Sumario, Siguiente

Rev. Hosp. Psiquiátrico de la Habana 2011, 8(2)

Emil Kraepelin. Su papel en la construcción de la psiquiatría moderna.

Antonio J. Caballero Moreno

RESUMEN

En este trabajo se hace un análisis de la vida y obra del eminente psiquiatra alemán Emil Kraepelin y su contribución a la ciencia psiquiátrica actual.Se realiza una valoración de la época histórica que toco vivir al autor y como el nacionalismo alemán estuvo como telón de fondo detrás de toda la actividad desarrollada por este científico.Se valoran las corrientes predominantes en la filosofía alemana del siglo XIX que está considerado como la época de oro del desarrollo filosófico de este país y especialmente la influencia que el positivismo pudo tener sobre las contribuciones en la clasificación de los trastornos mentales del autor estudiado.Se estudian de manera sintética las influencias psiquiátricas más importantes que contribuyeron a la obra del autor tanto las procedentes de la psiquiatría francesa a través de la pléyade de brillantes clínicos del XIX hasta la rigurosa escuela clasificatoria alemana del mismo siglo.Estudiamos los acontecimientos biográficos más importantes de la vida de Kraepelin y como este influyó en la organización de la docencia y la investigación en Munich y Alemania en general y su participación en acontecimientos científicos relevantes como el descubrimiento de la enfermedad de Azheimer y la creación de la etno-psiquiatría.Se valora la contribución kraepeliniana a través de las 9 ediciones de su tratado de psiquiatría y su creación a través de estudios de evolución y pronóstico de las categorías demencia praecox y psicosis maníaco- depresiva.Por último queda claro el legado kraepeliniano a la psiquiatría contemporánea en el moderno desarrollo de la neuropsicofarmacología, la genética psiquiátrica y las actuales clasificaciones ateóricas y descriptivas.

Palabras clave: Kraepelin, clasificación psiquiátrica, demencia precoz.

INTRODUCCION

La investigación histórica en psiquiatría ha alcanzado un alto desarrollo y es una necesidad para la formación de las nuevas generaciones conocer la historia del pensamiento psiquiátrico en las figuras que lo originaron. La obra de Michel Focault evidentemente transformó la percepción que se tenía acerca de la institución psiquiátrica e inspiró la investigación acerca de temas históricos en distintas latitudes.

En Europa se destaca el trabajo de G. Berrios y la escuela de Cambridge y en Francia ha surgido una pléyade de investigadores como Claude Quetel y Jaques Postel y otros como el Profesor Lanteri- Laura.

En América Latina dos polos han aglutinado este trabajo: en México el esfuerzo que ha cristalizado en las publicaciones de el Fondo de la Cultura Económica y en Argentina destaca la labor del Profesor Juan C. Stagnaro y la publicación Vertex y el esfuerzo de la Editorial Polemos.1,2

Todo este trabajo ha ido encaminado a interpretar los hechos y obras psiquiátricas más relevantes. En nuestro ámbito cultural la publicación en el idioma español de obras de clásicos de la psiquiatría entre las cuales destacan por supuesto la obra de Emil Kraepelin tiene una importancia capital ya que esta figura es considerada hoy el padre de la psiquiatría moderna.

DESARROLLO

Parte1. La época

El siglo XIX europeo fue muy rico en acontecimientos y la segunda mitad del mismo junto a la primera mitad del siglo XX, representó cambios muy importantes en Alemania, patria de Kraepelin.

La segunda mitad del XIX vio surgir a un fuerte estado alemán, territorio que en esta época había sustituido a Inglaterra como rectora del desarrollo industrial y con fuertes apetitos imperialistas no satisfechos y que llevaron al Congreso de Berlín en 1898, en el que Alemania accedió a algunos territorios de África.

En el plano europeo la pugna franco- alemana se resolvía en la guerra de 1870-71 que terminaría con la derrota francesa y el papel cimero como potencia continental europea para Alemania.

Puede decirse que el espíritu del Kaiser y la voluntad del Canciller de Hierro Bismarck impregnaban a los alemanes de esa generación.

