Sumario, Siguiente

Rev. Hosp. Psiquiátrico de la Habana 2011, 8(2)

 

Freud: Pensamiento Universal, Autentico, Libre.


Juan D. Quintana Mendoza y Agustin BestardRodriguez


RESUMEN


Nos propusimos reflexionar sobre la dimensión y alcance del pensamiento freudiano.
Con este objetivo utilizamos el don del lenguaje escrito plasmando nuestras disquisiciones sobre el tema en cuestión a través de un análisis de ideas y conceptos filosóficos y psicológicos de nuestra propia producción intelectual.
Creemos haber alcanzado el fin buscado, mostrar de forma general una visión teórico conceptual, desde nuestro punto de vista, del pensamiento psicológico de Freud.
Palabras claves: Freud-Pensamiento-Universal-Auténtico-Libre.


INTRODUCCION


Muchos hombres han hecho historia en el curso del acontecer de la existencia de la humanidad, pero pocos han marcado con su pensamiento el enigma de la vida interior del hombre, descubriendo el porqué de su actuar consigo mismo y con el otro, propiciando el regocijo o sufrimiento propio y el ajeno. He aquí una de las vertientes del pensamiento freudiano. Freud universal, auténtico y libre en su pensar creó una ya antigua pero fresca y novedosa teoría y práctica de la psicología, que mantiene un inagotable caudal del saber humano ya que ahonda en algo que aún no está agotado, la psiquis, la mente, la espiritualidad. Hay quien asevera que el psicoanálisis es un ejemplo patente de ¨círculo vicioso¨, y que la conjetura del que el inconsciente predomina, se demuestra en cada caso concreto recurriendo a interpretaciones arbitrarias basadas precisamente en la conjetura misma1-3. Otros caracterizan la concepción psicoanalítica de los fenómenos psíquicos como irracional y anticientífica4.
Sin embargo es nuestra opinión que especulación o realidad especulada, dada en la aguda observación de aquel que puede llegar y tocar profundo en la intimidad de su yo y del yo del otro, sin temor a la censura o crítica de aquellos que no pueden comprender que se interprete lo ajeno a la observación vidente, es una prueba de aguda sensibilidad ante la necesidad de dar explicación a los fenómenos que nos circundan concerniente al hombre y su naturaleza misma dentro de lo individual y lo social. El no ignoró que detrás de la aparente causa en el mundo interno del hombre existe una última causa difícil de encontrar y esclarecer por pertenecer a esa entidad tan bien dilucidada por Freud, el Inconsciente.
Este trabajo es nuestro pequeño homenaje a aquel que ha dejado una huella indeleble en el conocimiento de lo más profundo del ser humano.

DESARROLLO


Pensamiento Universal.
La universalidad de un pensamiento, puede ser el alcance y la magnitud del conocimiento, enseñanza y sabiduría que sea capaz de propagar en un amplio espectro y en múltiples direcciones en la vida y obra de la humanidad. El hombre que es capaz de debatirse a través de las ideas y el sentir humano, ser escuchado, discutido ,comprendido o renegado dentro de diferentes culturas, posiciones ideológicas e idiosincrasias diversas, puede estar seguro que ha alcanzado el lenguaje interno de la vida anímica del ser humano, que ha descubierto lo común y repetible en todos los hombres, lo aceptado por el yo lúcido y consciente, y lo dubitado por la llama inconsciente de la incertidumbre de algo que presentimos de su existencia a través de aquellos actos o fugaces ideas que emergen de nuestra interior intimidad, durante el curso de nuestras vidas.
Es muy difícil entender y comprender lo obvio de la animosidad del hombre, y utilizar este conocimiento en la comunicación consciente y directa que favorezca la influencia del comunicador con el receptor de dicha comunicación. Pero es aún más difícil y excepcionalmente posible, adentrarse hasta lo recóndito del inconsciente, interpretar lo que allí ocurre, hacerlo aflorar, traducible a un lenguaje asequible a todos los hombres, que le permitan encontrarse a sí mismo y reconocer en los demás lo que en sí mismo han percibido. En una obra en que su contenido sea el producto condensado de la psicología interna de la personalidad, expuesta de forma diáfana, sin el menor recato ante la posibilidad de caer en la especulación, por la convicción añadida de que una aguda observación de los fenómenos permite adentrarse en sus causas, y la ¨especulación¨ coincidir con un inteligente descubrimiento de lo real intrínseco en ese fenómeno, es posible reconocer lo infinito de su magnitud en la constelación del saber humano, sin fronteras, ni barreras que limite el alcance de sus consecuencias. Y esa es la obra de Freud, profundo e inconmensurable, abierta al desarrollo, al cambio, ya que sus postulados fundamentales manteniendo la esencia vigente, puede cambiar en la forma de interpretarse en el devenir histórico, que a su paso por la existencia humana puede matizar o modificar las manifestaciones de la estructura dinámica de lo individual en el hombre y de lo colectivo.
Hay grandes hombres que su pensamiento no son universales sino contextuales, y con el paso del tiempo queda borrada la obra de ideas y de conceptos que pretendieron asumir. Sin Embargo, este no es el caso del pensamiento científico de la interpretación freudiana del hombre y la sociedad, que mantuvo, mantiene y mantendrá lo general de sus conceptos durante épocas y generaciones humanas por lo universal de su discurso y lo universal del tema que aborda, la vida interior del ser humano.


