Sumario, siguiente

Rev. Hosp. Psiquiátrico de la Habana 2007, 4(3)

 

INTENTO SUICIDA EN EL NIÑO Y EN EL ADOLESCENTE


Teresa Castellanos Luna, 1 Telmah Carrillo Alfonso, 2 Nelson Cuervo Socarrás 3 y Heidy Molinet Arozarena 4

RESUMEN

Según datos de la OMS se estima que alrededor de 1 000 personas se suicidan cada día. En Cuba, el suicidio en el adolescente ocupa el tercer lugar entre las causas de muerte (5,2 x 100 000 hab.), por lo que esto representa un grave problema de salud. Se realiza este estudio con el objetivo de conocer el comportamiento general de la conducta suicida en adolescentes, en el Hospital Pediátrico Docente Centro Habana durante el año 2003 y evaluar otros factores desencadenantes de estas conductas. Es un estudio retrospectivo, descriptivo, que toma como universo el total de pacientes que ingresaron o se atendieron ambulatoriamente por intoxicaciones, que fueron 120. La muestra quedó conformada con los 85 pacientes que realizaron intentos suicidas. La disfunción familiar se demostró en el 96 % de los casos, con predominio del sexo femenino; el 72 % de los casos presentaron síntomas depresivos y el método más utilizado fue la ingestión de tabletas.

Palabras clave: suicidio, adolescencia, disfunción familiar.

INTRODUCCIÓN

Se plantea que la mortalidad en el 50 % de los adolescentes cubanos se debe a  los accidentes, tumores malignos, agresiones, lesiones autoinfligidas intencional. Y las malformaciones  congénitas y anomalías cromosómicas, estos datos son reportados en el Anuario Estadístico cubano del 2003 para el grupo de edades de 10 a 19 años.1

Existe la idea generalizada de que esta etapa de la vida no es susceptible a contraer enfermedades, por lo que no se tienen en cuenta las prácticas y las conductas de riesgo potenciales que las puede provocar.
Los adolescentes se caracterizan por:

Todas estas consideraciones nos obligan a enfrentar esta etapa de la vida de manera diferente, acorde a la política trazada por nuestro estado en el que se prioriza la salud en este grupo poblacional, siendo esta una de las principales motivaciones al realizar este estudio. Existen necesidades psicológicas básicas en el adolescente que se enmarcan en su entorno familiar escolar y social, las cuales pueden influir decisivamente en la formación de su personalidad y en la adaptación social.

La conducta suicida puede ser el reflejo de un desajuste en esa interacción recíproca del adolescente con su medio.2-4

Antecedentes históricos

El suicidio como fenómeno individual se ha conocido en todas las sociedades. La palabra suicidio significa  sui- sí mismo, cidium- matar. En los pueblos antiguos como el hebreo era sumamente raro. Entre los griegos era frecuente y viene recogido en su mitología.

Los factores socioculturales influyen en el suicidio entre los ancianos, la imposibilidad de servir a la patria o la pérdida de su utilidad en la familia y a la sociedad, hacen que decidan su muerte. Los motivos religiosos han sido causales del suicidio, se señala un hecho importante ocurrido en China: cuando el emperador Chi Koan Ti ordenó quemar los libros sagrados de Confucio, 500 de sus discípulos se mataron.

Puede citarse el suicidio en masa de las selvas de Guyana, asociado al parecer a prejuicios religiosos.
En Inglaterra y Francia era considerado como una falta grave, como un crimen contra el estado y algo que aumentaba la represalia y venganza de la sociedad. Hasta 1823 fue costumbre en Inglaterra enterrar el cuerpo del suicida en un cruce de vías con una estaca en el corazón y el estado le expropiaba todos sus bienes, hasta 1961 en que se aprobaron leyes que modificaron estas prácticas. En Francia, hasta el triunfo de la Revolución Francesa no fueron abolidas las penas contra los que intentaban suicidarse.

En Cuba las primeras comunicaciones sobre el suicidio datan de la época de la colonización española, son referidas por Fray Bartolomé de las Casas, acerca de grupos de individuos que preferían ahorcarse antes que seguir soportando los tormentos y calamidades de la colonización; igual actitud asumían los esclavos africanos.

