Sumario, Siguiente

Rev. Hosp. Psiquiátrico de la Habana 2011,8(2)

 

Trastorno por Estrés Postraumático en víctimas de violación sexual.

Mariela C. Caro Haces , 2 Tomás Rodríguez López , 3 Lidia R. Salgueiro Labrador , 4 Saily Delgado Abraham y 5 Anabel Madiedo Oropeza

RESUMEN

A través del método histórico se realiza un análisis de las principales tendencias en los últimos años en el mundo y en nuestro país respecto al Trastorno por estrés postraumático en mujeres víctimas de violación sexual, se muestran los factores sociales que condicionan los hechos en la nación de manera general y en nuestra provincia en particular.

Palabras clave: estrés postraumático, violación, mujeres victimas.

INTRODUCCION

En las distintas sociedades, con frecuencia para la víctima de una violación sexual, la agresión es solo el comienzo del trauma, algunas mujeres no logran una recuperación completa. Luego de una violación una complicación común es el Trastorno por Estrés Post-Traumático1 del cual algunas mujeres no logran la recuperación total. Sin embargo en los últimos tiempos se ha abierto paso la idea de que la intervención psicoterapeútica es parte esencial para el desarrollo armónico de su personalidad y un hecho esencial de vida por lo que se considera como un aspecto más de la cultura humana, que por tanto debe ser objeto de trabajo doctrinal como tantos otros aspectos de las ciencias médicas, en que se trasmiten conocimientos, cultura, competencia, sabiduría, atendiendo al momento histórico concreto y a los objetivos de la psiquiatría en particular.

Esa nueva perspectiva genera un auge en el ámbito científico mundial, fundamentalmente después de la segunda mitad del siglo XX, respecto a los conocimientos acerca del Trastorno por Estrés Post-traumático que se profundizan a partir del estudio de las víctimas de la segunda guerra mundial y la guerra de Vietnam.2

Uno de los factores sociales que mayor influencia ejerce es el fenómeno de la violación. La tendencia actual en los Estados Unidos es que la mayoría (el 80 al 90 %) de las violaciones no son denunciadas a las autoridades, solo se denuncia una violación de cada 6 ó 7; de lo cual se infiere que 1 de cada 3 mujeres estadounidenses será asaltada sexualmente en algún momento de su vida.

Cada hora en América, 78 mujeres adultas son violadas a la fuerza, cada día 1871 mujeres son violadas a la fuerza, cada mes 56 916 mujeres son violadas a la fuerza, cada año 683 000 mujeres adultas en América son violadas a la fuerza. El 13 % de las adultas en América es víctima de por lo menos una violación durante su vida. Una de cada 8 mujeres adultas de América, que representan el 12.5 millones de las víctimas, reciben agresión sexual. Más del 60 % de todas las víctimas de estos delitos, son violadas antes de los 18 años. El 79 % de todas las violaciones ocurren cuando la víctima es menor de 11 años. El 32 % ocurre cuando la víctima tiene entre 11 y 17 años.3

Objetivo: Realizar un análisis histórico tendencial del TEPT en mujeres víctimas de violación sexual.

Acorde al desarrollo social alcanzado en el mundo, Latinoamérica no es una excepción, similar comportamiento se observa en Colombia donde reportan que es el delito que más se evalúa (59.8 %) de los casos en el Departamento de Medicina Legal4 en relación a los delitos en contra de la integridad física y la vida (delito de lesiones).

Esta tendencia es similar en México, concuerdan también, que es el delito sexual que más se produce), en sus estudios se expresa en el 60 % de la muestra.5

Al parecer, el aspecto económico es uno de los factores que influyen para que la víctima no produzca la denuncia, pues la realidad financiera, en estos países es, que para cubrir los gastos de la corte, es necesario disponer de miles de dólares y a menos que la persona a quien se demanda tenga mucho dinero u otros bienes, es poco probable pueda obtener una compensación económica suficiente, inferior siempre a la angustia que el violador le causó.

Las cifras demuestran que la violación es una manifestación de los lastres del sistema social capitalista imperante y constituye una de su variada gama de expresiones como parte de la violencia social que viven los ciudadanos de estos países; es una realidad que las víctimas en los casos que requieran, necesitan ser diagnosticadas y tratadas. Uno de los posibles trastornos psicopatológicos a presentar es el Trastorno por estrés post-traumático.