Pensamiento Auténtico.
Es erróneo pensar que existen hombres únicos e irrepetibles en su esencia aunque la apariencia muestre todo lo contrario. En el ser humano abundan las particularidades y propiedades de la personalidad que nos hacen distinguibles como entidad común del pensar y actuar. Lo general en la psicología humana hace posible que interpretando nuestras propias interioridades anímicas, podamos comprender las de nuestros semejantes y viceversa. ¿Cuántos sentimiento son comunes a todos los hombres?, el amor, el odio, el rencor, la envidia, el desdén etc. Es solo la forma de expresión, de manifestar estos sentimientos lo que cambia, lo que se hace de singular en cada individuo. Y esto que ocurre con los sentimientos, ocurre con todas las propiedades y particularidades de la personalidad. Sin embargo esta idea no es absoluta a la hora de abordar la obra que en la dimensión del conocimiento y la existencia humana ha podido desarrollar un hombre, esta obra sí puede ser única e irrepetible en su nacimiento y consecuencia posterior. Este es el caso de la obra de Freud, un hombre común como todos los hombres, emprendió una obra de singular magnitud, en la que ha perdurado su frescura y dinamismo, y que aún en la actualidad, cuando se profundiza en su conocimiento, podemos encontrar nuevas cosas que se añaden a la íntima y sistemática comprensión de la vida humana en lo individual y lo social. Pero la trascendencia de esta obra no es producto de una inteligencia que asume su gestión de forma pura, aislada, o centrada en sí misma. Freud fue capaz  de penetrar en el pensamiento universal, estudiar y comprender las disquisiciones de grandes hombres que en la historia de la humanidad en diferentes épocas y momentos dejaron plasmado para la posteridad una constelación de ideas y conceptos de gran significación para la comprensión de las intimidades psicológicas del hombre. Freud se permeó con la obra de hombres como Darwin y su evolucionismo, Wundt y sus tesis experimentales, Charcot y Breuer con la hipnosis, así como los antropólogos Robertson Smith y Atkinson entre otros.
Pero además fue un gran lector que cultivó su intuición y sentido común a través de la obra de esos grandes psicólogos naturales, escritores de todo género, que a través de la literatura han puesto al desnudo la espiritualidad del hombre con sus bondades y maldades entretejidas en esa interrelación del bien y el mal como dimensión universal de la interpretación humana5.
El pensamiento freudiano es único e irrepetible, sin embargo, su alcance ha sido tal que sus conceptos e ideas se repiten en la comprensión de cada individuo que se integra a la vida. Y su unicidad puede ser compartida con todo una constelación de pensadores que lo hacen común a ellos y a la infinita interpretación de la vida y la obra de la humanidad.


