Sumario, Siguiente

Rev. Hosp. Psiquiátrico de la Habana 2010, 7(1)

DEPRESIÓN EN ADULTOS MAYORES, SÍNTOMAS Y PREVALENCIA EN LA COMUNIDAD

Ysis Ivonne Sánchez Gil

RESUMEN

Se evalúan con el Protocolo 10/66 con visitas puerta a puerta, 334 adultos mayores de 65 años residentes en la comunidad del policlínico “Ana Betancourt” del municipio Playa, en Ciudad de La Habana, para estimar la prevalencia de depresión y la frecuencia de los síntomas individuales. Para ello se utilizan los algoritmos diagnósticos GMS/AGECAT y 10/66 y los criterios del DSM IV. Los resultados muestran una elevada prevalencia de depresión GMS/AGECAT (14, 9 %), mientras que presentan menor frecuencia de depresión mayor (2,7 %). La sintomatología depresiva más frecuente incluye agitación o retardo psicomotor, los trastornos del sueño, la fatiga, las ideas suicidas y los trastornos del apetito. Los estudios sobre depresión basados en la población senescente pueden ser puntos de partida para intervenciones terapéuticas y preventivas una vez que se ha identificado la morbilidad oculta en relación con la depresión.

Palabras clave: adultos mayores, depresión, epidemiología, GMS-AGECAT.

INTRODUCCION

La prevalencia de depresión reportada en la población mayor de 65 años oscila en las diferentes regiones del mundo, tanto que se han descrito frecuencias que varían desde 0,4 % en Japón hasta un 35 % en Hong Kong1 y se estima que se puede presentar en alrededor del 10 % de los ancianos que viven en la comunidad1,2 y que suele ser 6 veces menor que entre personas de edad avanzada institucionalizadas.2, 3
El comportamiento más generalizado de las posibilidades diagnósticas de la depresión en la atención primaria deja por debajo del 50 % su reconocimiento y después solo una pequeña cantidad de estas personas recibirán tratamiento para su trastorno,2 lo cual puede ser frecuente entre los adultos mayores teniendo en cuenta que es común que las características de la depresión geriátrica faciliten que pase inadvertida, a pesar de que la depresión en la tercera edad suele constituir factor de riesgo suicida, de incremento de la morbilidad y la mortalidad en este grupo poblacional.2,4
Es importante que el personal de la salud, cualquiera que sea su especialidad y el marco donde desempeñe su labor, sea capaz de reconocer la depresión en la tercera edad. No prevenirla, diagnosticarla y tratarla oportunamente podría comportarse como un factor de riesgo de complicaciones, de pobre adhesión terapéutica y de evolución desfavorable mientras que si es diagnosticada y tratada tempranamente los resultados terapéuticos pueden ser excelentes y menor la posibilidad de recidivas.
Con estos antecedentes consideramos que una de las estrategias válidas para conocer la morbilidad oculta –en cuanto a depresión se refiere–, en la población senescente que vive en la comunidad y que sería fuente fidedigna de identificación de casos clínicos y en riesgo, puede ser precisamente la investigación epidemiológica basada en la población, he ahí donde nos trazamos como objetivos de este estudio estimar la prevalencia de la depresión en una muestra comunitaria de adultos mayores de 65 años y explorar síntomas depresivos en la población seleccionada.

MATERIAL Y MÉTODO

Como parte del Protocolo de Investigación de la Demencia 10/66, se realizó un estudio descriptivo, de corte transversal en el policlínico “Ana Betancourt” del municipio Playa en Ciudad de La Habana. El estudio se realizó en un período de 3 años, de octubre 2003 a octubre 2006. El universo estuvo constituido por la población mayor de 65 años de esta área, 1 926 adultos mayores.
La selección de la muestra se realizó mediante un muestreo estratificado polietápico en el cual la primera etapa correspondió a la selección del municipio Playa como unidad, como unidades de la segunda etapa los consultorios y como unidades de la tercera etapa los consultorios médicos de la familia localizados a menos de 500 metros del área de salud seleccionadas; en los cuales se censó la población total mayor de 65 años, consignándose en una base de datos todos aquellos referentes al participante y al informante clave.
La muestra quedó constituida por 334 adultos mayores que cumplían los criterios de inclusión: tener 65 años y más, el consentimiento informado y pertenecer a los consultorios ubicados a menos de 500 metros del policlínico. Los criterios de exclusión fueron: adultos mayores con déficit de los órganos de los sentidos (sordos e hipoacúsicos, ciegos y débiles visuales) que interfiriera con la comprensión y ejecución adecuada de los instrumentos aplicados (se excluyeron por estas causas 2 ancianos).
Se hicieron visitas puerta a puerta y se aplicaron los siguientes instrumentos, todos validados en estudios epidemiológicos en 26 países incluido Cuba:5 el estado mental geriátrico (GMS) de Copeland y cols., la prueba cognitiva, una encuesta sociodemográfica, y de factores de riesgo, el inventario neuropsiquiátrico y un neuroexamen físico.5
Los datos obtenidos se llevaron a una base de datos para su almacenamiento, organización y procesamiento, utilizando el sistema Epidata en su versión 3.0; para el procesamiento de la información se aplicó el paquete estadístico para ciencias sociales SPSS utilizando los algoritmos diagnósticos GMS/AGECAT5 y los criterios de depresión del DSM-IV (cuarta edición del Manual diagnóstico y estadístico de la Asociación Americana de Psiquiatría) que pueden apreciarse en el cuadro 1.6
Cuadro 1. Criterios diagnósticos de episodio depresivo mayor
según DSM-IV-TR

