Sumario, Siguiente

Rev. Hosp. Psiquiátrico de la Habana 2005;2(2)

LA CIENCIA PSICOLÓGICA CUBANA. ANTECEDENTES Y DESARROLLO

Jesús Dueñas Becerra 1

RESUMEN

En este artículo se hace una apretada síntesis de la evolución histórica de la ciencia psicológica caribeña: desde sus antecedentes, en el siglo XIX, en la cátedra vareliana de Filosofía en el Seminario de San Carlos y San Ambrosio (claustro materno de ciencia, conciencia, ética y cultura), su desarrollo ulterior en las facultades de Derecho, Educación y Filosofía y Letras de la Universidad de La Habana, así como en las escuelas de Psicología de las universidades privadas Católica de Villanueva y Masónica “José Martí” durante las primeras cinco décadas del siglo XX, hasta su plena inserción en la vida científica, académica y social de la mayor de las Antillas, luego del triunfo revolucionario.

Palabras clave: historia de la Psicología en Cuba, psicoanálisis ortodoxo, psicodiagnóstico de Rorschach, Psicología marxista, Psicología humanista.

“Nada hay más justo (…) que dejar en punto de verdad las cosas de la historia”.

José Martí

INTRODUCCIÓN

No es posible, en modo alguno, reseñar el desarrollo histórico de la ciencia psicológica cubana sin antes evocar a sus genios precursores: 1-3 El padre fundacional de nuestra cultura convirtió la práctica psicológica en herramienta fundamental de trabajo en los campos de la educación, la espiritualidad cristiana y el ejercicio periodístico, 4-6 mientras que el Apóstol hizo importantes aportes teórico-conceptuales 7,8 a la naciente ciencia del espíritu; 7 contribuciones, hoy vigentes, que sirvieron de faro y guía a quienes en el pasado siglo se dedicaron en cuerpo, mente y alma al ejercicio de la Psicología con enfoque ético-humanista. 9,10

La ciencia psicológica en la época republicana (1902-58)

El desarrollo de la ciencia psicológica caribeña comenzó en las aulas de las facultades de Derecho, Educación y Filosofía y Letras de la Universidad de La Habana, 11 donde su enseñanza fue encomendada, entre otros, a los doctores Enrique José Varona, 12 Roberto Agramonte, 13 Aurora García Herrera, 14 la primera rorscharchista cubana, Piedad Maza Artola, 15 Elena Fernández de Guevara 16 y Alfonso Bernal del Riesgo. 17

Por otra parte, en las universidades privadas Católica de Villanueva y Masónica “José Martí” 18 funcionaron las dos únicas escuelas de Psicología que había en la mayor de las Antillas antes del triunfo de la Revolución, instituciones académicas que desaparecen del sistema educacional caribeño como consecuencia de la Ley de Nacionalización de la Enseñanza, promulgada en 1961 por el Gobierno Revolucionario.

En la Universidad Católica de Villanueva ejercieron la docencia psicológica los doctores José I. Lasaga, Fernando González Plasencia, 19 César Jardón 20 y Julio Feijóo, mientras que en la Universidad Masónica “José Martí”, lo hicieron los doctores Feijóo, Jardón, Juan A. Portuondo 21-24 y Zoila Cao Sarmiento, 25 entre otros prestigiosos educadores.

Los profesores universitarios de esa disciplina científico-humanista mostraban a los estudiantes de Psicología, Pedagogía, Derecho y Filosofía y Letras una visión panorámica de las diferentes escuelas psicológicas contemporáneas, 26 junto con una valoración crítica, en la que se destacaban, a juicio del docente, los aspectos positivos y negativos de cada una de esas teorías y sistemas psicológicos. 26 Al respecto podría mencionarse a la doctora Maza Artola, 15 quien recomendaba a sus alumnos los textos del doctor Aníbal Ponce, 27 psicólogo argentino con orientación marxista clásica, mientras que el doctor Bernal del Riesgo 17 elogiaba los valiosos aportes de I. P. Pavlov 28 a la neurofisiología contemporánea, y concretamente, a la teoría reflexológica soviética.