La primera mitad del siglo XX estuvo marcada por las dos guerras mundiales que significaron el cenit y la caída del ideario imperialista- fascista alemán. La vida de Kraepelin se extendió hasta 1926 por lo que este vivía en el momento en que se desarrollaba en Alemania el espíritu de revanchismo ante las duras condiciones dictadas al país por el tratado de Versalles.1,2

Parte 2. El marco filosófico.

El siglo XIX alemán es considerado por algunos autores como uno de los más ricos de la historia desde el punto de vista de desarrollo filosófico.

Comenzó con el romanticismo y los sistemas de idealismo post-kantiano representado por muchas figuras dentro de las que destacan Schelegel, Fichte, Goethe, etc.

Durante su desarrollo se generaron grandes pensadores sistemáticos que crearon verdaderas “escuelas” tales son los casos de Hegel y los socialistas alemanes que tienen sus figuras cimeras en Carlos Marx y Federico Engels.

La última mitad de este siglo va a ser influida y muy especialmente en el campo de las ciencias por el positivismo en sus diferentes versiones francesas, Augusto Comte e inglesa Spencer, los hermanos Stuart Mill y sin dudas las implicaciones filosóficas de las teorías de Carlos Darwin (recordemos que Kraepelin ha sido catalogado de darwinista social).1,2

Parte 3. La psiquiatría del siglo XIX.

El trabajo de Pinel en Francia, Tuke en Inglaterra y Chiarugi en Italia, sobre todo la obra del primero en la Salpetriere se consideran como el nacimiento oficial de la psiquiatría, que en la versión francesa dio paso al nacimiento de la enfermedad mental (la alienación), al médico que la trata: el alienista y al tratamiento que la mejora: el tratamiento moral.

A partir de ahí comenzó el brillante desarrollo de la especialidad en los principales países europeos: Francia, Alemania e Inglaterra.

Kraepelin es una figura de la medicina que vivió en la encrucijada cronológica de dos siglos, por lo cual en su caso específico su obra es como el dispositivo que recoge la experiencia del siglo que termina para trasladarla al siglo que comienza.

En su obra influyen dos tradiciones fundamentalmente:

La tradición francesa. Esta está representada en los trabajos de Baillarger y Falret, La folie a double forme y la folie circulaire.

Por otra parte Kraepelin conoció de los trabajos de Esquirol y Lasegue sobre las alucinaciones.

La tradición alemana. Sin dudas los maestros alemanes influyeron sobre la nosología kraepeliniana, sobre todo Hecker con su monografía sobre la hebefrenia y Kalbaum con su monografía sobre la catatonía.

También la obra de Bonhoeffer y sus conceptos de síndromes de reacción exógena están presentas en la nueva nosología.3,4

Parte 4. La biografía

Se recibe de médico a los 22 años de edad, con la tesis titulada Sobre la influencia de las enfermedades agudas en la génesis de las enfermedades mentales (1878), presenta además el trabajo Lugar de la psicología en la psiquiatría.

Se especializa en neuroanatomía y estudia psicología experimental con Wundt, quien ya le había sugerido estudiar psiquiatría y escribir un compendio.

Estudia los efectos de los tóxicos en el funcionamiento psicológico, y además introduce en la psiquiatría los experimentos sobre la asociación de ideas que luego serían proseguidos por Bleuler y Jung.

El test de asociación verbal creado por Francis Galton fue puesto en práctica por Kraepelin y Wundt antes de ser introducido sistemáticamente en la psiquiatría por la escuela suiza.

En 1881 publica un estudio sobre la influencia de las enfermedades infecciosas en el desencadenamiento de las enfermedades mentales.

De Munich a Dresde (1883-1886): la primera edición del Tratado.

A los 27 años, cuando recibe su habilitación para la facultad de medicina, publica la primera edición de su Compendio de psiquiatría (1883) – obra que reescribirá, ampliándola, durante 30 años consecutivos.

Este libro (en formato de bolsillo, de 380 páginas) le vale fama nacional inmediata.