El primer informe de carácter epidemiológico en Cuba se realizó en 1940, en un estudio del Dr. Córdova. La Dra. López quien analizó y procesó datos sobre suicidio desde 1902 hasta 1971 encuentra una mayor incidencia en hombres de edad avanzada. Los hombres prefieren el ahorcamiento y las mujeres, suicidio por fuego.

Factores etiopatogénicos

Se plantean diversas teorías que tratan de explicar esta conducta. Las teorías psicológicas están representadas por Durkein, Meninger y Freud quienes invocan mecanismos inherentes al psiquismo del individuo. Se plantean 3 modalidades de suicidio según Durkein.

Este autor además generaliza la sociología de pequeños grupos y destaca los factores sociales con un criterio unilateral.

Freud relaciona la depresión y considera que son víctimas de fuertes impulsos agresivos que fallaron en expresarlos exteriormente y como resultados estos fueron volcados hacia sí.

Según Meninger el principal teórico de la muerte parcial, habla además, del suicidio crónico que incluye el martirologio, el ascetismo el invalidismo neurótico, la adicción al alcohol y la conducta antisocial, incluye también el suicidio focal  dado por las automutilaciones y el suicidio orgánico asociado a enfermedades orgánicas.5-6

Según los modelos de integración:

Las personas con conducta suicida poseen características  psicológicas de: ambivalencia, sentimientos de desesperanza, sensaciones de agotamiento físico y mental, sentimientos de intenso caos y desorganización, reducción del campo cognitivo y rigidez de análisis.7

La etiología del suicidio debe ser considerada multifactorial, donde intervienen factores biológicos psicológicos y sociales. Según conocimientos actuales es expresión de una falta de mecanismos de adaptación del sujeto a su medio, vinculado a una situación conflictiva actual o permanente, que genera un estado de tensión emocional o como consecuencia de un desequilibrio en su psicología interna.

Aspectos epidemiológicos

El profesor Ricardo González señala que según estadísticas se produce en el mundo alrededor de 1 000 muertes por suicidio y 10 000 intentos autoquíricos. La expectativa de esta causa de muerte es de 15 por 1 000 niños varones que nacen y de 4 por 1 000 niñas, se encuentra entre las diez primeras causas de muerte en los países desarrollados en la infancia y la adolescencia. En las edades avanzadas la expectativa es hasta 3 veces mayor que en la adultez media. La morbilidad en muchos países desarrollados está por encima de 20 por 10 000 habitantes y en otros países, incluido Cuba, está por debajo de esta cifra.

Se plantea una interrelación importante entre suicidio y alteraciones psíquicas como son las depresiones psicóticas, esquizofrenia, drogadicción (ingestión de alcohol), factores genéticos y biológicos. En nuestro medio es más frecuente en las adolescentes con el empleo de tabletas, aunque también se ha observado, ingestión de cáusticos y ahorcamiento incompleto, con menos frecuencia en sujetos del sexo masculino.

Es importante la comprensión de las consecuencias de este acto y sobre todo su prevención, evitando cualquier conducta iatrogénica que induzca al individuo a la realización del mismo.8,9

Como objetivos nos propusimos estudiar el comportamiento de pacientes con conducta suicida,  conocer la distribución de pacientes según municipios de procedencia, determinar factores de riesgo de la conducta suicida, conocer los métodos de elección más empleados, evaluar los factores desencadenantes de esta conducta, así como, identificar los diagnósticos psiquiátricos más frecuentes.

Aspectos epidemiológicos

El profesor Ricardo González señala que según estadísticas se produce en el mundo alrededor de 1 000 muertes por suicidio y 10 000 intentos autoquíricos. La expectativa de esta causa de muerte es de 15 por 1 000 niños varones que nacen y de 4 por 1 000 niñas, se encuentra entre las diez primeras causas de muerte en los países desarrollados en la infancia y la adolescencia. En las edades avanzadas la expectativa es hasta 3 veces mayor que en la adultez media. La morbilidad en muchos países desarrollados está por encima de 20 por 10 000 habitantes y en otros países, incluido Cuba, está por debajo de esta cifra.

