcohol fue--en el tercer mundo--el principal factor de riesgo para la carga de enfermedades (expresada por el indicador DALYs,  que destaca  los años perdidos por discapacidad y muertes precoces)  y el tercero, precedido por el tabaco, en el mundo industrializado,11 mientras que la directora de la OPS Dra Mirta Roses hizo especial énfasis  su  editorial de la Revista Panamericana de Salud,12 que solamente en las Américas y según el informe de la salud en el mundo en el año 2002.  representó el 10 % del DALYs al determinar 10 millones, doscientos cincuenta mil años perdidos por discapacidad o muertes tempranas, y vincularse con 225 mil defunciones por la vía de los accidentes, lesiones--intencionadas o no—de carácter auto o  aloinfligidas, cirrosis hepática,. Infartos del miocardio, Accidentes cerebrales  trombóticos o hemorrágicos y cáncer.13-15 Finalmente es bueno resaltar que en la propia resolución 58-26 derivada de la asamblea de la OMS antes  comentada, se destacó también, que en estos momentos, en América Latina y el Caribe--como consecuencia del patrón de consumo alcohólico embriagante--los daños bio-psico-sociales y espirituales de las conductas bajo influencia alcohólica en sujetos no alcohólicos son mas relevantes que los vinculados a la conducta de los pacientes alcohólicos y donde la existencia de organicidad cerebral propende a los trágicos síndromes de Dr. Jekill y Mr. Hyde.15,16
Con fines de reflexión comentaremos brevemente este aspecto del estilo de vida, en un país desarrollado de 290 millones de habitantes, con estadísticas médicas de alta seriedad científica, y cuya situación podría fácilmente generalizarse al resto de los países del primer mundo, por ser la problemática proporcionalmente similar. Nos  referimos a  Estados Unidos de América donde existen actualmente 20 millones de alcohólicos en etapa de consumo y uno de cada 7 niños que nacen desarrollará dicha toxicomanía en el curso de sus vidas. Hay 55 millones de personas adictas a la nicotina y 66 millones adictas a la cafeína (ingerida como café, te, refrescos de cola, o chocolate); 67 millones de personas han probado alguna vez la marihuana; 27 millones han hecho lo mismo con la cocaína; 5 millones con las anfetaminas de síntesis; y 2 millones con la heroína.

Las cifras de consumidores habituales de marihuana supera los 15 millones, los de cocaína llegan a 5 millones y los de heroína a casi un millón.17

El 25,6% de la población presentará en algún momento de sus vidas un abuso o adicción de substancias que afectan la conducta--excluyen el café y el tabaco y se refieren al alcohol,  drogas de prescripción médica, y drogas  ilegales--y la repercusión económica anual del consumo  irresponsable de alcohol y otras substancias tóxicas alcanza los 250,000 millones de dólares, cifra que representa aproximadamente la tercera parte de la deuda externa global actual de América Latina y que alcanzaría para resolver las necesidades de vivienda de todas sus  villas miseria.18

Sólo para invitar a reflexionar sobre el futuro del mundo si no se toman las medidas oportunas, en dicho país, y repetimos que la proporción en otros países desarrollados es similar, nacen anualmente 350 mil niños bajo el efecto de drogas consumidas por sus madres durante el embarazo, de los cuales alrededor de la 5ta parte presentará algún tipo de malformación corporal externa o interna, mientras que cerca de la mitad sufrirá la llamada teratogenia conductual, que en lugar de manifestarse por anomalías corporales lo hace mediante  anomalías temperamentales, dando lugar a un tipo de sistema nervioso que propende a la impulsividad, agresividad, intolerancia a frustraciones, ansiedad e inconsistencia escolar y laboral.17

Como vemos, estas cifras, además de ser muy preocupantes, expresan que hay mucho por hacer en eso de modificar estilos de vida y que la situación en América Latina con 550 millones de habitantes se infiere por la expectativa--calculada por expertos de la Oficina Panamericana de la Salud (OPS)--de que en  el año 2002 alcance  40 millones de alcohólicos, es decir, doble cantidad de habitantes que en Estados Unidos de América y doble cantidad de alcohólicos.19-21