 

 

 

 

A.

Cinco (o más) de los síntomas siguientes durante el mismo período de 2 semanas y representan un cambio respecto del desempeño previo; por lo menos uno de los síntomas es (1) estado de ánimo depresivo o (2) pérdida de interés o placer.
(1) Estado de ánimo depresivo la mayor parte del día, casi todos los días, indicado por el relato subjetivo o por observación de otros.
(2) Marcada disminución del interés o del placer en todas, o casi todas las actividades durante la mayor parte del día, casi todos los días.
(3) Pérdida significativa de peso sin estar a dieta o aumento significativo, o disminución o aumento del apetito casi todos los días.
(4) Insomnio o hipersomnia casi todos los días.
(5) Agitación o retraso psicomotores casi todos los días.
(6) Fatiga o pérdida de energía casi todos los días.
(7) Sentimientos de desvalorización o de culpa excesiva o inapropiada (que pueden ser delirantes) casi todos los días (no simplemente autorreproches o culpa por estar enfermo).
(8) Menor capacidad de pensar o concentrarse, o indecisión casi todos los días (indicada por el relato subjetivo o por observación de otros).
(9) Pensamientos recurrentes de muerte (no solo temor de morir), ideación suicida recurrente sin plan específico o un intento de suicidio o un plan de suicidio específico.

 

B

 
Los síntomas no cumplen los criterios de un episodio mixto.

 

C

 

Los síntomas provocan malestar clínicamente significativo o deterioro del funcionamiento social, laboral o en otras esferas importantes.

 

D.

 

Los síntomas no obedecen a los efectos fisiológicos directos de una sustancia (por ejemplo, una droga de abuso, una medicación), ni a una enfermedad médica general (por ejemplo hipotiroidismo).

 

E

 

Los síntomas no son mejor explicados por duelo, es decir que tras la pérdida de un ser querido, los síntomas persisten por más de 2 meses o se caracterizan por visible deterioro funcional, preocupación mórbida con desvalorización, ideación suicida, síntomas psicóticos o retraso psicomotor.

 

Fuente: American Psychiatric Association. DSM-IV-TR. Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales IV. Barcelona: Masson, 2003.

 

RESULTADOS

En la tabla 1 se muestra la prevalencia de depresión utilizando el estado mental geriátrico, y su algoritmo diagnóstico AGECAT es de 14, 9 %, 50 sujetos en total.
Tabla 1. Prevalencia de depresión según GMS/AGECAT.
Población estudiada 2003-2006

 

AGECAT
 Estadio 2 depresión

 

No.

 

 

%

 

No caso

 

284

 

85,1

 

Caso

 

50

 

14,9

                                        n = 334   Fuente: Encuesta

Según los criterios diagnósticos DSM-IV la depresión mayor (tabla 2), se presentó en 9 sujetos, el 2,7 % de los casos estudiados.
Tabla 2. Prevalencia de depresión mayor según los criterios del DSM IV.
Población estudiada. Policlínico “Ana Betancourt”. 2003-2006

 

 

Depresión mayor DSM-IV

 

Caso

 

No caso

 

Total

 

No.

  
    9

 

325

 

334

 

%

 

2,7

 

97,3

 

100

                          n = 334 Fuente: Encuestas     

En la tabla 3 se observan, como síntomas individuales de depresión más frecuentes, la agitación o el retardo psicomotor y la fatiga (36 casos, 10,8 %). Las ideas suicidas y los trastornos del sueño se manifiestan en 18 (5,4 %) y 17 (5,1 %) ancianos respectivamente, los trastornos del apetito aparecen en el 4,5 % (15 casos) y la culpabilidad tiene una frecuencia muy baja, referida por 4 adultos mayores (1,2 %).


