Sumario, Siguiente

Rev. Hosp. Psiquiátrico de la Habana 2010, 7(3)

 

Caracterización epidemiológica del paciente alcohólico ingresado en el Hospital Psiquiátrico de la Habana.

Jeanette Hernández Pérez 1 , Ricardo González  Menéndez 2 , Zermira Chávez Gálvez 3 y Elín González Jorge 4  

RESUMEN

Se realizó  un estudio descriptivo, de corte transversal con el objetivo de contribuir en el conocimiento de las características epidemiológicas de los pacientes  alcohólicos ingresados en la sala Rogelio Paredes del Hospital Psiquiátrico de La Habana durante el período de Enero 2007 a Julio 2008. El universo incluyó los 203 ingresos del período y la muestra fue de 135 pacientes que cumplieron los criterios de inclusión y exclusión. Concluida la primera semana, se aplicó una encuesta estructurada validada por expertos e instrumentos específicos para adicciones. Predominaron los pacientes blancos entre 31 y 50 años con nivel escolar medio y en su gran mayoría divorciados. El alcoholismo, la epilepsia, la psicosis, el retraso mental y el suicidio, fueron los antecedentes patológicos más frecuentes entre los familiares, 43 % de los pacientes sufrieron el deceso de un progenitor o la separación previa de los padres, antes de cumplir los 15 años de edad.

Palabras clave: alcoholismo, entorno familiar, factores de riesgo. 

INTRODUCCIÓN

Existe el consenso mundial que el alcoholismo constituye la más relevante toxicomanía de nuestros días y también de que pese a ello, su abordaje resulta uno de los aspectos menos enfatizados del currículo de estudio de los miembros del equipo de salud.
Los comportamientos bajo la influencia del alcohol en sujetos aun no diagnosticables como alcohólicos en sus dos formas de consumo perjudicial o dependencia alcohólica han sido considerados por la OMS como de mayor trascendencia médico social que el propio alcoholismo.1 En la 58 asamblea mundial de la salud se destacó que el 4 % del total de años perdidos por discapacidades y el 3.2 % del total de fallecimientos  son atribuibles al etanol mientras que en la  I conferencia panamericana de políticas públicas sobre el alcohol, efectuada en Brasilia en Noviembre del 2005, se destacó que el uso nocivo de esta droga representa el principal riesgo para la salud en los países del tercer mundo con baja mortalidad, y el tercero en los más industrializados. 2,3.
Por otra parte, el alcoholismo, cualquiera que fuese su mecanismo patogénico, presenta características específicas según el contexto, etno-socio histórico y cultural en que se valore. 4
Datos actualizados de la OMS plantean que el uso, mal uso, abuso y dependencias  de drogas legales de prescripción e ilegales, se relacionan con el 12.4 % de los fallecimientos, y el 8.9 % de los años perdidos por discapacidad y muertes precoces, con la consecuente estigmatización y rechazo mundial, mientras que la droga paradigmática, el alcohol, determina anualmente, mediante su uso nocivo, la pérdida de 58 millones de años por invalidez y si se suman las pérdidas por  muertes precoces evitables los estimados mundiales alcanzan los 120 millones de años cada 12 meses.5-7
El costo por tratamiento de los pacientes alcohólicos pagaría la tercera parte de la deuda externa de América Latina, y sería suficiente para resolver los problemas de viviendas de todas las villas miserias de la región. Se considera que en dicho país las drogas, incluyendo el alcohol, son responsables de más del 50 % de los arrestos policiales, muertes por accidentes del tránsito, muertes por inmersión, violaciones, homicidios, accidentes laborales y violencia familiar, del 30 % de los suicidios y asaltos a mano armada y del 15% del presupuesto de salud. Es también destacable, que la mitad de las camas hospitalarias de adultos se dedican actualmente a la atención de problemas relacionados con el uso, abuso y dependencia de sustancias psicoactivas. 8-12
La situación en las Américas resulta catastrófica, con un consumo per-cápita promedio de  8.9  litros  de puro  etanol, que  sobrepasa   los  5.8 mundiales,  al incluir el  indicador de  bebidas  alcohólicas “no registradas”  (bebidas  artesanales, bebidas adquiridas en mercados de frontera o consumidas durante estancias en otros países, alcohol para uso industrial o médico) que  alcanzan como promedio el 20% del total. Existen actualmente  unos 40 millones de alcohólicos, y cifras sólo discretamente menores en lo relativo a sustancias ilegales, con la notable desventaja implícita en la alta prevalencia de trastornos cerebrales crónicos como secuelas de las carencias en los sistemas de salud.13
En Cuba, la prevalencia de alcoholismo, al sumar sus dos formas clínicas (consumo perjudicial y dependencia alcohٌólica) alcanza el 5% en la población mayor de 15 años, pero los patrones de consumo inadecuados y la proporción de bebedores de riesgo están presentes en el 10% de este grupo de edades.14,15
 La importancia de contribuir a profundizar en el conocimiento de las características sociodemográficas Y estructurales de nuestros pacientes alcohólicos, se erigieron como aspectos medulares de un problema actual de investigación.
Este estudio, contribuyó a caracterizar de mejor manera al paciente alcohólico hospitalizado, determinando sus características sociodemográficas, estableciendo los antecedentes patológicos psiquiátricos y otros factores de riesgo y destacando la relevante significación medico social y ético humanística  del alcoholismo para coadyuvar el perfeccionamiento de la atención integral del paciente alcohólico.

