Sumario, siguiente

Rev. Hosp. Psiquiátrico de la Habana 2008, 5(2)

 

RORSCHACH Y EPILEPSIA

Gladys A. Rojas Sánchez

RESUMEN

 Se realizó un estudio analítico de casos y controles con una muestra de 31 pacientes epilépticos y 62 controles con el objetivo de comparar los resultados obtenidos al aplicarles a todos del test de Rorschach. La muestra se obtuvo a través de un muestreo aleatorio estratificado de las áreas de salud de Sancti Spiritus en el período comprendido de enero de 2006 a junio de 2007. Los resultados señalan que el 52 % de los pacientes tienen una capacidad intelectual regular a diferencia de los controles, en el 45 % de los cuales se destaca una buena capacidad intelectual. La afectividad negativa dada por síntomas promedia más alto en los pacientes que en los controles y el contacto social fue regular en ambos grupos. Se concluye que en los pacientes con epilepsia se aprecia mayor afectación en la inteligencia y la afectividad la cual se caracteriza ante todo por inadecuación en los afectos y afectividad negativa, mientras que el Rorschach no mostró diferencias en relación con el contacto social. Las alteraciones de la afectividad se asociaron a la frecuencia de las crisis.

Palabras clave: epilepsia, evaluación psicológica, test de Rorschach.

INTRODUCCIÓN

La epilepsia es una entidad cuya valoración investigativa es amplia pues despierta un gran interés en los profesionales que la abordan, tal vez por la diversidad de manifestaciones clínicas que presenta, por su influencia en diferentes áreas de la vida del paciente, en particular en la psicológica, y por haber sido una enfermedad emblemática y difícil de comprender desde los albores del desarrollo de la medicina.
En el campo de la psicología, la literatura recoge gran cantidad de información científica que aborda aspectos relativos al funcionamiento psicológico del enfermo, destacándose los que enfocan el rendimiento cognitivo de los pacientes y la expresión de sus habilidades neuropsicológicas. Algunos autores han particularizado su atención en la manifestación de síntomas psicopatológicos señalando la presencia de depresión, ansiedad, angustia e irritabilidad que en ocasiones llega a la agresividad; otros se refieren a la conducta impulsiva, reiterativa e inadaptada.1-3

Buscando caracterizar la personalidad de los pacientes con epilepsia ha primado la idea de que se trata de personas con un carácter donde la viscosidad-explosividad es la manifestación típica, además de describírseles como prolijos, pegajosos, bradipsíquicos y adhesivos.4

En toda esta indagación se han utilizado diversos métodos evaluativos y los tests han jugado un importante papel. En el estudio de la personalidad aparece con frecuencia el uso del 16 PF de R. B. Cattell, el MMPI y el test de Hermann Rorschach.5

En la actualidad existe una tendencia humanista que trata de despojar a la epilepsia de la nube pesimista que la cubre y a los pacientes con epilepsia, de los resultados de la estigmatización de la enfermedad por muchos siglos. En este sentido la OMS lanzó una campaña global nombrada “Sacando a la epilepsia de las sombras” en la que tanto especialistas como pacientes y familiares se empeñan en lograr que se conciba a esta afección como otra cualquiera y que termine la discriminación y el rechazo a los epilépticos y se establezcan pautas para la elevación de la calidad de vida de estos.6

El test de Rorschach como técnica proyectiva es uno de los más completos medios de evaluación psicológica de la personalidad, que ha sobrepasado los tiempos y la crítica especializada, su creador lo utilizó en la evaluación de los epilépticos y ofreció una descripción de su desempeño. Sin embargo, tomando en consideración que sus pacientes se encontraban internados en clínicas psiquiátricas y habiendo encontrado un resultado un tanto diferente a lo presentado en su obra se considera de interés evaluar con esta técnica a los pacientes con epilepsia que estudian, trabajan, dirigen o participan de la vida de sus familias para precisar así algunas diferencias. Es entonces que como parte de investigaciones que realiza esta autora con epilépticos adultos y deseando contribuir a establecer algunas pautas en cuanto a las respuestas y la evaluación psicológica a través de la técnica se realiza este trabajo con los objetivos siguientes:

  1. Comparar los resultados obtenidos en la aplicación del test de Rorschach en pacientes con epilepsia y personas sanas.
  2. Describir las características de personalidad de los epilépticos a partir de los aspectos que considera el psicodiagnóstico.
  3. Valorar el funcionamiento afectivo de los epilépticos considerando variables relativas a la enfermedad.

