Sumario, Siguiente

Rev. Hosp. Psiquiátrico de la Habana 2011,8(1)

 

Tácticas de afrontamiento, patrones de consumo y funcionamiento familiar de los pacientes alcohólicos.

Jeanette Hernández Pérez , Ricardo González Menéndez , Zermira Chávez Gálvez y Elín González Jorge  

RESUMEN

Se realizó  un estudio descriptivo, de corte transversal con el objetivo de profundizar en el conocimiento de la interacción del paciente alcohólico y sus convivientes, en lo referente al funcionamiento familiar, tácticas de afrontamiento y  repercusión hogareña, vinculados con el consumo anormal de alcohol en pacientes ingresados en la sala Rogelio Paredes del Hospital Psiquiátrico de La Habana durante el período de Enero 2007 a Julio 2008. El universo quedó constituido por los 203 pacientes ingresados en dicha etapa y la muestra fue de 135 pacientes que cumplieron los criterios de inclusión y exclusión. Se aplicaron una encuesta a los pacientes y familiares, instrumentos específicos y entrevistas estructuradas validadas, sobre funcionamiento familiar, donde la actitud ante el consumo fue de franco rechazo. Sin embargo, los patrones de ingestión alcohólica de padres y hermanos, se inclinaron hacia  el consumo inadecuado de alcohol. El funcionamiento familiar fue percibido de manera diferente por pacientes y familiares pues  los primeros opinaban que la familia era funcional en su gran mayoría y los segundos la calificaron de disfuncional.

Palabras clave: alcoholismo, patrones de consumo,  funcionamiento familiar. 

INTRODUCCION

La repercusión familiar del consumo indebido de alcohol, droga que incluimos entre las duras por sus relevantes efectos modificadores del comportamiento, es una de las más trágicas consecuencias de sus patrones no sociales de ingestión y sus expresiones van desde la violación, el incesto, la violencia y los homicidios, hasta el total abandono de las responsabilidades hogareñas en el plano económico, afectivo y jurídico.1
Múltiples mecanismos explican las disfunciones familiares en los adictos a drogas duras, pero en el caso de los alcohólicos los mayores conflictos se derivan de la extrema violencia que acompaña el uso embriagante del alcohol.
La repercusión anual del uso indebido de drogas que modifican en forma relevante la conducta se estima que alcanza en países desarrollados, cifras cercanas a los mil dólares, por cada habitante mayor de 15 años, con el sorpresivo hallazgo de que la mitad se relaciona con el uso indebido de alcohol.2 En Estados Unidos de Norteamérica  los costos  derivados de la atención médica y jurídica, del ausentismo, la afectación de la productividad laboral y el daño a la propiedad privada y estatal, supera los 274 mil millones de dólares, de los que mas de  la mitad  se relacionan con el uso indebido del alcohol tanto en pacientes alcohólicos como en muchos otros bebedores que no tienen un verdadero consumo social de dicho tóxico..
La expectativa de por vida de grandes tragedias vinculadas al uso de drogas duras se estima que;  alcanzará 600 millones de personas que las sufrirán como adictos, 500 millones que lo harán como consecuencia de sus nefastos comportamientos bajo la influencia de las mismas, y otros mil doscientos millones que enfrentarán el estrés mantenido implícito en el rol de familiares convivientes.3
En lo relativo al tercer mundo, la situación es todavía peor, pues el consumo indebido alcanza proporciones cercanas a las de los países industrializados,  pero con el agravante de las limitaciones económicas y  del llamado síndrome de Dr. Jekill Mr. Hyde.4
Los patrones de consumo en nuestra región latinoamericana y caribeña  son  ajenos al uso moderado y vinculado a los alimentos y se caracterizan por frecuentes consumos embriagantes o que violan recomendaciones médicas, normas éticas así como  exigencias laborales,  comunitarias y jurídicas cuyos nefastos efectos biológicos, psicológicos, sociales, culturales y espirituales resultan incalculables.5
Por otra parte, la utilización de drogas ilegales es un fenómeno reciente y todavía de baja prevalencia, aunque en modo alguno despreciable en un país que considera la salud como un derecho del pueblo y responsabilidad priorizada del estado y que a pesar de las limitaciones económicas ostenta la mayor cifra proporcional de médicos a nivel mundial.6
Las actitudes comunitarias en nuestro medio muestran una cierta permisividad ante el consumo embriagante de alcohol aunque si un franco rechazo ante la utilización de drogas ilegales.
La atención asistencial al paciente alcohólico, constituye un verdadero reto en lo referente a garantizar la imprescindible disposición permanente de ayuda, actitud sin la cual resultaría altamente improbable el logro de los objetivos, ya que estos enfermos ponen a prueba en grado superlativo las potencialidades humanísticas, éticas y espirituales de quienes desempeñen el papel de prestadores de ayuda como miembros del equipo de salud, familiares y compañeros de trabajo que durante la alianza terapéutica acompañarán al enfermo a través de las cinco etapas de tratamiento: precontemplativa, contemplativa, preparatoria, de acción o cambio, y de prevención de recaídas descritas por Prochaska, Di Clemente y Norcross.7-9
Las familias y otros grupos humanos disfuncionales se erigen como relevantes factores de riesgo para el alcoholismo y también como obstáculos de primer rango para alcanzar los objetivos asistenciales con estos pacientes.
Por otra parte, las conductas asociadas a los frecuentes estados de embriaguez, sumadas a los sentimientos de inferioridad y culpabilidad acumulados por  estos  enfermos, cuando se asocian a mecanismos defensivos como la negación, racionalización y la proyección, determinan relevantes diferencias cuando las interacciones  familiares se perciben  desde el ángulo del paciente y sus convivientes, por lo que la profundización en su conocimiento deviene problema investigativo cuya solución contribuye al perfeccionamiento de las acciones  rehabilitatorias.

