Sumario, Siguiente

Rev. Hosp. Psiquiátrico de la Habana 2009, 6(1)

FUNCIÓN SEXUAL FEMENINA EN PACIENTES DE HOSPITAL DE DIA.

Annia Duany Navarro 1  y Yany Álvarez Canals 2

RESUMEN

La sexualidad es para casi todas las personas un tema que damos por conocido, pero habitualmente la relacionamos solo con la actividad coital, si tener en cuenta que incluye otros ámbitos y puede verse afectada por diversos factores como pudieran ser los trastornos mentales que se manifiestan con ansiedad o depresión, de ahí que determinamos la presencia de disfunción sexual femenina en un grupo de pacientes ingresadas en Hospital de día. La mayoría de las pacientes eran trabajadoras y los mayores problemas estuvieron relacionados con la fase de deseo, mejorando la sintomatología a la 6 semana de tratamiento psicoterapéutico.

Palabras clave: sexualidad, disfunción sexual femenina, depresión, ansiedad.

INTRODUCCIÓN

Hablar sobre sexualidad parece un tema sencillo y conocido ya que nos referimos a algo que forma parte de nuestro ser, con frecuencia se relaciona con la actividad coital única y exclusivamente aunque incluya otros aspectos y que la estamos mostrando de forma permanente. La sexualidad se experimenta y se expresa en todo lo que somos, sentimos, pensamos y hacemos.1

Teniendo en cuenta lo anterior, múltiples pueden ser las causas que la afecten, en menor o mayor dimensión, siendo las enfermedades tanto agudas como crónicas, orgánicas o psicológicas las que  pudieran de alguna forma interferir en su adecuada expresión.

Se plantea que cada vez son más frecuentes  la presencia de la ansiedad y la depresión dentro de las patologías psiquiátricas, tanto como núcleos primarios de entidades especificas, de nivel neurótico o como síntomas secundarios. A la vida moderna se le agrega el estrés, el consumo de sustancias, las exigencias de la vida cotidiana, tanto en el ámbito social como en el personal facilitando la aparición de estos cuadros.

La ansiedad es un síntoma que se manifiesta cuando el sujeto se siente amenazado por un peligro interno o externo. Se desconoce el objeto, por lo que  la amenaza es interna, existiendo una conflictividad y una prolongación de la reacción fisiológica, haciéndose continua o por crisis intolerable y con intensas alteraciones vegetativas y conductuales, esto repercute en las actividades de la vida diaria de la persona, con la subsiguiente producción de algún tipo de discapacidad,2 puede ser primaria o acompañar a un sinnúmero de enfermedades, incluso se plantea que ante situaciones de estrés de larga duración puede romperse el mecanismo de control normal de la ansiedad y aparecer los síntomas. Se puede encontrar como una entidad única, como en el trastorno de ansiedad generalizada, o secundaria como en las fobias de cualquier tipo o en los cuadros reactivos.

Por su parte, la depresión  es el  decaimiento del estado de ánimo  tiene dentro de sus características: la tristeza, pérdida de interés y de motivaciones, la fatigabilidad, la alteración en la concentración y la atención. Hay pérdida de confianza en si mismo, alteraciones del sueño y el apetito, con serias repercusiones sobre la calidad de vida y el desempeño socio-ocupacional del individuo que la padece,3 además de facilitar la presencia de otras enfermedades crónicas, por afectación del sistema inmunológico.4 Este conjunto sintomático se puede encontrar en entidades o trastornos del humor puro como son los cuadros reactivos y/o acompañando a la ansiedad, siendo  en ocasiones imposible de separar un síntoma de otro.

Se plantea que tanto la ansiedad como la depresión además de los predisponentes neuroanatómicos, bioquímicos y personales reconocido por numerosos estudios,5 también se asocian con acontecimientos o eventos vitales   personales como son perdida de familiares, problemas en las relaciones de pareja y familiares, conflictos emocionales, laborales6 y en ocasiones dificultades en las relaciones sexuales, cerrándose el circuito de relación entre estas manifestaciones clínicas y la sexualidad.

Las fases de la respuesta sexual humana permite desde los cambios perceptibles que se producen, que la persona pueda evaluar de forma individual los cambios que se producen un sus diferentes fases (deseo, excitación, orgasmo, resolución) debido a esto puede ser estudiada como un aspecto biológico de la sexualidad, donde se conoce se ve afectada por patologías orgánicas crónicas así como en diversas entidades psiquiátricas.

