Sumario, siguiente

Rev. Hosp. Psiquiátrico de la Habana 2006;3(2)

Comportamiento de la conducta suicida en el hospital general “Calixto García Iñiguez” (años 2000-2004)

Ana Sarracent Sarracent, 1 Erick Rodolfo Corpeño Monge 2

RESUMEN

Se realizó un estudio descriptivo retrospectivo en el Hospital Universitario Clínico Quirúrgico “General Calixto García Iñiguez”, sobre el comportamiento de la conducta suicida desde el 1ro. de enero del año 2000 hasta el 31 de diciembre del año 2004 con el objetivo de conocer las diferentes variables epidemiológicas y también de determinar la morbimortalidad de dicha afección psiquiátrica en este hospital. Se buscaron variables como edad de los pacientes, sexo, color de la piel, municipio de residencia y método empleado para suicidarse. Los principales resultados fueron que el mayor número de pacientes se encontraba en los grupos de 25 a 44 años de edad en el intento suicida, mientras que en el suicidio consumado estos se hallaron en los grupos de 45 a 59 años; el sexo que predominó en la conducta suicida en general fue el femenino. El color de la piel que mayor incidencia presentó fue el blanco tanto en el intento como en el suicidio consumado. El método más utilizado en el intento suicida fue la ingesta de psicofármacos y en el suicidio consumado fueron las quemaduras con kerosén, con 21 pacientes de los 37 fallecidos por suicidio.

Palabras clave: Conducta suicida, intento suicida, suicidio consumado, enfermedad de declaración obligatoria (EDO), certificado de defunción.

INTRODUCCIÓN

Desde épocas remotas podemos observar que la mayor importancia diagnóstica e investigativa se le concedió a las enfermedades somáticas ya que el pobre desarrollo terapéutico existente antes del descubrimiento de los antibióticos hacía que las llamadas enfermedades trasmisibles o infecciosas devastaran grandes poblaciones. 1-3

En Cuba el cuadro epidemiológico de salud se modifica significativamente después del triunfo de la Revolución cuando mejoran las condiciones de salubridad y de vida de la población, al mismo tiempo que se logra el acceso equitativo a los medicamentos, cobrando gran importancia las llamadas enfermedades crónicas no trasmisibles entre las que se encuentra la conducta suicida. 2

La conducta suicida se encuentra influida por numerosos factores biológicos, psicológicos y sociales y se deriva directamente de la voluntad del individuo. 4,5

La OMS en su clasificación internacional de enfermedades 6 define dicha conducta como “ Un acto con resultado letal, deliberadamente iniciado y realizado por el sujeto, sabiendo o esperando su resultado letal y siendo considerado el resultado por el autor como instrumento para obtener cambios deseables en su actividad consciente y medio social ”, podemos observar que para la definición de conducta suicida es indispensable que la víctima coincida con el agresor y que sea conocedora de los resultados fatales a los que puede llevar su actuación. 7,8

Diferentes teorías han tratado de encontrar el porqué de esta controvertida conducta que resulta tan inexplicable por oponerse al instinto básico de conservación que posee el ser humano. Existen corrientes biológicas, psicológicas y sociales cuyos representantes al tratar de explicar la etiología de esta conducta, 9,10 convergen hoy, en nuestros días, con el criterio de que la etiología de la conducta suicida es multifactorial y que el valorar cada factor independiente solo resta posibilidad de detectar a tiempo a un posible suicida. 11,12

El comportamiento suicida es un continuo que va desde la ideación en sus diferentes expresiones, pasando por las amenazas, los gestos e intentos, hasta el suicidio propiamente dicho; la presencia de cualquiera de estos indicadores constituye un signo de alto riesgo en el individuo que los presenta. La identificación y detección oportuna de estas señales que emiten las personas con riesgo suicida es importante para la prevención de esta conducta. 8, 13,14

De ahí la motivación para nuestro trabajo, con el cual pretendemos describir el comportamiento de la conducta suicida en los últimos 5 años en el Hospital Universitario “General Calixto García Iñiguez”, institución que tiene como característica ser un hospital terminal con todas las posibles puertas de entrada a los pacientes con conducta suicida y atención a esta urgencia psiquiátrica las 24 horas del día, por lo que realizar el estudio en este hospital nos permite identificar elementos del perfil del presunto suicida .