Caracterizar el contexto hogareño de nuestros pacientes alcohólicos enfatizando las interacciones personales así como las actitudes y patrones de consumo ante las sustancias psicoactivas legales e ilegales Y Determinar los problemas de mayor relevancia en la repercusión familiar de la conducta del alcohólico y las tácticas de afrontamiento de los convivientes, así como las apreciaciones sobre el funcionamiento familiar son nuestros objetivos integrales.

MATERIAL Y MÉTODO

Para alcanzar dichos objetivos, se realizó un estudio descriptivo de corte transversal y desarrollo prospectivo, en los pacientes alcohólicos ingresados en la sala Rogelio Paredes del “Hospital Psiquiátrico de La Habana Dr. Eduardo Ordaz” durante el período comprendido entre el primero de enero del 2007 y el `primero de  Julio del 2008.
El universo incluyó los 203 pacientes con dependencia alcohólica ingresados en dicho período, así como sus conglomerados familiares de convivencia y la muestra quedó integrada por los 135 pacientes que cumplieron los criterios de inclusión y exclusión.

Criterios de inclusión: Pacientes (Grupo I)

  1. Con dependencia alcohólica primaria, sin otras adicciones de efectos relevantes sobre el comportamiento ni comorbilidad ajena a las complicaciones del alcoholismo
  2. Masculinos, con edades entre 18  y  65 años.
  3. Con tres o más años después del primer tratamiento de deshabituación ambulatorio u hospitalario.
  4. Sin limitaciones para la comunicación oral.
  5. Con el consentimiento informado firmado para participar en el estudio o abandonarlo en cualquier momento de su desarrollo

Familiar (Grupo II).

  1. Familiar mayor de 18 años, conviviente al menos en los últimos cinco años, preferentemente esposa, madre, padre, hijos o  hermanos, sin afecciones psiquiátricas de nivel sicótico ni demencial, sin limitaciones sensoriales ni para la comunicación oral.  
  2. Que hayan aceptado participar en el estudio con el derecho a abandonarlo en cualquier momento de su desarrollo si así lo deseaban.

Criterios de Exclusión:

  1. Los pacientes y familiares que no cumplan los criterios de inclusión.
  2. Que el paciente y familiares no diesen su consentimiento informado por escrito.

El instrumento exploratorio fue una entrevista estructurada, aplicada por el investigador principal, a pacientes (grupo I) y familiares (grupo II).Los integrantes del GRUPO I fueron explorados después de transcurrir una semana del ingreso para evitar problemas de comunicación inherentes a la abstinencia. Los convivientes se exploraron al concluir las sesiones semanales de la escuela de familiares.