La Psicología Clínica estaba subordinada a la Psiquiatría y los psicólogos laboraban en clínicas psiquiátricas particulares o en el tristemente célebre Hospital de Dementes de Cuba, 29 donde se violaban los más elementales derechos civiles y humanos de los pacientes recluidos en aquel oprobioso almacén de enfermos mentales.

En ese campo del saber-hacer profesional, los psicólogos solo se dedicaban a la aplicación de instrumentos psicodiagnósticos cuando el psiquiatra decidía evaluar a sus pacientes desde el punto de vista psicológico. Y aquellos que tenían consulta privada utilizaban la psicoterapia individual como herramienta básica de trabajo en el ejercicio de su profesión.

En el radio de acción de la Testología, 30 los psicólogos empleaban baterías de pruebas, tanto de inteligencia como de personalidad, pero muchos de esos colegas, 19-24,31-34 preferían utilizar el psicodiagnóstico de Rorschach, 35 el método de investigación de la personalidad más completo y complejo que se conoce hasta hoy, en el contexto de las ciencias neurales (Psicología, Psiquiatría, Neurología, Neurocirugía, Neurofisiología).

Si bien los psicólogos, en su práctica clínica, podían adscribirse a cualesquiera de las teorías y sistemas psicológicos vigentes, 26 la mayoría mostraba especial predilección por el psicoanálisis ortodoxo, 36 como consecuencia del poderoso influjo de la psicología y la psiquiatría norteamericanas, tanto en las ciencias caribeñas de la salud mental, como en las de nuestra América.

En el campo de la Psicología Educacional, se distinguió el doctor Rafael Crespo, 37 personalidad relevante de la educación especial y la psicología latinoamericanas; disciplinas a las que se consagró en cuerpo, mente y espíritu durante su fecunda vida. El valioso aporte del eminente pedagogo y psicólogo al desarrollo de esas ramas del conocimiento humano nació, creció y se consolidó en el Instituto Psicopedagógico “Rafael Crespo”; prestigiosa institución desde donde escribiera un capítulo glorioso en la historia de la educación especial en Hispanoamérica. Tanta fue la autoridad profesional del doctor Crespo 37 en el ámbito de la educación especial cubana, que se ganó el derecho a representar a nuestro país en el I Congreso Internacional de Neuropsiquiatría, celebrado en 1953, en México, DF.; evento científico-médico, en el que presentó y describió una nueva forma de retraso mental: la pseudo-oligofrenia subcultural. 37

En esta apretada síntesis, habría que destacar la decisiva función desempeñada por el doctor Rolando Valdés Marín, 38 tanto en el contexto de la psicología educacional, como en el de la pictografía infanto-juvenil. El ilustre pedagogo, psicólogo y periodista 39 fue uno de los precursores de la pictografía infanto-juvenil en Iberoamérica y uno de sus expertos a escala internacional.

Sociedad Cubana de Psicología

Según consta en los registros del Archivo Nacional de Cuba (Registro Especial del Gobierno de la República de Cuba, Libro 24, Folio 270, Número 16,333), la inscripción de la Sociedad Cubana de Psicología se produjo el 22 de febrero de 1954 y en calidad de presidente fue nominado el doctor Alfonso Bernal del Riesgo, profesor titular de la Universidad de La Habana, y después, director de la Revista Cubana de Psicología , aparecida en 1955, y prematuramente interrumpida.

