Sumario, Siguiente

Rev. Hosp. Psiquiátrico de la Habana 2005;2(3)

 

IMPARTEN CONFERENCIA SOBRE ENVEJECIMIENTO Y TERCERA EDAD

 El doctor Enrique Vega, director nacional de Asistencia Social del Ministerio de Salud Pública, impartió el 16 de noviembre del 2005, en la capitalina Asociación Cubana de Naciones Unidas (ACNU), la conferencia "Envejecimiento en el siglo veintiuno". Para el también cardiólogo e investigador caribeño, el envejecimiento constituye un proceso fisiológico involutivo, que deteriora las bases bio-psico-socio-culturales y espirituales sobre las cuales se estructura la vida humana. La mayoría de la población mundial avanza inexorablemente hacia el envejecimiento, condicionado por tres factores esenciales: la disminución de la fertilidad y la fecundidad, la reducción de la mortalidad y los procesos migratorios; situación que afecta tanto a las naciones industrializadas como a los países en vías de desarrollo, precisó el especialista. Los países de todo el orbe, incluida la mayor de las Antillas, deben prepararse para enfrentar desde una óptica ético-humanista los acuciantes retos y desafíos que la tercera edad le plantea a la sociedad contemporánea, concluyó el doctor Enrique Vega. Con apoyo en esa línea de pensamiento, la profesora Laura Gutiérrez Oceguera, presidenta de la Universidad Martiana del Adulto Mayor, con sede en el municipio habanero de Artemisa, recordó que el Héroe Nacional José Martí percibe la tercera edad como sublime, sintética, porque "habla como los pueblos antiguos, en frases cortas", pero "con grandes palabras". Según el Apóstol, "la voz del anciano tiene algo de otros mundos: de religión, de paz no humana, de revelación profecía y consuelo", porque "cuando habla un anciano, el alma descansa, confía, espera, sonreiría si tuviera labios, y parece que se dilata en paz", acotó la también Profesora Adjunta de la Universidad de La Habana.  Para el fundador del periódico Patria , "no hay cosa más bella que amar a los ancianos", ya que "inspiran veneración y respeto ternísimos", porque son "las columnas del mundo y el horcón de la vida", destacó la psicóloga y escritora cubana. ¡Qué culpa tan grande es la de no amar y mimar a los ancianos", se lamenta el Maestro, y "qué inmenso bien hace quien consuela a los ancianos", porque cuando ellos mueren es igual que si ardiera de nuevo la Biblioteca de Alejandría, advirtió la profesora Laura Gutiérrez Oceguera. A esa actividad, presidida por el doctor Antonio González, vicepresidente de la Comisión de Salud de la ACNU , asistieron personalidades de las ciencias médicas, profesores universitarios y representantes de la prensa local.