Trabaja en Munich y en 1885 es director del Hospital General de Dresde; en ese mismo año se publica su breve artículo “Sobre la psicología de lo cómico”, incluido en los Philosophische Studien editados en Leipzig por el propio Wundt; este artículo será citado por Freud veinte años después, en su libro sobre el chiste.

En Dorpat (1886-1891): segunda y tercera ediciones del Tratado

El año siguiente (1886) es designado profesor en la Universidad de Dorpat (actual ciudad de Tartu, en Estonia), donde permanecería hasta regresar a Alemania en 1891, como profesor de la Universidad de Heidelberg.5

Durante esos cinco años escribe la segunda edición de su libro (1887) – que ya deja de ser un compendio para ser un Tratado de psiquiatría, y que incorpora el novedoso criterio de la evolución de las enfermedades como categoría del diagnóstico diferencial – y la tercera edición (1890) – aún en formato de bolsillo pero ya de casi 550 páginas.

Regreso a Alemania en Heidelberg (1891-1903): cuarta, quinta y sexta ediciones del Tratado.

Una vez en Heidelberg, colabora con Alzheimer – con quien descubrirá la enfermedad que lleva su nombre – y allí Kraepelin escribirá las tres ediciones siguientes de su obra.

La cuarta (1893) ya no tiene formato de bolsillo y ronda las 700 páginas; en ella arma el grupo de los llamados “procesos psíquicos degenerativos”, que incluye la demencia precoz, la catatonía y la demencia paranoide.

En 1896 publica la quinta edición de su Tratado, en donde el anterior grupo de los procesos psíquicos degenerativos es rebautizado como “procesos demenciales”.

Esta subdivisión prepara el gran salto introducido en la edición siguiente – la famosa sexta edición (1899), cuyos dos tomos suman casi mil páginas y que en poco tiempo elevarán el renombre de Kraepelin a niveles internacionales.

En esta edición aísla la locura maníaco-depresiva y crea el cuadro unitario de la demencia precoz.6

Este paso dado por Kraepelin fue saludado por Freud

Regreso a Munich (1903-1926): últimas ediciones del Tratado

Luego de trece años de estancia en Heidelberg, Kraepelin se traslada a Munich en 1903, seguido por Alzheimer, donde asume como profesor de la cátedra de Psiquiatría en la Universidad y dirige la flamante Clínica Universitaria – la Königlische Psychiatrische Klinik, que recibe cerca de mil pacientes por año y que en poco tiempo llegará a ser mundialmente reconocida, gracias al impulso que Kraepelin le brinda.

Allí publica la séptima edición de su Tratado (1903-1904), de casi 1400 páginas, y comienza el estudio de las enfermedades mentales en otras culturas (la actual Etnopsiquiatría, que luego daría origen a la Psiquiatría transcultural), para lo cual viajará a Indonesia, México, España, Estados Unidos y la India.

En 1904, Kraepelin publica los resultados de su investigación, dándole a este dominio el nombre de Psiquiatría comparada.

 Por esa época, Kraepelin prepara la octava edición (1909-1913) – monumental obra en cuatro tomos de casi 2500 páginas, que pretende ser la suma de los conocimientos psiquiátricos de su época y que absorbe las críticas que la sexta edición recibió de la clínica francesa (separando el grupo de las parafrenias) y de la escuela de Zurich (agregando la forma simple al grupo de la demencia precoz).

En 1917, la Clínica dirigida por Kraepelin se transforma en el Instituto Alemán de Investigaciones Psiquiátricas. La Primera Guerra Mundial (1914-1918) dejó al Instituto en la miseria económica, de la cual sería rescatada por la Fundación Rockefeller a principios de 1926; meses después, el 7 de octubre de ese mismo año, la muerte llamó a la puerta de Kraepelin mientras éste, a la edad de 70 años, ya estaba redactando la novena edición de su Tratado.

Parte 5. La obra.

Kraepelin se formó en la escuela organicista y neuropatológica alemana del siglo XIX cuyo espíritu formalista correspondía a su carácter lógico y riguroso. Lo esencial de su obra se halla contenido en las ocho ediciones del Tratado de psiquiatría que fueron apareciendo de 1883 a 1915 y en el cual, separándose de los criterios esencialmente sintomáticos de sus predecesores, propuso clasificaciones sucesivas y sin cesar completadas de las enfermedades mentales, fundadas en las nociones de evolución y de estado terminal.

