Sumario, Siguiente

Rev. Hosp. Psiquiátrico de la Habana 2011,8(2)

 

Caracterización sociodemográfica y  de factores influyentes en alcohólicos y cocainómanos.

Mey-King Romero Hung , 2.- Ángel William Viera Bravo, 3.- Cristina V. Hernández Roca, 4.- Ricardo González Menéndez, 5.- Ana Sarracent Sarracent  , 6.- Raul Rodriguez Jorge6 y Jesus Amador Montejo


RESUMEN

El consumo de drogas es uno de los problemas de mayor magnitud a escala internacional. Esta situación, de la que nuestro país no escapa, nos motiva a realizar una investigación que contribuya a la identificación de las características sociodemográficas actuales y la valoración comparativa de estas, así como algunos factores de influencia para la adicción, en  pacientes alcohólicos y cocainómanos. El  estudio incluye 172 pacientes masculinos, 37 cocainómanos y 135 alcohólicos ingresados en el Hospital Psiquiátrico de La Habana. Se aplicaron instrumentos específicos y entrevistas estructuradas validadas y se utilizó en el análisis estadístico la prueba t, Chi-cuadrado y Odds Ratio con un nivel de significación del 5 %. Las variables sociodemográficas seleccionadas fueron: edad, color de la piel,  nivel escolar, estado civil y vínculo laboral; como factores influyentes la variable fallecimiento de padre y madre, divorcio de los progenitores y momento en que se produce. Los cocainómanos ingresados fueron más jóvenes, de nivel escolar secundario mayor, mayoritariamente solteros y sin vínculo laboral y los alcohólicos de edad mucho más tardía, nivel escolar universitario mayor, mayoritariamente divorciados y con vínculo laboral. Encontrándose diferencias significativas (p < 0.0001) entre los dos grupos de pacientes en la edad, estado civil y vínculo laboral, fallecimiento de padre y madre, divorcio de los progenitores y momento en que se produce.  
Palabras clave: adicciones,  alcohólicos, cocainómanos

INTRODUCCION
Todas las culturas y sociedades han consumido y utilizado las drogas con fines muy distintos, muy ligadas al inicio a lo místico y sagrado, pero también como ayuda en las actividades laborales buscando mitigar el hambre y el esfuerzo, así como su uso lúdico con objetivos placenteros.1-3 En nuestro mundo de hoy el consumo de drogas se ha convertido en uno de los problemas socio sanitarios de mayor magnitud a escala internacional, relacionándose con el crimen organizado, la marginalización, con un importante costo en términos de vida y salud.4
La repercusión anual de las drogas permite realizar estimados en países desarrollados, que alcanza cifras cercanas a los mil dólares, por cada habitante mayor de 15 años, con el sorpresivo hallazgo de que la mitad se relaciona con el uso irresponsable de alcohol.5
En la persona dependiente, el consumo de la droga se convierte en una prioridad, necesitando mucho tiempo en la obtención, consumo y recuperación de los efectos de la misma, por cuyo motivo se van a reducir ó abandonar importantes actividades sociales, laborales y recreativas. A medida que la dependencia avanza, toda la vida de la persona termina girando en torno a actividades dirigidas a consumir y conseguir la droga destruyéndose todos los valores humanos, la autenticidad, la motivación por la salud integral y el amor, entre otros.
Todo esto justifica la creciente preocupación sobre el consumo, cada vez más elevado, de alcohol y cocaína. Se impone, de una forma rápida y estructurada, realizar estudios dirigidos a obtener mayor información sobre dichas enfermedades. Ello nos motivó a realizar este trabajo con la intención de dar respuesta al PROBLEMA INVESTIGATIVO:
“¿Cuáles características sociodemograficas y cuáles otros factores distinguen y diferencian a uno y otro grupo de dependientes al alcohol y a la cocaína?”
Trazándonos los objetivos de identificar las características sociodemográficas y algunos otros factores de riesgo en sendos grupos de pacientes con dependencia alcohólica y dependencia a la cocaína y relacionarlos comparativamente
Con esto esperamos ayudar a perfeccionar los programas de prevención de la dependencia a sustancias y trazar líneas de trabajo de mayor respaldo científico para  los afectados por esta causa.