La tendencia de los especialistas antes de la década de los 80 es describir fenomenológicamente sus manifestaciones clínicas y considerarlas como parte de las neurosis, no es hasta ese momento en que alcanza un reconocimiento en particular, se llega a un consenso clínico y se adquiere como tendencia actual diagnosticarlo a través del Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM-III) que reconoce por primera vez el trastorno por estrés postraumático como una entidad diagnóstica diferenciada en el año 1980.

En 1994 el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM-IV) se publica y en él se recogen, respecto a los criterios diagnósticos del trastorno, los últimos avances clínicos en ese campo.6

Al analizar el desarrollo de las tendencias históricas psicoterapeúticas que resultan de mayor interés por su influencia en el Trastorno por estrés post-traumático en mujeres víctimas de violación sexual, se percibe que éste para llegar al estado actual, ha tenido que recorrer un largo camino, en el que la influencia de determinadas tendencias condicionadas por los factores socioculturales de cada época histórica se ha puesto de manifiesto, razón por la cual no debe verse este proceso desligado del propio desarrollo socio-histórico-cultural.

DESARROLLO

Características del estado actual en Cuba y en Pinar del Río.

En nuestro país existe un gran desarrollo psicoterapeútico en sus diferentes modalidades, se describe en diferentes trabajos,7-10 entre otros; sin embargo el fenómeno de la mujer víctima de violación a la cual se le diagnostica posteriormente el TEPT y se realiza intervención psicoterapeútica, no es reportado prácticamente, solo se recogen las investigaciones realizadas en Camaguey12 y en Ciudad Habana.13

En Cuba, esta modalidad de estrés constituye un problema social para las ciencias psicológicas porque no hay una presencia sistemática en el cuerpo de las investigaciones teóricas y clínicas y por tanto no se ha podido determinar tendencias desde el punto de vista de reflexión científica.

En la ciencia cubana a pesar de lo pertinente del tema, las investigaciones teóricas necesitan de un componente de facto que en ocasiones no se recoge porque las víctimas de violación sexual no realizan la denuncia pues la sociedad señala y cuestiona a la mujer, son varios los factores que condicionan esta situación; entre ellos están:

•  La crisis económica mundial que tiene una repercusión diversa en las diferentes sociedades, tanto del primer mundo como del tercero y la sociedad cubana no está exenta de ello, en la situación económica nacional esta crisis tiene una incidencia mediata, en desajustes psicológicos en la familia, los individuos.

•  La confidencialidad de las fuentes de información que por cuestiones de seguridad compartimentan la información y esto se convierte en obstáculo para el desarrollo de las investigaciones.

•  Factores socioculturales que influyen en la escala de valores establecidos por la sociedad que impone prejuicios y tabúes que discrimina a la víctima al considerarla provocadora de la situación de violación y a partir de aquí su estatus es inmoral.

•  Tradiciones muy cerradas que pueden condicionar expresiones de violencia.

•  Las relaciones interpersonales y grupales que expresan comportamiento y manifiestan cultura.

•  Los valores éticos.

•  Factores religiosos.

•  Condiciones ambientales.

Sin embargo existen factores sociales que condicionan que este fenómeno pueda establecerse en objeto sistemático de la ciencia, dentro de ellos está la voluntad política de nuestro gobierno revolucionario que apoya y estimula estrategias de desarrollo científico.

En nuestra provincia, Pinar del Río, no existen estudios previos publicados relacionados al Trastorno por Estrés Post-traumático por lo que no se pueden identificar teorías doctrinales que conceptualicen esta manifestación psicopatológica, a pesar que el comportamiento de la mujer víctima de violación sexual, que necesita de intervención psicológica se expresa también, en incremento, similar al del resto del país.

Al analizar las diferentes tendencias del TEPT en su expresión clínica en mujeres víctimas de violación sexual y su abordaje psicoterapeútico que resultan de mayor interés por su influencia en la sociedad en general y en el campo de la salud mental en particular se puede plantear que estas son la expresión de concepciones y acciones poco sistematizadas, que constituyen diferentes alternativas de cómo enfrentar el proceso de recuperación psicológica de estas mujeres y cómo hacerlo más efectivo, en correspondencia con los objetivos clínicos y sociales. Por lo que su conocimiento se hace útil y necesario, para poder definir con claridad lo que se quiere realizar en este campo para contribuir al desarrollo epistemológico de la Psiquiatría , integrante de las ciencias psicológicas.

Construcción empírica del problema.

Estas carencias en el cuerpo categorial y conceptual epistemológico, alertan sobre la necesidad de que se continúe el trabajo en el campo de las investigaciones científicas para profundizar en el conocimiento del Trastorno de Estrés Post-Traumático en mujeres víctimas de violación que necesitan de una intervención psicoterapéutica específica encaminada al restablecimiento psicológico y social de estas mujeres.

