Sumario, Siguiente

Rev. Hosp. Psiquiátrico de la Habana 2005;2(2)

LAS PSEUDOCRISIS: UNA PROPUESTA DIAGNÓSTICA

Miguel Colmenero Batallan, 1 Mariano Guevara Ferrer 2 y Ariel Faure Vidal 3

RESUMEN

Existen pacientes con sospecha de pseudocrisis, a los cuales se les indican maniobras de inducción de crisis en nuestro laboratorio; se describen los resultados obtenidos en dichas pruebas que fueron realizadas mediante la sugestión del paciente y el registro electroencefalográfico. Fueron estudiados 8 pacientes, en los que se analizó la positividad de la inducción de crisis y las anormalidades electroencefalográficas indicativas de epilepsia real. La edad media de los pacientes fue de 20,87 años con predominio del sexo femenino. Las crisis, que se iniciaban con la sugestión, fueron variadas, breves sin relajación de esfínteres, y cedían igualmente con sugestión. De los 8 pacientes estudiados 7 tuvieron electroencefalograma normal y solo 1 fue anormal. Por otra parte las maniobras fueron positivas en 6 pacientes, y en 2, resultaron negativas, de los cuales 1 paciente tuvo electroencefalograma normal y el otro anormal. Consideramos que este estudio constituye una ayuda al neurólogo en el difícil diagnóstico de la pseudocrisis, pues posibilita distinguirla de una posible crisis epiléptica real.

Palabras clave: pseudocrisis, electroencefalograma, epilepsia.

INTRODUCCIÓN

Se define como pseudocrisis (PC) a aquellas manifestaciones clínicas que semejan una crisis epiléptica sin serla. Estas van a constituir un patrón paroxístico caracterizado por un trastorno de conducta brusco y limitado en el tiempo que puede afectar la conducta consciente, la afectividad, la memoria y la percepción, todo esto mediado por factores psicológicos, de aquí que este cuadro sea diferenciado de otros eventos no epileptógenos como los síncopes, la narcolepsia y los ataques isquémicos transitorios, entre otros. Se estima que del 10 al 25 % de los pacientes que refieren padecer de epilepsia sufren este tipo de crisis, porcentaje nada despreciable; y que, del 12 al 36 % de estos, tienen una epilepsia real. 1

El diagnóstico de estos pacientes en ocasiones resulta difícil aunque no insospechable si se realiza un buen interrogatorio clínico. No obstante, existen procedimientos como la técnica de inducción de crisis, con monitoreo electroencefalográfico, que pueden contribuir a este diagnóstico en caso de sospecha. En nuestro laboratorio se ha aplicado esta técnica en diferentes pacientes con sospecha de PC, por lo que creímos interesante analizar estos pacientes estudiados para describir algunas de las características más relevantes desde el punto de vista clínico y electroencefalográfico, y por último valorar su utilidad, en el diagnóstico de PC.

Los objetivos de nuestro trabajo son: destacar si existe predominio de algún sexo y precisar el rango de edad más frecuente en las pseudocrisis, describir las manifestaciones clínicas que presentaban los pacientes durante la aplicación de la técnica de inducción de crisis, así como las principales alteraciones electroencefalográficas antes y durante la ejecución de dicho proceder.

MÉTODOS

Fueron estudiados 8 pacientes de uno y otro sexos remitidos a la consulta de Neurología del Departamento de Neurofisiología Clínica del Hospital Clinicoquirúrgico Docente “Dr. Salvador Allende” con la sospecha de PC, a los que se les realizó un registro electroencefalográfico de 8 canales, mediante la utilización del equipo computarizado MEDICID 3E, el cual permite la adquisición, análisis y procesamiento de las señales neuroelectrofisiológicas. Posteriormente, durante el monitoreo del electroencefalograma (EEG), se procedió a la sugestión del paciente, mediante la infusión intravenosa de una sustancia “epileptogénica” (placebo de dextrosa al 5 %). Fuera de registro, se procedió al informe electroencefalográfico y al posterior análisis de los posibles cambios que pudieran aparecer antes y durante el período de inducción de crisis.

La técnica de inducción de crisis como procedimiento, llevó implícitos 2 puntos de análisis fundamentales: primero, el análisis del registro electroencefalográfico en busca de anormalidades del registro; y, segundo, la respuesta a la técnica de inducción de crisis, que puede ser positiva o negativa. A partir de este análisis se puede inferir el diagnóstico del paciente (figura 1), que puede ser: posible PC o posible crisis epiléptica real. Se tuvo en cuenta que un electroencefalograma normal no descarta una epilepsia y que puede haber inducciones negativas en pacientes con PC.

Figura 1

 

Durante el procesamiento estadístico de los resultados se utilizaron métodos de estadística descriptiva y el estadígrafo F-Fischer, con una probabilidad con significación estadística menor o igual a 0,05.

RESULTADOS

La edad promedio de los pacientes estudiados fue de 20,87 años con un mínimo de 16 y un máximo de 33 años, de estos, 2 pacientes (25 %), eran del sexo masculino y 6 (75 %) del femenino.

Los registros de EEG durante las PC mostraron abundantes artefactos por movimientos, no obstante no se observaron alteraciones de la actividad de base, precisándose en ellos incluso actividad alfa.