 

LOS ESTILOS DE VIDA INSALUBRES

Sin despreciar el significado de la proyección diagnóstico curativo rehabilitatoria, se considera que las gestiones mas relevantes de un miembro del equipo de salud, son aquellas que dan respuesta a la terrible realidad mundial, de que la mayoría de las enfermedades que truncan la vida en etapas tempranas o generan  invalidez  y sufrimientos perpetuos, son de carácter evitable si se toman las medidas adecuadas, entre las que se cuentan aquellas orientadas a modificar estilos de vida insalubres que conducen irremediablemente al caos veamos brevemente lo relativo al consumo de tabaco que reduce en 15 años la expectativa de vida de manera tal que cada dos cajetillas consumidas representan un día menos de  existencia y pese a que.

  1. La actual mortalidad mundial por el tabaquismo alcanza a 5 millones de pobladores  anualmente.14

  2. A nivel mundial el fumar produce más muertes que la suma de todas las fallecidas por alcohol, por todas las demás drogas conocidas, por accidentes automotores, por suicidios, homicidios e incendios y por el SIDA.22

  3. El costo del tratamiento de las enfermedades producidas por el tabaco, representa en Estados Unidos de Norteamérica, 2.06 dólares por cada paquete de cigarrillos vendido.22

  4. Existen tratamientos de alta efectividad para esta adicción.23

Investigaciones multicéntricas muy serias han demostrado que más del 85% de quienes superan el hábito lo logran mediante la supresión brusca del consumo luego de una recomendación médica sencilla incluíble en la categoría de intervenciones breves.24

Y algo más: para nuestros usuarios de salud que consideren pasado el tiempo para detener el consumo, por considerar  los daños acumulados como  irreversibles,

En un artículo del Cirujano General de Estados Unidos se informa que el alto riesgo del infarto del miocardio en los fumadores de muchos años, disminuye a la mitad, luego de un año sin fumar y desaparece totalmente luego de dos años de abstinencia, !interesante! ¿verdad?,25 algo similar ocurre cuando se suspende el consumo del alcohol y otras drogas y también cuando se cambia de un estilo de vida insalubre a otro saludable.

El médico integral debe ser ejemplo y propugnador consistente de estilos de vida alejados de los tóxicos y no subvalorar sus extraordinarias potencialidades para modificar los patrones de consumo de sus usuarios, sin olvidar que sus ingentes esfuerzos por elevar la calidad y continuidad de la vida se verían frustrados  por estilos de vida insalubres en sus

Pacientes, familiares y población presuntamente sana.

THE DRUGS AND THEIR EFFECTS ON QUALITY.CONTINUITY AND STYLE OF LIFE

SUMMARY

Due to its high relevance we deal with the aspects of quality, continuity and style of life as well as the harmful effect of the psychoactive substances  on these kind of clinical-hygienic categories and it is mentioned the ethic-humanistic and medical-social remarkable meaning of the educative support  of the general practitioner as paradigms of the brief denominated interventions. The measures of these interventions to modify this harmful life style are expressed by the 85% of smokers that go beyond their addiction after receiving a simple professional advice. Current epidemiologic data that show the high transcendence of the consumption of legal and illegal substances as determinants of disability and early death are given as well as the impossibility to improve the quality and hope of life without exceeding the spread world tendency of the unhealthy styles of life.

Key words: quality and life style. Life style and drug consumption. Preventive measures of the general practitioner's brief interventions.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