Según se recoge en el Reglamento de la Sociedad, esta se funda "con el fin de funcionar como colegio profesional capaz de regular las relaciones de ese carácter que vinculan a las personas que ejercen la psicología como carrera (…) Entre otras cosas, la Sociedad se proponía “obtener la promoción y el desarrollo en todo el territorio nacional de (…) investigaciones en psicología científica, en los distintos campos y especialidades que en ese entonces abarcaba la profesión, en lo individual y en lo social, en lo normal y en lo anormal, en lo teórico y en lo práctico". 40

La Sociedad Cubana de Psicología se organizó sobre la base de la enérgica presión de un pequeño, pero entusiasta grupo de profesionales, quienes, al decir del doctor Bernal del Riesgo, 17 tenían "orientación científica".

En el decenio del cincuenta se registran hechos que generan un clima favorable a la integración y la actividad pública de los psicólogos. En la década de los 50 aparecen por primera vez en la isla antillana las primeras escuelas de Psicología en las universidades Católica de Villanueva y Masónica “José Martí”; 18 instituciones caracterizadas por los más modernos métodos docentes (sistema de créditos, requisitos bien establecidos, tesis final), y divulgadas y apoyadas por la Sociedad Cubana de Psicología desde su fundación. En ese período se abren a la población consultorios de psicología y centros de orientación, a la vez que se desarrolla una intensa actividad publicitaria, que se refleja en la creación de una Escuela de Publicidad en la Asociación Nacional de Profesionales Publicitarios, donde laboran como profesores ilustres miembros de la Sociedad Cubana de Psicología. Por otra parte, se llevan a cabo investigaciones psicométricas, así como estudios de opinión acerca del consumo, los medios de difusión y asuntos políticos. Y en el entorno académico, la Psicología como asignatura forma parte del diseño curricular de las carreras de Pedagogía, Derecho y Filosofía y Letras de la Universidad de La Habana, 11 y se impartía, junto con el Psicoanálisis, en cursos de verano.

La Sociedad Cubana de Psicología dejó de existir como tal y fue anulada de los registros oficiales en la década de los sesenta del pasado siglo.

No puede soslayarse el hecho de que fue intensa y provechosa la actividad realizada por ese colectivo de psicólogos, y admirable la seriedad y el entusiasmo desplegados por quienes desbrozaron el camino de la ciencia vareliana y martiana del espíritu, y nos legaron con su ejemplo el amor a nuestra noble profesión y a la humanidad.

La ciencia psicológica en la época revolucionaria (1959 - )

El triunfo de la Revolución Cubana el 1ro. de enero de 1959 conmovió hasta sus cimientos las estructuras políticas y socioeconómicas sobre las que se sustentaba nuestra sociedad desde que fuera proclamada la república el 20 de mayo de 1902. Esos cambios se reflejaron en la superestructura social caribeña y comenzó, a escala nacional, un proceso gradual y progresivo de transformaciones, que influyeron de forma decisiva en el desarrollo ulterior de la ciencia psicológica.

La Ley de Reforma Universitaria, 18 dictada por el Gobierno Revolucionario en 1962, creó las escuelas de Psicología en la Universidad Central “Martha Abreu” de Las Villas (1961) y en la Universidad de La Habana (1962). En la villareña Escuela de Psicología ejercieron la docencia los doctores Allan Rosell, Luis San Juan, Silvio de la Torre, América Martínez, María Luisa Areces, Luis García García, Edgar Romero y Juan Ojeda, mientras que en la capitalina Escuela de Psicología lo hicieron los doctores Noemí Pérez Valdés, René Vega-Vega, Ana L. Segarte, Gustavo Torroella, Diego González Martín, Aníbal Rodríguez, Ernesto González Puig, Juan J. Guevara y Rolando Valdés Marín, entre otros eminentes educadores. En ese contexto académico, el enfoque ecléctico 41 adoptado por los profesores de la ciencia del espíritu, tanto en la Universidad de La Habana como en las universidades privadas, fue sustituido por el enfoque marxista. Por ende, las llamadas pruebas proyectivas, el psicodiagnóstico de Rorschach y el psicoanálisis fueron excluidos del diseño curricular de la carrera de Psicología. 18

Ahora bien, la psicología con enfoque marxista que se enseñaba en los centros de educación superior adolecía de un grave problema metodológico. De acuerdo con la concepción materialista, el hombre integra una unidad biopsicosocial, 42 pero carece de espíritu (la dimensión más importante del ser humano). Los “teóricos” que cometieron ese lamentable error ignoraron no solo los valiosos aportes varelianos y martianos 1 a la caribeña ciencia del espíritu, sino también el concepto de educación, 43 elaborado por Carlos Marx, 44 y que incluye la educación espiritual como uno de los componentes básicos de la formación integral que el alumno debe recibir en la escuela.

