Sumario, Siguiente

Rev. Hosp. Psiquiátrico de la Habana 2009, 6(2)

 

EPIDEMIOLOGIA DEL INTENTO SUICIDA EN EL SERVICIO DE URGENCIA

Andres Vazquez Machado , 1 Raida Rodriguez Rodriguez, 2 y Ana maria Olivera Martinez 3

RESUMEN

Se estudiaron 634 pacientes que acudieron al Servicio de Urgencias del Hospital “Carlos Manuel de Céspedes”, de Bayamo, Granma, Cuba durante 1997 por un intento suicida, con el objetivo de determinar sus características epidemiológicas. Se analizaron las variables edad, sexo, métodos suicidas, antecedentes de intento suicida, motivo de la tentativa actual y destino de los pacientes desde el Servicio de Urgencias. Predominaron las mujeres (74,6 %) y el grupo de 15 a 24 años (43,5 %), que utilizaron mayoritariamente la ingestión de sustancias tóxicas, fundamentalmente psicofármacos. El 53,3 % tenían intentos suicidas anteriores; los motivos de la tentativa actual fueron los conflictos familiares y de pareja, la depresión y la embriaguez alcohólica. El 19,9 % de los pacientes estudiados abandonó el hospital antes del alta y 16,2 % necesitó ingreso.

Palabras clave: intento suicida, epidemiología, Servicio de Urgencias.

INTRODUCCION

La conducta suicida tiene antecedentes que se remontan a tiempos inmemoriales; sus características varían de acuerdo con la cultura y la estructura socioeconómica. Como fenómeno individual se ha conocido en todas las sociedades.1 pero es en épocas recientes cuando se presenta como una verdadera epidemia. Según estimados de la Organización Mundial de la Salud 877 000 personas murieron por suicidio en el mundo en el año 2002, lo que representa 1,5 % de la carga global de enfermedad (más de 20 millones de años de vida saludable perdidos por muerte prematura o discapacidad).2
Los Servicios de Urgencias, Medicina, Cirugía y especialmente de Psiquiatría de los hospitales, reciben diariamente pacientes que han realizado un intento suicida (IS) y que precisan asistencia médica o quirúrgica. El mecanismo utilizado para realizar estas tentativas es muy variable, y en esto influyen diversos factores de índole social, familiar, profesional y personal. Las consecuencias de dichos actos sobre el estado de salud del individuo oscilan desde la muerte instantánea a la ausencia de manifestaciones patológicas.3
El objetivo de este trabajo ha sido determinar las características epidemiológicas de los pacientes que acuden al Servicio de Urgencias de este hospital por un IS, así como los motivos y el método utilizado para realizarlo.

MATERIAL Y MÉTODO

Se realizó un estudio descriptivo, transversal, con 634 pacientes que acudieron al Servicio de Urgencias del Hospital “Carlos Manuel de Céspedes”, de Bayamo, Granma por un IS, en el período comprendido de enero a diciembre de 1997. Se realizó una entrevista a los pacientes y sus familiares para conocer las variables edad, sexo, antecedentes de IS, método utilizado y motivo de la tentativa actual. Para el análisis de los datos se utilizó porcentajes y razón.

RESULTADOS

En el período comprendido entre el 1ro. de enero y el 31 de diciembre de 1997 fueron atendidos en el Servicio de Urgencias de este hospital 141 191 pacientes, de estos 634 acudieron por un IS lo que representó 0,4 % del total de las urgencias.
Predominó el grupo de 15 a 24 años (43,5 %). Las mujeres representaron 74,6 % de los IS. Relacionando el sexo con la edad se observa que predominaron las mujeres de 15 a 24 años (45,9 %). La razón mujer/hombre fue aproximadamente de 3/1 (tabla 1).