MÉTODOS

Se realizó un estudio analítico de casos y controles con una muestra de 31 pacientes con epilepsia y 62 controles o personas sin padecimientos crónicos, estos últimos pareados a los enfermos en edad, sexo y área de salud. Los pacientes fueron seleccionados de los consultorios médicos a partir de un muestreo aleatorio estratificado por áreas de salud de Sancti Spiritus. Los pacientes y sus controles fueron evaluados con el test de Rorschach en el consultorio correspondiente y a los primeros se les realizó además una historia psicosocial con énfasis en la vivencia de la enfermedad. En interconsulta con el neurólogo en cada paciente se precisaron variables de interés sobre la epilepsia.

La evaluación de la afectividad se realizó considerando la operacionalización desarrollada por la autora en la cual se establecen diferencias entre la afectividad positiva (expresa satisfacción de necesidades afectivas), afectividad negativa (expresión de síntomas de la esfera), e inadecuación afectiva (dada por inmadurez, inestabilidad, impulsividad, etc.). El estudio fue realizado durante el año 2004.

El procesamiento de los datos se realizó se realizó con Microsoft Excel y la información fue resumida en tablas de distribución de frecuencias y de contingencia; el análisis estadístico se efectuó por medio del SSPS-PC utilizándose fundamentalmente métodos no paramétricos de análisis. La confiabilidad fue de 95 % de certeza.

RESULTADOS

El 52,6 % de los pacientes rindió con una capacidad regular mientras que en el 45,1 % de los controles predominó la buena capacidad intelectual (tabla 1).

Tabla 1. Inteligencia de pacientes y controles a través del test de Rorschach.

 

Control

Estudio

Total

Inteligencia

No.

%

No.

%

No.

%

Buena capacidad

28

45,1

4

12,9

32

34,4

Regular capacidad

23

37,1

16

52,6

39

41,9

Baja capacidad

11

14,7

11

35,5

22

23,6

Total

62

100

31

100

93

100

Fuente: Test de Rorschach                            X2-10,038.     P -0,007

En la tabla 2 se observa que los pacientes promedian en 4,39 las manifestaciones de afectividad negativa y los controles en 3,08.

Tabla 2: Categorías de la afectividad en pacientes y controles a través del psicodiagnóstico de Rorschach.

Categoría Afectividad

Control
Promedio

Estudio
Promedio

Mann Whitney

M. Whitney

Afectividad Positiva

1,51

0,68

Z: -3,5

0,0004

Afectividad Negativa

3,08

4,39

Z: -3,5

0,0004

Inadecuación Afectiva

0,52

0,94

Z: -2,3

0,018

 Fuente: Test psicológico

El 58,06 % de los pacientes tiene un tipo vivencial extratensivo (tabla 3).

Tabla 3: Tipo vivencial en pacientes y controles a través del psicodiagnóstico de Rorschach.

Tipo vivencial

Control

Estudio

 

No.

%

No.

%

Ambigual

5

8,06

2

5,45

Coartado

15

24,19

5

16,13

Extratensivo

22

35,48

18

58,06

Introversivo

20

32,26

6

19,35

Total

62

100

31

100

Fuente: Test psicológico                    Chi Cuadrado X2: 4,37     P. 0,2235

El contacto social se califica de regular en los epilépticos en un 70,9 %, y de manera similar en los controles donde fue del 69,35 % (tabla 4).

Tabla 4: Contacto social en pacientes epilépticos y sus controles a través del psicodiagnóstico de Rorschach.

 

Control

Estudio

Contacto social

No

%

No

%

Bueno

12

19,35

3

9,68

Regular

43

69,35

22

70,97

Malo

7

11,29

6

19,35

Total

62

100

31

100

Fuente: Test psicológico.                        Mann Whitney Z:-1,46    P: 0,14

Los epilépticos presentaron elevados por cientos de inadecuación afectiva con independencia del tipo de epilepsia y de la frecuencia de las crisis. La inadecuación afectiva estuvo presente en el 80 % y el 75 % de los que tienen crisis semanales y mensuales respectivamente (tabla 5).

Tabla 5: Inadecuación afectiva y frecuencia de crisis en pacientes epilépticos adultos. Sancti Spiritus, 2004.

Inadecuación afectiva

Frecuencia

Total

%

1 semana

1 mes

1 semestre

1 año

Más de 1 año

No.

%

No.

%

No.

%

No.

%

No.