A Kraepelin debemos el concepto de demencia precoz, al que confirió unidad y extensión particulares al agrupar tres tipos clínicos principales, la catatonia, aislada entre 1863 y 1874 por Kahlbaum; la hebefrenia, descrita por Hecker en 1871, y una forma delirante, a la que calificó de paranoide. Esta entidad nueva, muy claramente definida desde la sexta edición del Tratado (1899), tuvo rápidamente amplísimo éxito en el mundo psiquiátrico y preparó el camino para la esquizofrenia de Bleuler. La noción de delirio paranoide lo condujo, así pues, a limitar definitivamente el vasto concepto de paranoia a un sistema delirante restringida "durable e imposible de romper, que se instaura con conservación completa de la claridad y el orden en el pensamiento, en la voluntad y la acción".

Fue también él quien dio carta de ciudadanía a la psicosis maniaco-depresiva hasta entonces fragmentada en cierto número de formas clínicas independientes, pero en ningún momento se preocupó por las hipótesis psicopatológicas y se contentó con consideraciones descriptivas y clasificatorias, pensando que estas afecciones eran psicosis de causa "endógena", cuyo origen debía buscarse en la organización interna predisponente de la personalidad.7

Con Kraepelin se inicia una nueva etapa en la evolución de la psiquiatría, a él se debe la clasificación y la descripción de las enfermedades mentales, que son la base de nuestra actual taxonomía.

Divide a las enfermedades mentales en endógenas, o sea las de origen biológico (hereditarias, congénitas) y por lo tanto incurables; y las exógenas, es decir, las psicosis producidas como reacciones a acontecimientos o a situaciones traumáticas, como la psicosis carcelaria.

En síntesis, Kraepelin introduce la idea de que se puede enfermar no hereditariamente, sino por algo de la relación del sujeto con el mundo, es decir, por algo adquirido.

La predisposición está presente por doquier, incluso en algunas rúbricas exógenas; por otra parte, la psicosis maníaco-depresiva y la paranoia se desencadenan en un momento preciso de la vida; son degenerativas pero no originarias, los factores exógenos por lo tanto entran en su producción.

En la 6º edición de su Tratado de Psiquiatría propone concepciones que se impondrán a nivel mundial. En ella describe trece clases de enfermedades:
1- Locuras infecciosas: delirium febril e infeccioso, debilitamiento infeccioso.
2- Locuras de agotamiento: delirio agudo, amentia, neurastenia adquirida.
3- Locuras por intoxicaciones (delirio en drogadictos, p.ej.)
4- Locuras tiroideas
5- Demencia Precoz
6- Demencia paralítica
7- Locuras por lesiones cerebrales
8- Locuras por involución: melancolía, demencia senil.
9- Locuras maníaco-depresivas
10- Paranoia
11- Neurosis generales
12- Estados psicopáticos (locura degenerativa)
13- Detenciones en el desarrollo psíquico (oligofrenia, autismo, síndrome de Down)

La paranoia, la locura maníaco-depresiva y la demencia precoz fueron las tres grandes entidades propuestas por Kraepelin, y coinciden con las tres grandes psicosis de la nosografía freudiana.

 PARANOIA
La paranoia sólo comprende los delirios sistematizados y es definida por Kraepelin como:

"Desarrollo insidioso, bajo la dependencia de causas internas y según una evolución continua, de un sistema duradero y difícil de romper, que se instaura con una conservación completa de la claridad y del ordenen el pensamiento, la voluntad y la acción”.

Los mecanismos sobre los cuales reposa son dos:

— Delirio de referencia: delirio de significación personal, o autorreferente
— Ilusiones de la memoria o confabulaciones

Estos mecanismos producen los diferentes temas de persecución, de celos, de grandeza (profetas, inventores, grandes hombres), de erotomanía y querulancia. Pero es la aplicación de un mismo sistema delirante a distintos temas. Se trata siempre de una enfermedad crónica.


