Sumario, siguiente

Rev. Hosp. Psiquiátrico de la Habana 2007, 4(2)

ARTICULOS ORIGINALES

DEPRESION EN GRUPO DE PACIENTES CON EP'ILEPSIAS FOCALES

Salvador González Pal, 1Juan D. Quintana Mendoza, 2 Justo R Fabelo Roche, 3 Serguey Iglesias Moré, 4 Erick González Delgado 5 y Caridad González Rodríguez 6

RESUMEN

Se estudiaron 130 pacientes con epilepsia focal sintomática vistos previamente en consulta de neurología, con el propósito de determinar la morbilidad oculta y las características de la depresión en pacientes con epilepsia y compararlos con sujetos supuestamente sanos y pacientes con cefalea crónica. Se analizaron las variables multicausales de tipo biológico, psicosocial y medicamentoso. A los pacientes con epilepsia focal que asistían a consulta de epilepsia s e les aplicó el cuestionario de epilepsia para determinar factores de riesgo y la escala de depresión CRS. Los grupos de depresión fueron comparados sobre la base de un grupo de factores biológicos, psicosociales y medicamentosos. Los datos se procesaron mediante los estadígrafos: Fisher, Chi-cuadrado, Odds Ratio, Mann Whitney y ANOVA. L a depresión se encontró en 73,64 % de los pacientes con epilepsia, se compararon los índices de depresión con un grupo de 50 pacientes con cefalea y 50 controles sanos y se observó más depresión en el grupo de pacientes con epilepsia para ANOVA F=6,02; p=0,034. Al analizar los factores causales en los pacientes con epilepsia se encontró que son significativos: las epilepsias postraumáticas, la elevada frecuencia de crisis, las epilepsias del lóbulo temporal (ELT) y que empeora el pronóstico con más depresión severa en las crisis parciales complejas, el mal funcionamiento psicosocial y el uso de fenitoína así como de las mezclas de fármacos antiepilépticos (FAE).

Palabras clave: depresión; epilepsia, deterioro; coeficiente de inteligencia; comorbilidad.

INTRODUCCIÓN

Las epilepsias tienen comorbilidad con diferentes enfermedades neuropsiquiátricas, entre la que se destaca la depresión, esta asociación fue referida desde la edad antigua por Hipócrates (400 años a.n.e.) el que hace mención a la interrelación existente entre epilepsia y melancolía. 1

La prevalencia de los trastornos psiquiátricos y en especial de la depresión es mayor en el paciente con epilepsia que en la población general supuestamente sana. 2,3 Las cifras de prevalencia de la depresión resultan diferentes según los autores, se estima que oscilan entre un 20 y un 60 %, 4 en algunos tipos de epilepsia como son las focales del lóbulo temporal esta puede aparecer en un 20 %, pero cuando hay crisis parciales complejas de difícil control puede llegar a un 62 %. 5,6 Un trabajo previo realizado con el Inventario de Beck (instrumento de diagnóstico de depresión) muestra que en un centenar de pacientes con epilepsia la depresión aparece aproximadamente en una tercera parte de estos. 7

La prevalencia de depresión es más elevada en los enfermos con epilepsia que en la población supuestamente sana, también es mayor al compararse con otras enfermedades crónicas no trasmisibles como la diabetes, el asma o las cefaleas crónicas. 7,8

El enfermo con epilepsia sufre, al igual que la población general, de depresión reactiva, pero además la alta prevalencia descrita en las epilepsias suele obedecer a un conjunto de factores conocidos como “multietiológicos” y que son separados en biológicos, psicosociales y dependientes de la medicación empleada. 9,10 El estudio de estos “factores” es una herramienta eficaz para tratar de disminuir la comorbilidad de la epilepsia con la depresión.

La detección de la depresión en la consulta de neurología resulta un aspecto interesante, pues los pacientes con epilepsia acuden por lo general a esta consulta solo por sus crisis y no por el estado de ánimo, por lo que la depresión se presenta generalmente de forma oculta, 7 fenómeno que hace considerar oportuno realizar estudios sistemáticos psicopatológicos que incluyan depresión y que el paciente puede responder de forma fácil.