MATERIAL Y METODO
Se realizó una investigación aplicada mediante un estudio descriptivo transversal con el total de pacientes ingresados en el servicio Rogelio Paredes del Hospital Psiquiátrico Dr. Eduardo Bernabé Ordaz Ducungué con el diagnóstico de adicción al alcohol y con el diagnóstico de adicción a la cocaína entre Enero 2007 y Julio 2009 que cumplieran los siguientes requisitos de inclusión – exclusión:
Criterios de inclusión:
-Edad entre 18 a 65 años.
-Pacientes con dependencia al alcohol y pacientes con dependencia a la cocaína sin otras adicciones de efectos relevantes sobre el comportamiento, sin comorbilidad ajena a las complicaciones del consumo de las sustancias
-Nacionalidad cubana.
-Saber leer y escribir
-Pacientes sin dificultades invalidantes en la comunicación.
-Haber mostrado mediante el consentimiento informado su disposición a participar en el    estudio
-Pacientes con tres o más años después del primer tratamiento de deshabituación ambulatorio u hospitalario.
Criterios de exclusión:
-Pacientes que tenían un nivel psicótico de funcionamiento.
-Pacientes con nivel de funcionamiento deficitario bien por presentar una demencia o un retraso mental moderado o severo.
-Paciente que no mostró disposición a participar en el estudio no firmando el consentimiento informado.
Variables recogidas:
-Toxicomanía del paciente
-Edad del paciente
-Color de la piel
-Escolaridad
-Estado Civil
-Vinculo laboral
-Padre vivo o fallecido
-Madre viva o fallecida
-Fallecimiento de la madre
-Fallecimiento del padre
-Divorcio de los padres
-Momento del divorcio de los padres
Análisis Estadístico
El procesamiento estadístico se realizó por microcomputadoras utilizándose el sistema Excel y el sistema estadístico INSTAT. Se utilizaron  procederes estadísticos univariados determinando la media y desviación estándar en variables cuantitativas y distribuciones de frecuencia con porcentajes en las variables cualitativas.
Se utilizaron procederes bivariados para determinar relación entre variables y comparar dos grupos de pacientes, tales como:
Prueba de Chi-cuadrado para determinar relación entre variables, y homogeneidad entre grupos con un nivel de significación del 5%.
Prueba de Odds Ratio (OR) o prueba de productos cruzados para cuantificar riesgo con un intervalo de confianza del 95 % calculado por el método de Woolf, de ser procedente en base a los resultados de los procederes anteriores.
Prueba t para comparar dos medias aritméticas con un nivel de significación del 5 %.

RESULTADOS
Edad según toxicomanía de los pacientes.


Tabla 1. Pacientes según edad y toxicomanía

Grupos de edad
(en años)

Alcoholismo

Cocainomanía

Total

Prueba Chi-cuadrado entre toxicomanías

Cant.

%

Cant.

%

Cant.

%

≤ 20

3

2.2

-

-

3

1.7

X2 = 39.431;
p < 0.0001
DES

21 – 30

15

11.1

20

54.1

35

20.3

31 – 40

41

30.4

15

40.5

56

32.8

41 – 50

53

39.2

2

5.4

55

31.9

51 – 60

14

10.4

-

-

14

3.1

61 a 65

9

6.7

-

-

9

5.2

Total

135

100.0

37

100.0

172

100.0

 

Fuente: Planilla de encuesta e historia clínica.
DES: Diferencia estadísticamente significativa
DNES: Diferencia NO Estadísticamente Significativa

Los cocainómanos presentaron una edad de 21 a 30 años en más de la mitad de los pacientes y una mínima cantidad en los de 41 a 50 años. En los alcohólicos presentaron la mayoría de los pacientes entre los 41 y 50 años.
Color de la piel según toxicomanía de los pacientes.


Tabla 2. Pacientes según color de la piel y toxicomanía

Color de la piel

Alcoholismo

Cocainomanía

Total

Prueba Chi-cuadrado entre toxicomanías

Cant.

%

Cant.

%

Cant.