Muchas de las entidades que cursan con depresión o ansiedad o con ambos síntomas  son tributarias de atención en hospitalización parcial (hospital de día) con el objetivo modificar actitudes que predisponen  a enfermar al individuo, todo ello mediante psicoterapia de grupo. Debido que mayoritariamente son las mujeres las demandantes de esta atención por ser más frecuente estas manifestaciones en las féminas (tal vez por una construcción genérica) se decidió realizar esta investigación en población femenina.

Proponiéndonos para esta investigación determinar la presencia de disfunción sexual femenina en las pacientes que solicitaran atención en hospital de día del servicio de Psiquiatría del hospital Dr. Salvador Allende durante el primer semestre del año 2008.

MATERIAL Y METODO

Se realizó un estudio descriptivo transversal, donde previo consentimiento informado se le aplicó la encuesta sobre Índice de Función Sexual Femenina7 a todas las féminas que formaban parte de los pacientes que asistieron al hospital de día del servicio de psiquiatría del hospital Dr. Salvador Allende durante el 1er semestre del año 2008 (n=16).

Los datos generales (edad, nivel de escolaridad, vínculo laboral, antecedentes patológicos personales y familiares, estado civil, número de hijos y condiciones de vivienda, quejas o síntomas relacionados con la esfera sexual)  se obtuvieron de las historias clínicas elaboradas a dichas pacientes por parte del medico y la trabajadora social.

La encuesta se aplico en dos momentos al iniciarse el ciclo terapéutico y a las 6 semanas de mantenerse bajo tratamiento psicoterapéutico. La misma  recolecta información sobre la función sexual en las ultimas 4 semanas consta de 19 preguntas, antes de cada grupo de preguntas sobre un tema se encuentra una pequeña definición sobre el aspecto que se abordara. Incluye los siguientes aspectos: el deseo,2 la excitación,4 lubricación vaginal,4 el orgasmo,3 satisfacción sexual,3 el dolor coital o post coital.3 La posibilidades de respuesta están en los rangos de siempre cuando se refiere a frecuencia o muy alto sobre intensidad, hasta de nunca o nulo.

RESULTADOS

En el grupo de estudio el 100 % de las mujeres estuvieron comprendidas en el grupo de 40 a 59 años (n=16), edades incluidas en el llamado grupo de la edad mediana.

En relación con sus características sociodemográficas  14 (75 %)  estaban casadas o tenían una relación consensual,   eran trabajadoras 10 (64,5 %) y todas residían en la ciudad. En cuanto al nivel educacional el 100% estuvo distribuida  entre el nivel medio y superior.

De las  entrevistadas tres (19 %) no tenían relaciones sexuales y no respondieron a la encuesta. No presentaron  problemas en ninguna fase de la su respuesta sexual  6 pacientes para un 37.5 %.

Una paciente  se mantuvo mal en todas las esferas en las dos ocasiones que contestó el cuestionario. Otra  que identificó  afectación en todas las áreas evaluadas en la primera semana  en la 6ta semana  aunque refirió haber roto su relación de pareja,  identificó mejoría de su deseo sexual y lubricación.

Durante la primera semana 5 pacientes (31 %) refirieron problemas con la fase del deseo  y una sola paciente identificó también problemas en  la fase de excitación. Ninguna de ellas identifico dificultades en la lubricación vaginal, el orgasmo y la satisfacción sexual.En todos los casos hubo mejoría en las respuestas en la 6ta semana  a partir de la  evolución favorable  del estado de ánimo y el tiempo de tratamiento psicoterapéutico.  

        Tabla 1:Distribución de las mujeres según fases de la respuesta sexual

 

Deseo
N       D

Excitación
P         A

Lubricación
Si        No

Orgasmo
Si     No

Satisfacción
Si        No

1era semana
( n= 13)

6

7

11

2

12

1

12

1

12

1

6ta semana
( n= 13)

12

1

12

1

12

1

12

1

12

1

Deseo: Normal    Disminuido    Excitación; Presente   Ausente    

DISCUSION

Si revisamos la literatura de las últimas décadas encontramos un aumento de los estudios  relacionados con el estrés y su repercusión en la vida del hombre y/o la mujer de hoy, también son cada vez más los referentes a los cambios hormonales que se producen en la mujer en las diferentes etapas de la vida e incluso de su ciclo menstrual, trayendo como consecuencia la aparición de una rama de la psiquiatría que se dedica fundamentalmente de la atención a las féminas, no solo por las conocidas depresiones y psicosis que acompañan en muchos casos al embarazo y al puerperio sino también por los  acontecimientos relacionados con la edad mediana.