Las  apreciaciones sobre el funcionamiento familiar fueron exploradas mediante el Test de Percepción del Funcionamiento Familiar (FF-SIL) que fue aplicado a los pacientes y familiares.
Para la compilación de datos se utilizaron las encuestas aplicadas tanto a familiares como a pacientes. y en algunos casos en que resultó  necesario, se tomaron las historias clínicas y entrevistas estructuradas sistemáticas a todos los adictos hospitalizados en nuestro servicio. Una vez terminada la etapa de recolección de los datos se revisaron todas las encuestas para así corregir errores de anotaciones.  Se tabularon de forma manual los resultados de la información obtenida a través de las encuestas, utilizando una calculadora manual y así lograr análisis estadístico.
Los resultados se exponen en forma de tabla o gráficos.
El análisis se hizo en forma de resumen para variables cualitativas expresadas en razón, proporción, tasa porciento e índice de media ponderada, se realizó además el acta de consentimiento informado a pacientes y familiares incluidos  en el estudio.
Los cuestionarios se pasaron a una base de datos en el sistema Microsoft Access, los datos se procesaron por microcomputadoras utilizando el sistema Access y los paquetes estadísticos INSTAT y STATISTICA.

RESULTADOS Y DISCUSION

Las tácticas de afrontamiento adoptadas por los familiares ante el comportamiento del paciente alcohólico se ven en la tabla No 1.

Tabla 1: Tácticas de afrontamiento adoptadas por los familiares ante el comportamiento del paciente alcohólico Sala Rogelio Paredes Hospital Psiquiátrico de La Habana 2007-2008.

TÁCTICAS DE AFRONTAMIENTO

FAMILIARES

N0

%

Lo critican

121

89.62

Lo rechazan

115

85.18

Se disgustan

110

81.48

Se mantiene a distancia

108

80

Lo tratan con indiferencia

106

78.51

Lo aconsejan

63

46.66

Lo tratan con comprensión

24

17.77

Sienten deseo de agredirlo

24

17.77

Lo ayudan

22

16.29

Lo aceptan

20

14.81

Consumen con él

19

14.07

Comparten con él su consumo

18

13.33

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fuente: Planilla encuesta familiar. Preguntas de respuestas múltiples.

De las 12 tácticas estudiadas las cinco más frecuentes fueron: lo critican, con 121 familiares para 89.62 %; lo rechazan con 115 para 85.18 %; se disgustan con 110 para un 81.48 %; se mantienen a distancia 108 para un 80 % y lo tratan con indiferencia 106 para un 78.51 %.
Si analizamos estos acápites podemos observar que la familia sometida a un sufrimiento constante, asume actitudes negativas, que pudieran ser expresivas de mecanismos de codependencia y que por el estrés mantenido pueden establecer manifestaciones psicofisiopatológicas que al complicarse y malignizarse integran las categorías de alo-morbilidad, alo-comorbilidad y alo-mortalidad como repercusión familiar final de esta tragedia.10
Los problemas de mayor relevancia derivados de la conducta alcohólica se exponen en la tabla No 2,  Se destacaron cuatro en particular: La separación o divorcio con un 51.85 %; sanción judicial con resultados similares de un 51.85 %; seguidos de muy cerca de la violencia física con un 51.11 % y  la pérdida de amistades con un 50.37 %.

Tabla 2: Problemas familiares de mayor relevancia derivados de la conducta alcohólica Sala Rogelio Paredes Hospital Psiquiátrico de La Habana 2007- 2008.

PROBLEMAS DE MAYOR RELEVANCIA

FAMILIAR

N0

%

 

Separación o divorcio

70

51.85

Sanción judicial

70

51.85

Violencia Física

69

51.11

Pérdidas de amistades

68

50.37

Delitos Sexuales

64

47.40

Violencia Psicológica

63

46.66

Arresto Policial

63

46.66

Pérdida de empleo

62

45.92

Riñas callejeras

61

45.18

Disgustos con vecinos

60

44.44

Accidentes del tránsito

59

43.70

Escándalo Público

58

42.96

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fuente: Planilla encuesta familiar. Preguntas de respuestas múltiples.