MATERIAL Y MÉTODO

Se realizó un estudio descriptivo de corte transversal y desarrollo prospectivo, para contribuir al conocimiento de las características epidemiológicas de los pacientes alcohólicos ingresados en el servicio Rogelio Paredes del Hospital Psiquiátrico Dr. Eduardo Bernabé Ordaz Ducungué  de Enero 2007 a Julio 2008.
El universo incluyó todos los pacientes con dependencia alcohólica (203) ingresados en el servicio en dicho período y la muestra por 135 pacientes que cumplieron los criterios de inclusión y exclusión.

Criterios de inclusión:

  1. Con dependencia alcohólica primaria, sin otras adicciones de efectos relevantes sobre el comportamiento, sin comorbilidad ajena a las complicaciones del alcoholismo.
  2. Masculinos, con edades entre 18  y  65 años.
  3. Con tres o más años después del primer tratamiento de deshabituación ambulatorio u hospitalario.
  4. Sin limitaciones para la comunicación oral.
  5. Que el paciente acepte participar en el estudio.

Criterios de Exclusión:

  1. Los pacientes que no cumplan los criterios de inclusión.
  2. Que el paciente no acepte participar en el estudio o solicite su baja del estudio.

El instrumento exploratorio fue una entrevista estructurada, aplicada por el investigador principal a pacientes, estos fueron explorados después de transcurrir una semana del ingreso para evitar problemas de comunicación inherentes a la abstinencia.
Para la compilación de datos se utilizaron las encuestas validadas, aplicadas a  pacientes con dependencia alcohólica y en algunos casos en que fuese necesario profundizar en algún aspecto, se tomaron las historias clínicas y entrevistas estructuradas sistemáticas a todos los adictos hospitalizados en nuestro servicio. Una vez terminada la etapa de recolección de los datos se revisaron todas las encuestas para así corregir errores de anotaciones.
Se tabularon de forma manual los resultados de la información obtenida a través de las encuestas, utilizando una calculadora manual y así lograr análisis estadístico.
Los resultados se exponen en forma de tabla o gráficos.
El análisis se hizo en forma de resumen para variables cualitativas expresadas en razón, proporción tasa porciento e índice de media ponderada, se realizó además el acta de consentimiento informado a todos los pacientes incluidos  en el estudio.
Los cuestionarios se pasaron a una base de datos en el sistema Microsoft Access, los datos se procesaron por microcomputadoras utilizando el sistema Access y los paquetes estadísticos INSTAT y STATISTICA.

RESULTADOS

Tabla No 1: Distribución  de los pacientes alcohólicos por grupos de edades y color de la piel Sala Rogelio Paredes Hospital Psiquiátrico de la Habana 2007-2008.

GRUPOS DE EDADES

PACIENTES ALCOHOLICOS

BLANCOS

NO BLANCOS

TOTAL

N0

%

N0

%

N0

%

< 20

2

2.22

1

2.22

3

2.22

21-30

9

10

6

13.33

15

11.11

31-40

30

33.33

11

24.44

41

30.37

41-50

39

43.33

14

31.11

53

39.26

51-60

7

7.78

7

15.56

14

10.37

> 60

3

3.34

6

13.34

9

6.67

Total

90

66.67

45

33.33

135

100

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fuente: Planilla encuesta e Historia clínica individual.

En el estudio realizado (tabla No 1) Predominaron en los casos estudiados los pacientes de 31 a 50 años y dos de cada tres pacientes eran de piel blanca. Se observó que de los 135 pacientes estudiados 90 eran blancos, para el 66.67 % y 45 no blancos representando el 33.33 %, al analizar estos pacientes por grupos de edades, obtuvimos que las de mayor predominio fueron las de 41 a 50 y de 31 a 40 con 39.26 y 30.37 % respectivamente, siendo estas dos décadas de la vida las que agrupan al 69.63 % de los pacientes en total, nos llama la atención que tanto los blancos como los no blancos se comportan de igual manera.
Debemos señalar que 18 casos, el 13.33 % tenían 30 años o menos.

