Sumario, Siguiente

Rev. Hosp. Psiquiátrico de la Habana 2005;2(2)

DOCTORA MARÍA DEL PILAR TORRES HERNÁNDEZ (1919-2000)

Dr. Jesús Dueñas Becerra 1

 

“Es una misión noble rescatar del olvido a quienes merecen ser recordados”

Plinio el Joven .

La doctora María del Pilar Torres Hernández comenzó a trabajar en el antiguo Hospital de Dementes de Cuba (Mazorra), a mediados de la década de los 50 del pasado siglo, y en ese “almacén de orates” conoció de cerca los abusos y vejámenes a la dignidad humana de quienes se hallaban encerrados en las tristemente célebres “perreras”, expresión de la desidia y el desprecio de los (des)gobiernos republicanos por la salud mental de las capas más humildes de nuestro pueblo.

Después del triunfo revolucionario de enero de 1959 y la llegada del doctor Eduardo Bernabé Ordaz a la Dirección del Hospital Psiquiátrico de La Habana, la doctora Torres (así la nombraban sus colegas, pacientes y amigos) ocupó, entre otras responsabilidades, la jefatura del Servicio “José Elías Borges”, donde terminó su vida laboral activa en la década de los 90 del finado siglo XX.

La doctora Torres se especializó en Estados Unidos, y en consecuencia, pudo conocer in situ el desarrollo –en aquel entonces– de la Psiquiatría norteamericana, pero decidió regresar a la Patria (a la que nunca abandonó), para ejercer la Psiquiatría; disciplina a la que se entregó en cuerpo y alma, pero sin olvidar que dicha especialidad es una rama de la Medicina, y por consiguiente, no están separadas, sino en íntima y estrecha relación. He ahí, una de las razones fundamentales que explican el hecho de que la doctora Torres desempeñara la función de Profesora Principal en aquellos inolvidables cursos de Medicina Interdisciplinaria, a los cuales tuve la satisfacción de asistir durante los años 1975 y 1976.

Por otra parte, la doctora Torres con el entusiasmo que la caracterizara participaba en las sesiones científicas mensuales que se celebran en nuestra institución, así como en los eventos médicos organizados por la Sociedad Cubana de Psiquiatría (de la que fuera Miembro Titular).

En ese contexto, se proyectaba como la gran polemista que siempre fue. Todavía recuerdo con agrado la vehemencia con que defendía sus criterios, pero sin perder de vista que la “discusión científica es una confrontación de hechos objetivos y no un conflicto subjetivo entre personas”. 1

La doctora Torres no se conformaba con la mera exposición oral de sus ponencias en las sesiones o eventos científicos, sino que se dedicó –con el mismo amor con que atendía a sus pacientes o transmitía sus vastos conocimientos médicos y humanísticos– a escribir sobre todo aquello que de una u otra forma aguijoneara su intelecto y su espíritu. Y se convirtió, por derecho propio, en una autora prolífica, que dejó una huella indeleble en las páginas de la Revista del Hospital Psiquiátrico de La Habana.

La doctora Torres fue miembro activo de la Comisión de Expertos, integrada por psiquiatras, psicólogos y otros profesionales de la salud mental, quienes diseñaron e hicieron realidad editorial los dos primeros glosarios cubanos (GC-1 y 2) a la Clasificación Internacional de Enfermedades Psiquiátricas.

Si bien el carácter serio, recto, de la doctora Torres parecía infranqueable, no era más que un mecanismo para ocultar su noble corazón, porque no solo era una psiquiatra integral, sino también una persona única, especial e irrepetible, cuyo recuerdo ha quedado registrado en lo más hondo de nuestro yo, el auténtico, el verdadero.

La doctora María del Pilar Torres Hernández fue a encontrarse con el Espíritu Universal , tantas veces citado en la obra literaria y periodística de José Martí, 2 el día 11 de octubre del 2000.

REFERENCIA BIBLIOGRAFICA

  1. Goicochea, C. Diccionario de citas . Barcelona: Editorial Labor, S.A., 1952:311.
  2. Martí, J. Obras Completas . La Habana: Editorial Ciencias Sociales, 1975, 28 tomos.

 

________________________________

1 Profesor-asesor y periodista.Hospital Psiquiátrico de La Habana.

Sumario, Siguiente