El enfoque marxista dado a la enseñanza de la Psicología en las universidades de La Habana y Las Villas no solo condicionó los métodos pedagógicos utilizados en la docencia universitaria, sino también les permitió a los estudiantes de esa disciplina percibir e interpretar, desde una óptica científico-materialista, los fenómenos psíquicos o mentales y conocer in situ el desarrollo de la ciencia psicológica en la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS), así como en los países socialistas este-europeos, y por otro lado, establecer contacto con la obra de los principales representantes de la psicología soviética. 45-49 En consecuencia, muchos psicólogos cubanos cursaron estudios posgraduados, tanto en universidades de la URSS como de Europa del Este, donde defendieron sus tesis de Candidato a Doctor o de Doctor en Ciencias y obtuvieron el grado científico correspondiente.

Desde hace algunos años, las facultades de Psicología de las universidades cubanas imparten maestrías en diferentes ramas de esa disciplina, mientras que los grados científicos de Doctor en Ciencias Psicológicas y de Doctor en Ciencias los otorga la Comisión Nacional de Grados Científicos, después que el aspirante concluye un proceso científico-investigativo, que culmina con la defensa de su tesis ante un tribunal integrado por Doctores, quienes dan testimonio de que la tesis presentada y defendida constituye un aporte original al desarrollo de la ciencia psicológica, y en consecuencia, cumple los requisitos establecidos al efecto por la Comisión Nacional de Grados Científicos.

Desde la vertiente editorial la capitalina Facultad de Psicología publica, desde principios de la década de los ochenta del extinto siglo XX, la Revista Cubana de Psicología, dirigida por el doctor Eduardo Cairo Valcárcel, profesor titular de la Universidad de La Habana. En las páginas de ese órgano especializado de prensa los psicólogos y profesionales afines tienen un espacio para teorizar acerca de los problemas conceptuales y metodológicos de la ciencia psicológica o para exponer los resultados de sus pesquisas en los campos de la asistencia, la docencia universitaria y la investigación científica.

En 1988, la Facultad de Psicología de la Universidad de La Habana convoca, por primera vez en la historia de dicha facultad, al I Encuentro Latinoamericano de Psicoanalistas y Psicólogos Marxistas, donde tuvo lugar una verdadera “batalla científico-ideológica” entre los psicoanalistas (con orientación ortodoxa o lacaniana) y los psicólogos marxistas. No obstante el discurso agresivo de unos y otros, ese evento continuó celebrándose cada dos años, porque sus organizadores y participantes cayeron en la cuenta de que “la discusión científica no es un conflicto subjetivo entre personas, sino una confrontación de hechos objetivos”. 50

La celebración de los Encuentros Latinoamericanos de Psicoanalistas y Psicólogos Marxistas, que finalizaron en febrero de 1998, y la caída del muro de Berlín, propiciaron que el psicoanálisis y el psicodiagnóstico de Rorschach regresaran a la Facultad de Psicología de la Universidad de La Habana, luego de casi tres décadas de ausencia. 18,51 El psicodiagnóstico de Rorschach, por ejemplo, fue incluido en el diseño curricular de la maestría en Psicología Clínica, mientras que el doctor Armando Alonso, 52,53 profesor auxiliar de esa facultad universitaria, ha impartido varios posgrados sobre Rorschach.