Por esta razón, entre los objetivos planteados están el determinar la morbilidad oculta y las características de la depresión en una muestra de pacientes con epilepsia y compararlos con un grupo de sujetos supuestamente sanos y de pacientes que sufren distintas formas de cefaleas crónicas, así como realizar un análisis de las variables multicausales de tipo biológico, psicosocial y medicamentoso. Entre las variables biológicas estudiadas en relación con la depresión están:

Una atención integral de los pacientes con epilepsia por parte de los neurólogos puede mejorar sustancialmente su calidad de vida.

METODOLOGÍA

Se les aplicó a 130 pacientes con epilepsia que llevaban una vida normal en su medio sociofamiliar y que asistieron de forma consecutiva a la consulta: el cuestionario de epilepsia para determinar factores de riesgo y la escala de depresión de Hamilton modificada (CRS).

Los criterios de epilepsia empleados fueron los establecidos en 1989 por la International League Against Epilepsy (ILAE), consideran que son “las crisis recurrentes que obedecen a descargas eléctricas cerebrales y sin relación con alguna enfermedad aguda cerebral o extracerebral”. 11

Los resultados del CRS nos informan 4 escalas: I sin depresión, II con depresión ligera (estos dos primeros niveles son considerados como normales), III depresión moderada y IV depresión severa. Para el procesamiento y análisis de los datos se agruparon en algunos casos los pacientes sin depresión y con depresión ligera en un grupo y en otro los de depresión moderada y severa. Los grupos de depresión fueron comparados sobre la base de 3 factores: biológicos, psicosociales y medicamentosos. Entre los factores biológicos los utilizados fueron: lesiones causales de epilepsia, edad de inicio de las crisis (menos de 15 años y más de 15 años), tiempo de evolución de las crisis (más de 10 años y menos de 10 años), frecuencia elevada de crisis desde el inicio de la enfermedad (más de una crisis por mes, frecuencia elevada; menos de una por mes y más de una por año, frecuencia moderada; y menos de una crisis por año, frecuencia baja) y tipos de epilepsia divididos en epilepsias focales temporales y focales extratemporales. Entre los factores psicosociales se analizaron: escala psicosocial global (resultado global del WPSI). En los factores medicamentosos se analizó la depresión en relación con el uso de benzodiacepinas, el uso de mezclas de antiepilépticos y la influencia individual de los principales FAE en monoterapia.

Los datos se procesaron mediante análisis estadístico univariado y multivariado. Los estadígrafos utilizados fueron, Fisher, Chi-cuadrado, Odds Ratio, Mann Whitney, Kruskal Wallis y ANOVA.

Se acepta un nivel de significación de 5 % y en el caso del Odds Ratio un intervalo de confianza de 95 % calculado por el método de Woolf. El análisis estadístico multivariado se realizó mediante la aplicación del ANOVA incluido diferencia entre medias, intervalo de confianza y diferencia entre desviación estándar (SD). El análisis de datos no paramétricos se realiza mediante tests de Mann Whitney y Kruskal Wallis.

RESULTADOS

Características generales de la población estudiada

Edad promedio: 33,59 años. Sexo: masculino 59; femenino 71. Raza: blanca 96; mestiza 21; negra 13.

Tipos de epilepsia en los 130 pacientes

Todos los pacientes tenían epilepsia parcial sintomática, 87 (66,92 %) eran del lóbulo temporal y 43 (33,08 %) de otras áreas.

Prevalencia de depresión en la población de enfermos con epilepsia

La depresión apareció en 94 de 130 pacientes con epilepsia (72,30 %): en 43 (33,08%) de forma ligera; en 25 (19,23 %) de forma moderada y en 26 (20 %) de forma severa. En 36 (27,69 %) pacientes no aparecieron síntomas de depresión.

Comparación de los resultados del CRS en los 3 grupos estudiados (130 pacientes con epilepsia, 50 con migraña y 50 controles sanos)

Como se observa en la tabla 1, 94 pacientes de 130 (72,30 %) tenían alguna forma de depresión, 27 de 50 enfermos con migraña (54 %) tenían depresión y solo en 10 de 50 (20 %) controles sanos aparecieron elementos de depresión.

