Sumario, Siguiente

Rev. Hosp. Psiquiátrico de la Habana 2009, 6(3)

 

CARACTERIZACIÓN DE LOS AFRONTAMIENTOS PERSONALES EXITOSOS EN PACIENTES CON VIH

Humberto García Penedo 1 ; Sergio A. Carpe Torres 2 ; Lusimit Rodríguez Izquierdo 3 ; Chaney Govín Felipe 4 y Yosvani Masjuan Desdín 5

RESUMEN

Se aplicó una encuesta a pacientes portadores de VIH/SIDA de evolución prolongada que se encontraban integrados a labores de salud, para conocer las estrategias personales encaminadas a lograr una convivencia con VIH efectiva, y para describir las regularidades en este sentido, un cuestionario semiestructurado a tales efectos. Se aplicó también la escala CRS para explorar la presencia o ausencia de depresión y su magnitud. Se constataron diferencias personales en el impacto del diagnóstico, no a todos les afectó por igual la noticia; en la mayoría de los casos (92 %), tuvo lugar una modificación de la personalidad, en los estilos de vida, renuncia a hábitos de riesgo para la salud y adquisición de nuevas motivaciones y comportamientos pro-sociales de compromiso con la superación personal.  Se constató un énfasis y mayor poder regulador de los valores espirituales, una tendencia generalizada hacia un desarrollo humano de alta calidad, así como la consideración de la adversidad que implica la infección por VIH para estimular ese desarrollo.

Palabras clave: pacientes con VIH/SIDA, depresión, afrontamiento personal.

INTRODUCCION

De conformidad con los datos de la OMS, cada año se detectan 100 millones de nuevos casos de depresión, predominando en el adulto, un 15 % masculino y 24 % femenino.
Los trastornos depresivos constituyen entre la tercera y cuarta parte del total de las consultas reportadas en el nivel de atención primario, invalidan a los afectados a realizar una vida plena laboral o familiar, y en ocasiones, los llevan al suicidio. Suele ocurrir que muchas depresiones pueden no ser identificadas por encontrarse ocultas, expresándose como alteraciones somáticas diversas; se plantea que es un trastorno que está aumentado de manera significativa, de modo que se espera un aumento de las consultas psicoterapéuticas por este concepto.
Las causas de las depresiones pueden ser muy variadas; contribuyen a su aparición tanto factores endógenos como una variedad de agentes externos, los eventos vitales, el estrés, y múltiples problemas sociales.
Cualesquiera que sean las causas de estos trastornos, o la magnitud en la que estos se presenten, se sabe que una combinación de tratamientos farmacológicos con aquellos de tipo psicoterapéuticos, constituyen estrategias más completas para lograr mejores resultados. Se reconocen también una serie de factores más que pueden ser favorecedores o bien de mantener distanciado el trastorno afectivo, o bien contribuir a su erradicación, entre los que se pueden mencionar la risoterapia, adecuados estilos de vida, libres de todo hábito de consumo de sustancias tóxicas, la práctica de ejercicios físicos, una alimentación adecuada, entre muchos otros logros de la experimentación pero también devenidos de la experiencia de otros.
Se sabe que la infección por el VIH es un mal de nuestros tiempos y el mundo está enfrascado en las tareas de prevención para evitar su propagación. Es sabido también que la comunicación a los sujetos de que son portadores del mencionado virus, tiende a producir un impacto emocional como reacción muy normal,1-3 la cual, aún cuando puede ser algo variada, suele tener la depresión como factor común, con una durabilidad también variada en dependencia de otros tantos factores internos o externos. Variados estudios realizados a tales fines tanto en mujeres como en sujetos homosexuales reflejan la misma tendencia.4, 5
Los esfuerzos del equipo médico, una vez que se detectan los sujetos portadores, es establecer todo un sistema de acciones integrado para enseñar a los pacientes a convivir con VIH, 6-8 con vistas tanto a evitar la propagación de la enfermedad, los cuidados para alargarles la vida, elevar su calidad, así como la rápida y efectiva integración social de los sujetos. Se sabe que no pocos suelen ir más allá de las expectativas y se incorporan a los equipos de prevención y promoción de salud de acuerdo a los programas ya existentes.
Surge interés en indagar cuáles son aquellos factores de personalidad que pueden resultar aliados para una salida exitosa del impacto que pueda producir el diagnóstico, y que los sujetos subyugan a tales fines; urge conocer además qué renuncias y qué adquisiciones nuevas tienen lugar en aquellos sujetos que lograron superarlo, tal esclarecimiento serviría a los efectos de trazar estrategias de intervención psicoterapéuticas más efectivas, en tanto ayudarían a acelerar la primera etapa de incorporación de estos pacientes al mundo de las personas con VIH que asumen una conducta responsable y socialmente integrada, esta vez expuestas como alternativas que abrevien el impacto. Se parte del fundamento de que las adversidades diversas pueden ser enfocadas como retos que estimulen el desarrollo humano.9
Nos hemos propuesto como objetivo general explorar si existen modificaciones en la esfera motivacional o en la comportamental de estos pacientes integrados a partir de su nueva condición de salud, o sea, cuando adquirieron conciencia de ser portadores de VIH; como objetivos específicos, pretendemos precisar, en caso de constatarse tales cambios,  las regularidades que puedan existir en el grupo estudiado, también nos interesa Identificar la posible existencia de mecanismos destinados a controlar el desajuste emocional que se espera como consecuencia del impacto del diagnóstico. 