Tabla 1. Distribución de los pacientes con IS según edad y sexo


Grupos de edades (años)

Femenino
(n=473)
%

Masculino
(n=161)
%

Total
(n=634)
%

Menos de 15

2,1

-

1,6

15–24

45,9

36,6

43,5

25–34

32,3

36,6

33,4

35–44

11,6

11,8

11,7

45–54

4,9

5,6

5,0

55 y más

3,2

9,3

4,7

Total

74,6

25,4

100

El mecanismo utilizado fue definido con certeza en 97,5 % de la muestra; el más frecuente fue la ingestión de sustancias tóxicas (87,9 %). De estos 70,4 % fueron intoxicaciones medicamentosas agudas, con predominio de los psicofármacos, fue notable la utilización, solos o asociados, de las benzodiazepinas (29,9 %), los antidepresivos (12,1 %) y los barbitúricos (6,6 %) (tabla 2).

Tabla 2. Métodos empleados en 618 IS.


Método

Femenino
(n=482)
%

Masculino
(n=155)
%

Total
(n=618)
%

Tóxicos medicamentosos

Psicofármacos

Benzodiazepinas

34,0

13,5

29,9

Antidepresivos tricíclicos

12,9

8,4

12,1

Barbitúricos

6,4

6,4

6,6

Meprobamato

4,6

2,6

4,2

Otros

4,1

3,2

4,0

No psicofármacos

18,9

7,1

16,5

Tóxicos no medicamentosos

Productos agrícolas

6,0

16,8

8,9

Productos veterinarios

3,3

7,1

4,4

Otros

0,6

3,9

1,5

Medicamento + no medicamento

2,5

3,2

2,7

No tóxicos

Ahorcamiento

2,7

14,8

5,8

Quemadura

2,5

1,9

2,4

Flebotomía

0,8

9,7

3,1

Precipitación

0,6

1,3

0,8

De los 608 individuos en que se pudo precisar, 53,3 % tenía antecedentes de IS único o múltiple (tabla 3).

Tabla 3. Antecedentes de IS en 608 individuos.


IS previo

Femenino
(n=456)
%

Masculino
(n=152)
%

Total
(n=608)
%

Si

Único

25,7

25,0

25,5

2 ó más

25,0

36,2

27,8

No

49,3

38,8

46,7

El motivo del IS fue conocido en 402 pacientes (63,4 % de la muestra); los más frecuentes fueron los conflictos familiares y de pareja, la depresión y la embriaguez alcohólica (tabla 4).

Tabla 4. Motivos del IS en 402 casos.


Motivos

Total

No.

%

Conflictos con la familia

125

31,1

Conflictos con la pareja

112

27,9

Depresión

58

14,4

Embriaguez alcohólica

52

12,9

Problemas legales

29

7,2

Otros

26

6,5

 

En la tabla 5 se observa el destino de los pacientes desde el Servicio de Urgencias; la mayoría (82,8 %) recibió el alta clínica en el propio cuerpo de guardia, 6 individuos fueron remitidos a otro hospital por las quemaduras autoprovocadas.


Tabla 5. Destino de los IS desde el Servicio de Urgencias (n=634).


Destino

Total

No.