Tabla 1. Comparación de la depresión en pacientes con epilepsia, con cefalea crónica y grupo control

Tipos de depresión

Con epilepsia

N=130

Con cefalea

N=50

Controles sanos

N=50

 

No.

%

No.

%

No.

%

Sin depresión

36

27,69

23

46,00

40

80,00

Depresión ligera

43

33,08

8

16,00

8

16,00

Depresión moderada

25

19,23

11

22,00

2

4,00

Depresión severa

26

20,00

8

16,00

0

0,00

Comparación mediante test no paramétrico de Kruskal Wallis fue de F=9,401. P=0,0002, considerada muy significativa. Hay más depresión en los pacientes que tienen epilepsia que en los que tienen cefalea o que en los controles sanos .

Factores biológicos estudiados

1.- Antecedentes de haber sufrido parto distócico.

Del total de pacientes 30 de ellos tenían antecedentes de parto distócico, de estos 19 (63,33 %) no tenían elementos de depresión o lo presentaban de forma ligera y 11 (36,67 %) tenían depresión moderada y severa. El grupo con 100 que no refirieron antecedentes en el parto distócico vemos que 60 (60 %) no tenían depresión o la presentaban de forma ligera y 40 (40 %) sí evidenciaban formas severas y moderadas de depresión. Al comparar los grupos con Fisher vemos una p=0,327 no significativa.

2.- Antecedentes de trauma craneal.

De 130 pacientes con epilepsia, 17 de ellos (11,82 %) habían sufrido traumatismo craneal severo o moderado, de ellos 12 (70,6 %) tenían depresión de tipo severa o moderada y 5 (29,4 %) depresión ligera o sin depresión. Los que no referían trauma craneal eran 113 de los cuales 74 (65,5 %) no tenían depresión y 39 (34,5 %) la tenían de forma severa y moderada. En la siguiente gráfica podemos verla diferencia entre ambos grupos (figura 1).

Figura 1. Presencia de depresión severa y moderada en pacientes con epilepsia y antecedentes de trauma craneal.

 

Comparación entre grupos estudiados: Fisher p=0,0069 considerado como significativa; X 2 con corrección de Yates. Odds Ratio=4,554 (por debajo de 5).

3.- Antecedentes de alcoholismo.

Con antecedentes de alcoholismo aparecen 12 enfermos con epilepsia (7, 27 %), de ellos 4 con depresión moderada, 8 con depresión ligera y sin depresión. De los 118 que no tenían antecedentes de alcoholismo 71 (60,17 %) no tenían depresión y 47 (39,8 %) tenían depresión severa y moderada. Al ser comparados ambos grupos mediante Fisher F=0,763, no significativa.

4.- Edad de inicio de la epilepsia.

En 79 enfermos con epilepsia el inicio de las crisis fue por debajo de los 15 años de edad, de estos 52 (65,82 %) no tenían depresión o tenían signos ligeros de esta y 27 (34,19 %) tenían formas moderada y severa de de depresión . En 51 enfermos con epilepsia el inicio de la enfermedad fue por encima de los 15 años de edad, de estos 27 (52,94 %) tenían depresión severa, 24 (47,05) depresión moderada y severa. Al compararse ambos grupos mediante Fisher F=0,1976 no significativa.

5.- Tiempo de evolución de la epilepsia.

Los años de sufrimiento de las crisis fueron divididos en 2 grupos, con menos de 10 años de evolución existían 48 pacientes, 28 (58,33 %) con depresión ligera o sin depresión y 20 (41,67 %) con depresión moderada y severa. De 82 pacientes con más 10 años de crisis 51 (62,2 %) con depresión ligera y sin depresión y 31 (37,80 %) con depresión moderada y severa. A ambos grupos se les comparó mediante Fisher con p=0,717 no significativa.

6.- Frecuencia de las crisis de epilepsia.

La frecuencia de las crisis fue dividida en 3 grupos; se consideró con alta frecuencia los que tenían más de una crisis en 1 mes, frecuencia moderada los que tenían más de una crisis en 1 año y frecuencia ligera los que reportaron menos de una crisis en 1 año. Cada grupo fue dividido según los resultados de la depresión en 4 grupos: sin depresión, con depresión ligera, moderada y severa (tabla 2).