Estudiamos en los pacientes que demandaron asistencia en este centro por esta conducta, las variables edad, sexo, color de la piel, así como describimos los métodos que con mayor frecuencia son utilizados con fines suicidas por estas personas.

MÉTODOS

Se realizó un estudio descriptivo retrospectivo longitudinal de los casos con conducta suicida que demandaron atención en el Hospital Clínico Quirúrgico “General Calixto García Iñiguez” desde el 1ro. de enero del año 2000 hasta el 31 de diciembre del año 2004, en que se revisaron 831 tarjetas de enfermedad de declaración obligatoria (EDO) de los pacientes atendidos por intento suicida, que se encontraban en el departamento de estadísticas del hospital; de ellos 37 fallecieron por lo que se revisaron también los certificados de defunción de donde se extrajeron los datos de estos pacientes que consumaron el suicidio.

El universo de estudio estuvo constituido por el total de las tarjetas de enfermedad de declaración obligatoria revisadas junto con los certificados de defunción de los pacientes atendidos como intento suicida y suicidio consumado en dicho hospital.

Para la recolección de la información se creó un modelo de vaciamiento en el que se incluyeron las siguientes variables: edad, sexo, color de la piel, principales métodos empleados en el intento suicida, los municipios de donde provenían los pacientes que demandaron atención y si hubo fallecimiento o no.

Los datos obtenidos se expresaron en forma de números absolutos y por cientos y posteriormente se creó una base de datos para realizar el trabajo con mayor organización. Se utilizó una computadora en la que se aplicaron los programas Excel y Microsoft Word.

Los resultados obtenidos se ilustraron en forma de tablas y figuras para que los datos encontrados en el estudio fueran mejor comprendidos.

RESULTADOS

En la figura 1 se observa que el mayor número de pacientes atendidos por conducta suicida en nuestro hospital en el período estudiado se registró durante el año 2001; de 203 pacientes con intento suicida fallecieron 23.

Figura 1. Comportamiento de la conducta suicida en 5 años.

Fuente: Departamento de Estadística del Hospital “General Calixto García Iñiguez”

 

En la tabla 1 se muestran los diferentes grupos de edades en que se clasificaron los pacientes, que se corresponden con las diferentes etapas psicológicas por las que transcurren los seres humanos. El grupo en que se encontró mayor número de víctimas por intento suicida durante los años estudiados fue en el de 25-44 años con 385 casos (45 %), seguido por el grupo de 15-24 años con 311 pacientes (37 %). En los suicidios consumados predominó el grupo de 45-59 años con 19 pacientes que constituyen el 51 % de la muestra, seguido del grupo de 25-44 años con 12 casos para un 32 %.

Tabla 1. Conducta suicida y grupos de edades

 

 

Intento suicida

Suicidio consumado

Grupos de edades

#

%

#

%

15-24

311

37

2

6

25-44

385

45

12

32

45-59

78

11

19

51

60 y más

57

7

4

11

En cuanto al sexo el que más representado estuvo con respecto a la conducta suicida fue el femenino con 615 pacientes para un 71 % (figura 2).

 

Figura 2. Conducta suicida con relación al sexo.

En la figura 3 se observa que la mayor cantidad de pacientes con intento suicida y suicidio consumado fueron de piel blanca con 525 pacientes para un 61%, seguidos del 27 % de pacientes de piel negra.

Figura 3: Conducta suicida y color de la piel.