Como hemos podido apreciar, todos estos aspectos están relacionados entre si ya que el alcohol es una sustancia psicoactiva que afecta al cerebro y a la mayoría de los órganos del cuerpo y su consumo afecta al consumidor y a quienes lo rodean, por estar relacionado con violencia familiar, accidentes fatales del tránsito (tanto para pasajeros como para peatones) y violencia interpersonal. Este consumo también esta relacionado con problemas sociales y económicos para  el individuo su familia y la comunidad.11  
Los hallazgos sobre la repercusión del adicto en la familia coinciden con otros estudios revisados sobre adicciones, donde señalan tensiones violencias, riñas, escándalos. En un estudio realizado con pacientes adictos se ha planteado que la presencia de un miembro adicto en la familia genera sufrimiento, desestabilidad, acaba con la estructura de la familia, provoca perdidas de valores y principios, rechazo, desequilibra la familia.12-13
La situación familiar y el desgaste que supone afrontar un paciente adicto por parte de la familia lleva consigo una serie de consecuencias emocionales, entre los que se incluyen, los problemas de ansiedad, los miedos, la tristeza, la depresión y  las limitaciones económicas entre otras.14
Cuando el alcohol se consume en exceso, es también  el responsable directo de problemas sociales, legales tales como: accidentes de tránsito, malos tratos familiares, delitos contra las personas, ausentismo y accidentes laborales.10,12,15,16,
Los patrones de consumo adoptados por los familiares de los pacientes alcohólicos estudiados (Padre, Padrastro y Hermano mayor) se exponen el la tabla No 3.

Tabla 3: Patrones de consumo adoptados por los familiares del paciente alcohólico Sala Rogelio Paredes Hospital Psiquiátrico de La Habana 2007-2008.

trab 9 ima 1

Fuente: Planilla encuesta familiar.

Si tomamos en cuenta la comparación entre las respuestas positivas y negativas vemos que el consumo de drogas que no modifican la conducta es bien frecuente entre los familiares de nuestros pacientes, pero los resultados con el alcohol no fueron nada despreciables si analizamos los incisos que tienen que ver con el C.A.G.E incisos (F, G, H, I) donde se puede observar que el consumo de alcohol es muy frecuente entre los familiares masculinos de los pacientes, factor de gran importancia  tanto desde el punto de vista genético y transplacentario, como del relacionado con las conductas aprendidas. En la tabla podemos destacar que de los acápites del C.A.G.E  en los padres se comportaron por encima del 0.90 en tres de los cuatro explorados, siendo el I de 1.35 (a veces toma un trago en la mañana para eliminar el malestar por haber bebido el día anterior), esto comparado con los padrastros es muy superior ya que estos solo tuvieron uno de los acápites elevado el H (en ocasiones se ha sentido mal o culpable por su forma de beber) con un 1.59, pero si observamos el resultado de los hermanos mayores vemos que de los cuatro acápites tres de ellos están muy altos, incluso por encima de uno, destacándose en primer lugar el G (a veces se disgusta cuando familiares y amigos lo critican por su forma de beber) con 1.39, en segundo lugar  el F(a veces piensa que debe beber menos) con 1.23 y en tercer lugar el I (a veces toma un trago en la mañana para eliminar el malestar por haber bebido el día anterior) con 1.21. Si analizamos todos estos datos detenidamente, en la gran mayoría de los núcleos familiares de los alcohólicos existe un predominio de consumo indebido de alcohol así como una  frecuencia nada despreciable de bebedores problemas sobre todo en los hermanos que crecieron en su misma familia y bajo sus mismos patrones.
Hoy en día existen más de 250 cuestionarios para explorar si existe consumo anormal de alcohol. En nuestro estudio se aplicó el C.A.G.E, en este por los resultados obtenidos pudimos ver que, muchos de los familiares entrevistados presentaban un consumo de riesgo, mientras otros se encontraban en etapa de consumo perjudicial.17 
Es válido señalar que la tolerancia existente en nuestra sociedad con respecto al alcohol, no se manifiesta ante ninguna otra droga. Según estudios fiables se calcula que entre un 8 % y 10 % de la población occidental tiene problemas relacionados con el consumo abusivo de alcohol. El 15 % de las consultas que se hacen a un médico general, se hacen por problemas relacionados con el alcohol y entre 20 % y 30% de la población que ingresa en hospitales  lo hacen por problemas relacionados con el consumo abusivo del mismo.  Se ha descrito que puede existir una cierta vulnerabilidad genética al abuso y dependencia de sustancias tóxicas buscando por estas vías el equilibrio interno que el sujeto dependiente no posee, hoy  día existe un alcohólico por cada diez personas que han consumido bebidas alcohólicas alguna vez en su vida.18
Existe consenso internacional acerca de que las condiciones familiares o sociales adversas o permisivas, son factores de riesgo que predisponen un consumo de sustancias no legales.16-19
Estudios similares al nuestro en Canadá describieron que el 62 % del consumo de alcohol ocurría en días en los que consumían cinco o más tragos los varones y cuatro o más las mujeres y que para jóvenes entre 19 y 24 años esto se elevaba a 90 % (58). Sin embargo en muchos países en vías de desarrollo como México, Brasil, Perú, Bolivia, Uruguay, Costa Rica y Chile el consumo es particularmente elevado, especialmente entre jóvenes.20,21
 La OMS realizó un estudio donde reflejó que los patrones de consumo en los países en vías de desarrollo eran superiores que los de países desarrollados.22
La actitud familiar ante las drogas legales e ilegales se exponen en la tabla No 4.

