Sumario, Siguiente

Rev. Hosp. Psiquiátrico de la Habana 2013, 9(3)

 

Psiquiatra que conocí: Narciso Calles Bajos

Dr. Luis Calzadilla Fierro.


Dr. en Ciencias  Profesor Consultante de Psiquiatría.  Universidad Médica de la Habana, Cuba. Centro de Salud Mental de La Habana Vieja.

Fue un mediodía de 1966, si no recuerdo mal, que en el Hospital Oncológico esperábamos una clase y se me acercó un amigo y compañero de curso, Narciso Calles Bajos, para preguntarme si deseaba integrar el primer grupo de alumnos ayudantes de la asignatura Psicología Médica, bajo la tutela del Profesor José Ángel Bustamante, y del cual Narciso era el entusiasta responsable. Por supuesto  que asentí agradecido al amigo que me ofrecía  esa oportunidad. Nos reuníamos con el profesor, por las noches, en el sótano de una sala de clínica del centenario Calixto García. Comenzaba para ambos un largo periplo por la Psiquiatría, que recorrimos juntos muchas veces, pero él no tuvo la suerte de permanecer en el camino hasta el momento actual, como otros que nos acompañaron en aquel empeño pionero en la enseñanza  de la Psicología Médica en Cuba.
Nos reuníamos para recibir nuestra formación psiquiátrica, de una manera informal, en el Instituto de Investigaciones Fundamentales del Cerebro, el cual ha tenido diversos nombres y allí estaban,  entre otros: Bustamante, Larragoiti, Araujo, el antropólogo Antonio Santa Cruz, Diego González Martín y era un centro de reunión, formación y debate psiquiátrico, en el cual una de las primeras tareas que Bustamante nos sugirió fue el estudio de las diversas corrientes del pensamiento psiquiátrico, que él resumía  de una manera magistral.  Narciso siempre estaba presente, no recuerdo que hubiera faltado nunca y gozaba de gran estimación del grupo y los profesores con su inteligencia, interés por el estudio y capacidad para establecer relaciones interpersonales. Se hacía fácil la comunicación con Narciso y fuimos anudando una amistad que se reforzaría mucho más al concluir la especialidad, cuando coincidimos en la ciudad de Matanzas, durante el posgraduado, él como director del Hospital Psiquiátrico Provincial Antonio Guiteras de Matanzas y yo al frente del Grupo Provincial de Psiquiatría. Desarrollamos entonces el primer proyecto de Psiquiatría en la comunidad en dicha provincia, que recibió el apoyo entusiasta de la dirección provincial de salud. Partíamos del policlínico de la época, me refiero a los años 73 al 75, al cual tomamos como base para las actividades, ya que entonces no existían los centros comunitarios de salud mental. Narciso fue el alma impulsora y yo lo  seguí a pesar de todos los problemas, inconvenientes y resistencias que encontramos. Un viejo dirigente de salud, que nos apoyó extraordinariamente, el Dr. Pedro Granda dijo de aquel momento “fue una época de oro de la especialidad de la provincial” y detrás de aquello, además del grupo extraordinario que nos acompañó, estaba la inteligencia creadora de Narciso. Juntos publicamos muchos trabajos, en folletos y revistas. De Calles recuerdo especialmente, dado lo novedoso en aquel momento, su Encuesta sobre el comportamiento sexual en un grupo de estudiantes universitarios y un estudio transcultural comparativo sobre la enfermedad mental en Cuba y África, ya que desempeñó misión internacionalista en Mozambique. Posteriormente cursaría la carrera de Psicología, en su continuo afán de saber.
Murió joven. Nunca más trabajaríamos juntos pero seguíamos compartiendo afanes comunes. Algún tiempo después de su muerte su esposa me llamó para ofrecerme una buena parte de la biblioteca de mi amigo. Me dijo que él estaría contento de que yo recibiera ese legado. Aún los conservo y al abrir uno de ellos lo encontré repleto de notas manuscritas en que relacionaba los datos teóricos  del
texto con pacientes que había atendido y ayudado durante su prolongado quehacer psiquiátrico.
Al evocarlo en esta mirada hacia el pasado agradezco la extraordinaria generosidad  que mostró hacia  mi aquel mediodía en el Oncológico. Le agradezco muchas cosas más que contaré algún día y por eso encabeza el largo listado de psiquiatras que conocí el entrañable amigo y brillante profesional que fue Narciso Calles Bajos.

 

 Sumario, Siguiente