MATERIAL Y MÉTODO

Se realizó un estudio descriptivo y transversal a un grupo de 27 pacientes portadores del VIH, que a criterio de expertos, estuviesen integrados socialmente, sin presentar sintomatología psiquiátrica al menos en el período de realización del estudio y con un aparente equilibrio psicológico.
Criterios de exclusión. Aquellos pacientes que se encontrasen en una fase franca de impacto afectivo del diagnóstico o aquellos que presentasen un síndrome afectivo depresivo severo cualquiera que fuese su causa.
Selección de la muestra. Una vez identificado el universo de pacientes que cumpliesen los criterios de inclusión, se seleccionaron 27 de manera aleatoria.
Definiciones conceptuales
Impacto psicológico. Es valorado como todos aquellos comportamientos de tipo defensivo y variado que pueden surgir con relativa inmediatez después de ser informados del diagnóstico de VIH, entre los que se encuentren las conductas evasivas (correr), de negación de la enfermedad, depresivas, de culpabilidad asumida, entre otros, con independencia de su duración.
Reajuste psicológico. Es la condición psicológica del paciente portador de VIH como respuesta a su nueva condición de salud, donde están ausentes los síntomas y signos de desajuste emocional, los comportamientos de inadaptación, y se constata la reinserción social armónica y con aporte social.
Procedimiento
Se aplicó un cuestionario semiestructurado y una Escala de Hamilton (reducida) para explorar la existencia o no de trastorno afectivo depresivo y en qué magnitud este podría existir. La revelación de un síndrome depresivo severo sería motivo para excluirlo del estudio.
Se profundizará en las respuestas a aquellas preguntas del cuestionario que los pacientes puedan aportar mayor información. Se procederá a cuantificar los datos codificados y posteriormente se procederá a clasificar la información de orden cualitativo la que se analizará desde un paradigma del mismo orden, luego se describirán las posibles regularidades del hallazgo.

RESULTADOS

Ítem 1. ¿Cómo le impactó la noticia de que portaba el VIH? (Valoración cualitativa).
No percepción de afectación 12,5 %
Afectación emocional moderada 25 %
Afectación emocional severa 62,5 %


Ítem 2. ¿Se incluyó la depresión entre las vivencias sentidas?
82 %
No 18 %


Ítem 3. ¿En qué magnitud consideras que te afectó emocionalmente este diagnóstico?
Nada ═ (Negación del impacto) 2 %
No sé: 0; Muy poco 17 %:
Bastante: 25 %:
Muchísimo: 50 %
Total del impacto de significación: 75 %


Ítem 4. ¿Cuánto tiempo consideras que duró este último trastorno (depresión) en su más alta expresión?
Días: ≈ Pobre impacto o nulo: 12,5 %
Semanas ═ Breve: 30 %
Menos de 3 meses ═ Moderado: 17 %
3 meses═ Depresión clínica: 8 %
Más de 3 meses ═ Depresión clínica: 33 %
Total de casos con depresión clínica: 41 %


Ítem 5. ¿Crees haber superado emocionalmente el impacto del diagnóstico?