Pensamiento Libre
La libertad y la verdad son entidades que van unidad en una interrelación que las hacen interdependiente en su sentir y expresar en el ser humano.
Para poder mostrar nuestra verdad, tenemos que ser libres en el pensar y actuar, y para poder ser libres en el pensar y actuar, debemos concebir nuestra propia verdad. La que apercibimos en el mundo externo y la que sentimos en el interior de nuestra conciencia. Pero para ello debemos cruzar barreras idiosincrásicas y enfrentar la crítica que nos circunda por parte del micro y macro-medio social.
En épocas, momentos o simplemente circunstancias determinadas, el hombre se aferra a ideas que conllevan a acciones que pretenden ser pautas absolutas en nuestras vidas, y es aquí cuando expresar lo que se siente y piensa es tarea ardua difícil, máximo cuando la censura a nuestro alrededor se hace incisiva en su intención de propugnar ideas que pretenden ser la verdad, la única verdad que nos conviene y ennoblece nuestro espíritu. Y esta verdad siempre estará atacada por un mal al cual debemos combatir con todas nuestras energías, y sobre todo no conociendo ni reconociendo otra verdad que no sea esta, la única, la real, la intocable, a pesar de la existencia de pensamientos que la pueden retractar como algo hecho y consumado.
Pero…, es que ¿hay una sola verdad?, ¿Qué es la verdad? Puede ser aquel modo se ser, aquel modo de existir y estar en un mundo concebido por nuestros propios juicios, valores, principios, concepción de la vida, y la relación del hombre con este y entre todos en común. Puede ser la forma de entenderse así mismo y al prójimo, como parte de nosotros mismos. Es aquello seguro e incierto que nos concierne en nuestra íntima relación con el mundo interior de cada persona, y con el mundo que creemos existir en los demás, el cual interpretamos a través de nuestro propio prisma conceptual, que con o sin razón, creemos justo y adecuado. La verdad puede ser una abstracción de relativa objetividad para unos, y de dudosa existencia para otros, es el reflejo de algo que puede ser y es, o de algo que puede ser y no lo es.
En cada acto, en cada emoción, en cada pensamiento, hay una verdad, pero no todo acto, acción o pensamiento puede ser la verdad en sí misma. Sin embargo, cuando el pensamiento alcanza la libertad, y esa libertad del pensar podemos hacer realidad en nuestras acciones y proyección del ser, en el medio al cual pertenecemos, estamos cerca de acariciar verdades, de hacerla nuestras y compartirlas con los demás. Es por eso que Freud logra descubrir muchas verdades en el hombre, en la sociedad, en la existencia. Fue Freud un ser excepcional, capaz de manifestar de forma diáfana y elocuente ideas y pensamiento inconcebibles para su época, y que en la actualidad aún se discuten y niegan, en unos casos con la sensatez de un juicio intelectual, y en otros casos marcados por la propia furia interior de aquellos que en su inconsciente se debaten en la difícil comprensión de sus propias intimidades no accesibles a la consciencia o simplemente negada en ella por la equivocada repulsa hacia sí mismo o hacia sus semejantes. Es la gran libertad del pensamiento de Freud el que lo lleva a descubrirse a sí mismo y descubrir en los demás los engaños o las ignorancias que no dejan abrir camino a la verdad. Y en posesión de tantas verdades es que logra libertad aún más su pensar, en una infinita búsqueda de la verdad del hombre.
Si toda la humanidad pudiera enriquecerse admitiendo y comprendiendo las verdades tan lúcidas y diáfanas estudiadas y practicadas por Freud, la libertad no sería solo de su pensamiento y acción, sino del pensar y el accionar de todos los hombres, sin permitir intromisiones en su ego, ni dejar que la censura reprima tan dañinos males al inconsciente del individuo. Libres todos, podemos alcanzar las verdaderas verdades que tanto se ocultan en tan innobles intenciones que a cada paso del paso de la vida encontramos en el universo de la existencia humana.


Conclusiones.
Tres dimensiones del pensamiento de Freud fueron abordadas en este trabajo, su universalidad, su autenticidad, y su libertad. De acuerdo a nuestro punto de vista y dado por nuestra formación teórico- conceptual dentro de la psicología, creemos haber logrado nuestro objetivo, exponer de forma clara y explícita nuestra posición respecto a un trabajo en el campo de las ideas, de un hombre que revolucionó la cultura en su época, y que aún hoy queda mucho que hablar, estudiar y comprender su teoría y práctica de la psicología universal.

Freud: Free, Authentic and Universal Thinking

SUMMARY
It was our purpose to ponder about the magnitude and range of the Freudian thought. With objective in wind we used the natural gift of written language knowing our disquisitions on the theme in question through an analysis of ideas and philosophical and psychological concepts of our own intellectual production.
We hope to have reached the end we searched for showing in a general way a conceptual and theoretical vision from our point of view of Freud´s psychological thought.
Key Words: Freud´s-Thought-Universal-Authentic-Free.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

  1. Freud, S: El Chiste y su Relación con lo Inconsciente. En: Obras Completas, Tomo III, p.149. Editorial América. Buenos Aires, 1943.

  2. Freud, S: Psicología de las Masas de Análisis del Yo. En: Obras Completas, Tomo IX. p .330. Editorial América. Buenos Aires, 1943.

  3. Rosental, M. y Iudin, P.: Diccionario Filosófico. P. 382.ediciones Universo. Argentina.1973.

  4. Bassin, F.V.: El Problema del Inconsciente. P.l. Compendio por el Dr. Miguel Sorín. Hospital Psiquiátrico de La Habana, 1980.

  5. Bustamante, J.A.: Psicología Médica. Tomo III. p.81-82. Instituto del Libro. La Habana.1970.

__________________________________


Especialista de Primer Grado en Psiquiatria, Hospital Psiquiatrico de La Habana. Profesor Instructor.

 

 

 Sumario, Siguiente