Tabla 3. Frecuencia de síntomas depresivos DSM IV. Población estudiada. Policlínico “Ana Betancourt” 2003-2006

 

Síntomas depresivos

 
Frecuencia

 
%

 

Agitación o retardo psicomotor

 

36

 

10,8

 

Fatiga

 

36

 

10,8

 

Ideas suicidas

 

18

 

5,4

 

Trastornos del sueño

 

17

 

5,1

 

Alteración del apetito

 

15

 

4,5

 

Ideas de culpabilidad

 

4

 

1,2

                    n = 334  Fuente: Encuesta

DISCUSIÓN

La prevalencia de depresión encontrada en nuestro estudio mediante el empleo del estado mental geriátrico (GMS) en una muestra comunitaria; es similar a la reportada en estudios epidemiológicos equivalentes entre los que se encuentra el EURODEP que reportó el resultado de un metanálisis realizado en 9 centros europeos, tasas que oscilaban desde 10 % en Liverpool hasta 18,3 % en Verona con una prevalencia de depresión promedio de 12,3 % en población mayor de 65 años.7 The SHARE Study, otro importante estudio realizado en Europa, que utilizó la escala EURO-D que incluye 12 ítems del GMS8 reportó frecuencias más elevadas de depresión en un estudio de prevalencia en población mayor de 60 años no institucionalizada de 14 países europeos. Se conoce que cuando se exploran los síntomas depresivos mediante tamizajes, la prevalencia es más alta2,4 y cuando se han utilizado la entrevista psiquiátrica y criterios diagnósticos suelen encontrar prevalencias menores.2,4
Cuando aplicamos los criterios del DSM-IV (cuadro 1), encontramos una prevalencia de depresión mayor más baja que la reportada en diferentes investigaciones en las que se muestran variaciones, según la escala utilizada y la edad y procedencia de la población seleccionada.1,2,8
Un estudio epidemiológico realizado sobre una muestra representativa de la población reveló que el episodio depresivo mayor es el trastorno mental más frecuente, con una prevalencia-vida de 10,5 % y una prevalencia-año de 3,9 %.9
El resultado de una revisión de 34 estudios de prevalencia de depresión en adultos mayores utilizando diferentes métodos e instrumentos; realizada por Beekman, Copeland y Prince concluye que la frecuencia promedio de depresión mayor es 1,8 % mientras que la depresión menor es más común (9,8 %) 1
The Cache County Study, en una muestra comunitaria grande de mayores de 65 años, encontró una prevalencia de depresión mayor de 4,4 % en la mujer y 2,7 % en los hombres10 y un estudio más reciente realizado en México reportó una prevalencia de episodios depresivos en mayores de 60 años estimada de 9,5 % utilizando los criterios de la CIE 10.11
.Diversos estudios epidemiológicos norteamericanos describen una frecuencia de 8-27 % de síntomas depresivos significativos en los adultos mayores que viven en la comunidad.2,4
En nuestra investigación en cuanto a los principales síntomas depresivos que se presentan, obtenemos resultados similares a los reportados por Prince, Copeland y otros investigadores.1,7,8,12 The SHARE Study incluyó población mayor de 10 países europeos con el objetivo de comparar los síntomas depresivos individualmente, y entre los principales síntomas depresivos encontraron el sentimiento de depresión, los trastornos del sueño y también los trastornos de la concentración, de la motivación y fatiga.8
En el EURODEP, utilizando 3 métodos diferentes para comparar síntomas depresivos en 14 centros europeos, se encontraron como principales síntomas el pesimismo, seguido de la disminución del apetito, las ideas suicidas y la culpabilidad.12
Aunque no hay unanimidad de criterios en cuanto a si existen o no síntomas específicos de la depresión en el anciano las alteraciones del sueño, del apetito, el pesimismo, las ideas suicidas, la hipocondría y la culpabilidad son ampliamente reportadas en diversas investigaciones.2,4,13,14
La exploración sistemática de síntomas depresivos en la población senescente en la Atención Primaria de Salud puede ser útil para identificar un importante número de casos, pero podría no redundar en beneficio de los casos identificados si no va acompañado de la atención a las personas consideradas de alto riesgo para desarrollar depresión, con las cuales habrá que desarrollar estrategias preventivas, de tratamiento inmediato y de rehabilitación, teniendo en cuenta que el tratamiento debe comenzar con un diagnóstico adecuado. Esto redundará en la disminución de los síntomas depresivos, en la reducción de las recaídas, la mejoría de la calidad de vida y la disminución de la carga familiar y de los costos sociales.15-18
Podemos concluir que la prevalencia de depresión hallada y los síntomas depresivos más frecuentes son similares a lo reportado en otros estudios que incluyen adultos mayores que viven en la comunidad, y la frecuencia de depresión mayor es inferior a lo reportado en la literatura revisada.