Se plantea una interrelación importante entre suicidio y alteraciones psíquicas como son las depresiones psicóticas, esquizofrenia, drogadicción (ingestión de alcohol), factores genéticos y biológicos. En nuestro medio es más frecuente en las adolescentes con el empleo de tabletas, aunque también se ha observado, ingestión de cáusticos y ahorcamiento incompleto, con menos frecuencia en sujetos del sexo masculino.
Es importante la comprensión de las consecuencias de este acto y sobre todo su prevención, evitando cualquier conducta iatrogénica que induzca al individuo a la realización del mismo.8,9

Como objetivos nos propusimos estudiar el comportamiento de pacientes con conducta suicida,  conocer la distribución de pacientes según municipios de procedencia, determinar factores de riesgo de la conducta suicida, conocer los métodos de elección más empleados, evaluar los factores desencadenantes de esta conducta, así como, identificar los diagnósticos psiquiátricos más frecuentes.

1 punto: familia marcadamente disfuncional.
2 puntos: familia disfuncional.
3 puntos: familia moderadamente funcional.
4 ó 5: familia funcional.

También evaluamos el impacto que el suicidio crea en la familia como generador de crisis y por último la presencia de valores de riesgo (violencia intrafamiliar, maltrato, abandono, alcoholismo, otras adicciones, dificultades de comunicación afectiva y problemas socioeconómicos).

Con respecto a las relaciones sociales valoramos los tipos de relaciones de grupo, los aspectos relacionados con la esfera sexual y el empleo del tiempo libre y por último el área escolar, en la que analizamos la integración escolar, el nivel de escolaridad y el bajo rendimiento académico.

Los resultados fueron evaluados por los autores, se presentan en tablas y gráficos, y fueron procesados mediante el cálculo porcentual.

RESULTADOS

Al analizar el comportamiento del suicidio durante los últimos cinco años se observa que hay un incremento progresivo de las cifras de intento suicida (tabla 1 y gráfico 1) con dos suicidios consumados en el año 1999 y 2000 respectivamente. Se mantiene en aumento hasta el año 2003 y en el 2004 se producen 89 casos de intentos suicidas.

RESULTADOS

Al analizar el comportamiento del suicidio durante los últimos cinco años se observa que hay un incremento progresivo de las cifras de intento suicida (tabla 1 y gráfico 1) con dos suicidios consumados en el año 1999 y 2000 respectivamente. Se mantiene en aumento hasta el año 2003 y en el 2004 se producen 89 casos de intentos suicidas.

Tabla 1. Mortalidad por intento suicida en los últimos cinco años (1999-2003)

AÑOS

Nº. CASOS

VIVOS

FALLECIDOS

1999

54

53

1

2000

70

69

1

2001

73

73

0

2002

80

80

0

2003

85

85

0

 

 

 

 

 

 

 

 

Gráfico 1

En la tabla 2 y el gráfico 2 presentamos las zonas de procedencia de los casos atendidos y observamos el predominio de los municipios Centro Habana, Habana Vieja y Provincia Habana. Están representadas otras áreas que no remiten casos a nuestro centro porque los pacientes se atienden por psiquiatría infantil en sus municipios de acuerdo con la regionalización existente.

Tabla 2. Distribución de pacientes intoxicados según municipio de residencia

MUNICIPIO

%

CENTRO HABANA

30

25,6

PROVINCIA HABANA

19

15,8

HABANA VIEJA

14

11,6

10 DE OCTUBRE

14

11,6

HABANA DEL ESTE

10

8,3

PLAZA

8

6,6

CERRO

7

5,8

GUANABACOA

5

4,1

BOYEROS

3

2,5

PLAYA

3

2,5

A. NARANJO

3

2,5

COTORRO

2

1,6

LISA

2

1,6

TOTAL

120

100

 Gráfico 2

 

 

En la tabla 3 y el gráfico 3 observamos la distribución de la muestra según edad y sexo, encontramos que la mayor frecuencia de casos se produce en el grupo de 13 a 15 años con un 52,96 % y más frecuente en el sexo femenino, le sigue en orden de frecuencia el grupo de 10 a 13 años con 28,23 %. El sexo femenino con 69 casos constituye el 82 % de la muestra. Aunque es raro en el niño, se presentan 4 casos del grupo de 10 años o menos que cometieron intentos suicidas.