%

Blanco

90

66.7

27

72.9

117

68.1

X2 = 0.072; p = 0.39
DNES

No blanco

45

33.3

10

27.1

55

31.9

Total

135

100.0

37

100.0

172

100.0

 

Fuente: Planilla de encuesta e historia clínica.
DES: Diferencia estadísticamente significativa
DNES: Diferencia NO Estadísticamente Significativa

El color de la piel en los pacientes según el tipo de toxicomanía siguió un patrón semejante al descrito en el acápite anterior en el total de pacientes. La piel de color blanca predominó en ambas toxicomanías estudiadas.

Nivel escolar según toxicomanía de los pacientes.
Figura 1: Total de pacientes y por nivel escolar según toxicomanía. Distribución porcentual.

img1 0711 

Del total de pacientes estudiados, la mayor proporción, dos de cada cinco, correspondió a los que tienen nivel escolar medio. Le siguió muy de cerca aquellos con secundaria.  Ambos grupos totalizaron el 79 % de los toxicómanos,4 de cada cinco. Una minoría de casos sólo tenía primaria y una cantidad aún menor, nivel superior, totalizando entre los dos un 8 % menos de un individuo por cada diez.

Estado civil según toxicomanía de los pacientes.


Tabla 3. Pacientes según estado civil y toxicomanía

Estado civil

Alcoholismo

Cocainomanía

Total

Prueba Chi-cuadrado entre toxicomanías

Cant.

%

Cant.

%

Cant.

%

Divorciado o separado

70

51.9

3

8.2

73

42.4

X2 = 41.234;
p < 0.00001
DES

Pareja estable

35

25.9

7

18.9

42

24.4

Soltero

25

18.5

27

72.9

52

30.2

Viudo

5

3.7

-

-

5

2.8

Total

135

100.0

37

100.0

172

100.0

 

Fuente: Planilla de encuesta e historia clínica.
DES: Diferencia estadísticamente significativa
DNES: Diferencia NO Estadísticamente Significativa

El estado civil divorciado presentó la mayor proporción en el total de pacientes, dos de cada cinco, seguidos por los solteros con casi la tercera parte y, en tercer orden, la pareja estable con la cuarta parte de los casos. La categoría de viudo presentó una exigua proporción.

Vínculo laboral según toxicomanía de los pacientes.


Tabla 4. Pacientes según vínculo laboral y toxicomanía

Vínculo laboral

Alcoholismo

Cocainomanía

Total

Prueba Chi-cuadrado entre toxicomanías

Cant.

%

Cant.

%

Cant.

%

Con vínculo

94

69.6

16

43.2

110

63.9

X2 = 7.664; p < 0.0028
DES

Sin vínculo

41

30.4

21

56.8

62

36.1

Total

135

100.0

37

100.0

172

100.0

 

Fuente: Planilla de encuesta e historia clínica.
DES: Diferencia estadísticamente significativa
DNES: Diferencia NO Estadísticamente Significativa

 

 

 

 

 

 

La mayoría del total de pacientes, casi las dos terceras partes, tiene vínculo laboral.

Progenitores vivos y fallecidos según toxicomanía de los pacientes.


Tabla 5. Pacientes según progenitores vivos y fallecidos y toxicomanía

Ítems

Alcoholismo
(n = 135)

Cocainomanía
(n = 37)

Total
(n = 172)

Prueba Chi-cuadrado entre toxicomanías

Cant.

%

Cant.

%

Cant.

%

PADRE

Vivo

78

57.8

30

81.1

108

62.8

X2 = 5.789; p < 0.008
DES

Fallecido

57

42.3

7

18.9

64

37.2

MADRE

Viva

88

65.2

34

91.9

122

70.9

X2 = 8.792; p < 0.0015
DES

Fallecida

47

34.8

3

8.1

50

29.1

Fuente: Planilla de encuesta e historia clínica.
DES: Diferencia estadísticamente significativa
DNES: Diferencia NO Estadísticamente Significativa

 

 

 

 

 

 

 

 

Del total de pacientes casi las dos terceras partes presentaron los padres vivos y algo más de las dos terceras partes las madres vivas.

Toxicomanías y progenitores fallecidos antes o después de cumplir 15 años los pacientes.