DEPRESSION ON ELDER, SYMPTOMS AND PREVALENCE IN THE COMMUNITY

SUMMARY

Protocol 10/66 was used, the visit was done door y door up to 334 elderly people over 65 years old, all of them residents of the community around Ana Betancourt Clinic of Playa Municipality in Havana City, estimating the prevalence of depression and the frequency of their own symptoms individually. The diagnostic algorithm GMS/AGECAT, 10/66 and DSM IV criteria were use as well. The results show a high prevalence of depression GMS/AGECAT (14,9 %), whereas the frequency of mayor depression (2.7%) is less. More frequent depressive symptomatology includes agitation or psychomotor retardation, sleeping disorders, fatigue, suicide ideas and appetite disorders. Studies about the depression based on elderly population could be and a starting important point for therapeutics and preventive interventions once the occult morbidity related to depression has been identified.
Key words: elder, depression  epidemiology, GMS/AGECAT Diagnostic Algorism.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

  1. Beekman ATF, Copeland JRM, Prince MJ. Review of community prevalence of depression in later life. Br J Psychiatry. 1999;174:307-11.

  2. Grupo de trabajo sobre el manejo de la depresión mayor en el adulto. Guía Práctica Clínica sobre el manejo de la depresión mayor en el adulto. Galicia: Ed. Ministerio de Sanidad y Consumo; 2008.

  3. Martínez V, Esquivel V, Velasco RM. Prevalencia de depresión y factores de riesgo en el adulto mayor hospitalizado. Rev Med Inst Mex Seguro Soc. 2007;45 (1):21-8.

  4. Ramírez LG, Santibáñez LPE, Cabrera PE, Santibáñez EM, Franco CS. Depresión: mal del siglo ¿Qué puede hacer un adulto mayor: tomar Prozac o prevenir? México: Ed. Tonocontinuo; 2003.

  5. LLibre RJ, Calvo RM, Guerra HM, Ferri C, Laucherique PT, López MA, et al. Demencias y enfermedad de Alzheimer en la población cubana. La Habana: Editorial Científico Técnica; 2008.

  6.  American Psychiatric Association. DSM-IV-TR. Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales IV. Barcelona: Masson; 2003.

  7. Copeland JR, Beekman AT, Dewey ME, Hooijer C, Jordan A, Lawlor BA, et al. Depression in Europe. Geographical distribution among older people. Br J Psychiatry. 1999; 174:312-21.

  8. Castro E, Prince JM. Prevalence of depressive symptoms and syndromes in later life in ten European countries. The SHARE study. Br J Psychiatry. 2007; 191:393-401.

  9. Haro JM, Palacin C, Vilagut G, Martínez M, Bernal M, Luque I, et al. Prevalencia de los trastornos mentales y factores asociados: resultados del estudio ESEMeD-España. Med Clin Barc. 2006;126(12):445-51.

  10. Steffens DC. Prevalence of depression and its treatment in an elderly population. The Cache County Study. Arch Gen Psychiatry. 2000;57:601-7.

  11. Belló M, Puentes RE, Medina MM, Lozano R. Prevalencia y diagnóstico de depresión en población adulta en México. Salud Pública Mex. 2005;47(Supl 1):4-11.

  12. Prince MJ, Copeland JRM. Development of the EURO-D scale: a European Union initiative to compare symptoms of depression in 14 European centres. British Journal of Psychiatry. 1999; 174:330-8.

  13. Aragonés E, Pinol JL, Labad A. The overdiagnosis of depression in non-depressed patients in primary care. Fam Pract. 2006; 23(3):363-8.

  14. Geddes J, Butler R, Hatcher S, Cipriani A, Price J, Carney S, et al. Depression in adults. Clin Evid. 2006;(15):1366-1406.

  15. MacMillan HL, Patterson CJ, Wathen CN, Feightner JW, Bessette P, Elford RW, et al. Screening for depression in primary care: recommendation statement from the Canadian Task Force on Preventive Health Care. CMAJ. 2005; 172(1):33-5.

  16. Gilbody SM, House A, Sheldon TA. Instrumentos de cribaje (screening) y detección de casos para la depresión. En: Oxford Update Software Ltd.; 2007.

  17. Villalva QE, Caballero ML. Estudio sobre el uso y seguimiento del tratamiento con antidepresivos realizado por los médicos de Atención Primaria. SEMERGEN. 2006; 32(9):427-32.

  18. Sánchez Gil Y. Depresión en mayores de 65 años. Estudio 10/66 en Cuba. En: LLibre RJ. Demencias y enfermedad de Alzheimer en la población cubana. Editorial Científico Técnica: La Habana; 2008.p. 109-16.

_______________________________

 Sumario, Siguiente