En el ámbito clínico, los psicólogos, liberados del “tutelaje psiquiátrico” e integrados al Sistema Nacional de Salud en la década de los 60 del finado siglo XX, tuvieron la libertad de decidir qué instrumentos diagnósticos y terapéuticos emplearían en el ejercicio práctico de su profesión, tanto en los hospitales psiquiátricos o servicios de Psiquiatría en los hospitales generales, como en los institutos de investigación biomédica o en la red nacional de policlínicos comunitarios. El psicólogo deja de ser un “ayudante calificado” del psiquiatra, para convertirse, por derecho propio, en un profesional que en la misma medida en que formula diagnósticos psicológicos con base en los resultados de las pruebas aplicadas en el área clínica, participa en la psicoterapia (individual y de grupo), así como en la docencia médica superior (pre y posgraduada) y en investigaciones científicas que él diseña o como parte del equipo interdisciplinario al que pertenece.

Desde su incorporación al Sistema Nacional de Salud, los psicólogos, egresados tanto de las universidades estatales como de las privadas, prestan sus valiosos servicios en los campos de la asistencia, la docencia y la investigación, y con el discurrir del tiempo han ido configurando un sistema de trabajo serio y responsable. En consecuencia, han ido ganándose un bien merecido espacio en la vida científica, académica y social de la mayor de las Antillas. Desde la creación, en 1984, de la especialidad de Medicina General Integral, el psicólogo de la salud aparece no solo como miembro indispensable del Grupo Básico de Trabajo, sino también como profesor de los residentes que cursan dicha especialidad.

Por otra parte, la Universidad Médica de La Habana aprobó la maestría en Psicología de la Salud, que auspiciada por la Facultad de Salud Pública y dirigida a los psicólogos y profesionales afines que trabajan en ese sector, se imparte, desde principios de los años 90 del desaparecido siglo XX, en el Instituto de Ciencias Básicas y Pre-Clínicas “Victoria de Girón”.

Por último, habría que destacar el hecho indiscutible de que el doctor Eduardo Bernabé Ordaz, 54 director-fundador del Hospital Psiquiátrico de La Habana, ha apoyado históricamente, no solo a los psicólogos que laboran en esa prestigiosa institución, sino a todos los psicólogos del país, y ha defendido su perfil ocupacional y sus inalienables derechos como profesionales universitarios que viven y crean en nuestra sociedad.

El Hospital Psiquiátrico de La Habana edita, desde 1959, su emblemática Revista , y desde 1978 hasta 1998 vio la luz el Boletín de Psicología. En esas dos publicaciones periódicas los psicólogos caribeños y extranjeros tenían (y tienen) un vehículo idóneo para dar a conocer sus aportes teórico-prácticos al desarrollo de la ciencia psicológica.

En el campo de la Psicología Educacional, la apertura de los Centros de Diagnóstico y Orientación inauguró una nueva etapa de desarrollo en esa rama del saber-hacer psicológico. Ulteriormente, fueron fundados –entre otros– el Instituto de la Infancia, el Instituto Central de Ciencias Pedagógicas y el Centro Latinoamericano de Referencia para la Educación Especial. Por otro lado, se incorporó la docencia psicológica al diseño curricular de las diferentes especialidades que se cursan en las universidades pedagógicas cubanas. En el seno de esas instituciones asistenciales, investigativas o académicas, el psicólogo educacional desempeña una función decisiva.

Ahora bien, no solo la Psicología Clínica (o de la Salud) y la Psicología Educacional han desarrollado al máximo sus potencialidades reales después del triunfo revolucionario, sino también han surgido nuevas especialidades: Psicología Médica (incluida como asignatura en el diseño curricular de las universidades médicas cubanas y como maestría en la Universidad Médica de Villaclara), Psicología Deportiva, Psicología Social, Psicología Forense, Psicología Organizacional, Psicología Militar, entre otras, que han perfeccionado sus métodos de trabajo con apoyo en el principio marxista de que “el nivel de cada especialidad de la ciencia está directamente relacionado con el nivel de desarrollo de sus métodos.” 55

Sociedad Cubana de Psicología de la Salud

En 1974, un grupo de psicólogos que laboraban en Salud Pública solicitaron autorización al Consejo Nacional de Sociedades Científicas Médicas, para crear la Sociedad Cubana de Psicología de la Salud, cuya membresía iba a estar constituida básicamente por los psicólogos de la salud.