Tabla 6. Pacientes según progenitores fallecieran antes o después de cumplir los quince años y toxicomanía

Fallecimiento de progenitores

Alcoholismo

Cocainomanía

Total

Prueba Chi-cuadrado entre toxicomanías

Cant.

%

Cant.

%

Cant.

%

PADRE

Antes 15 años

33

57.9

4

57.2

37

57.8

X2 = 0.0014; p = 0.48
DNES

Después 15 años

24

42.1

3

42.8

27

42.2

Total

57

100.0

7

100.0

64

100.0

 

MADRE

Antes 15 años

25

53.2

3

100.0

28

56.0

X2 = 0.967; p = 0.16
DNES

Después 15 años

22

46.8

-

-

22

44.0

Total

47

100.0

3

100.0

50

100.0

 

Fuente: Planilla de encuesta e historia clínica.
DES: Diferencia estadísticamente significativa
DNES: Diferencia NO Estadísticamente Significativa

Los casos estudiados con padre o madre fallecidos, en más de la mitad de ellos, ocurrió antes de que el paciente cumpliera los 15 años de edad.


Toxicomanías, progenitores divorciados y divorcio antes o después de 15 años de los pacientes.


Tabla 7. Pacientes según progenitores divorciados y que se divorciaran antes o después de cumplir los quince años y toxicomanía

Ítems

Alcoholismo

Cocainomanía

Total

Prueba Chi-cuadrado entre toxicomanías

Cant.

%

Cant.

%

Cant.

%

PROGENITORES DIVORCIADOS

Presente

83

61.5

31

83.8

114

66.3

X2 = 5.504; p = 0.009
DES

Ausente

52

38.5

6

16.2

58

33.7

Total

135

100.0

37

100.0

172

100.0

 

DIVORCIO DE PROGENITORES

Antes 15 años

59

71.1

29

93.5

88

77.2

X2 = 5.256; p = 0.011
DES

Después 15 años

24

28.9

2

6.5

26

22.8

Total

83

100.0

31

100.0

114

100.0

 

Fuente: Planilla de encuesta e historia clínica.
DES: Diferencia estadísticamente significativa
DNES: Diferencia NO Estadísticamente Significativa

 

Las dos terceras partes de los pacientes, independientemente de la toxicomanía, son hijos de padres divorciados. Por tipo de adicción, aunque en ambas es mayoritaria la proporción de padres divorciados es significativamente mayor en los que consumen cocaína, donde más de las cuatro quintas partes de ellos presentaron esa condición.

Figura 2. Pacientes por toxicomanías según divorcio de progenitores haya sido antes o después de sus quince años. Distribución

img3 72011 

 