Nada (Niega impacto)

0

No sé ═  Incertidumbre                

1

Muy poco ═ Impacto sostenido

4 %

Bastante

37,5 %

Completamente

54 %

Total de impacto superado

91 %

A continuación se representa el resultado de la exploración de los parámetros impacto, magnitud, duración y superación.
parametros
Ítem 6. ¿Qué has hecho para superar el impacto en cuestión?
Categoría Ocupación
Trabajar mucho 50 %
Superarme (en el estudio) 25 %
Tener la mente ocupada 17 %
Categoría Actitudes y conductas prosociales
Relacionarse mejor con los demás 46 %
Cooperación y disciplina hacia el tratamiento 29 %
Religión 17 %


Ítem 7. ¿Consideras que la enfermedad te ha aportado algo positivo como persona?
91,6 %
No 8 %
Me ha hecho mejor persona espiritualmente 71 %
Me he superado intelectualmente 50 %
Mejor convivencia 29 %
Estabilidad de pareja 21 %


Ítem 8. ¿A qué cualidades personales atribuyes los logros en tu recuperación psicológica?
Categoría Pensamientos y actitudes positivas
Optimismo, amor a la vida, esperanza, etc. 71 %
Categoría Cualidades de impulso
Disciplina 42 %
Voluntad 29 %
Independencia 3,7 %
Valentía 3,7 %
Categoría Valores morales
Honestidad, religión, etc. 12,5 %


Ítem 9. ¿Y a qué factores externos atribuyes esos logros?


Apoyo social declarado

%

A la familia

71 %

Al personal médico y paramédico, (Estado)

42 %

A las amistades

42 %

A la pareja

21%

Ítem 10. ¿Has renunciado en tu nueva condición de salud a alguna costumbre o motivación que antes tenías incorporados a tu personalidad?
37,5 %
No 62,5 % ¿Cuáles?


           Renuncias

%

Promiscuidad sexual

29 %

Trasnochar               

21 %

Bebidas alcohólicas  

17 %

Tabaquismo              

12.5 %

Fiestas                       

3,6 %

Drogas:                      

3,6 %

Café                           

3,6 %

Homosexualidad

3,6 %

Ítem 11. ¿Has incorporado a tu personalidad alguna motivación u ocupación nueva que rija tu vida actual?
Sí: 54%               
No: 46 %   ¿Cuáles?


Adquisiciones de la personalidad

%

Trabajo sistemático   

47 %

Estudio (Superación):

37,5 %

Crecimiento espiritual

18 %

Ejercicios físicos      

8%

 
Ítem 12. ¿Cuál consideras que constituye el sentido actual de tu vida?


Sentido de la vida

%

Mi familia     

42 %

Ayudar a otros

30 %

El trabajo       

29 %

La cura          

25 %

Mi pareja       

21 %

Yo                   

21 %

Crecer espiritualmente

22 %

La Revolución  

3,7 %

Resultados del test de Hamilton
Normal: 75 %
Depresión leve: 17 %
Depresión moderada: 8 %