LOCURA MANÍACO-DEPRESIVA
Es establecida como enfermedad por Kraepelin, ya que antes era considerada como una intuición clínica. Reagrupa alrededor de los estados maníacos y depresivos todos los estados agudos no confusionales que no constituyen estados sindrómicos de la demencia precoz. No confusionales alude a que el enfermo no entra en confusión pero muestra notables alteraciones del funcionamiento del pensamiento y de la voluntad. Se trata de una enfermedad bipolar. Así es como se la conoce en la actualidad.

—En la fase maníaca
El pensamiento está acelerado, el enfermo no soporta el estado de reposo, presentando alteraciones en el dormir. Hay un flujo incoercible de palabras y pensamientos. Estos actos se le imponen, no le dan tregua, no descansa; el sujeto no se queja de nada, nada le duele, parece existir una ausencia de displacer. Se da una desaparición total del fenómeno de la angustia.

— La fase intermedia
Es de aparente normalidad. Ocasionalmente el enfermo pasa a la depresión sin fase intermedia.

— En la fase depresiva
Se caracteriza por excesiva angustia y dolor moral. Los masivos sentimientos de culpa y autorreproches que presenta esta fase aplastan al enfermo, su pensamiento se halla lentificado, no tiene voluntad.

DEMENCIA PRECOZ

Bajo esta denominación Kraepelin reúne a todos los procesos demenciales no tóxicos, no adquiridos; entre ellos menciona la hebefrenia, la paranoia alucinatoria y la demencia paranoide. Sostiene que todas las formas de demencia precoz tienen dos clases de síntomas: Síntomas fundamentales y Síntomas accesorios.

— Síntomas fundamentales
1- Repliegue afectivo: el enfermo parece cortar su relación con las personas y con los objetos.
2- Indiferencia: nada lo afecta, parece insensibilizado al dolor.
3- Falta de voluntad: no busca nada, no quiere nada de nadie.
4- Pérdida de la unidad interior: desaparece la palabra "yo", no puede nombrarse. Algo típico de la esquizofrenia son ciertos fenómenos del lenguaje como la ecolalia, o como nombrarse como un tercero.
5- Perturbación del curso del pensamiento y del razonamiento

— Síntomas accesorios
1- Alucinaciones
2- Ideas delirantes
3- Automatismos gestuales catatónicos
4- Accesos depresivos o excitativos
5- Impulsiones: conductas alocadas, impulsos que el sujeto no sabe de dónde proviene
Después de 1900, en la 8º edición de su obra, propone una subdivisión de la demencia precoz en nueve grupos:
1- Demencia simple
2- Hebefrenia o demencia necia
3- Demencia depresiva simple o estuporosa: forma con nicio depresivo, cono sin estupor, con predominancia de ideas delirantes depresivas (pecado, persecución, hipocondría...) y un humor triste o ansioso.
4- Demencia depresiva delirante: forma de inicio más agudo, en la que el delirio y las alucinaciones están enprimer plano;se constata a veces la presencia dealgunas ideas megalomaníacas.
5- Demencia agitada
6- Catatonía
7- Demencia paranoide grave
8-Demencia Paranoide ligera
9- Demencia con confusión del lenguaje o Esquizofasia

  Parte 6. El legado.

Sobre la base de su largo trabajo de investigación, y usando los criterios de curso, evolución y pronóstico, Kraepelin desarrolló el concepto de demencia praecox, la cual él definió “como el desarrollo subagudo de una condición peculiar simple de debilitamiento mental que ocurre en la edad jóven”. Cuando introdujo este concepto como entidad diagnóstica en la Cuarta edición alemana de su Lehrbuch der Psychiatrie en 1893, este estaba colocado entre los trastornos degenerativos, pero separado de, la catatonía y la demencia paranoide. En ese momento el concepto correspondía a la hebefrenia de Hecker. En la 6 edición del tratado en 1899 estos tres tipos clínicos son tratados como diferentes expresiones de una enfermedad, la demencia praecox.

Kraepelin postulaba que hay una patología específica cerebral u otra patología biológica subyacente a cada uno de los trastornos psiquiátricos principales.