  1. Valdés Mier M. La atención Psicogeriátrica en Cuba. Ponencia en Plenaria XX Congreso  de la Asociación Psiquiátrica de América Latina. La Habana. Octubre; 1998.
  2. González R. Prevenir, detectar y vencer las adicciones. La Habana: Editorial Científico Técnica; 2005.
  3. Bobes J, González MP, Bousoño M. Introducción al concepto y al estudio de la Calidad de Vida en medicina. Actas del Congreso Nacional de Psiquiatría pag 61-72, Sevilla; 1995.
  4. Bobes J, González MP, Bousoño M, Suárez E. Desarrollo histórico del concepto  de calidad de vida. Monografia de Psiquiatría 1993;5(6):5-9.
  5. Karnofsky D, Burchenal, H. The Clinical Evaluation of the Chemotherpeutic Agents. Columbia University. New York: Press; 1949.
  6. WHOQOL. Group Study Protocol for the World Health Organization. Project to develop a Quality of Life Assessment Instrument. WHOQOL Quality of Life.Res 1992;2(2):153-9.
  7. MINSAP. Anuario Estadístico, Ministerio de Salud Pública de Cuba. La Habana; 1997.
  8. Gonzalez R. Tabaco y alcohol. Las drogas bajo piel de cordero. Santiago de Cuba: Editorial Oriente; (en proceso editorial).
  9. Organización Mundial de la Salud Resolución 58.26 de la 58 Asamblea Mundial de la Salud. Titulada Problemas de Salud Publica Causados por el Uso Nocivo del Alcohol. Ginebra Mayo, 2005.
  10. Organización Panamericana de la Salud.”Declaración de Brasilia”. I Conferencia Panamericana sobre Políticas Públicas en el alcohol. Brasilia. Noviembre, 2005.
  11. Organización Panamericana de la Salud. Neurociencia del consumo y dependencia de sustancias psicoativas. Washington DC. OPS; 2005.
  12. Roses M. La Salud Mental: una prioridad de salud pública en las Américas. Rev. Panamer Salud Pública 2005;18(4-5):223-5.
  13. World Health Organization. World Health Report 2002. Reducing risks promoting healthy life. Geneva, Who; 2002.
  14. World Health Organization, Global Status Report on Alcohol 2004. Geneva. World Health Organization.
  15. González R. Alcoholismo. Abordaje Integral. Santiago de Cuba: Editorial Oriente; 2005.
  16. Rehm J, Monteiro M. Alcohol consumption and burden of disease in the Americas: Implications for alcohol policies. Rev Panamer Salud Pública 2005;18(4-5):241-8.
  17. Kaplan H, Sadock B. Synopsis of Psychiatry. 8va.Ed. Baltimore: Williams and Wilkins; 1998.
  18. Franklin JJr, Frances R. Trastornos por consumo de alcohol y de otras substancias psicoactivas. En:.Hales R, Yudovsky S, Talbot JU. DSM-IV Tratado de Psiquiatría 3ra ed., Madrid: Editorial Masson; 2000.
  19. Peruga A. Políticas de control de consumo de alcohol, tabaco y otras drogas en América Latina. Adicciones 2001;13(4):367-70.
  20. Peruga A. El consumo de substancias adictivas en las Américas. Adicciones 2001;14(2):227-38.
  21. Kohon R, Levav I, Caldas de Almeida JM, Viccente B,  Andrade L, Caraveo Anduaga, et al. Los trastornos mentales en América Latina y el Caribe: Asunto prioritario para la salud pública. Rev Panamer Salud Publica 2005;18(4-5):229-40.
  22. González R. Usted si puede dejar de fumar. La Habana: Editorial Científico-Técnica. (En proceso de edición).
  23. Vázquez F, Becoña E. Diagnóstico, evaluación y tratamientos clínicos para dejar de fumar. Rev Española Drogodependencias 1999;24(3):206-31.
  24. Medical Care Expenditure atributable to cigarette smoking. United States Morbidity and Mortality Weekly Report; 1994.
  25. U.S. Department of Health and Human Services. The Health Benefits of Smoking Cessation: A Report of the Surgeon General .Washington D.C. Goverment Printing Office; 1990.

___________________________


1 Jefe de Dto de Adicciones del Hospital Psiquiátrico de la Habana. Profesor Consultante y titular de la Facultad General Calixto García Iñiguez Universidad Médica de la Habana.

2 Especialista en Psiquiatría. Jefa del Servicio Rogelio Paredes del Hospital Psiquiátrico “Dr. Eduardo Ordaz”.

 

Sumario, siguiente