DISCUSIÓN

Las valoraciones subjetivas de impacto y el reconocimiento de la presencia de depresión asociada al diagnóstico (ítems 1, 2 y 3), denotan tendencia a presentar cuadros depresivos consecuentes según han reportado otros estudios sobre el tema.1,3-5 Al mismo tiempo que se constatan diferencias individuales en relación a esta cuestión, al punto que algunos pacientes declaran no haber sido trascendente para ellos la noticia de portar el VIH. En cambio, la indagación referente al tiempo de duración del trastorno afectivo depresivo, se llevó a cabo para precisar mejor la presencia de este, considerando el parámetro de tiempo sostenido que lo confirma, de modo que si el 75 % de los encuestados refirió haber sido afectado de depresión entre moderada y severa, la duración del trastorno de 3 meses o más redujo esa cantidad a 41 %.
Un 91 % de pacientes que refirieron haber superado el impacto inicial del diagnóstico entre bastante y completamente (Ítem 5), constituye un elemento que tipifica a aquellos que se encuentran adecuadamente integrados a la vida social.
La parte que despierta mayor interés en nuestro estudio es aquella referida a las estrategias personales de afrontamiento que descansan en la base de la vida social de estos, la declaración del 50 % de haberse dedicado a trabajar mucho y un 25 % a estudiar de manera sostenida, fue la tendencia que caracteriza mejor a este grupo, y la declaración abierta del 17 % de “tener la mente ocupada la mayor parte del tiempo”, “para no pensar”, nos induce a pensar con más profundidad, que tanto el trabajo como el estudio, con independencia de que puedan responder a las motivaciones intrínsecas harto conocidas por todos, también parecen responder a la necesidad de evadir las angustias que tienden a generar la condición de reconocerse infestado, ya Martí, incansable trabajador y estudioso planteó: “Entregados al trabajo, no hay manera de que la pena nos venza”10
Estudios anteriores han revelado estos hallazgos más generales tipificando estilos de afrontamiento al estrés con las características básicas de intrepidez compuesta por el compromiso, el reto y el control,11,12 cuestiones que hemos apreciado con claridad en la generalidad de este grupo, especialmente lo relacionado con el compromiso.
Por otra parte, llama la atención que el 47 % de los pacientes refirió haber tomado la decisión de relacionarse más con los otros, cooperar con el tratamiento el 30 %, y dedicarse a una religión el 18 %, siendo estos elementos señales de replanteamiento de la vida, de adquisición de compromisos sociales, de integración social de mejor calidad, que en sentido general, constituyen indicadores de desarrollo humano y cuestionan en alguna medida la estabilidad de la personalidad, especialmente en el testimonio de aquellos que vivieron de conformidad con estilos de vida más desordenados y declararon cambios en ese sentido.
El 92 % de los pacientes consideró que la infección por VIH  les había aportado algo positivo a sus vidas, este constituye otro indicador de los replanteamientos que han hecho en pos del desarrollo personal, y mucho más cuando de forma clara el 72 % dijo haber entrado en una fase de ser mejor persona espiritualmente, la mitad haberse superado, mejorado la capacidad de convivencia y la estabilidad de pareja.
Los aspectos caracterológicos que descansan en la base del éxito de este grupo de sujetos lo constituyen las actitudes y pensamientos positivos (72 %), seguidos de la disciplina (51 %) y la voluntad (30 %). También aparecen los valores morales a los que el 12, 5 % les adjudicó poder regulador de la conducta, aspectos de estimable valor en el crecimiento personal.13,14
En relación con la percepción del apoyo social, se evidencia una tendencia a valorar más a la familia como portadora del rol principal de ese apoyo y en segundo lugar al sistema de salud de conjunto con el personal médico y para médico, fenómeno que ya ha sido valorado por otros estudios.15
Con el ítem no. 10 se ha tenido la intención de registrar posibles reconfiguraciones de la personalidad, resaltando como más significativo la renuncia a la promiscuidad sexual en el 30 % de los sujetos, por un lado debido al alto riesgo de reinfección que representa, pero también por la sensibilización y compromiso con los programas de prevención de infección por VIH de los cuales muchos son protagonistas. Un paciente dijo haber renunciado a su orientación homosexual, y lo basó en la condición de cristiano convertido posterior a la infección. Pensamos que aunque solo el 37,5 % declaró haber renunciado a alguna motivación y comportamiento anterior, existen evidencias de que esas renuncias han tenido lugar de un modo u otro en algún aspecto.
Las adquisiciones nuevas relativas a motivaciones o comportamientos, ha sido otro indicador para constatar cambios en la personalidad de los encuestados. Aun cuando solo el 55 % se pronunció de manera positiva en este sentido, la cifra debe ser  mayor, no obstante, siguen siendo el trabajo y el estudio las dos opciones que toman la primacía, a juicio nuestro, por las oportunidades que ofrecen el sistema de salud y el educacional cubanos.
Por último, la exploración del sentido de la vida, donde el 42 % de los sujetos focalizó a la familia, el 30 % a ayudar a otros, el otro 29 % al trabajo, son indicadores de alta espiritualidad, de desarrollo humano, en tanto los estudios sobre el tema apuntan a que en la medida que las motivaciones se focalicen hacia otras personas, contrario al egocentrismo, estas se encuentran en una condición de mejor orientación de su desarrollo personal.16
Se derivan de este estudio las siguientes conclusiones, respecto a las potencialidades que tienen los eventos vitales, en este caso la infección por VIH, para propiciar el replanteamiento de la vida, otorgarle un nuevo sentido, reorientarse hacia actitudes y comportamientos prosociales que implican un mayor compromiso con la demanda social.
En este sentido, el desarrollo humano puede verse estimulado en la adversidad de salud, al percibirse el paciente confrontado con el reto de convivir con VIH o dejarse llevar por las nuevas circunstancias sin ofrecer resistencia, se pudo apreciar que en este grupo han primado cambios sensibles en algunos subsistemas de la personalidad, constatándose de ese modo la autotrascendencia que postula la escuela humanista. 
Por otra parte,  el  presente  estudio  representa  una contribución para  resaltar la calidad extraordinariamente humana de este tipo de pacientes, en aras de combatir los estigmas nocivos que puedan existir en su contra.