Tabla 2. Depresión en relación con la frecuencia de crisis de epilepsia

 

Baja frecuencia de crisis

Frecuencia moderada de crisis

Elevada frecuencia de crisis

 

No.

%

No.

%

No.

%

Sin depresión

11

39,28

12

28,57

13

21,67

Depresión ligera

9

32,14

13

30,95

21

35,00

Depresión moderada

4

14,29

9

21,43

12

20,00

Depresión severa

4

14,29

8

19,05

14

23,33

Total

28

100,00

42

100,00

60

100,00

Al comparar las medias de la columna mediante Anova se observó F=5,514 y P=0,0273 considerada como significativa. La aplicación de un test no paramétrico de Kruskal Wallis fue de KW=6,914, P=0,01 considerado significativo.

Se considera que existe más elevada frecuencia de crisis en los pacientes con depresión.

7.- La presencia de epilepsia focal del lóbulo temporal.

Epilepsia temporal y tipos de depresión

Con epilepsia focal temporal había 87 pacientes, 21 (24,14 %) con depresión severa, 17 (19,54 %) con depresión moderada, 28 (32,18 %) con depresión ligera y 21 (24,14 %) sin depresión. De los 43 pacientes con otras formas de epilepsia focales 5 con depresión severa (12,6 %), 8 (18,6 %) con depresión moderada, 15 (34,8 %) con depresión ligera y 15 (34,8 %) sin depresión. La comparación se realiza en la figura 2.

Figura 2. Característica de las epilepsias focales sintomáticas con relación a la depresión.

Se compararon mediante el test no paramétrico de Mann-Whitney que dio una P=0,0286 considerada significativa.

En la epilepsia temporal la forma de depresión más severa se presentó con más frecuencia que en las no temporales y con menos frecuencia las formas ligeras de depresión y sin depresión.

Epilepsia del lóbulo temporal con crisis parciales complejas

También se comparó dentro de la epilepsia del lóbulo temporal los que tenían crisis parciales complejas con los que tenían otros tipos de crisis. De los 87 pacientes con epilepsia del lóbulo temporal 63 tenían crisis parciales complejas y de estos, 14 (22,22 %) no tenían depresión, 20 (31,75 %) con depresión ligera, 11 (17,46 %) con depresión moderada y 18 (28,57 %) con depresión severa. De los 24 pacientes con ELT y otras crisis no parciales secundariamente generalizadas, 7 (29,17 %) no tenían depresión, 8 (33,33 %) tenían depresión ligera, 6 (25 %) depresión moderada y 3 (12,5 %) depresión severa. La comparación de ambos grupos se puede ver en la figura 3.

Figura 3. Depresión en relación con las crisis parciales complejas en pacientes con epilepsia del lóbulo temporal.

Mann-Whitney p=0,0286 considerado como significativo.

Se puede observar como las depresiones severas son predominantes en las ELT con crisis parciales secundariamente generalizadas.

8.- Factores psicosociales asociados a la depresión.

Se relaciona los diversos tipos de depresión con los resultados del Inventario Psicosocial de Washington (WPSI); se escogieron 2 grupos: Sin trastornos psicosociales fueron 66, de estos 47 (71,2 %) no tenían depresión (grupo 1) y 19 (28,8 %) la presentaban de forma severa y moderada (grupo 2) y los que tenían alteraciones psicosociales fueron 64, de estos 32 (50 %) no tenían depresión (grupo 1) y 32 (50 %) la tenían (grupo 2). Los resultados se aprecian la figura 4.

Figura 4. Trastornos psicosociales y estados depresivos

Fisher=0,0192. Odds ratio=2,498 95 % de intervalo de confianza: entre 1,199 y 5,103 con aproximación de Wolf.

Evidentemente en aquellos pacientes con trastornos psicosociales la mitad sufre de depresión y es diferente a los que no tienen problemas psicosociales

9.- Factores medicamentosos.