La llamada edad mediana no solo se relaciona con los cambios hormonales resultado del cese de la función reproductiva del ovario sino también  que esta bajo la influencia de otros eventos sobre todo los relacionados con los roles asumidos por la mujer que demandan de su tiempo y  esfuerzo, como son la llamada doble jornada (laboral y doméstica), ser hija-madre y esposa al mismo tiempo que se producen los cambios hormonales,  que no siempre son favorables para el enfrentamiento de estas disímiles tareas.

La menopausia como fenómeno marca un antes y un después  dentro del periodo climaterio,  se plantea que tiene una duración variable entre 5 y 15 años. Los cambios hormonales que ocurren en esta etapa explican la labilidad emocional referida  por muchas mujeres e incrementadas por la vida moderna y todas las responsabilidades sociales,  familiares que tiene la mujer a esta edad por lo que pudiéramos explicarnos los resultados encontrados en cuanto a la distribución etárea. Además de ser las féminas las que más demandan atención psicológica, aspecto que tal vez tuviera una lectura a través de la construcción de género que le permite a la mujer el pedir ayuda y manifestarse desde lo afectivo. . Las características  sociodemográficas del grupo  coinciden con las de la mujer de edad mediana en Cuba.8 

En esta investigaciones es importante señalar que  en la entrevista inicial realizada a las pacientes no hubo referencias a problemáticas, quejas o síntomas   que se correspondieran a la esfera sexual, ni siquiera  hubo alusión a  esta área del desarrollo personal, a pesar de los síntomas  de depresión o  de ansiedad que podían estar presentando estas mujeres, lo cual podría ser expresión que  las mismas consideran la sexualidad y todo lo que a ella se refiere como algo íntimo y que le es difícil abordar, además de no percatarse de la posible relación entre la sintomatología afectiva referida y los hallazgos encontrados por la aplicación del cuestionario.

En todas hubo mejoría de algún aspecto propio de su biología sexual  a partir de la  evolución favorable  del estado de ánimo y el tiempo de tratamiento psicoterapéutico.  

El análisis de las disfunciones sexuales debe realizarse de forma multifactorial, el cual incluye además de lo biológico, psicológico y lo social otros aspectos a tener en cuenta como son  la pareja, la autoestima, su autoimagen,  que no siempre esta dañada en la misma intensidad en todas las personas a pesar de tener una afectación psicológica, siendo igualmente necesario tener en cuenta el conocimiento que sobre temas de sexualidad tenga de forma individual el sujeto referido.

Cuando valoramos la posibilidad de la presencia de una disfunción sexual esta se puede hacer con mujeres con o sin parejas, ya que no tener relaciones sexuales con otras personas no es motivo de disfunción o de no expresión de las mismas, porque puede expresarse igualmente durante el autoplacer o masturbación. La respuesta sexual y sus diferentes etapas se  expresan tanto en las relaciones de parejas como en la individual, no entenderlo de esta manera  se pudiera interpretar como una respuesta que evidencia el desconocimiento sobre la sexualidad y/o tabúes con respecto al tema9 donde se concibe solo como posible la presencia de estos cambios en las personas que tienen parejas o relaciones sexuales frecuentes.

Se plantea que  varias pueden ser las causas de alteraciones en el deseo, además de ser una de las disfunciones más frecuentes en las féminas,10 pero no hay dudas que pudiese estar interviniendo también el estado afectivo de dichas pacientes, sobre todo teniendo en cuenta que fue algo que se modificó con la evolución clínica, ya que los resultados fueron favorables a la 6ta semana de tratamiento psiquiátrico, que en estos casos predomina la psicoterapia destinada a la modificación de actitudes y predisposiciones y  no el uso de fármacos.

Recoge  la literatura que la depresión en la etapa intermedia de la vida de la mujer puede ser producida desde lo externo (familia, sociedad) o también desde lo interno dado por los propios cambios biológicos como es el descenso de los niveles de testosterona,11 que también se relacionan con el deseo y pudiera ser otra explicación desde lo interno que nos justifique el porque de las alteraciones que encontramos en nuestra muestra  están dentro de la fase del deseo de la respuesta sexual femenina.