Una vez legalizada su existencia, la Sociedad Cubana de Psicología de la Salud, presidida desde 1977 por la doctora Noemí Pérez Valdés, 33 profesora emérita de la Universidad Médica de La Habana, ha organizado varios congresos nacionales e internacionales, donde han participado psicólogos de todas las especialidades, así como psiquiatras, neurólogos, pedagogos u otros profesionales vinculados con la ciencia psicológica.

Sociedad de Psicólogos de Cuba

En la década de los ochenta del pasado siglo XX varios psicólogos, pertenecientes a otras instituciones no relacionadas con el Ministerio de Salud Pública, fundaron la Sociedad de Psicólogos de Cuba, adscripta a la Academia de Ciencias, y que continuaría, en parte, la obra iniciada, en la década de los 50, por la Sociedad Cubana de Psicología. La Sociedad de Psicólogos de Cuba les abrió sus puertas a todos los psicólogos, con independencia de su especialidad o especialización. Después de un tiempo de inactividad, ese gremio profesional resurgió con nuevos bríos en el 2002, y hoy preside su Junta de Gobierno la doctora Patricia Arés Muzio, profesora titular de la Universidad de La Habana.

La Sociedad de Psicólogos de Cuba, al igual que la Sociedad Cubana de Psicología de la Salud, ha auspiciado eventos científicos nacionales e internacionales, a los que han asistido psicólogos u otros profesionales de la salud mental de todas partes del orbe.

CONCLUSIONES

El desarrollo de la ciencia psicológica cubana, tanto en la época republicana como en la revolucionaria, tuvo sus luces y sus sombras, sus aspectos positivos y negativos, sus momentos cumbres y sus momentos críticos, pero cada una de ellas, en la medida de sus posibilidades reales, aportó lo mejor y más puro de sí al engrandecimiento de la Psicología en nuestra amada Patria.

En saludo al sesquicentenario del natalicio de Don Juan Gualberto Gómez, he decidido finalizar este artículo con una de las frases antológicas del destacado patriota y periodista caribeño: “aquí no está toda la verdad, pero todo lo que aquí se dice es verdad”. 39

THE CUBAN PSYCHOLOGICAL SCIENCE. BACKGROUND AND DEVELOPMENT

ABSTRACT

In this article, a short summary of the historical evolution of the Caribbean psychological science is made: from its background in the 19 th century in the Varela Philosophy catedra at the San Carlos and San Ambrosio seminary (maternal cloister of science, conscience, ethics and culture), its further development at the Law, Education, and Philosophy and Letters faculties of Havana University, as well as at the psychology schools at the private catholic Villanueva and José Martí Mason's universities during the first five decades of the 20 th century until its full insertion in the scientific, academic and social life of the biggest Antillean island after the triumph of the revolution.

Key words: History of Psychology in Cuba, orthodox psychoanalysis, Rorschach's psycodiagnosis, marxist Psychology, humanist Psychology.

REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS

  1. Dueñas J. Félix Varela y José Martí: gigantes de la ciencia psicológica cubana. Rev Cub Psicol 2004;21(2):152-5.
  2. Varela F. Obras. La Habana: Editorial Imagen Contemporánea;1997 (3 tomos).
  3. Martí J. Obras Completas. La Habana: Editorial Ciencias Sociales; 1975 (28 tomos).
  4. Dueñas J. Varela: psicólogo precursor. Rev Cub Psicol 1998;15(3):86-90.
  5. Dueñas J. Félix Varela: primer psicólogo cubano . La Habana: Evento Aniversario 40 de la Facultad de Psicología de la Universidad de La Habana, 2002 (tema libre).
  6. Dueñas J. Psicología y Periodismo. Rev Cub Psicol 2002;19(2):160-3.
  7. Dueñas J. José Martí y la ciencia psicológica. Rev Biblioteca Nacional José Martí 2003;94(1-2):145-8.
  8. González Serra D. Martí y la ciencia del espíritu . La Habana: Editorial Si-Mar; 1999:23-88.
  9. García Hernández M. Psicología de la experiencia religiosa . Santo Domingo R.D.: Editorial de Espiritualidad del Caribe; 1999.
  10. González Rey FH, Valdés C. Psicología Humanista. Actualidad y Desarrollo. La Habana: Editorial Ciencias Sociales; 1994.
  11. Armas RE, Torres-Cuevas A, Cairo B. Historia de la Universidad de La Habana . La Habana: Editorial Ciencias Sociales; 1984, Vol. II.
  12. Varona EJ. Curso de Psicología. La Habana: Editorial La Moderna Poesía; 1905.
  13. Agramonte R. Tratado de Psicología General. La Habana: Editorial Cultural; 1948.
  14. García Herrera A. Psicología Pedagógica. 4ta ed. La Habana: Editorial Cultural; 1951.
  15. Maza Artola P. Psicología del Adolescente . La Habana: Editorial Cooperativa Estudiantil “Enrique J. Varona”; 1946-8 (3 tomos).
  16. Fernández de Guevara E. Psicología de Anormales. La Habana: Editorial Cultural; 1952.
  17. Bernal del Riesgo A. Psicología Humana. La Habana: Editorial Lex; 1946.
  18. Dueñas J, Colli M. La enseñanza del Rorschach en Cuba: antecedentes históricos y estado actual. Rev Cub Psicol 2003; (Supl 1):50-3.
  19. González Plasencia F. Hermann Rorschach: su vida, su personalidad y la trascendencia de su obra. Rev Hosp Psiquiátr La Habana 1965;6(4):676-87.
  20. Pradere EN, Witte Hoffmann C. El Machover como técnica complementaria del Psicodiagnóstico de Rorschach. Rev Hosp Psiquiátr La Habana 1965;6(3):501-17.
  21. Portuondo JA. El diagnóstico a través del Test de Rorschach. Algunas consideraciones sobre los tests. Rev Hosp Psiquiátr La Habana 1965;6(4):656-75.
  22. Portuondo JA. El diagnóstico psicodinámico de esquizofrenia a través del Test de Rorschach. Rev Hosp Psiquiátr La Habana 1965;6(2):293-312.
  23. Portuondo JA. Resumen de los principales significados de algunos símbolos del Rorschach. Rev Hosp Psiquiátr La Habana 1963;4(3):527-42.
  24. Portuondo JA. El síndrome Rorschach del autismo. Algunas consideraciones psicoanalíticas. Rev Hosp Psiquiátr La Habana 1963;4(3):659-70.
  25. Cao Sarmiento Z. El adolescente y la salud. La Habana: Facultad de Educación, Universidad de La Habana; 1951 (tesis de doctorado).
  26. Wolman BB. Teorías y sistemas contemporáneos en Psicología. La Habana: Edición Revolucionaria; 1967.
  27. Ponce A. Psicología de la Adolescencia. México DF.: Unión Tipográfica Editorial Hispano Americana; 1939.
  28. Pavlov IP. Los reflejos condicionados aplicados a la Psicopatología y la Psiquiatría. La Habana: Ediciones Revolucionarias; 1966.