Resultados de la depresión en relación con la medicación antiepiléptica

Eran tratados con fenitoína 17 pacientes, de estos 3(17,7 %) tenían depresión severa, 8 (47,06 tenían depresión moderada, 3 (17,7 %) depresión ligera y 3 (17,7 %) sin depresión.

Con valproato de magnesio 17 pacientes, 4 (23,52 %) con depresión severa, 1 (5,88 %) con depresión moderada, 8 (47,05 %) con depresión ligera y 4 (23,52 %) sin depresión.

Con carbamazepina 63 pacientes, 13 (20,06 %) con depresión severa y 13 (20,06 %) con depresión moderada, 20 (31,74 %) con depresión ligera y 17 (26,9 %) sin depresión. Los principales resultados se pueden observan en la figura 5.

Figura 5. Relación del tipo de depresión con los fármacos antiepilépticos utilizados

 

Las comparaciones entre grupos se realizaron mediante Anova F=20.281, P=0.0005, muy significativa. Kruskal Wallis KW=5.647 P=0.02 .

Consideramos que la fenitoína se relaciona más con las formas severas y moderadas de depresión que el valproato y este que la carbamazepina.

Pacientes que utilizan más de un fármaco antiepiléptico para sus crisis

Un grupo de 26 pacientes utilizaban más de un fármaco antiepiléptico para el control de sus crisis, de los cuales 7 (27%) tenían depresión severa, 5 (19%) depresión moderada, 6 (23%) depresión ligera y 8 (30%) no tenían depresión, mientras que de 104 pacientes con monoterapia 15 (14%) tenían depresión severa y 18 (17%) moderada, 35 (34%) depresión ligera y 36 (35%) sin depresión. Los resultados se exponen en la figura 6.

Figura 6. Relación del uso de más de un FAE con el tipo de depresión.

 

Test no paramétrico de Mann Whitney P =0.00286 considerada significativo

Cuando se toma más de un FAE aparecen con mayor frecuencia formas depresivas severas y moderadas.

Medicación con benzodiacepinas y barbitúricos

En solo 26 pacientes existía medicación con barbitúricos o benzodiacepinas (solo 1 con barbitúrico y los restantes con benzodiacepinas), en estos la depresión estaba presente en 6 pacientes, mientras que de 104 pacientes sin tratamiento con benzodiacepinas o barbitúricos tenían depresión 45 pacientes, la comparación entre ambos grupos se puede observar en la figura 7.

Figura 7. Estado de la depresión en pacientes (26 pacientes tratados con benzodiacepina).

 

La comparación muestra una diferencia de medias de 19,5, con 95 % de intervalo de confianza entre 11,354 a 27,629. t = 5,857 con 6 grados de libertad. P = 0,001. El test no paramétrico de Mann-Whitney P = 0,0286.

Con el tratamiento de benzodiacepina y barbitúricos existen muchas más depresiones ligeras y menos depresiones moderadas, posiblemente por el efecto psicotrópico de los barbitúricos.

DISCUSIÓN

Morbilidad de la depresión en pacientes con epilepsia

Las cifras de prevalencia de la depresión resultan algo diferentes según los autores y pueden aparecer entre el 20 % en las epilepsia focales del lóbulo temporal y alcanzar un 62 % en pacientes con crisis parciales complejas de difícil control medicamentos 4,6 aunque “sentimientos de depresión” pueden existen hasta en el 80% de los pacientes con epilepsia. 12 En nuestro estudio vemos según los resultados del CRS que el 72,3 % de los 130 pacientes estudiados tenían depresión, sin embargo con depresión ligera o elementos de depresión existían 33 % pacientes, mientras casi un 20 % era de forma moderada y cifra similar de forma severa que estas cifras son mayores que las referidas en el estudio anterior, 7 aunque consideramos que la cifra más real de depresión es la que incluye solo 51 pacientes (39 %) con depresión severa y moderada, también en el estudio actual vemos, en comparación con el anterior, un incremento de la depresión en los 3 grupos estudiados (pacientes con epilepsia, migraña y controles), aunque el aumento ha sido mayor en los pacientes con epilepsia que en los otros 2 grupos.