Justamente cuando su laboratorio descubría la base patológica de lo que hoy se conoce como enfermedad de Alzheimer, él sentía confianza de que algún día podrían ser identificados los mecanismos patológicos de las otras enfermedades mentales.

Uno de los principios fundamentales de su método fue el reconocimiento de que cualquier síntoma dado puede aparecer virtualmente en cualquiera de estos trastornos, Ej. No existe un solo síntoma de la esquizofrenia que no pueda aparecer en la psicosis maníaco-depresiva. Lo que distingue cada enfermedad desde el punto de vista sintomático (en oposición a la patología subyacente) no es un síntoma particular patognomónico o síntomas, sino un patrón específico de síntomas.

Kraepelin también demostró patrones específicos en la genética de estos trastornos y patrones específicos y característicos en su curso y evolución. Tiende a haber más esquizofrénicos entre los familiares de los pacientes esquizofrénicos que en la población general y lo mismo ocurre en la psicosis maníaco – depresiva.

Kraepelin tiene el crédito de la clasificación de lo que previamente era considerado en el concepto unitario de psicosis, en dos formas distintas.8

•  Psicosis maníaco-depresiva ( ahora comprende varios trastornos del humor entre los cuales está la depresión mayor y el trastorno bipolar) y

•  Demencia praecox, la cual más tarde sería denominada esquizofrenia por Eugen Bleuler.

Kraepelin también tiene el mérito de co-descubrir la enfermedad de Alzheimer.

Además de su distinción entre demencia praecox y psicosis maníaco-depresiva, Kraepelin tiene el mérito de ser el fundador de la moderna psiquiatría científica, la psicofarmacología y la genética psiquiátrica, de acuerdo al eminente psicólogo H.J. Eysenck en su Enciclopedia de Psicología.

Kraepelin postuló que las enfermedades psiquiátricas son causadas principalmente por trastornos biológicos y genéticos.

Los conceptos básicos de Kraepelin dominan hoy el campo de la investigación psiquiátrica y de la psiquiatría académica, y la literatura que se publica en el campo de la psiquiatría es predominantemente biológica y genética en su orientación.

Sus teorías fundamentales sobre la etiología y el diagnóstico de los trastornos psiquiátricos forman la base de los principales sistemas en uso hoy en día, especialmente el DSM-IV y la CIE-109 -12

CONCLUSIONES

Después del estudio de la vida y obra de Emil Kraepelin arribamos a las siguientes conclusiones:

•  Kraepelin encarna las virtudes del científico del siglo XIX: Observador cuidadoso, disciplina en la recogida de la información, gran talento en la organización de clases, especies, etc.

•  La vida de Kraepelin demuestra que fue un hombre con una gran cantidad de intereses y que además de sus capacidades como investigador y clínico también fue un excelente organizador de la docencia y la investigación.

•  En las 9 ediciones del Tratado de Psiquiatría Kraepelin recoge toda la experiencia de los más importantes clínicos del siglo XIX y organiza la nosología psiquiátrica (sobre todo de las psicosis) de modo que aún hoy no ha perdido su vigencia.

•  Kraepelin puede ser considerado con razón como el padre de la moderna clasificación psiquiátrica y como el antecedente de la psicofarmacología y la genética psiquiátricas.

Anexo

Emil Kraepelin. Cronología.

1856

15 de febrero. Nace en Neustrelitz (Mecklemburgo).

1876

Asiste al laboratorio de psicología experimental de Wilhem Wundt en Leipzig.

 

1878

Presenta en Munich su tesis sobre “El lugar de la psicología en la psiquiatría”.

 

1883

Publica la Primera edición de su Compendio de Psiquiatría.

1886

Nombrado profesor de psiquiatría de la Universidad de Dorpat (Estonia).

 

1887

Segunda edición de su libro que deja de ser un Compendio para convertirse en Tratado.

 

1890

Tercera edición del Tratado.

1893

Cuarta edición del Tratado.

1896

Quinta edición del Tratado.

1899

Sexta edición del Tratado.

1903

Asume la cátedra de psiquiatría y la dirección de la nueva clínica universitaria, Konigliche Psychiatrische Klinik en Munich.