Tabla 4: Actitud familiar ante las drogas legales e ilegales Sala Rogelio Paredes Hospital Psiquiátrico de La Habana 2007-2008.

ITEMS
A
EVALUAR

ACTITUD FAMILIAR ANTE LAS DROGAS
 LEGALES E ILEGALES

Desacuerdo total
 y
 muy en desacuerdo

Bastante en desacuerdo y
algo en desacuerdo

Algo de acuerdo

Bastante de acuerdo

Muy
de acuerdo

Totalmente de
acuerdo

 No debe fumar

24

74

1

36

-------

-----------

No debe tomar Café

86

49

--------

---------

--------

-----------

No debe tomar bebidas alcohólicas

5

14

--------

12

--------

104

No debe ni probar la Marihuana

------------

------------

--------

---------

--------

135

No debe ni probar la Cocaína

------------

------------

--------

---------

--------

135

No debe ni probar la heroína

------------

------------

--------

---------

--------

135

No debe ni probar los hongos

-------------

-------------

--------

---------

--------

135

No debe ni probar ninguna droga

-------------

-------------

--------

---------

--------

135

Debe prohibirse beber a menores de 16 años

1

49

1

33

13

48

Debe prohibirse beber en calles y parques

19

7

--------

63

--------

46

Debe prohibirse la venta de alcohol antes de las 2:00 p.m.

19

19

--------

12

--------

45

Invitar a beber a menores es un gran error

------------

41

17

17

--------

60

Conducir embriagado es criminal

-------------

-------------

--------

2

--------

133

La embriaguez por alcohol pone en peligro a los demás

-------------

16

--------

28

9

82

Fuente: Planilla encuesta familiar

Podemos observar que existe en la población un rechazo total  al uso y abuso de las drogas ilegales en nuestro país, viendo que del ítems 4 al 8 todos los entrevistados señalaron una puntuación de 10 estando totalmente de acuerdo con los planteamientos.
Ante las drogas legales y en especial con el alcohol, la actitud es totalmente diferente, existiendo una alta permisibilidad, no solo para su consumo social (actitud adecuada) sino para su consumo embriagante, que es la esencia de la difundida tolerancia incondicionada existente en toda América Latina y el Caribe y que debemos modificar.
A pesar del desarrollo de nuestra sociedad, en la actualidad continúa siendo para muchos un acto de hombría consumir bebidas alcohólicas, por lo que podemos asegurar que la exigencia ante las drogas legales es muy baja.
Con respecto a las medidas preventivas de tipo jurídicas y administrativas vemos que de forma general estas no se cumplen.  Incluso podemos agregar que gran cantidad de entrevistados a través del lenguaje extraverbal realizan movimientos de extrañeza al contestar estos acápites, respuestas que no recogimos numéricamente, pero  que consideramos igualmente importantes en la actitud de los familiares ante las drogas. De todos los Ítems, el que más rechazo alcanzó  por los familiares, fue el número 13 (Conducir un vehículo embriagado es criminal) con 133 encuestados de los 135, esto puede deberse a dos aspectos fundamentales, la propaganda televisiva que existe contra dicha irresponsabilidad y por la cantidad de personas que de manera directa o indirecta han sido víctimas de accidentes del tránsito de choferes bajo el efecto del alcohol,  de hecho podemos afirmar por estudios realizados que el 50.5 % de las muertes atribuibles al alcohol en las Américas se debieron a lesiones intencionales y no intencionales, además se estima que el alcohol causó la muerte de una persona cada dos minutos, que un 5.4 % de todas las muertes en América fueron atribuibles al alcohol.23
Aunque algunos padres y tutores pueden sentir alivio por que sus hijos adolescentes solamente beben, es importante recordar que el alcohol es una droga psicoactiva que consideramos como dura, por su trágica potencialidad para modificar el comportamiento. El alcoholismo no sólo afecta la mente y el cuerpo, muchas veces de manera impredecible, sino que además los adolescentes carecen de las habilidades de criterio y resistencia para manejar el alcohol con prudencia.24
Las cualidades del funcionamiento familiar exploradas mediante el Test de Percepción del Funcionamiento Familiar (FF-SIL) aplicado a los pacientes y familiares, se presentan en la tabla No 5. 25