Variables multifactoriales

El análisis de la depresión en enfermos con epilepsia realizado mediante las variables multifactoriales biológicas, psicosociales y medicamentosas diseñadas hace aproximadamente 2 décadas, 9,10 muestra los siguientes resultados de relevancia.

Variables neurobiológicas

Aunque estos factores son poco claros, vemos como dentro de las variables biológicas evaluadas en nuestro estudio aparece más depresión en aquellos pacientes con epilepsias postraumáticas, lo que le da al trauma craneal y no a la epilepsia un elevado peso en la aparición de la depresión. 13

Factores como el inicio de las crisis por debajo de los 15 años de edad, o la evolución de las crisis más de 10 años, no fueron en nuestros pacientes motivo de más depresión como lo han expresados los que describieron los factores neurobiológicos. 14,15

La elevada frecuencia de crisis es un factor biológico con significación en nuestro estudio, al igual que en el estudio anterior, 7 los pacientes con frecuencia de más de una crisis por mes tienen asociada más depresión. Es evidente la mayor frecuencia de crisis en los pacientes con formas severas de depresión lleva a un doble análisis en cuanto a la relación causa-efecto-depresión-aumento de crisis; este elemento refuerza la necesidad de interrogar a los pacientes que sufren una elevación de sus crisis y de tratar la depresión si es que existe para lograr un control adecuado de las crisis.

En los 87 pacientes con epilepsia focal del lóbulo temporal existía un 4 % de depresión severa y moderada, mientras que en los 43 pacientes restantes epilepsia focales existía un 30 % de estas depresiones, también había más depresión severa en aquellos que tenían ELT con crisis parciales complejas, un 28% de los pacientes con ELT y crisis parciales complejas tenían depresión severa, mientras que solo 1% de las ELT sin crisis parciales complejas tenían depresión, resultados que coincide con lo reportado por otros autores. 5,16,17 Aunque estudios recientes, realizados mediante Wisconsin Card Sorting Test, eeg, PET y SPECT, indican que en las epilepsias del lóbulo frontal la afección de la parte medial de este lóbulo produce síntomas de depresión como parte de los trastornos de conducta que produce esta área. 18,19 No obstante hasta el momento todo parece indicar que hay mayor depresión en aquellos pacientes con epilepsia del lóbulo temporal.

Factores psicosociales

Los factores psicosociales medidos por el WPSI indican en el grupo estudiado, que los pacientes con mal y muy mal funcionamiento psicosocial tienen en un 50 % de depresiones severas y moderadas. Algunas revisiones hablan al respecto de esta relación 20,21 y tanto el temor a las crisis, el estado económico y laboral de los pacientes, así como los factores educacionales y las relaciones interpersonales afectadas en estos enfermos con epilepsia se vinculan con los estados depresivos.

Factores medicamentosos

Son múltiples los factores que relacionan con la depresión con la medicación antiepiléptica.

Uso de medicación con FAE convencionales.

Podemos ver como en nuestros resultados la fenitoína está más relacionada que la carbamazepina y el valproato con la depresión, así, casi un 50 % de los pacientes que toman fenitoína tienen depresión moderada, sin contar que casi un 20 % tiene depresión severa y ligera. Esta curva se ve diferente en los que usan valproato y que casi el 50% tienen depresión ligera, mientras que más del 20 % la tiene severa. Por último los que toman carbamazepina tienen en alrededor del 30% depresión leve o son libres de depresión, cifras que muestran resultados favorables en los que toman este medicamento.Otro factor estudiado fue el de las mezclas de medicamentos que alcanzaban en nuestra muestra casi el 25 % de depresión severa, contra solo un 10 % de la misma en los que usaban solo un FAE Estos resultados corroboran que debe utilizarse en monoterapia carbamazepina y valproato más que fenitoína. 19,20

Impacto socioeconómico

La búsqueda de morbilidad oculta de depresión en pacientes con epilepsia debe de ser extendida en la práctica diaria de consulta de estos enfermos. Recordemos que por lo general ellos asisten a las consultas especializadas de epilepsia por sus crisis y no por afectaciones de su estado de ánimo, que muchas veces ocultan.