DISCUSION


La Edad (Tabla No. 1) según tipo de toxicomanía presentó diferencias extremadamente significativas. Los alcohólicos fueron significativamente de más edad que los cocainómanos que fueron significativamente más jóvenes. Se halló una relación muy significativa entre la edad y el tipo de toxicomanía.
Estudios anteriores coinciden con nosotros con respecto a la edad más frecuente de ingresos hospitalarios para rehabilitación alcohólica en las edades de 41 a 50 años que se diferencia de la edad de inicio de consumo pues se describe entre 12 y 20 años.6,7
Sin embargo en los cocainómanos el adulto joven es el grupo más afectado. Ambas características socio demográficas concuerdan con datos reportados en investigaciones anteriores tanto en nuestro país como en el extranjero.8,11
Un estudio en escolares entre 13 y 15 años de países latinoamericanos arrojó que existía un alto consumo de alcohol en adolescentes en las Américas, los más destacados fueron Santa Lucía con un 55 % y Uruguay con 60 % llegando a la conclusión de que era muy fácil adquirir el alcohol y beberlo, solo un 1 % reportó que había intentado comprarlo sin poder hacerlo.12,13
En el Color de la Piel las pequeñas diferencias observadas en el color de la piel por tipo de toxicomanía no resultaron estadísticamente significativas. Los pacientes de ambas toxicomanías fueron homogéneos en cuanto al color de la piel.  Este comportamiento es lógico pues hemos estudiado que el color de la piel no influye en el tipo de droga que se consuma.14,15
En el Nivel Escolar analizando comparativamente las dos toxicomanías se aprecia que ambas siguen un patrón semejante, a predominio de los niveles medio y secundario.  El hecho de que en los niveles primarios exista una minoría de toxicómanos es debido a los esfuerzos que ha hecho nuestro pueblo por lograr una educación de excelencia, solo el 9.8 % tenían escolaridad primaria, otros estudios muestran una educación relativamente baja, incluso analfabetos en su gran mayoría.16
Al analizar el Estado Civil según las toxicomanías, las diferencias observadas fueron extremadamente significativas. Se halló una fuerte relación entre el tipo de toxicomanía y el estado civil. Los alcohólicos presentaron una proporción significativamente mucho mayor de casos divorciados que los cocainómanos, mientras que estos últimos presentaron una proporción significativamente mucho mayor de solteros que los alcohólicos. Ese análisis omitió al estado civil viudo por la poca cantidad de casos que dificultaba la realización de la prueba estadística.
Además se halló que existe una tendencia lineal muy significativa por el Chi-cuadrado de tendencia entre los estados civiles divorciado, pareja estable y solteros, X2 = 38.903; p < 0.00001.
Existen estimados regionales acerca de que el uso indebido de alcohol es actualmente el responsable de más de la mitad de los divorcios y separaciones que ocurren en América Latina.17-20
Al analizar el Vinculo Laboral por tipo de toxicomanía vemos que las diferencias observadas son estadísticamente muy significativas hallándose una relación muy significativa entre el tipo de toxicomanía y el vínculo laboral. Los cocainómanos tienen una proporción de casos sin vínculo laboral significativamente mayor que los alcohólicos donde fue significativamente mayor los casos con vínculo laboral. Estos datos no coinciden con otros estudios donde predominan la pérdida del vínculo laboral asociado al alcoholismo y es precisamente porque muchos de estos pacientes han solicitado ayuda oportunamente. En países con sistemas sociales y de salud diferentes, el número de dependientes alcohólicos desvinculados es muy alto, al superar el 60% cifra esta escalofriante.21-23
Al cuantificar el riesgo del no vínculo laboral en los cocainómanos se halló que los pacientes sin vínculo laboral tienen 3 veces más riesgo significativo de ser cocainómanos que alcohólicos, OR = 3.01; IC95 %: 1.43 – 6.35.
Progenitores vivos y fallecidos según toxicomanía de los pacientes.
Analizando por toxicomanías se hallaron diferencias estadísticamente muy significativas en relación con ambos progenitores. Los pacientes alcohólicos presentaron proporciones significativamente mayores de padre y madre fallecidos que los cocainómanos.
Considerando que la ausencia de un progenitor puede ser considerado un factor de riesgo se aplicó la prueba Odds Ratio constatándose que los alcohólicos presentaron 3 veces más riesgo significativo de tener el padre fallecido que los cocainómanos, (OR = 3.13; IC95%: 1.3 – 7.63); y 6 veces más riesgo significativo de tener la madre fallecida que los cocainómanos, (OR = 6.05; IC95%: 1.76 – 20.76).
Toxicomanías y progenitores fallecidos antes o después de cumplir 15 años los pacientes.
Al analizar por tipo de toxicomanía se observó la misma situación. Las diferencias observadas no resultaron estadísticamente significativas.
En nuestra muestra dado su pequeño número no tenemos resultados que   concuerden con los hallazgos de otros estudios españoles y latinoamericanos en los que se plantea que jóvenes provenientes de hogares fraccionados ya sea por separación, divorcio o fallecimiento, tienen mayor probabilidad de padecer problemas de conducta, personalidad y adicción.24-26
Toxicomanías, progenitores divorciados y divorcio antes o después de 15 años de los pacientes.
Se halló una relación muy significativa entre la adicción a la cocaína y padres divorciados. La prueba Odds Ratio lo corrobora observándose que estos pacientes presentaron 3.2 veces más riesgo significativo de tener sus padres divorciados que los alcohólicos, OR = 3.237; IC95%: 1.26 – 8.29. La parte inferior de la tabla No 7 analiza la ocurrencia del divorcio con relación a los quince años del paciente. Algo más de las tres cuartas partes de los pacientes con padres divorciados, presentaron esa situación antes de los quince años de edad. Al analizar por tipo de adicción vemos que también en ambas la mayoría de los casos fueron en ese periodo de la niñez, pero fue significativamente mayor en los cocainómanos donde afectó al 93%. Se halló también aquí una relación significativa entre los cocainómanos y el divorcio de los padres antes de sus quince años. La prueba Odds Ratio muestra que estos casos presentaron 4.6 veces más riesgo significativo que los alcohólicos de tener padres divorciados antes de los quince años de edad, OR = 4.67; IC95%: 1.9 – 10.9.
Las características socio-demográficas que diferenciaron significativamente a los pacientes ingresados por  las toxicomanías fueron:
En los cocainómanos: hospitalización con edad mucho más joven, nivel escolar secundario mayor, mayoritariamente solteros y mayoritariamente sin vínculo laboral.  
En los alcohólicos: hospitalización con edad mucho más tardía, nivel escolar universitario mayor, mayoritariamente divorciados y mayoritariamente con vínculo laboral.
Los pacientes de ambas toxicomanías tuvieron mayoritariamente padres divorciados y antes de los quince de años de edad de los pacientes, siendo un riesgo significativamente mayor en los cocainómanos. El fallecimiento de padre y madre fue un riesgo significativamente mayor en los alcohólicos, sin embargo en ambas toxicomanías la mayoría de los progenitores fallecidos fue antes de los quince años de edad de los pacientes.