Tabla 5: Cualidades del funcionamiento familiar según pacientes y familiares. Sala Rogelio Paredes. Hospital Psiquiátrico de La Habana 2007-2008.

CATEGORÍAS

CUALIDADES DEL FUNCIONAMIENTO FAMILIAR

PACIENTES

FAMILIARES

No

%

No

%

Cohesión

1057

78.29

404

29.92

Armonía

1072

79.40

375

27.77

Comunicación

1049

77.70

439

32.51

Adaptabilidad

1024

75.85

556

41.18

Afectividad

1051

77.85

471

34.88

Roles

1058

78.37

524

38.81

Permeabilidad

1051

77.85

516

38.22

Fuente: Planilla encuesta Familiar.

En esta se aprecia, que la visión de los familiares es más catastrófica. Para la familia  existe poca cohesión, no hay armonía, ni comunicación y tienen grandes problemas con la afectividad. Estos fueron los resultados más relevantes, aunque todos los acápites se comportaron de manera muy parecida.
Con respecto a los pacientes la apreciación es totalmente diferente plantean que existe cohesión, armonía, comunicación y afectividad esta apreciación puede deberse a que todos los casos fueron primeros ingresos, muchos aún en etapa egosíntónica con importantes defensas basadas en mecanismos de  negación.  Como es habitual en fase precontemplativa, el paciente desconoce lo que está ocurriendo, como si tuviera los ojos cerrados, esta es precisamente la fase en que la conducta del paciente gana por su indolencia matices disociales determinantes de la errónea apreciación popular de que los alcohólicos en vez de enfermos son viciosos.
El  estudio paralelo al nuestro en paciente cocainómanos, arrojó sin embargo, que tanto la apreciación del paciente como la de los familiares era bastante similar, ya que  estos opinaban que existía cohesión, afectividad, armonía y que  sólo existían algunos problemas con la comunicación. La explicación de estas diferencias pudiera estar en el largo historial de consumo del paciente alcohólico antes del ingreso en que se van deteriorando todas estas cualidades de la familia.
En los pacientes con dependencia a cocaína sin embargo, el período de inicio de consumo y la aparición de problemas en todas las esferas es tan corto que todavía cuentan con apoyo familiar y por otra parte la tendencia comunitaria es a aceptar más fácilmente la condición de enfermos en los adictos a sustancias ilegales.26
Es evidente que cuando las familias presentan algún grado de desajuste en la comunicación y adaptabilidad, pueden no tener adecuados estilos de afrontamientos que les permitan realizar ajustes ante determinadas situaciones conflictivas, por lo que no serán capaces de utilizar mecanismos estabilizadores que les proporcionen salud y bienestar a sus miembros y los proteja de conductas adictivas, por lo que podrán presentar--ante eventos vitales estresantes--pérdida del control, carecer de suficientes fortalezas, así como manifestar desajustes y desequilibrios que condicionan cambios en el proceso salud enfermedad y muy especialmente en el funcionamiento familiar.12,27
En otros estudios se ha planteado que el papel de la familia es de vital importancia para el desarrollo de estas conductas, pero hacen énfasis especial en el daño que este problema condiciona a la familia y si no se profundiza, no se puede lograr que la familia pueda influir, para evitar este flagelo.16, 19, 28
En correspondencia de cómo puede influir la familia para que algunos de sus miembros desarrollen una adicción. Los grupos de familias de adictos plantean por mayoría, la falta de comunicación, insatisfacción, falta de apoyo y otros miembros con problemas de adicción. En las familias sin miembro adicto, por mayoría y consenso, señalan la importancia de la enseñanza familiar con respecto a orientarlos, guiarlos, cooperar, sin actitudes sobre protectoras.
En la tabla No 6 vemos la valoración del funcionamiento familiar según pacientes y convivientes, recogiéndose nuevamente que la apreciación familiar es diferente a la de los pacientes.