La depresión se presenta en más del 70 % de los enfermos con epilepsia, en más un 40 % lo hacen en formas severa y moderada con ideas suicidas. En Cuba hay 80 00 pacientes con epilepsia por lo que pudieran existir más de 50 000 enfermos con epilepsia y signos de depresión, mientras que 32 000 pacientes pudieran existir ideas suicidas.

La depresión asociada a la epilepsia es un factor que produce discapacidad laboral y escolar en estos enfermos, lo que más de 50 000 enfermos estarían provocando un aumento del costo indirecto de la epilepsia (ausencias laborales, bajo rendimiento escolar y laboral, lo que puede llevar hasta la pérdida del trabajo o de los estudios).

En los pacientes con depresión asociada a epilepsia hay aumento del costo directo por medicamento, por tendencia al incremento de los fármacos antiepilépticos para disminuir las crisis y a la asociación con fármacos antidepresivos.

Hay que disminuir la depresión para disminuir la mayor frecuencia de crisis. Los estados depresivos aumentan la frecuencia de las crisis, lo que sugiere tratamiento no farmacológico (medicina homeopática, terapia floral y acupuntura) para el control de la depresión. Los tratamientos farmacológicos especialmente con tricíclicos (imipramina y amitriptilina) aumentan la frecuencia de las crisis y producen choque medicamentoso con los fármacos antiepilépticos convencionales.

Hay que proteger de la depresión a los pacientes con epilepsia para lograr en ellos una mejor calidad de vida y evitar el suicidio . 22-24

Depression disease on group of patients suffering from focal epilepsies.

SUMMARY

One thousand thirty patients suffering from symptomatic focal epilepsy and previously teatred in neurology doctor's office were studied with the purpose to determine the hidden morbility and characteristic of depression in patients suffering from epilepsy and to establish a comparison with supposed healthy patients and patients suffering from chronic cephalgia. Medicinal, psicosocial and biologic multicausal variables were analyzed.

A questionnaire about epilepsy's disease to determine factors of risk and the scale of depression CRS was applied to those patients who suffered from epilepsy and that were attended in an epilepsy doctor's office.

The groups of patients suffering depression were compared among them using a group of medicinal, psicosocial and biologic factors.

Data were processed by Fisher, Chi test, Odds Ratio, Mann Whitney and ANOVA stadigraphs. Depression was found in 73,64 % of patients suffering from epilepsy. Levels of depression were compared with a group of 50 – healthy patients and for ANOVA (F=6,02; p=0,034) on the group of patients suffering from epilepsy more depression was observed. Analyzing the causal factors on patients suffering from epilepsy; posttraumatic epilepsies, high frequency of crisis and epilepsy associated to the temporal lobule were found significant.

Also (TLE) prognosis impairs with more severe depression in presence of complex partial crisis, psicosocial mis functioning and the use of fenitoine as well as antiepileptic drugs mixtures (FAE).

Key words: depression, epilepsy, impair, intelligence coefficient, comorbolity.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