Tabla No 2: Escolaridad de los pacientes alcohólicos Sala Rogelio Paredes    Hospital Psiquiátrico de la Habana 2007-2008.


ESCOLARIDAD

PACIENTES ALCOHOLICOS

N0

%

PRIMARIA

15

11.11

SECUNDARIA

49

36.29

MEDIO

53

39.26

SUPERIOR

18

13.34

TOTAL

135

100

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fuente: Planilla encuesta e Historia clínica individual.

La tabla No 2 muestra la escolaridad de los pacientes alcohólicos estudiados donde apreciamos que de los 135 pacientes, 53 habían terminado el nivel medio y 49 la secundaria es decir que las tres cuartas partes de los pacientes se encontraban entre secundaria y nivel medio de educación, esto es debido a los esfuerzos que ha hecho nuestro pueblo por lograr una educación de excelencia. Sólo 11.11 % tenían escolaridad primaria.

 Tabla No 3: Estado civil de los pacientes alcohólicos Sala Rogelio Paredes Hospital Psiquiátrico de La Habana 2007-2008.


ESTADO CIVIL

PACIENTES ALCOHOLICOS

N0

%

DIVORCIADO O
SEPARADO

70

51.85

PAREJA ESTABLE

35

25.93

SOLTERO

25

18.52

VIUDO

5

3.70

TOTAL

135

100

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fuente: Planilla encuesta e Historia clínica individual

Con relación al estado civil de los pacientes alcohólicos estudiados (tabla No 3) predominaron los divorciados o separados con 70 casos para 51.85 % siguiendo en orden de frecuencia las parejas estables 35  para 25.3 y los solteros con 25 para 18.52 %.  Solo cinco casos eran viudos.
Tabla No 4: Distribución de los pacientes alcohólicos según vínculo laboral Sala Rogelio Paredes Hospital Psiquiátrico de La Habana 2007-2008.

 

VÍNCULO

PACIENTES ALCOHOLICOS SEGÚN VÍNCULO LABORAL

N0

%

CON VÍNCULO

94

69.62

SIN VÍNCULO

41

30.38

TOTAL

135

100

 

 

 

 

 

 

Fuente: Planilla encuesta e Historia clínica individual.

 El vínculo laboral (tabla No 4) estuvo presente en 94 pacientes de los 135  para 69.62 %, los 41 casos restantes se  encontraban desvinculados

Tabla No 5: Antecedentes patológicos psiquiátricos y adicciones presentes el los familiares del paciente alcohólico. Sala Rogelio Paredes. Hospital Psiquiátrico de la Habana 2007- 2008.
1

Fuente: Planilla encuesta familiar.

En  los antecedentes patológicos familiares de pacientes alcohólicos (tabla No 5) a los que se les aplicó un método estadístico llamado índice de media ponderada, se observó que el factor de riesgo alcoholismo  se presentó más elevado en tíos y padres con 1.50 en los tíos y 1.38 en los padres, se  constató además, que las  adicciones ilegales predominaron en los padres con 1.56, los Suicidios fueron más frecuentes en los abuelos con 1.65 mientras que en las madres predominaron  la Epilepsia con 3.46 y las Psicosis con 2.56.

Tabla No 6: Total De Progenitores Vivos Y Fallecidos De Los Pacientes Alcohólicos Estudiados. Sala   Rogelio Paredes. Hospital Psiquiátrico De La Habana 2007-2008.


Factores de Riesgo

FAMILIAR

Padre

Madre

Total

No

%

No

%

No

%

Vivo

78

57.78

88

65.19

166

61.48

Fallecido

57

42.22

47

34.81

104

38.52

 

 

 

 

 

 

Fuente: Planilla encuesta familiar.

En la tabla No 6 se observa la distribución de padres vivos y fallecidos de los pacientes estudiados donde podemos constatar que  104 progenitores habían fallecido para el 38.52 %, representados por 57 padres y 47 madres para un 42.22 % y 34.81 % respectivamente. Otros  166 progenitores para el 61.48 % estaban vivos al momento del estudio.

Tabla No 7: Distribución de progenitores fallecidos antes y después de cumplir el paciente los 15 años Sala Rogelio Paredes Hospital Psiquiátrico de La Habana 2007-2008.