Seria importante a partir de esta experiencia ante un cuadro afectivo depresivo o ansioso se explore la presencia de alteraciones en la respuesta sexual. Recordando que siempre somos seres sexuados y nos comportamos como tal. Así como ampliar  el estudio al resto de la población femenina con otras entidades mentales.

Un aspecto importante de los resultados es visualizar que puede estar afectada solo un  de las fases de la respuesta sexual, manteniéndose intacta las demás los cual explica la complejidad de la biología sexual, ya que tal vez sin deseo cuando se produce el estimulo ocurre la cascada de cambios(excitación, lubricación, orgasmo)  que al final permiten evaluar como satisfactoria la función sexual.

Pudiendo concluir que las afecciones neuróticas con manifestaciones clínicas de depresión y/o ansiedad pueden interferir  negativamente sobre la fase del deseo causando una disfunción sexual y que cuando se produce una mejoría clínica de dichos síntomas mejora la esfera sexual.

FEMALE SEXUAL FUNCTION IN PATIENTS FROM THE AMBULATORY SERVICE

Abstract

Sexuality is, to almost all people, a known topic, but it is usually related to sexual intercourse activity without taking into account that it may include other levels and may be affected by several factors such as mental disorders expressed with anxiety or depression. Thus, the presence of female sexual dysfunction is determined in group of patients admitted in the ambulatory service Hospital. Most of patients were workers and the main problems were related to the desire phase making better symptomatology in the sixth week of psychotherapeutic treatment.

Key words: sexuality, female sexual dysfunction, depression, anxiety.

 

REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS

  1. OPS. Consenso de expertos. Antigua. Guatemala 2002.

  2. Baca E. Trastorno de ansiedad generalizada. En Psiquiatría 2da edición. Editores. Alarcón. R, Mazzotti G, Nicolini H. Ed. Manual Moderno. México. OPS. 2005; 461

  3. Rojtenberg S, Moreno F. Trastornos depresivos monopolares.  En Psiquiatría 2da edición. Editores. Alarcón. R, Mazzotti G, Nicolini H. Ed. Manual Moderno. México. OPS. 2005; 431-432.

  4. Arce S. Inmunológica Clínica y estrés. En busca de la conexión perdida entre el alma y el cuerpo. Editorial de Ciencias Médicas. Cuba. 2007; 106-108.

  5. Rojas E. Adiós, depresión. En busca de la felicidad razonable. Ediciones Temas de Hoy S.A. España. 2006, 203-231.

  6. González R. La psicología en el campo de la salud y la enfermedad. Editorial Científico- Técnica. Cuba. 2003,122-123.

  7. Wiegel M, Meston C, Rosen R. The female sexual function index (FSFI): Cross-validation and development of clinical cutoff scores. Journal of sex and marital therapy, 31; 2005, 1-20.

  8. Alfonso Fraga J.C. Cuba: características sociodemográficas de las mujeres en la edad mediana. En: Climaterio y Menopausia un enfoque desde lo social. Editorial Científico-Técnica. Cuba. 2007, 30-31.

  9. Torres B. Hablemos de sexualidad. Inquietudes más frecuentes sobre la sexualidad, el amor y la pareja. Editorial Científico- Técnica. Cuba. 2006,47.

  10. Laumann EO, et al GSSAB Investigadors Group. Sexual problems among women and men aged 40-80 years: prevalence and correlates identifified in the Global study of sexual attitudes and behaviors.  Int J Impot Res.2005; 17(1):39-57.

  11. Castaño R, López sosa C, Palacios S. Trastornos del deseo sexual. En Disfunción Sexual femenina. Consenso de un grupo de expertos. Asociación Española para el estudio de la menopausia. España. 2006, 49-53.  

 


1 Master Sexualidad. Especialista 2do grado en Psiquiatría y 1er grado en Medicina General Integral. Profesor Asistente. Hospital  Dr“ Salvador Allende”. Servicio Psiquiatría.

2 Especialista 1er grado en Psiquiatría y Medicina General Integral. Profesora Asistente. Dr“ Salvador Allende”. Servicio Psiquiatría.

 

 

 Sumario, siguiente