CHARACTERIZATION OF THE PERSONAL SUCCESSFUL CONFRONTATIONS IN PATIENT WITH HIV

ABSTRACT

A survey was applied patient payees of HIV/AIDS of lingering evolution that were integrated to works of health, to know the personal strategies guided to achieve a coexistence with effective HIV, as well as to describe the regularities in this sense, a semi-structured questionnaire to such effects. It was also applied the Scale “C.R.S”. to explore if presence of depression and the magnitude of its.
Personal differences were verified in the impact of the diagnosis, not to all it affected them equally the news; in most of the cases (92%) took place a modification of the personality, in the lifestyles, renouncements to habits of risk for the health and acquisition of new motivations and pro-social behaviors of commitment with the personal growth.  It was verified an emphasis and bigger power regulator of the spiritual values, a widespread tendency toward a human development of high quality, as well as the consideration of the adversity that implies the infection for HIV to stimulate that development. 

Key words: patient with HIV / AIDS, Depression. Personal confrontation.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

  1. Muñoz Vargas J, Ambriz Fernández R, Rodríguez Moyado H, Quintana González S, Martínez Murillo C. Depresión mental en pacientes hemofílicos. Influencia de la amenaza del SIDA. Rev Med IMSS. mar.-abr. 1991;29(2):109-12.

  2. Arnal Ballester R. Eficacia terapéutica de un programa cognitivo-comportamental para mejorar la adhesión al tratamiento y el estado emocional de pacientes con VIH/SIDA. Psicothema. 2003;15(4):517-523. Disponible en: www.psicothema.com

  3. Arrivillaga M, López Martínez J, Ossa Toro AM. Ansiedad, depresión y percepción de control en mujeres diagnosticadas con VIH/Sida. Pensamiento Psicológico. 2006;2(7):55-71. Disponible en: http://redalyc.uaemex.mx/redalyc/pdf/801/80120705.pdf

  4. Arrivillaga M, Correa D, Varela M, Holguín L, Tovar J. Variables psicológicas en mujeres diagnosticadas con VIH/SIDA: un estudio correlacional. Pensamiento Psicológico. 2006;5(3):55-71. Disponible en: http://redalyc.uaemex.mx/redalyc/html/647/64750318/64750318.html

  5. Vera-Villarroel PE, Pérez V, Moreno E, Allende F. Diferencias en variables psicosociales en sujetos VIH homosexuales y heterosexuales. Internat Journal of Clinic and Health Psychol. 2004;4(1):55-67.

  6. Albear de la Torre O, Lugo Castro I. Conviviendo con VIH. La Habana, Cuba: Centro Nacional de Prevención de ITS/VIH/SIDA; 2004.

  7. Cancio Enrique I, Sánchez Fuentes J, Reymond González V, López Rodríguez VJ. Información básica sobre la atención integral a personas viviendo con VIH/SIDA. La Habana, Cuba: Lazo Adentro; 2006.

  8. Orman Reyes AL, Ochoa Soto R, Mayor Puerta AM. Consideraciones básicas sobre las infecciones de transmisión sexual y el VIH/SIDA. La Habana, Cuba: Lazo Adentro; 2006.

  9. Frankl V. El hombre en busca de sentido. Barcelona, España: Herder; 2004.

  10. Martí J. Obras Completas. La Habana: Ed. Ciencias Sociales; 1975.

  11. Kobasa SC. Stressful life events, personality, and health: An inquiry into hardiness. Journal of Personality and Social Psychology. 1979;37(1-11).

  12. Gentry WD, Kobasa SC. Social and psychologycal resources mediating stress-illnes relationships in humans. Handbook of behavioral medicine. New York: Guilford Press; 1984. 

  13. González MR. Los valores morales. Rev Cubana Salud Pública. 2005; 31(4) sep.-dic. Disponible en: http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0864-34662005000400001&lng=es&nrm=iso&tlng=es

  14. García Penedo H. Dinámica psicológica del adicto. La Habana: Editorial Científico-Técnica; 2009.

  15. Roca M, Pérez M. Apoyo social. Su significación para la salud humana.. La Habana: Editorial Félix Varela; 1999.

  16. González Serra DJ. Teoría de la motivación y práctica profesional. La Habana: Ed. Pueblo y Educación; 2001.

 

_____________________________

 

 

 Sumario, Siguiente