La mayor cantidad de los intentos suicidas en nuestra casuística, 597 pacientes para un 69 % del total, fueron realizados por ingesta de psicofármacos (tabla 2). Asimismo se observa que 72 tarjetas de declaración no fueron llenadas correctamente pues omitieron el método por el que se produjo el intento suicida.

Tabla 2. Conducta suicida y métodos utilizados

 

Intento suicida

%

Suicidio consumado

%

Ingesta de psicofármacos

597

67

4

11

Sin especificar

72

8

0

0

Sección venosa

39

7

0

0

Ingestión de sustancias tóxicas

34

4

2

5

Ahorcamiento incompleto

27

3

0

0

Herida de arma blanca

21

2,4

2

5

Quemado con kerosene

1

0,1

21

57

Lanzamiento al vacío

19

2

2

5

Lanzamiento delante de auto

15

1,7

0

0

Ahorcamiento completo

0

0

4

11

Aspiración de gas

2

0,2

0

0

Otros fármacos

1

0,1

1

3

Lanzamiento delante de tren

0

0

1

3

Ingestión de objeto cortante

1

0,1

0

0

Los municipios que mayor demanda tuvieron de los servicios de urgencia del Hospital Universitario “General Calixto García Iñiguez” fueron, en orden de frecuencia, el municipio Centro Habana con 256 pacientes (29,4 %), seguido de los municipios Habana Vieja con 253 pacientes (29,14 %) y Habana del Este con 173 casos (19,93 %); estos municipios se correspondieron con las zonas de atención y atracción de este hospital (tabla 3).

Tabla 3. Pacientes con conducta suicida y municipio de residencia

Municipios

No. de casos

% del total de la muestra

Centro Habana

256

29,4

Habana Vieja

253

29,14

Habana del Este

173

19,93

Plaza

70

8,06

Otras provincias

37

4,2

Playa

22

2,53

Cerro

11

1,26

Arroyo Naranjo

10

1,15

10 de Octubre

9

1,03

Guanabacoa

7

0,8

San Miguel del Padrón

4

0,4

La Lisa

5

0,5

Boyeros

4

0,4

Marianao

3

0,34

Cotorro

2

0,23

Regla

2

0,23

 

DISCUSIÓN

La justicia y la opinión publica esperan que los médicos, principalmente los psiquiatras, sean capaces de diagnosticar el potencial suicida y evitar dicho acto, de ahí que en nuestro país consideremos esta desviación de salud como un problema por resolver que se ha convertido en una de las primeras líneas investigativas de nuestros equipos de salud mental.

El comportamiento suicida abarca las siguientes manifestaciones 2,8 :

  1. El deseo de morir. Representa la inconformidad e insatisfacción del sujeto con su modo de vivir en ese momento, en presente.
  2. La representación suicida. Constituida por imágenes mentales del suicidio por parte del propio individuo.
  3. Las ideas suicidas. Consisten en pensamientos de terminar con la propia existencia y que pueden adoptar diferentes formas de presentación:

•  Idea suicida con un método específico no planificado.

  1. La amenaza suicida. Consiste en la insinuación o afirmación verbal de las intenciones suicidas, expresada por lo general ante personas estrechamente vinculadas al sujeto y que harán lo posible por impedirlo. Debe considerarse como una petición de ayuda.
  2. El gesto suicida. Es el ademán de realizar un acto suicida. Mientras la amenaza es verbal, el gesto suicida incluye el acto, que por lo general no conlleva lesiones de relevancia para el sujeto, pero que hay que considerar muy seriamente.
  3. El intento suicida, también denominado parasuicidio, tentativa de suicidio, intento de autoeliminación o autolesión intencionada, es aquel acto sin resultado de muerte en el cual un individuo deliberadamente se hace daño a sí mismo.
  4. El suicidio frustrado. Es aquel acto suicida que, de no mediar situaciones fortuitas, no esperadas, casuales, termina en la muerte del individuo.
  5. El suicidio accidental. El realizado con un método del cual se desconoce su verdadero efecto o con un método conocido, pero que no se pensó que el desenlace fuera la muerte, no deseada por el sujeto al llevar a cabo el acto. También se incluyen los casos en los que no se previeron las complicaciones posibles, como sucede en la población penal, que se autoagrede sin propósitos de morir, pero las complicaciones derivadas del acto le privan de la vida.
  6. Suicidio intencional. Es cualquier lesión autoinfligida deliberadamente realizada por el sujeto con el propósito de morir y cuyo resultado es la muerte. En la actualidad aún se debate si es necesario que el individuo desee morir o no, pues en este último caso estaríamos ante un suicidio accidental, en el que no existen deseos de morir, aunque el resultado haya sido la muerte.