 

1904

Séptima edición del Tratado.

1909

Octava edición del Tratado.

1918

Creación gracias a su auspicio del Instituto alemán de Investigaciones Psiquiátricas.

 

1926

7 octubre. Fallece en Munich.

Emil Kraepelin. His paper in the construction of the modern psychiatry.

SUMMARY

Emil Kraepelin ( February 15 , 1856 October 7 , 1926 ) was a German psychiatrist . He is often credited with being the founder of modern scientific psychiatry, psychopharmacology and psychiatric genetics . Kraepelin said that psychiatric diseases are mainly caused by biological and genetic disorders. His psychiatric theories dominated the field of psychiatry at the beginning of the twentieth century. Kraepelin postulated that there is a specific brain or other biological pathology underlying each of the major psychiatric disorders. As a colleague of Alois Alzheimer , and co-discoverer of Alzheimer's disease , it was his laboratory which discovered its pathologic basis. Kraepelin was confident that it would someday be possible to identify the pathologic basis of each of the major psychiatric disorders. Kraepelin's great contribution in discovering schizophrenia and manic-depression remains relatively unknown to the general public and his work, which had neither the literary quality nor paradigmatic power of Freud's, is little read outside scholarly circles. Kraepelin's contributions were to a good extent marginalized throughout a good part of the twentieth century, during the success of Freudian etiological theories. However, his views now dominate psychiatric research and academic psychiatry, and today the published literature in the field of psychiatry is overwhelmingly biological in its orientation. His fundamental theories on the etiology and diagnosis of psychiatric disorders form the basis of all major diagnostic systems in use today, especially the American Psychiatric Association 's DSM-IV and the World Health Organization 's ICD system. In that sense, Kraepelin's significance is not only historical, but contemporary scientific psychiatry is directly based on his findings and theories
Key words: Kraepelin, psychiatry classification, precocious dementia.               

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

  1. Griesinger, Wilhelm. Patología y Terapéutica de las enfermedades mentales. Editorial Polemos S.A. Argentina. 1997.

  2. López Muñoz, F; Alamo, C. Historia de la Neuropsicofarmacología. Ediciones Eurobook S.L. España. 1998.

  3. Martínez Marzoa, Felipe. Historia de la Filosofía II. Ediciones Istmo, S.A. España. 1994.

  4. Freedman, Alfred. M; Kaplan, Harold; Sadock, Benjamin. Tratado de Psiquiatría. Tomo I. Editorial Científico- Técnica. Cuba. 1982.

  5. Manual del Residente de Psiquiatría. Tomo I. Litofinter S.A. España. 1997.

  6. Engstrom, Eric J; Weber, Matthias M. The Di rections of psychiatric research of Emil Kraepelin. 1887. Hist. Psychiatry 2005; 16:345-64.

  7. Steinberg, H; Angermeyer, MC. Emil's Kraepelin work at the Silesian Provincial Psychiatric State Hospital in Leubus. Fortschr Neurol Psychiatr. 2002; 70: 252-8.

  8. Hoff, Paul. Psychiatry as a clinical science. From Emil Kraepelin to Neo-Kraepelinism. Vertex. 2004; 15: 42-7.

  9. Fundación ACTA. Fondo para la Salud mental. Guía comparativa de la clasificación de los trastornos mentales. Edita Fundación Acta. Argentina. 1995.

  10. Mahieu, Eduardo L. The Ten Clasifications of Kraepelin. Vertex. 2009; 20: 206-12.

  11. Muller, Ulrich; Fletcher, Paul C. The origins of pharmacopsychology: Emil Kraepelin's experiments in Leipz ig, Dorpat and Heidelberg (1882-1892). Psychopharmacology. 2006; 184: 131-8.

  12. Healy, David; Harris Margaret. Historical Overview. Kraepelin's impact on psychiatry. Eu Arch Psychiatry Clin Neurosci. 2008; 258 Suppl. 2: 18-24.

__________________________________


Dr.C, Psiquiatra de Segundo Grado. Hospital “Enrique Cabrera”. Sala Galigarcía.

 

 

 Sumario, Siguiente