Tabla 3. Pacientes con intento de suicidio según edad y sexo

GRUPOS DE EDADES

FEMENINO

MASCULINO

TOTAL

%

Menos de 10 años

1

3

4

4,70

10 a 13

20

3

23

28,2

13 a 15

41

4

45

54,7

mayores de 15 años

7

6

13

14,1

total

69

16

85

100

Gráfico 3

La tabla 4 y el gráfico 4 nos muestran los métodos más frecuentes empleados, predomina la ingestión de fármacos con un 89,42 % y dentro de estos los psicofármacos con otros medicamentos. Dentro de la ingestión de sustancias conocidas 8,25 % se produce el empleo de los cáusticos y llama la atención el ahorcamiento incompleto en un caso, siendo además, reincidente en intento suicida por este método.

Tabla 4. Métodos empleados para el intento suicida

MÉTODOS

Nº.

%

INGESTIÓN DE TABLETAS

76

89,44

INGESTIÓN DE SUSTANCIAS CONOCIDAS

7

8,39

AHORCAMIENTO INCOMPLETO

1

1,17

INGESTIÓN DE SUSTANCIAS DESCONOCIDAS

1

1,70

TOTAL

85

100

Gráfico 4

 

 

En la tabla 5 (gráfico 5) tenemos que como factores fundamentales que propician este acto se destacan los conflictos familiares en el 61,17 %, seguidos de los conflictos en la esfera sexual y conflictos escolares en el 8,23 %. Se hace evidente la significación que tiene la familia en la interrelación con el adolescente, los otros aspectos señalados, aunque menos frecuentes, también están relacionados con la vinculación familiar.

Tabla 5. Factores desencadenantes del intento suicida

FACTORES

%

CONFLICTOS FAMILIARES

52

61,17

CONFLICTOS EN LA ESFERA SEXUAL

9

10,58

CONFLICTOS ESCOLARES

7

8,23

FALLECIDOS O AUSENCIA DE PADRES

3

3,52

ABANDONO DE PADRES

1

1,17

NO PRECISADOS

13

15,29

TOTAL

85

100


G
ráfico 5

 

Como se observa en la tabla 6 (gráfico 6) las familias estudiadas fueron evaluadas de marcadamente disfuncionales para un 31,8 % y disfuncionales en un 21,2 % ambos aspectos representan el 52,9 % de los casos atendidos. Llama la atención que solo el 14,2 % de las familias fueron evaluadas como funcionales.

Tabla 6. Comportamiento de la funcionalidad familiar en los casos de intento suicida

FUNCIONALIDAD

Nº.

%

Marcadamente disfuncional

27

31,8

disfuncional

18

21,2

Moderamente funcional

22

25,8

familia funcional

12

14,2

no precisado

6

7,0

total

85

100

Gráfico 6

La tabla 7 (gráfico 7) expone los diagnósticos más frecuentes que se corresponden con los trastornos de adaptación: la distimia para un 21,00 % y los trastornos incipientes de la personalidad con un 20,00%. No se observaron trastornos de nivel psicótico ni cifras importantes de casos con dificultades intelectuales

Tabla 7. Diagnósticos más presentados

diagnóstico psiquiátrico

Nº.

%

trastornos de adaptación

34

40

distimia

18

21

trastorno incipiente de personalidad

17

20

retraso mental ligero

4

4,7

retardo del desarrollo psíquico

3

3,52

tratorno disocial

1

1,17

sin patología

2

2,35

no evaluado

6

7,05

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Gráfico 7

DISCUSIÓN

El suicidio constituye un reto para los profesionales de la salud, el médico de la familia y la comunidad; es necesario evitar escrupulosamente, el sarcasmo, las bromas o el desafío a realizar el acto de una manera más eficaz, aun cuando nos impresione de que se trata de una conducta manipuladora.