De todos los componentes del comportamiento suicida, los más frecuentes son las ideas suicidas, los intentos de suicidio y el suicidio consumado, sea accidental o intencional.

Las ideas suicidas son muy frecuentes en la adolescencia sin que constituyan un peligro inminente para la vida, si no se planifican o se asocian a otros factores, llamados de riesgo, en cuyo caso adquieren carácter mórbido y pueden desembocar en la realización de un acto suicida.

El intento de suicidio es muy común entre los adolescentes con predisposición para esta conducta y se considera que por cada adolescente que comete suicidio, lo intentan cerca de 300. 15

En re lación con la conducta suicida, en concordancia con el comportamiento internacional, el número de intentos suicidas es marcadamente más alto que el de suicidios consumados. En un estudio del año 1999 la relación fue de 198,0 intentos entre las féminas de 10-14 años por cada defunción por esta causa , la que disminuye a 41,0 entre los varones. Esta relación es menor en el grupo de 15-24 años, con 52,1 para las mujeres y 8,0 para los hombres. 16,17

En la tabla 1 se observa que el mayor número de víctimas por intento de suicidio se encontró en el rango de los 25-44 años en todos los años estudiados con 385 casos (45 %), seguidos por el grupo de 15-24 años con 311 pacientes (37 %); estos mismos resultados se encontraron en otras investigaciones revisadas 1,2,16-18 en las que predominaron los intentos suicidas en las edades jóvenes. Este informe es muy importante ya que hemos visto que el intento suicida está predominando en las edades más productivas de la vida y todos somos conocedores de las secuelas psicológicas y físicas que pueden quedar después de un intento suicida, secuelas que pueden dejar limitaciones para el futuro de sus vidas.

Con relación a los suicidios consumados el mayor por ciento de fallecidos por suicidio se encontró en el rango de edad de 45 a 59 años con un total de 19 casos para un 51 % de la muestra recogida, seguido del grupo de 25 a 44 años con 12 fallecidos que hacen un 32 % de la muestra.

Es bueno señalar que estos hallazgos coinciden con otros estudios realizados en nuestro país. En décadas anteriores la mayor cantidad de fallecidos por suicidio se encontraba en los mayores de 60 años, lo que motivó que se realizaran en el ámbito de las comunidades diferentes planes para los pacientes de esta edad como parte del Programa de Atención al Adulto Mayor, como la casa del dominó, el sistema de cantina, casas de los abuelos con hospitales de día, círculos de abuelos, etc., 19 que pudieran contribuir a la disminución de la mortalidad por esta conducta en la tercera edad. 13

En la figura 2 se ve que en nuestra casuística el sexo que predominó fue el femenino lo que se corresponde con otros estudios en los que se plantea que las mujeres hacen de 2 a 3 veces más intentos de suicidio que los hombres, pero estos suelen lograr su objetivo mortal con más frecuencia, 8,20 pero lo ultimo planteado no coincide con los resultados obtenidos en nuestro estudio donde las mujeres también consumaron el suicidio con mayor frecuencia.