En la tabla 1 se resumen los resultados obtenidos en relación con la positividad del EEG y de la inducción de crisis. Nótese que de los 8 pacientes analizados, 7 (85,5 %) mostraron registros de EEG normales y solo 1 (12,5 %) fue anormal de tipo paroxístico. En relación con la positividad de la técnica de inducción de crisis, 6 casos (75 %) fueron positivos, y solo 2 negativos.

Tabla 1. Resultado de los registros de EEG y de las maniobras de inducción de crisis en 8 pacientes con sospecha de pseudocrisis.

Técnica de inducción de crisis

EEG normal

EEG anormal

Total

Positiva

6 (75 %)

0

6 (75 %)

Negativa

1 (12.5 %)

1 (12,5%)

2 (25 %)

Fuente: Base de datos. Departamento de Neurofisiología.

DISCUSIÓN

Los resultados muestran que en los pacientes con sospecha de PC, el sexo que predominó fue el femenino (75 %), lo cual coincide con lo reportado en la literatura por otros autores, 1-7 que plantean que la prevalencia de PC es más frecuente en la mujer que en el hombre; también en estos reportes se menciona que la edad de comienzo oscila entre los 14 y 30 años, lo que coincide con la media observada por nosotros de 20,87 años con un rango entre los 18 y 33 años. Se debe señalar que algunos de estos pacientes venían padeciendo de “crisis” desde algún tiempo atrás, y que muchos de ellos recibían tratamiento anticonvulsivo.

Desde el punto de vista clínico, las crisis observadas por nosotros durante la inducción de crisis fueron bastante atípicas, hecho que también coincide con lo reportado; 2,4-6 se observándose diferentes manifestaciones en las que predominaban las alteraciones de conducta motora con movimientos raros que semejaban una epilepsia, y otras con vocalización de frases, palabras o simples ruidos, sin relajación de esfínteres, de duración breve y que cedían espontáneamente también por sugestión. Se confirmó que dichas manifestaciones eran PC por 2 características fundamentales: su inicio relacionado en el tiempo con la administración de la sustancia epileptogénica placebo y la sugestión; y la ausencia de grafoelementos electroencefalográficos paroxísticos durante la crisis. Se plantea que del 20 al 25 % de los pacientes con PC pueden mostrar registros de EEG anormales, 1 con actividad epileptiforme (paroxística), mientras que pacientes que sufren de epilepsia pueden mostrar un EEG interictal (entre crisis) normal. De aquí que se plantee que el EEG convencional es de valor relativo per se , y que puede llevar a confusión, no obstante no se puede descartar una epilepsia en pacientes que también tienen una PC (3-12 % de los pacientes con PC).

En nuestro estudio, en el paciente que mostró un EEG anormal, la inducción de crisis fue negativa, por lo que se podría clasificar como posible epilepsia real.

Fig. 2. Comportamiento del electroencefalograma en las pseudocrisis

De los casos positivos, todos mostraron registros de EEG normales, no así en los casos negativos, de los cuales 1 resultó tener EEG normal y el otro anormal (figura 2), lo cual puede interpretarse como que este paciente padece una epilepsia real, o que la maniobra de sugestión no fue efectiva en dicho paciente.

VALUE OF THE TECHNIQUE CRISIS INDUCTION IN PSEUDOCRISIS DIAGNOSIS

SUMMARY

There are patients who apparently suffer from pseudocrisis and they are prescribed with a procedure of crisis induction in our laboratory and we considered important to make a description of findings in such tests, carried out by the patient suggestion and encephalography. 8 patients are students and positiviness in crisis induction as well as anomalies in electroencephalography indicating real epilepsy, were analysed. Average age in patient was 20.87 years old, prevailing it in female sex. Crisis, caused by suggestion, were diverse, short without sphincter relaxation and these remitted with suggestion. In these patients, 7 show normal electroencephalogram and in the other patient this yet resulted abnormal.

We concluded that this study is an instrument for the neurologist when making the complex diagnosis to discern these from a possible real epileptic crisis,

Key words: pseudocrisis, electroencephalogram, epilepsy.

REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS

  1. Kuyk J. Pseudo-Epileptic Seizures. Epicadec News 1997;10:1-4.
  2. Placencia M. Prevalence study of non-epileptic seizures in Ecuador : An epidemiological overview. Epicadec News 1997;10:5-8.
  3. Trimble MR. Pseudoseizures. Neurol Clin 1986;4:531-48.
  4. Betts T, Boden S. Pseudoseizures (non-epileptic attack disorder). In: Trimble MR, ed. Women and epilepsy. New York : Jonh Wiley and Sons; 1991. p.243-58.
  5. Bowman ES. Psycodinamics and psychiatric diagnosis of pseudoseizure subjects. Am J Psychiatr 1996;153(1):57-68.
  6. Lesser RP. Psycogenic seizures. Neurology 1996;46:1449-507.
  7. Devinsky O, Thacker K. Convulsiones no epilépticas. Clínicas Neurológicas de Norteamérica 1995;2:311.

________________________________________________

1 Especialista de Primer Grado en Neurofisiología Clínica. Profesor Instructor de Fisiología. Jefe del Servicio de Neurofisiología Clínica. Hospital Clinicoquirúrgico “Dr. Salvador Allende”.

2 Especialista de Primer Grado en Neurología. Hospital Clinicoquirúrgico “Dr. Salvador Allende”.

3 Especialista de Segundo Grado. Neuroinvestigador del Hospital Psiquiátrico de La Habana.

Sumario, Siguiente