%

Elevada

4

80

3

75

5

71,4

1

9

2

50

15

48,3

Moderada

1

20

1

25

2

28,5

9

81,8

2

50

15

48,3

Total

5

100

4

100

7

99,9

11

89,8

4

100

31

100

Fuente: Datos obtenidos por el autor

DISCUSIÓN

La inteligencia a través del Rorschach se calificó en las categorías de buena capacidad, regular capacidad y baja capacidad (tabla 1). De acuerdo con ello más de la mitad de los pacientes tienen una capacidad regular por lo que prima en ellos el interés por lo concreto y la capacidad para desempeñarse en lo práctico, mostrando dificultades para percibir correctamente la interrelación entre los hechos aunque mantienen el control de la realidad. Aproximadamente la tercera parte de los pacientes tienen baja capacidad, la mayoría regular capacidad y solo algunos tienen buena capacidad. Lo contrario ocurre en los controles en los que predomina la buena capacidad. Chi Cuadrado mostró diferencias significativas entre los grupos.

Rorschach en sus textos señala como característico en los epilépticos:7

En este trabajo se encontró:

La medida de la afectividad positiva, negativa, y la inadecuación afectiva que aparece reflejada en la tabla 2 mostró diferencias significativas entre el grupo estudio y el control, por lo que el Rorschach resultó ser útil en la detección de estas diferencias de la afectividad. Los controles tienen mayor tendencia a presentar afectividad positiva, mientras que los pacientes la tienen a presentar afectividad negativa e inadecuación afectiva.

Al comparar la inadecuación afectiva en ambos grupos se aprecia que en los pacientes predominó la impulsividad, las aspiraciones por encima de sus posibilidades y la labilidad de los afectos, mientras que en los controles se presentaron las dos primeras pero en menor frecuencia.

En la afectividad negativa se destacó la presencia de ansiedad libre con repercusión orgánica. Esto coincide con otros estudios.8,9

En la tabla 3 se hace referencia a la determinación del tipo vivencial en pacientes y controles.

Rorschach señala como tipo vivencial característico del epiléptico el extratensivo, que implica un impulso a vivir hacia fuera, motilidad excitable y afectividad inestable.

 En este estudio este tipo vivencial se identificó en algo más de la mitad de los pacientes mientras que en el grupo control las personas se distribuyeron en todos los tipos con menor presencia del ambigual. Chi Cuadrado no mostró diferencias significativas entre los grupos, sin embargo la indudable presencia del tipo extratensivo en una parte considerable de los enfermos evaluados nos acerca a la aseveración de Rorschach.

Otro aspecto de la evaluación de la personalidad a través del Rorschach es el contacto social; en la tabla 4 se muestra el resultado. La evaluación del contacto social no mostró diferencias significativas entre los grupos, apreciamos que el contacto social regular identificó a la mayoría en ambos grupos. Este resultado nos incentiva a considerar que no es la epilepsia una condición que lleve al individuo a la inadaptación y la deficiente interacción social, pues tal como señalan los estudios actuales esto se relaciona más con las características del entorno familiar y social y el manejo que ellos hacen de la enfermedad del paciente, todo lo cual unido a sus propias vivencias estructuran su adaptación a la misma. Muchas veces el criterio estigmatizado que prevalece con relación a la epilepsia determina actitudes negativas y conocimientos desacertados en los familiares y en la población, que inciden de forma desfavorable en el desenvolvimiento social del enfermo.10

En las investigaciones que la autora ha desarrollado con los pacientes con epilepsia ha comprobado que de las variables relativas a la enfermedad como edad de debut, tipo de epilepsia y de crisis, años de padecimiento, frecuencia de las crisis y modalidad de tratamiento, es la frecuencia de las crisis la que se ha relacionado con las alteraciones cognitivas,11 y de la afectividad (G. Rojas, tesis de Maestría). Por ello, habiendo reconocido a la inadecuación afectiva como una variable caracterizadora de la afectividad de los epilépticos presentamos la tabla 5. En ella se aprecia que en general los enfermos estudiados tienen un buen control de las crisis pues solo 5 tienen crisis semanales y 4 mensuales. Se observa que hay una tendencia al incremento de la inadecuación afectiva elevada en la medida en que aumenta la frecuencia de las crisis, sin embargo, en la que aparece de forma moderada, es decir con 3 a 4 manifestaciones de esta categoría, el por ciento mayor de inadecuación corresponde a los que padecen las crisis anuales.