En esta investigación la mayor cantidad de pacientes con intento suicida eran de piel blanca, lo que se corresponde con un estudio de tesis realizado en el año 2002, 2 aunque es importante recordar que el mayor porcentaje de nuestra población tiene este color de piel.

Con relación al método empleado, se observa que la mayor cantidad de intentos suicidas fue debido a la ingestión de psicofármacos (tabla 2). Vale destacar que investigaciones revisadas han demostrado que los pacientes que presentan conducta suicida, en un por ciento muy significativo tienen antecedentes de tratamiento psiquiátrico por lo que los psicofármacos son de fácil acceso para esta población, lo que pudiera explicar la mayor selección de este método para la realización del intento suicida. En estos momentos el nuevo programa de medicamentos exige un control más riguroso en la expedición de estos.

Con relación al suicidio consumado en nuestro estudio observamos que la mayor cantidad de muertes fue debido a quemaduras con kerosén, lo que ocurrió con más frecuencia en el sexo femenino (en 17 casos de 21), y esto se encuentra relacionado con planteamientos que afirman que en Cuba, las mujeres mueren por quemaduras y los hombres mueren ahorcados. Esto último se observa también en esta revisión en la que de los 4 casos de ahorcamiento ocurrieron en el sexo masculino. 8,14,20

A medida que fueron avanzando los años no se observaron mas conductas suicidas por quemaduras con kerosén en el Hospital “General Calixto García Iñiguez” debido a que el servicio de Quemados de dicho centro fue cerrado por reparaciones.

En la tabla 3, al relacionar los municipios de donde procedían estos pacientes, se encontró en primer lugar el municipio Centro Habana con 256 y otro grupo importante fue el procedente del municipio Plaza con 70 casos, estos municipios son zonas de atracción del Hospital “General Calixto García Iñiguez”, a pesar de no ser municipios a los que regionalmente se les debe brindar cobertura de atención directa. En el caso de los municipios Habana Vieja y Habana del Este, existe una interrelación directa, atención secundaria y atención primaria, por la proyección comunitaria de este centro hospitalario que debe garantizar la prevención, atención y seguimiento del paciente con riesgo suicida.

En nuestro trabajo podemos concluir que durante los 5 años estudiados se observó una disminución paulatina de los casos que demandaron atención por conducta suicida en el Hospital Clínico Quirúrgico “General Calixto García Íñiguez”, además de observar como características del perfil encontrado en pacientes con intento suicida el de una mujer blanca, de edad comprendida entre 25 y 44 años, mientras que en el suicidio consumado fue una mujer blanca del grupo de 45-59 años.

En el intento suicida el método que más se utilizó como arma suicida fue la ingestión de psicofármacos mientras que en el suicidio consumado se utilizó más el quemarse después de rociarse kerosén.

Los municipios que demandaron mayor atención fueron Centro Habana, Habana Vieja y Habana del Este que coinciden con las zonas de atracción y de atención de este centro hospitalario.

Development of suicide behaviour at “General Calixto García Iñiguez” Hospital (2000-2004)

SUMMARY

A retrospective descriptive study on the development of suicide behaviour from January 1 st , 2000 to December 31, 2004 was carried out at “General Calixto García Íñiguez” Clinical-Surgical University Hospital in order to know the different epidemiological variables and to determine the morbimortality of such injury in this Hospital. Some variables, such as: patients' age, sex, colour of skin, address and method used for their suicide were searched. As a result, the highest figure of patients suffering from suicide attempt was in 25-44 year-old groups, while those who committed suicide were in 45-59 year-old groups. In general female sex was predominant in the suicide behaviour. White color skin had more incidence on both, attempt and committed suicide. Psychoactive drug consumption in the suicide attempt and burns due to kerosene in the committed suicide (21 patients out of 37 deceased patients per suicide) were the most useful methods.