Tabla 6: Comportamiento del test de funcionamiento familiar, según pacientes y familiares. Sala Rogelio Paredes. Hospital Psiquiátrico de La Habana 2007-2008.

CATEGORÍAS FUNCIONALES

FUNCIONAMIENTO FAMILIAR

Apreciación del paciente

Apreciación del familiar

No

%

No

%

Familia Funcional

75

55.56

20

14.81

Familia Moderadamente Funcional

33

24.44

30

22.23

Familia Disfuncional

22

16.30

65

48.15

Familia Severamente Disfuncional

5

3.70

20

14.81

Total

135

100

135

100

Fuente: Planilla Encuesta Familiar.

Según la familia el 62.96 % de las calificaciones arrojaron entre familia disfuncional y severamente disfuncional, no siendo así la apreciación de los pacientes donde el 80 % oscilaba entre familia funcional y moderadamente funcional.
En estudios realizados en Ciudad de la Habana  con familias en la que algún miembro presenta adicción encontramos que las familias disfuncionales representaban el 50 %, estos estudios fueron en adictos al alcohol y no a otras sustancias.10
En nuestro estudio consideramos que los miembros de estas familias convivían en situaciones de mayor tensión, desequilibrio, resquebrajamiento de roles, comunicación, afectividad, entre otros, que pueden haber actuado como elementos de riesgo importante con respecto a su trastorno relacionado con el consumo de sustancias.
Una familia con patrones  de funcionamiento insanos o una estructura inadecuada de sus miembros, supondrá un buen caldo de cultivo para escaparse, evadirse, buscar otros ambientes o continuar con mal funcionamiento mental.16, 28, 29
Es evidente que al presentarse un miembro en la familia con una conducta adictiva, condiciona elementos desestabilizadores que repercuten negativamente en la familia en general y los mismos van desde trastornos psicológicos hasta actos de violencias, que dañan la integridad de la estructura familiar.

El equipo de trabajo concluye entonces que:

 

Facing Strategies, Models of Cosumption and Family Functioning of Alcoholic Patients.

Summary

A transversal, descriptive study was carried out with the aim  of to deepen on the knowledge about the alcoholic patient and his/her living together family referring to family functioning, facing strategies and home referring effects related  to patients admitted in “Rogelio Paredes” ward of the Psychiatry Hospital of Havana, during the period January, 2007 to July, 2008 due to abnormal alcohol consumption. The group was formed by the 203  admitted patients during that period and the sample wasof135 patients that fulfil the criteria of inclusion  and exclusion.
A questionaire was applied to patients and relatives as well as, specific instruments and interviews were also done  about family functioning in which the attitude about consumption was of real rejection. Nevertheless, brothers and sisters showed an inadequate consumption. Family functioning was seen on different ways by patients and relatives. Patients said that families were functional, meanwhile relatives characterized their families as dysfunctional.
Key words: alcoholism, consumption, models, family functioning.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

  1. González, R. “La incorporación de valores morales”. Editorial. Rev.. Cub.. de Salud Pública. PDF. 2005, 31 (4) Oct. Dic.

  2. World Health Organization, Global Status Report on Alcohol 2004. Geneva. World Health Organization.

  3. González, R “El Alcohol como droga Portera”.Rev. Hosp. Psiq. De la Hab. 36 (2) 87-92, 1995.

  4. González, R. ¿Cómo enfrentar el peligro de las drogas? Editorial Política. 2da edición 2006.

  5. Peruga, A.”El consumo de substancias adictivas en las Américas” Adicciones 14 (2) 227-238, 2002.

  6. González, R. Psicoterapia de alcohólicos y otros toxicómanos. Editorial científico técnica. La Habana, 1996.

  7. González. R, . “Humanismo, Integralidad y Equidad: Criterios sobre el lema del XX Congreso APAL 2005. (pendiente de publicación Revista APAL).

  8. Gonzáles, R “Humanismo y gestión de Salud: ¿Avanzamos o retrocedemos?. Revista Sicopatología(España) 20(2) 169-184, 2000.

  9. Prochaska, J; Di Clemente, C; y Nocross, J. “In search how people change: Aplications to addictive behaviorus” American Psycologist 7(11) 1102-1114, 1992.

  10. Herrera, S. P.; “Familia Funcional y Disfuncional. Un indicador de salud”. Ciudad Habana; Rev. Cubana Méd. Gen. Integr, 1997, P. 13(3), 591-595.