Influential Social demography and Factors Characterization on Alcoholic and Cocaine Consumers

SUMMARY

Drugs consumption is one of the international biggest problems. This situation from which our country is not excluded moves us to carry out a research that contributes to identify the up date social demographic features and a comparative assessment of them as well as to identify some influential factors for addiction on cocaine and alcohol consumers. The studies implicate 172 male patients, 37 of them are cocaine consumers and 135 are alcoholic patients admitted in the Psychiatric Hospital of Havana.
Specified instruments and validated structured interviews were applied and were used for the static analysis the test t, Chi Square and Odds Ratio with a significance of 5%. The social demographic variables selected were: age, race, schooling, marital status, and laboring status. As influential factors: the decease of the parents, progenitors’ divorce and the moment in which it took place. The cocaine consumers were younger, with secondary school level higher, mainly single, do not work. Meanwhile the alcoholic patients were older than the cocaine consumers, with a high university schooling level, mainly divorced and with a work. There were found significant differences (p < 0.0001) between both groups of patients concerning to age , marital status, laboring status, decease of parents, progenitors’ divorce and the moment  in which it took place.    

Key words: addictions, alcoholics and cocaine consumers. 

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

  1. Sanchís Fortea M, Martín Yanez E. Alcohol y Drogas. Depende de todos. Ed.   Espasa, Barcelona, 1998.

  2. Fernández R., Pacheco A. Adicciones. En: Nuevos aportes latinoamericanos en Psiquiatría biológica III. Cangrejal Editores Psi, Bs As, 2000: 203-32.

  3. García T, González R. Influencia del alcohol en las conductas delictivas. Rev. Hosp. Psiq. Habana, 1991; 32(1): 337-91

  4. Bobes García J, Bousoño García M, González García-Portilla P. Trastornos mentales y del comportamiento debido al consumo de sustancias psicotrópicas. Manejo de los trastornos mentales y del comportamiento en asistencia primaria. Ed. I. Gofer, Oviedo, 2000: 91-119

  5. World Health Organization. Global Status Report on Alcohol 2003. Geneva. World Health Organization.

  6. Babor T, Caetano P,Casswell S, Edwards G, Giesbrecht N, Gram. K et al. Alcohol: No Ordinary Commodity. Oxford University Press; 2003.)  

  7. González, R. ¿Cómo enfrentar el peligro de las drogas? Editorial Política. 2da edición 2006.

  8. Peruga, A. “El consumo de sustancias adictivas en las América.”Adicciones 2002. 14 (2). 227-228

  9. González R; Goicolea, G. “El consumo social y anormal de alcohol. Criterios para su diagnostico por el médico de familia. Rev. De Medicina General Integrar 1993.9. (3). 251-257

  10. Puchal. Esperanza, D. Trastorno adictivo II: ámbitos fund. de intervención (2004).

  11. Observatorio Europeo de las drogas y las Toxicomanias (2005). Informe Anual. “El problema de la drogodependencia en Europa”. OEDT 2005.