Hasta cierto punto esto refleja el sentimiento de disgusto del personal de urgencia desbordado por casos de enfermedad o lesiones que no han sido provocadas por el paciente, pero refleja también la falta de claridad en la habilidad para evaluar y juzgar la seriedad de esta conducta autodestructiva.

Mac Anarney enfatiza la necesidad de apreciar el sentido de la conducta suicida del adolescente y saber distinguir entre gesto e intento; la mayoría de las investigaciones señalan la importancia de la detección precoz de los síntomas de depresión, que en muchas ocasiones pasan inadvertidos ante los padres y otros adultos.

El aumento de la incidencia de suicidio analizado durante los últimos 5 años puede considerarse en parte relativo si tenemos en cuenta que este hospital fue designado desde el año 2002 como Centro de Referencia para la Atención Especializada a los Pacientes Intoxicados, coincidiendo con el programa Antidrogas, además del programa de suicidios.

Los adolescentes de nuestro medio realizan intentos suicidas con tabletas y excepcionalmente emplean otros métodos. Otros autores describen el uso de armas de fuego, ahorcamiento, el ahogamiento, el fuego, etc., pensamos que cualquiera que sea el método empleado, lo importante es reconocer que el adolescente acude al suicidio como una solución a sus problemas psicológicos y de su entorno, en el cual pueden existir múltiples conflictos, problemas afectivos de comunicación, pérdida de valores, baja autoestima o expectativas que no se corresponden con sus posibilidades reales. Mediante el suicidio los adolescentes comunican su desesperación.9,10

Las investigaciones revisadas ubican la mayoría de estas conductas entre los 13 y los 19 años, en nuestra investigación se destaca la muestra de 13 a 15 años. Aunque raro en el niño, se presentaron 4 casos de intento suicida. Richard Dalton plantea que es menos probable que los episodios de intoxicación después de los 6 años sean accidentes, por lo que deberían abordarse como si tuvieran un contenido suicida potencial o posibles casos de negligencia malos tratos o abandono.

La familia, como expresa el profesor Dr. Cristóbal Martínez constituye una entidad en la que están presentes e íntimamente relacionados el interés social y el interés personal, cumple importantes funciones en la formación de nuevas generaciones y es la principal fuente de influencia que tienen los hijos Las familias de donde proceden los adolescentes estudiados tienen un alto por ciento de disfuncionalidad.11,12

Aunque, no podemos absolutizar estos resultados, pues sería necesario hacer un estudio comparativo con un grupo control, realmente llama la atención las características negativas de donde proceden una buena cantidad de los casos atendidos: alto por ciento de divorcios, violencia y mal manejo familiar, alcoholismo, desmotivación escolar, abuso sexual, maltrato y abandono por ambos padres. Se pone de manifiesto que muchas familias no cumplen con las funciones que les son asignadas, que le permitan al adolescente desarrollarse y relacionarse adecuadamente con el mundo circundante.

Con respecto al diagnóstico A.Haim considera que la mayoría de los casos de intento suicida pueden considerarse ”normales” o si acaso presentar rasgos patológicos aislados que no permiten encuadrarlos en una entidad nosológica. En los adolescentes se dan alteraciones en su conducta y en el carácter.

Dentro de las formas más comunes de depresión tenemos: la depresión mayor, la distimia, las depresiones reactivas y las depresiones enmascaradas que se caracterizan por alteraciones orgánicas, somatizaciones o cambios de conducta. Por las características psicológicas del adolescente se hace necesario incorporar conocimientos sobre cada joven en particular y su entorno familiar y social, prestando atención a cualquier señal de cambios, factores de riesgo y manifestaciones depresivas y sus equivalentes (síndrome presuicida) que permita actuar en forma preventiva y eficaz ante el riesgo suicida.12-14

Nosotros concluimos que la mayor frecuencia de casos se encuentra en las edades de 13 a15 años, proceden en primer lugar del municipio Centro Habana, seguidos de Provincia La Habana, Habana Vieja y 10 de Octubre. Los factores de riesgo predominan en el medio familiar, así como los factores desencadenantes de la conducta suicida, asociándose con una alta disfuncionalidad familiar. La ingestión de tabletas es el método de elección más utilizado para realizar el intento de suicido, así como se evidencia la presencia  de alteraciones psiquiátricas,entre las que predominan los trastornos de adaptación y la distimia, y los trastornos de personalidad en estructuración en menor cuantía.