En Pinar del Río, en los últimos 5 años la incidencia del delito de violación en mujeres se incrementa en más de 20 féminas por año, según el reporte del Departamento de Estadística Provincial.

CONCLUSIONES

•  El proceso denota, por una parte la falta de preparación del personal, para abordar adecuadamente estos temas con la víctima

•  Insuficiente sistematicidad y uniformidad en el tratamiento a las mujeres violadas diagnosticadas con TEPT.

•  Articulación insuficiente entre las víctimas y el tratamiento jurídico que reciben.

•  Insuficiente orientación sistémica, que responda al objetivo teórico de ofrecer una atención total a la mujer víctima de violación sexual, con un enfoque integral interdisciplinario, sistemático, sistémico y humanista y que sea el que prevalezca en la actualidad.

Posttraumatic Stress Disorder on Rape Victims

SUMMARY

The main and the latest trends in the world and in Cuba regarding Posttraumatic Stress Disorder in female victims of rape, as well as the social factors that determine the general facts all over the nation and particularly in Pinar del Rio were analyzed using the historical method.

Key words: women/ rape/ posttraumatic stress

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

  1. Borges JL, Dell'Aglio DD. Relationships between sexual abuse in childhood, post-traumatic stress disorder (PTSD and cognitive impairments. Psicol. estud 2008;13(2):371-379

  2. Eisen SA, Griffith KH, Xian H, Scherrer JF, Fischer ID, Chantarujikapong S, et al. Lifetime and 12-month prevalence of psychiatric disorders in 8,169 male Vietnam War era veterans. Mil Med 2004;169(11):896-902

  3. Tareen A, Garralda ME, Hodes M. Post-Traumatic Stress Disorder in Childhood. Archives of Disease in Childhood 2007;92(1):1-6

  4. García E, Herrera J, John F, López L, Grisales R. Characterzación of presumed sexual crimes according to the evaluation of the national Institite of Legal Medicine and Forense Sviences, Medellin, 1995-2000. Rev Nac Salud Pública 2002;20(1); 51-58

  5. Lomeli García M, García Torres BE. Sexual Ofendender en a states penitenciary sex. Fac Med UNAM 2000;43(6) :220-5

  6. Butler L. New DSM IV Diagnosis of Acute Stress Disorder. J.Psychiatry.2000;1884(c):157

  7. Colli M, Zaldívar D. Revisión y análisis de los efectos de la Psicoterapia de Grupo en la literatura: sus variables, instrumentos, y criterios de investigación en la literatura. International Forum of Group Psychotherapy 2003;11(1):21-32

  8. Córdova CA. Psicoterapia de grupo. Algunos aspectos Filosóficos, Teóricos y Prácticos de la Psiquiatría. La Habana: Editorial Científico Técnica 1980

  9. Rodríguez MR. Psicoterapia de grandes grupos. La Habana : Editorial Ciencias Médicas 1988

  10. Castro LH. Psicoterapia de grupos. Rev Hosp Psiquiátrico La Habana 1981;XXII(2):263-70

  11. González MR, Donaire I, González L. Psicoterapia de grupo con Técnicas combinadas:seguimiento de un año. Rev Hosp Psiquiátrico La Habana 1973;XIV(1):47-59

  12. Clavijo PA. El conflicto internalizado y el trastorno por estrés postraumático 2002; 6(4) Disponible en :http://www.psiquiatría.com/artículos/estres/11388

  13. Ventura VR, Bravo CT, Hernández TS. Trastorno por estrés postraumático en el contexto médico militar. Rev Cubana Med Milit 2005;34(4)

__________________________________


Especialista de Primer Grado en Psiquiatría y MGI. Profesora Asistente de la Universidad de Ciencias Médicas de Pinar del Río. Policlínico Universitario Hermanos Cruz .

2 Especialista de Segundo Grado en Psiquiatría. Profesor Consultante de la Universidad de Ciencias Médicas de Pinar del Río. Hospital Abel Santamaría.

3 Especialista de segundo Grado en Medicina Legal. Profesora auxiliar de la Universidad de Ciencias Médicas de Pinar del Río. Hospital III Congreso.

4 Especialista de Primer Grado en Psiquiatría. Hospital Psiquiátrico de La Habana

5 Especialista de Primer Grado en Medicina General Integral. Profesora Instructora de la Universidad de Ciencias Médicas de Pinar del Río.

 

 

 Sumario, Siguiente