  11. Babor T, Caetano R.  Evidence-based alcohol policy in the Americas, Rev Panam/Pam Am J Public Health 2005; 18(4/5).

  12. Bueno Delgado, Santiago; Jiménez Terrecilla, José Manuel. Medicina Legal en Drogodependencia, Agencia antidroga, MCMX. CIX, Consejería de Servicios Sociales. Comunidad de Madrid, España 2001.

  13. Moreno Chaveco, Virgen; Relacion del Adicto Con la Familia; Trabajo Investigativo Para Jornada Científica del Hospital “27 de Noviembre”. Mayo, 2003.

  14. González, R. El humor en los tiempos de la cólera. Editorial Política. C. Habana 2008 (en prensa).

  15. Borges G, Cherpitel C, Orozco R, Bond J, Ye Y, MacDonald S, et al. Multicenter study of acute alcohol use and non-fatal injuries: data from the WHO collaborative study on alcohol and injuries. Bulletin of the World Health Organization 2006; 84(6):453-460.

  16. Carrasco M; Dr. L Santo-Domingo; Dr. G Valladolid. Guía Práctica de Intervención en Alcoholismo. Agencia Antidroga. Comunidad de Madrid, P. 95-175 2000.

  17. Ewing J.;B. Rouse.Ïdentifying the Hidden Alcoholic. Read al the 29th International Congress on Alcoholism and Drug Dependence Sydney. Australia. Feb 1997.

  18. Recañón Fuentes, José Carlos; El Alcohol “Una Droga Muy Dura”. Dp. Legal: BU- 447, 1998, P 17.

  19. Bueno Delgado, Santiago; La Drogodependencia Ante los tribunales de Justicia, Libro de Casos. Editorial Colex. Madrid, 1998.

  20. Villatoro J, Medina-Mora  ME, Hernández M, Fleiz C, Amador N, Bermúdez P. La Encuesta de Estudiantes de Nivel  Medio y Medio Superior de la Ciudad de México: noviembre 2003. Prevalencias y evolución del consumo de drogas. Salud Mental 2005; 28(1):38-51.

  21. Medina Mora M E, Quintanar TR, Guiot ER, Rodas LC, Vasquez L. Alcohol in Latin America, regional developments on use, abuse, related problems and control of alcohol related harm: a review. Manuscrito preparado para la Organización Mundial de la Salud 2005.

  22. Remh J, Baliunas D, Popova S, Roerecke M, Taylor B. Alcohol comsumption and the global burden of disease 2002. Ginebra: OMS, Departamento de Salud Mental y Abuso de Sustancias, Dirección de Toxicomanías; 2006.

  23. Organización Mundial de la Salud. World Mental Health Survey Consortium. Medina-Mora M E; Borges, G; Lara, M.C: “Prevalence, severity, and unmet need for treatment of mental disorders in the World de Health. “Organization World Mental Health Surveys. JAMA 2004; 29(21):2581-2590.

  24. NIAAA. Make a difference: talk to your child about alcohol. Washington, DC, USA, 2000. ( NIH Publication No. 00-4314).

  25. González Ester. Test de Percepción del Funcionamiento Familiar (FF-SIL) aplicado en Cuba 2006.

  26. González Elín. “El entorno familiar en la apreciación del paciente cocainómano y sus familiares”. Tesis para optar por el título de especialista de primer grado en psiquiatría 2008.

  27. Sintes Álvarez, R; “Familia”. Temas de Medicina General Integral. Ciudad Habana; Ciencias Médicas. 2001, Vol-I. P. 212-230.

  28. Personal de enfermería y drogodependencia; Colectivo de Autores, Madrid, Couce Editorial, 1998.

  29. Palomar, J.. Relación Entre el Funcionamiento Familiar y la Calidad de Vida en Familias con un Miembro Alcohólico. México, D.F..rev. Salud Mental 1999. 22(6); P 13-21.

__________________________________


Especialista de primer grado en MGI y en Psiquiatría, profesor instructor y Master en Salud Ambiental.

Profesor Titular consultante de la Facultad Enrique Cabrera. Universidad Médica de la Habana.

Especialista de primer grado en Epidemiología, profesor instructor y Master en Enfermedades infecciosas.

Especialista de primer grado en MGI y Psiquiatría y Master en Salud Mental.

 

 

 Sumario, Siguiente