  29. Dueñas J. Hospital Psiquiátrico de La Habana: de infierno dantesco a jardín de la esperanza. La Habana: XX Congreso de la Asociación Psiquiátrica de América Latina-II Conferencia Internacional del Hospital Psiquiátrico de La Habana, 1998 (sesión plenaria).
  30. Anastasi A. Tests psicológicos . La Habana: Ediciones Revolucionarias; 1971.
  31. Cunill ChG, Gumá A, Duque de Estrada MR. Estudio preliminar de 30 casos de tumores intracraneales vistos a través de la prueba de Rorschach. Rev Hosp Psiquiátr La Habana 1969;10(2):220-42.
  32. Gumá PG. Psicodiagnóstico de Rorschach . La Habana: Consulta Externa del Hospital Psiquiátrico de La Habana; 1976 (monografía).
  33. Pérez Valdés N. Rorschach y esquizofrenia. La Habana: Facultad de Filosofía y Letras, Universidad de La Habana; 1954 (tesis de doctorado).
  34. Pradere E. Rorschach y Cultura. Rev Hosp Psiquiátr La Habana 1966;7(3):659-70.
  35. Rorschach H. Psicodiagnóstico. Buenos Aires: Editorial Paidós; 1964.
  36. Freud S. Obras Completas . Madrid: Editorial Biblioteca Nueva;1948 (3 tomos).
  37. Crespo RH. Pseudo-oligofrenia subcultural . México DF.: I Congreso Internacional de Neuropsiquiatría; 1953 (ponencia).
  38. Valdés Marín R. El desarrollo psicográfico del niño. La Habana: Editorial Científico-Técnica; 1979.
  39. Dueñas J. Doctor Rolando Valdés Marín. Rev Cub Psicol 2003;20(3):253-4.
  40. Revista Cubana de Psicología. Selección de los más interesantes artículos. 1955;1(1):25.
  41. Ardila R. Investigación y psicoterapia. Rev Hosp Psiquiátr La Habana 1990;31(1):37-49.
  42. González Menéndez R. Psicología para médicos generales . 2da ed. La Habana: Editorial Científico-Técnica; 1984.
  43. Konstantinov NA, Savich AL, Smirnov MT. Problemas fundamentales de la Pedagogía. La Habana: Imprenta Nacional de Cuba; 1962.
  44. Marx C, Engels F. Obras Escogidas. Moscú: Editorial Progreso; 1955.
  45. Luria AR. Las funciones corticales superiores del hombre. La Habana: Editorial Orbe; 1977.
  46. Petrovski A. Psicología General . Moscú: Editorial Progreso; 1980.
  47. Rubinstein SL. Principios de Psicología General . La Habana: Instituto Cubano del Libro; 1969.
  48. Smirnov AA, Leontiev AN, Rubinstein SL, Tieplov BM. Psicología . La Habana: Imprenta Nacional de Cuba; 1961.
  49. Vigotski L. Historia del desarrollo de las funciones psíquicas superiores. La Habana: Editorial Científico-Técnica; 1987.
  50. Goicochea C. Diccionario de citas. Barcelona: Editorial Labor SA; 1952: 117.
  51. Dueñas JJ. Pardillo. El resurgir del Rorschach en Cuba. Rev Cub Psicol 2001;18(1):85-8.
  52. Alonso A. Situación actual del Rorschach en Cuba. La Habana: Congreso Hominis'99; 1999 (tema libre).
  53. Alonso A; Colli M. Técnica de Rorschach: antecedentes, situación actual y perspectivas. Rev Cub Psicol 2001;18(1):57-62.
  54. Ordaz EB. Terapia ocupacional para la rehabilitación p siquiátrica. 2da. edición corregida. La Habana: Editorial Hospital Psiquiátrico de La Habana; 2002.
  55. Cerny V, Kollarik T. Compendio de pruebas psicodiagnósticas. Bratislava, Ch.: Editorial Tests Psicodiagnósticos y Didácticos; 1990:5.

 

_____________________________________________

1 Profesor-asesor y periodista del Hospital Psiquiátrico de La Habana. Socio Honorario Scuola Romana Rorschach.

Sumario, Siguiente