%

Alta a domicilio

525

82,8

Ingreso en el hospital

103

16,2

Traslado a otro hospital

6

0,9

DISCUSIÓN

Clásicamente se considera que el IS es más frecuente en los jóvenes.3-6 El predominio en mujeres coincide con lo reportado en la literatura1,4,5,7,8.
La mayor incidencia en mujeres puede ser explicada por los mayores niveles de estrés psicosocial a que están sometidas, la mayor frecuencia de trastornos de personalidad histriónica, trastornos neuróticos y estar expuestas a determinadas influencias (hormonales, corticales, etc.) que favorecen la presencia de depresión.
El método utilizado más frecuentemente en el IS continúa siendo la ingestión de sustancias; lo cual se informa en múltiples estudios y son los medicamentos siempre los más utilizados.1,2,4,7 Este predominio de medicamentos, así como la utilización de productos agrícolas y de uso veterinario está estrechamente relacionado con la accesibilidad de la población a estos. La disponibilidad de medicamentos u otras sustancias tóxicas está fuertemente asociada con las tasas de IS usando estos métodos, según plantean diferentes autores.1,3,5
La frecuencia de la utilización de barbitúricos refleja que en nuestro medio se continúa indicando frecuentemente estos productos por médicos no psiquiatras, esto contrasta con la casi desaparición de la intoxicación por barbitúricos en otros países debido a su escasa prescripción, teniendo en cuenta la elevada posibilidad de éxito en los IS utilizando estas drogas.3,7
Múltiples autores señalan al IS como uno de los mejores indicadores  de riesgo para consumar el suicidio; señalándose que entre 28 y 60 % de las personas suicidas tienen 1 o varios IS previos.4,8-10 Estos últimos han sido denominados por Sarró y de la Cruz suicidas crónicos, quienes describen como características diferenciales de estas personas: el diagnóstico de trastorno de la personalidad, mal funcionamiento familiar, adicción al alcohol y antecedentes de tratamiento psiquiátrico.7 Por su parte, Sudhir Kumar y colaboradores señalan que estas personas se caracterizan por ser de sexo masculino, solteros, con un diagnóstico psiquiátrico, especialmente de depresión y presentar múltiples eventos estresantes recientes.11
Se ha considerado que los factores precipitantes del acto suicida están relacionados con situaciones psicosociales complejas y en parte subjetivas y que la capacidad del individuo para realizarlo parece depender de factores biológicos, psicológicos y/o sociales.7,10 Castro Paredes y colaboradores señalan los conflictos familiares y de pareja como los principales motivos de IS en Perú.12
Torres Lio-Coo y colaboradores también reportaron los conflictos interpersonales como los principales motivos de IS en su muestra.13 Según Aghanwa en las Islas Fiji el principal determinante de IS en las mujeres lo constituyen los conflictos con la pareja.6
La depresión es, quizás, el factor de mayor riesgo en la comisión de un IS1,4,5,14 y el alcohol está asociado a los actos suicidas ya que estos pueden realizarse bajo los efectos de la intoxicación alcohólica, que facilita el impulso suicida.1,5,7
En cuanto al destino de los pacientes desde el Servicio de Urgencias General, debemos destacar que 19,9 % abandonaron el hospital antes de cumplir el tiempo establecido para la observación, esto trae como consecuencia que la mayoría de ellos no recibieran ayuda psicológica especializada, lo cual hace necesario un seguimiento más estrecho en la comunidad. El 6,6 % precisó ingreso en la sala de psiquiatría por persistir el riesgo suicida elevado y 9,6 % en otros servicios por las complicaciones médicas o quirúrgicas de su acto suicida, de estos 6,8 % en salas de terapia intensiva o intermedia.
Las personas que acuden al Servicio de Urgencias después de realizar un IS son predominantemente jóvenes y del sexo femenino, que utilizan como método suicida la intoxicación aguda, fundamentalmente los psicofármacos.
Tener uno o varios IS previos es uno de los principales factores de riesgo suicida y los motivos más frecuentes de las tentativas son los conflictos con la pareja y otros familiares.
Un número elevado de pacientes con IS abandonan el hospital antes de ser valorados por el especialista, lo que aumenta el riesgo de suicidio al no realizarse un manejo adecuado de la crisis suicida.

EPIDEMIOLOGY OF SUICIDE ATTEMPTS IN AN URGENCY DEPARTMENT

SUMMARY

During 1997, 634 patients arriving to the Urgency Department of “Carlos Manuel de Céspedes” Hospital for suicide attempts were studied with the objective of determine their epidemiological characteristics. There were analyzed variables like age, sex, suicide method, background of suicidal attempt, motive of present tentative, and destination of the patients from the Urgency Department.
Patients were 473 females (74,6 %), and 161 males (25,4 %) and admission were most common among patients aged 15 to 24 years (43,5 %). The most common method of injury was the ingestion of toxic substances, particularly psychoactive drugs. A 53,3 % had previous suicidal attempts; the motive of suicide attempts was family conflicts following problems with the partner, depression and the alcoholic intoxication. The 19,9 % abandoned the hospital and 16,2 % needed hospitalization.