Key words: suicide behaviour, suicide attempt, committed suicide, compulsory declaration disease, disease certificate.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

  1. Gonzáles SY. Estudio epidemiológico de la conducta suicida en el hospital “Calixto García” [trabajo para optar por el título de especialista de primer grado en Psiquiatría]. La Habana : Cuba, Facultad de Ciencias Médicas “Manuel Fajardo”; 2003.
  2. Herrero LY. Algunas características de los intentos y suicidios consumados en el hospital “General Calixto García”. Experiencia de un año de trabajo del grupo multidisciplinario para la prevención y atención a la conducta suicida [trabajo para optar por el título de especialista de primer grado en psiquiatría]. La Habana : Cuba, Facultad de Ciencias Médicas “Manuel Fajardo”; 2002.
  3. Pedro RA, Vera AP. Análisis epidemiológico de la conducta suicida en el área 13 de Valencia. Anales Psiquiatría 2001;17(2):46-52.
  4. Durkheim E. El suicidio. Schapire: Buenos Aires; 1965.
  5. Freud S. Duelo y melancolía. Obras completas. Tomo XIV. Buenos Aires: Amarroto; 1998.
  6. OMS. El suicidio y los intentos de suicidio. Cuadernos de Salud Pública, No. 58, Ginebra; 1976.
  7. Kaplan H, Sadock BJ.: Comprehensive texbook of Psychiatry. Baltimore : Williams and Wilkins; 1980.
  8. Pérez S. El suicidio, comportamiento y prevención. Rev Cubana Med Gen Integr 2001;15(2):196-217.
  9. González R. Prevención del suicidio y gestiones periciales. Clínica Psiquiátrica Básica Actual. Ciudad de La Habana : Editorial Científico-Técnica; 1998.p.177-80.
  10. Baca García E, Díaz Satre C, Severino A, Saiz J. Impulsividad, agresividad y conducta suicida. Rev Arch Venezolanos de Psiquiatría y Neurología 2000;36(74):23-6.
  11. Comtois K. A review of intervention to reduce the prevalence of parasuicide. Psychiatric Services 2002;53(9):1138-44.
  12. Laserate M. Epidemiologycal consideration about suicide. http:// www.Medcape/com 2003.
  13. Sarracent SA. Comportamiento de la conducta suicida en el municipio Habana Vieja en los años 1990 hasta 1995. Trabajo de maestría; 1996.
  14. Rodríguez J. Epidemiología psiquiatría. Conferencias. Maestría de Psiquiatría Social. Facultad Calixto García; 1998.
  15. Bacquie N, Bandera A, Gutiérrez E, López C. Riesgo suicida en niños y adolescentes. Rev Hospital Psiquiátr La Habana 2001;35(1):37-41.
  16. Lorraiguibel M, González P, Artinaz V, Valenzuela R. Factores de riesgo de la conducta suicida en niños y adolescentes. Rev Children Pediatr 1999;71(3):46-55.
  17. Guibert Reyes W, Sánchez LR. Ancianos con intento suicida en el municipio 10 de Octubre. Rev. Cubana Hig Epidemiol. 2001;. 39(2): 126-35.
  18. Valdés Mier MA. Intervención en Mesa Redonda. II Simposio Regional Caribe-APAL “ La Salud Mental en un mundo mejor es posible”. Palacio de las Convenciones. Ciudad de La Habana ; 2005.
  19. Guibert Reyes W. El suicidio. Un tema complejo e íntimo. La Habana : Editorial Científico-Técnica; 2002.
  20. Pérez S, Sánchez M. Epidemiología de la conducta suicida en Bayamo, Granma en 1990. Rev Cubana Med Gen Integr 1998;10(2):109-14

______________________________________________________

1 Especialista de I Grado en Psiquiatría. Máster en Psiquiatría Social. Profesora Asistente de la Facultad de Ciencias Médicas “General Calixto García Íñiguez”.

2 Doctor. en Medicina General. Hospital General “Calixto García Iñiguez”.

Sumario, siguiente