  1. Lewis AJ. Melancholia: a historical review. J Ment Sci. 1934;80:142.
  2. Kogeorgos J, Fonagy P, Scott D. Psychiatric symptoms patterns of chronic epileptics attending a neurological clinic: a controlled investigation. Br J Psychiatry. 1982;140:236-44.
  3. Satndage K, Fenton G. Psychiatric Symptoms Profiles of patients with Epilepsy: A controlled investigation. Psychol Med. 1975;5:152-60.
  4. Kanner AM, Palac S. Depression in epilepsy: a common but often unrecognized comorbid malady. Epilepsy Behav. 2000;1(1):37-51.
  5. Ma rtínez-Pérez B, González-Goizueta E, Mauri-Llerda JA. Depresión y epilepsia. Rev Neurol. 2002:35(6):580-6.
  6. Hermann BP, Sidenberg M, Bell B. Psychiatric comorbidity in chronic epilepsy: identification, consequences, and treatment of mayor depression. Epilepsia. 2000;41(Suppl 2):S31-41.
  7. González Pal S, Quintana Mendoza JD, Fabelo Roche JR, Vidal Palmer LE. Análisis de variables multicausales de depresión en pacientes con epilepsia. Rev Hosp Psiquiatr Habana. 2004;1(1). www.sld.cu/revistas/hph/hph_1_04/hphsu104.htm
  8. González Pal S, Quintana Mendoza JD, Fabelo Roche JR. Ansiedad en un grupo de pacientes con epilepsia, estudio de variables biológicas y farmacológicas. Psiquiatria.com [revista electrónica] Vol 8 No 4 Dic 2004. http://www.psiquiatria.com/ psiquiatria/revista/132/19770/?++ interactivo
  9. Hermann, BP and Whitman. Neurobiological, psychosocial and pharmacological factors underlying interictal psychopatology in epilepsy. In: Smith D, Treimen D, Trimble M (Eds.) Advances in Neurology. New York : Raven Press Ltd. 1991;439-452.
  10. Psychopathology in epilepsy: A multifactiological model. In: Whitman S, Hermann BP. Eds. Psichopathology and Epilepsy Social Dimensions. New York : Oxford University Press; 1986;5-37.
  11. Commission on Classification of the International League Against Epilepsy. Proposal for revised clinical and electroencephalographic classification of epileptic seizures. Epilepsia. 1989;30:389-99.
  12. Méndez M, Cumming J, Benson D. Depression in Epilepsy. Significance and Phenomenology. Arch Neurol. 1986:43:766-70.
  13. Rodríguez Gómez J, Méndez Villanueva A, Cisneros Cué M, Estrada Lucia M. Traumatismo craneal leve. Rev Cubana Med Milit. 2002;1(9):46-51.
  14. Blumer BP, Seidemberg M, Schenfeld J, Davies K. Neuropsychological characteristic of mesial temporal epilepsy. Arch Neurol 1997; 54:369-76.
  15. Campos-Castelló J. Neuropsicología de la epilepsia: ¿qué factores están implicados? Rev Neurol. 2006;43(Supl 1):59-70.
  16. Perrine K, Kiobalsa T. Cognitive deficits in epilepsy and contribution to psychopathology. Neurology. 1999;53(Supl 2):39-48.
  17. Indaco A, Carrieri PB, Nappi C, Gentile S, Striano S. Interictal depression in epilepsy. Epilepsy Res. 1992;12:45-50.
  18. Baxter IR, Schawrtz JM, Phelps ME, Mazziotta JC, Guze BH, Selin CE, et al. Reduction of the prefrontal cortex glucose metabolism common to three types of depression. Arch Gen Psychiatry. 1989;46:243-50.
  19. Starkstein SE, Robinson RG. Depression and frontal lobe disorders. In: Miller BI, Cummings JL, eds. The human frontal lobes, functions and disorders. New York: The Gilford Press; 1998. p. 537-46.
  20. Lambert MV, Robertson MM. Depression in epilepsy: etiology, phenomenology and treatment. Epilepsia. 1999;40(Suppl 10):S2147.
  21. Martínez Pérez B, González Goizueta E, Mauri Llerda JA. Depresión y epilepsia. Rev Neurol. 2002;35(6):580-86.
  22. Barraclough B. The suicide rate of epilepsy. Acta Psy Scand. 1987;76:339-45.
  23. Matthews W, Barabas G. Suicide and epilepsy. A review of the Literature. Psychosomatics. 1981;22:515-24.
  24. Rivas J, Doval O, Kanner AM. Aspectos psiquiátricos de las epilepsias. En: Epilepsias. Diagnóstico y tratamiento. G Campos Manuel de, Kanner AM. Ed. Mediterráneo: Santiago, Buenos Aires, Montevideo; 2003.

______________________________________________________

1 Especialista de I y II Grado en Neurología. HPH.

2 Psicólogo Clínico del HPH.

3 Máster en Psicología. Profesor Auxiliar. Facultad “Calixto García”.

4 Licenciado en Enfermería. Profesor Instructor. Facultad “Manuel Fajardo”.

5 Presidente de Medicina General Integral. Policlínico “Ana Betancourt”.

6 T écnica en Psicometría. HPH.

Sumario, siguiente