Key words: suicide attemps, epidemiology, urgency department.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

  1. Aguilar Hernández I, Barreto García M. Conducta suicida. Rev Ciencias Med Hab. 2006;12(2). Disponible en: http://www.cpicmha.sld.cu/hab/vol12_2_06/hab12206.htm.

  2. World Health Organization. World Health Report 2003: Shaping the Future. Geneva, Switzerland: World Health Organization; 2003. Disponible en: http://www.who.int/whr/2003/en/whr03_en.pdf. Última actualización: enero/2005.

  3. Nogué S, Ruiz J, Carmona J, Millá J. Epidemiología de la tentativa de suicidio en el Servicio de Urgencias. Emergencias. 1989;1(9):5-8.

  4. Hernández Pérez F. Frecuencia deintentos suicidasatendidos en un servicio de urgencias. Rev Med IMSS. 2002;40(3):247-51.

  5. Doshi A, Boudreaux ED, Wang N, Pelletier AJ, Camargo CA. National study of US emergency department visits for attempted suicide and self-inflicted injury, 1997-2001. Ann Emerg Med. 2005;46(4):369-75.

  6. Aghanwa H. The determinants of attempted suicide in a general hospital setting in Fiji Islands: a gender-specific study. Gen Hosp Psychiatry. 2004;26(1):63-9.

  7. Sarró B, de la Cruz C. Los suicidios. Barcelona: Edit. Martínez Roca; 1991.

  8. Nojomi M, Malakouti SK, Bolhari J, Hakimshooshtari M, Fleischmann A, Bertolote JM. Epidemiology of suicide attempters resorting to emergency departments in Karaj, Iran. 2003. Eur J Emerg Med. 2008;15(4):221-3.

  9. Ozaki Y, Nakata Y, Kameoka M, Hayashi N, Nakayama Y, Yagi K. Clinical analysis of 104 cases of overdose in suicide attempts. Chudoku Kenkyu. 2007;20(4):367-74.

  10. Mechri A, Mrad A, Ajmi F, Zaafrane F, Khiari G, Nouira S, et al. Repeat suicide attempts: characteristics of repeaters versus first-time attempters admitted in the emergency of a Tunisian general hospital. Encephale. 2005;31(1):65-71.

  11. Sudhir Kumar CT, Mohan R, Ranjith G, Chandrasekaran R. Characteristics of high intent suicide attempters admitted to a general hospital. J Affect Disord. 2006;91(1):77-81.

  12. Castro Paredes P, Oswaldo Orbegoso R, Paul Rosales T. Caracterización del paciente con intento de suicidio en un hospital general de Lima, 1995-2004. Rev Peru Med Exp Salud Pub. 2006;23(4):293-6.

  13. Torres Lio-Coo V, Josué Díaz L, Rodríguez Valdés NR, Font Darías I, Gómez Arias MB. Conducta suicida en pacientes atendidos en un Centro de Urgencias. Rev Cubana Med Milit. 2005;34(3). Disponible en: http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid.

  14. Bethell J, Rhodes AE. Adolescent depression and emergency department use: the roles of suicidality and deliberate self-harm. Curr Psychiatry Rep. 2008 Feb;10(1):53-9.

 


1 Especialista en Psiquiatria. Policlínico Docente “Jimmy Hirzel”, Bayamo, Granma.

2 Especialista en Psiquiatria. Servicios Médicos MININT. Bayamo, Granma.

3 Especialista en Psiquiatria. Policlínico Docente “13 de Marzo”, Bayamo, Granma.

 

 

 Sumario, Siguiente