RECOMENDACIONES

 SUICIDE ATTEMPT IN CHILDREN AND ADOLESCENTS

SUMMARY

According to statistical data brought out by WHO, it is estimated that about 1 000 people commit suicide every day. In Cuba, adolescent suicide occupies the third place among the death causes (5,2 x 100 000 inhabitants) being then a serious health problem. This research aims at making out the general behavior of the suicidal conduct in adolescents and was carried out at Centre Havana Pediatric Hospital in the year 2003 to evaluate other factors that unleash this conduct. This is a retrospective descriptive study whose research universe is the total number of patients admitted in hospital or had ambulatory assistance due to intoxication. Out of the 120 patients in total, the final sample was comprised of 85 patients who made suicidal attempts. Family disfunction was proved in 96 percent of the cases prevailing the female sex. The 72 percent of these patients presented symptoms of depression; the ingestion of tablets was the method most used.

Key words: suicide, adolescence, family dysfunction.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

  1. Cuba. MINSAP. Anuario Estadístico del 2003. Ciudad habana, MINSAP 2003.

  2. Menéndez del Dago H. Comportamiento suicida. La adolescencia y sus conflictos. La Habana: Editorial Científico Técnica; 1999. p. 66-72.

  3. Garciga O. Deberes y funciones de los padres. Padres, hijos y drogas. Tegucigalpa: Editorial Producciones Peniel; 2002.p.13-20.

  4. Pineda PS, Aliño SM. El concepto de adolescencia. Manual de prácticas clínicas para la atención integral a la salud del adolescente. La Habana: Ministerio de Salud Pública; 2002. p. 13-20.

  5. Shneidman E. Urgencias psiquiátricas. Suicidio En: Fredman KH. Tratado de Psiquiatría. T3. La Habana: Editorial Científico-Técnica; 1982.p.1950-1952.

  6. Rodríguez MO. Suicidio. Manual de prácticas clínicas para la atención integral a la salud en la adolescencia. Ciudad de La Habana: MINSAP; 2002. p.140-143.

  7. Rodríguez MO. Separación y divorcio de los padres. Manual de prácticas clínicas para la atención integral a la salud en la adolescencia. La Habana: Ministerio de Salud Pública; 2002. p.144.

  8. González MR. Prevención del suicidio y gestiones parciales. Clínica Psiquiátrica Básica Actual. La Habana: Editorial Científico-Técnica; 1998. p.177-179.

  9. Mc.Anarney E. Conducta suicida de niños y jóvenes. Clínica Pediátrica de Norte América. México DF: Interamericana; 1975. p. 599-608.

  10. Dalton R. Suicidio e intento de suicidio En: Tratado de Pediatría V1. Editorial Interamericana; 1998. p.103-105.

  11. De Ajuriaguerra J. El suicidio en niños y adolescentes. Manual de Psiquiatría infantil. Editorial Masson; 1979.p.433-41.

  12. Martínez GC. La familia. Salud familiar. La Habana: Editorial Científico Técnica; 2003.p.15-50.

  13. Allers E. Families and illnes. CME. Rev South Afr 2002;20(11):720-723.

  14. Stein DJ, Sudat S, Emsley RA. Violence in the World and in South Africa? What is the Doctor do? SAMJ 2002;92(10):789-790.

 


1 Esp. 1er. grado en Psiquiatría Infantojuvenil. Profesor Asistente. Hospital Pediátrico Docente Centro Habana.

2 Especialista de 1er Grado en Psiquiatia Infanto Juvenil

3 Esp. 1er. grado en Psiquiatría Infantojuvenil. Profesor Asistente. Hospital Pediátrico Docente Centro Habana.

4 Técnico en Información Científico Médica y Bibliotecología. Hospital Pediátrico Docente Centro Habana.

 

 

Sumario, siguiente