  12. González, R. Prevenir, Detectar y Vencer las Adicciones. Editorial Científico Técnica. La Habana 2005

  13. Babor T, Caetano R.  Evidence-based alcohol policy in the Americas, Rev Panam/Pam Am J Public Health 2005; 18(4/5).

  14. Room, R. Cross cultural views on stigma, valuation, parity and societal values, toward disability. In Ostun T. Disability and culture universalism and diversity. Seattle .WA. Hogrefe and Hubert, 2001

  15. Medina Mora M E, Quintanar TR, Guiot ER, Rodas LC, Vasquez L. Alcohol in Latin America, regional developments on use, abuse, related problems and control of alcohol related harm: a review. Manuscrito preparado para la Organización Mundial de la Salud 2005.

  16. Roses M. “La salud mental: una prioridad de salud pública en las Américas. Rev. Panamer. Salud Pública”. 2005;18(4-5):223-5.

  17. Gouguet PI M. Violencia, Sexualidad y Drogas. Santiago de Cuba: Edit. Oriente, 2006

  18. González, R. Las adicciones a la luz de la ciencia y el símil. Caracas. Editorial José Félix Ribas, 2008.

  19. Sánchez-Hernas, E: Tomas, V y Morales.E. Un modelo de tratamiento psicoterapéutico en adicciones. Trast adictivos, 6, (3).2004.(59-166).

  20.  Rodríguez,R. Calidad de Vida y Estado General de Salud en Cocainómanos y alcoholicos: Valoración del ingreso y sus meses después del ingreso. Trabajo para optar por el Titulo de Especialista de Psiquiatría. Ciudad Habana 2005.

  21. Flores J. et al. Farmacología humana. 3ra. Ed. Barcelona: Masson, 2001

  22. González, R., Galán, G. “La declaración de Brasilia. Reflexiones sobe sus pautas para el enfrentamiento a los problemas relacionados con el alcohol. Rev. Hosp. Psiq. Hab. PDF. 2007, 4 (1).

  23.  Rubalcaba C:E: “Consumo y exposición a sustancias psicoactivas en alcohólicos y bebedores sociales.”Trabajo para optar por el Título de Especialista de Primer Grado de Psiquiatría. Ciudad Habana. 2000

  24. González R. Diálogo y ayuda en el tratamiento de alcohólicos y otros toxicómanos. Cali-Colombia: Edit Artes Gráficas Univalle, 1997

  25. Benítez, ME. Dinámica sociodemográfica de la población y la familia cubana. En: Benítez, ME. La familia cubana en la segunda mitad del siglo xx. La Habana, Ciencias Sociales. 2003. p 56-59.

  26. Preto, R. Percepción de padres y profesores de los factores de riesgo para    el uso de drogas lícitas e ilícitas en los escolares. Rev. Latino- AM. Enfermagen. (Publicación periódica en línea). 2004. Marzo- Abril. (Citada 2007); 12(España) Disponible en: 1169. http://www.scielo.br/scielo.php.script=sciartlexpid=s0104-11692004000700009

 


Especialista de 1er grado en Psiquiatría. Especialista de 1er grado en M.G.I.
2.- Especialista de 1er grado en Psiquiatría. Especialista de 1er grado en M.G.I.
3.- Especialista de 1er grado en  Bioestadística.
4.- Profesor Titular Consultante, Facultad Enrique Cabrera, Universidad Médica de la Habana.
5.- Especialista de 2do grado en Psiquiatría.
6.- Especialista de 1er Grado, profesor Instructor de Psicología de la UH y de Psiquiatría de la Facultad Enrique. cabrera. Hospital psiquiátrico de la Habana.
Especialistas de primer grado en Psiquiatría. Servicio Toxicomanías, Hospital Psiquiátrico de la Habana Dr. Eduardo Ordaz.

 

 

 Sumario, Siguiente