En general, los autores aceptan la existencia de factores emocionales concomitantes con la epilepsia12-14 pero varios consideran que el papel de las emociones como productor de crisis se subvalora, planteando que las emociones actúan de forma indirecta favoreciendo la presentación de las crisis fundamentalmente a través de las modificaciones que inducen en el reposo, el sueño, el cumplimiento de la medicación, etc. Considera la autora que la presencia de emociones negativas fuertes o mantenidas tiene un importante papel en la descompensación de la enfermedad y la experiencia clínica muestra que en muchos el debut de la enfermedad se produce en períodos críticos desde el punto de vista emocional.

Se concluye entonces que el diagnóstico de la personalidad de los epilépticos, en comparación con sujetos sanos a través del Rorschach, refleja que la capacidad intelectual demostrada se calificó de regular en la mayoría de los pacientes identificándose un pensamiento concreto y práctico con dificultad para establecer interrelaciones entre los fenómenos, mientras que la mayoría de las personas no epilépticas rindieron con una capacidad buena. Los pacientes muestran inadecuación afectiva y afectividad negativa en forma de síntomas, lo que se presenta con menor frecuencia en los controles. El contacto social se presentó de forma similar al calificarse de regular en ambos grupos.

La inadecuación afectiva elevada aumenta en la medida en que es mayor la frecuencia de las crisis.

RORSCHACH AND EPILEPSY

SUMMARY

An analytic study of cases areas of Sancti Spíritus in the period from January of 2006 to June of 2007. The results show that 52 % of the patients have a middling intellectual capability, unlike the non-cases, in 45 % of which a good capability stands out. Negative affectivity given by symptoms scores higher in patients than in controls, and social contact was middling in both groups. It is concluded that in patients with epilepsy a greater affectation is appreciated in intelligence and affectivity, which is characterized above all by inadequacy in affections and negative affectivity, while the Rorschach’s test showed no differences in relation to the social contact.  The alterations of affectivity were associated to the frequency of crises. 

Key words: epilepsy, psychological evaluation, test of Rorschach.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

  1. Engelberts NH, Klein M, et al. Cognition and health-related quality of life in a well defined subgroup of patient with partial epilepsy. J Neurol. 2002 Mar;249(3):294-9.

  2. Yelin B. Cognitive rehabilitation in closed head injures in childhood and adolescents. Rev Neurol. 1996 Nov;24(135):1393-7.

  3. Rojas SG, Pineda PG. Estudio patopsicológico de los procesos cognoscitivos del paciente epiléptico. Bol Psicol. 1992; Vol XV(2):2-22.

  4. Wolfenson MN, Lia P. Personalidad y epilepsia. La predisposición a los ataques convulsivos. Alcmeon. 1996;18(3):1-8.

  5. Martin Rodrigo. Rorschach y epilepsia. Base de datos REDINET. 2007.

  6. Fabelo JR. Psicología y epilepsia. La Habana: Científico Técnica; 2004.

  7. Rorschach H. Psicodiagnóstico Rorschach. 4ta. ed. La Habana: Ed. Revolucionaria; 1964.

  8. Cyriac N, Sureshkumar PN, et al. Social factors and psychopathology in epilepsy. Neurol India. 2002 Jun;50(2):153-7.

  9. Szaflarski PJ, Szaflarski M, et al. Psychopathology and quality of live: psychogenic non epileptic seizures versus epilepsy. Med Sci Monit. 2003 Apr;9(4):113-8.

  10. Rojas SG. Valoración de conocimientos y actitudes hacia las personas con epilepsia. Bol Psicol. 1995 Ene-Jun;1(18):563-7.

  11. Rojas SG, Pineda G. Estudio patopsicológico de los procesos cognoscitivos del paciente epiléptico. Bol Psicol. 1992 May-Ago;2(15):2-22.

  12.  Carrizona Moog J, Cornejo Ochoa W. Qué es la epilepsia refractaria. Iatreia. 2003;16(2).

  13.  Ure JA. Deterioro cognitivo en pacientes epilépticos. Rev Argentina de Neuropsicología. 2004;(2):1-14.

  14. Salgado PC, Fernández PT, Noronka AL, Barbosa FD, Souza EA, Li LM. The second step in the construction of a stigma scale of epilepsy. Arq Neuropsiquiatría. 2005 Jun;63(2B):395-8.

 

___________________________________________________________


Licenciada en Psicología. Master en Psicología Médica. Profesora Auxiliar.

.

 

 Sumario, siguiente