TIEMPOS

PROGENITORES FALLECIDOS ANTES Y DESPUÉS DE QUE EL PACIENTE CUMPLIERA LOS QUINCE AÑOS

MADRE

PADRE

TOTAL

No

%

No

%

No

%

Antes de 15 años

25

43.10

33

56.90

58

55.80

Después de 15 años

22

47.82

24

52.17

46

44.20

Total

47

45.19

57

54.81

104

100

Fuente: Planilla encuesta familiar.

La tabla No 7 que expone los progenitores fallecidos antes y después de que los pacientes cumplieran los 15 años, se obtuvo que 58 del total, de fallecidos para 55.80%  lo hicieron antes que nuestros pacientes hubiesen cumplido los  15 años y esta cifra en 135 hogares de procedencia significa la fragmentación del 43% de los mismos, debida a  decesos ocurridos  en un  período muy importante para la formación de la personalidad y la incorporación de normas y valores. De este subtotal se observó que 25 fueron madres y 33 padres.

TABLA No 8: Porciento de padres divorciados antes y después del paciente cumplir 15 años sala Rogelio Paredes Hospital Psiquiátrico de la Habana 2007-2008.                                  

CATEGORÍAS

PADRES DIVORCIADOS

No

%

Antes de los 15 años

59

43.70

Después de los 15 años

24

17.78

Total

83

61.48

 

 

 

 

 

 

Fuente: Planilla encuesta familiar:

Otro de los parámetros importantes estudiados, fue la proporción de padres divorciados antes del ingreso del paciente (ver tabla No 8).  Aquí se puede constatar que de las 135 parejas de progenitores, 83 para 61.48 % se habían divorciado, de este subtotal 59 para  un 43.70 % del total de hogares se fragmentaron por esta causa antes de los 15 años del paciente, mientras que las  24 restantes  para  el 17.78 % lo hizo después de que este cumpliera la edad referida.

DISCUSIÓN

La importancia de este estudio radica en que de la atención y seguimiento que le demos a estos casos dependerá  la calidad de vida de ellos y su familia, tanto el seguimiento hospitalario como las medidas que se deben tomar en Atención Primaria de Salud (APS), ayudarán a revertir el estado de salud de estos pacientes. En lo referente a mayores de 60 años no fue significativo el número de casos estudiados.
Estudios anteriores coinciden con nosotros con respecto a la edad más frecuente de ingresos hospitalarios para rehabilitación alcohólica en las edades de 40 a 50 años a diferencia de la edad de inicio de consumo que se describe entre 12 y 20 años.16
Un estudio en escolares entre 13 y 15 años de países latinoamericanos arrojó que existía un alto consumo de alcohol en adolescentes en las Américas, los más destacados fueron Santa Lucía con un 55 % y Uruguay con 60 % llegando a la conclusión de que era muy fácil adquirir el alcohol y beberlo, solo un 1 % reportó que había intentado comprarlo sin poder hacerlo.17
La escolaridad de los pacientes alcohólicos estudiados dada las características de Cuba  muestran que las tres cuartas partes de los pacientes se encontraban entre secundaria y nivel medio de educación. Estudios efectuados en otros países del área muestran una educación relativamente baja, incluso analfabetos en su gran mayoría.18
En cuanto a las relaciones de pareja, el  divorcio es muy frecuente en este tipo
  de pacientes más de la mitad de los alcohólicos eran divorciados o separados,pues la violencia doméstica a la pareja, maltrato infantil, violencia juvenil, violencia sexual y abuso de ancianos, son los determinantes de gran número de divorcios y frecuentes a con secuencia de esta enfermedad.19
Existen estimados regionales acerca de que el uso indebido de alcohol es actualmente el responsable de más de la mitad de los divorcios y separaciones que ocurren en América Latina.20
El vínculo laboral presente en las dos terceras partes de los pacientes estudiados, los casos restantes se  encontraban desvinculados.  Estos datos no coinciden con otro estudios en nuestra región donde predominan la pérdida del vínculo laboral asociado al alcoholismo y es precisamente por haber logrado que en nuestro medio muchos de estos pacientes soliciten ayuda oportunamente, a pesar de que no todos los alcohólicos tienen conocimiento de su dependencia, encontrándose a veces en etapa precontemplativa. De ahí la importancia que reviste la identificación temprana y la oferta adecuada de asistencia para este problema comunitario para cuyo enfrentamiento la atención primaria de salud y la atención secundaria tienen que marchar unidas. Este aspecto de la desvinculación laboral condiciona un elemento de riesgo paras la familias, ya que de todos es conocido que en ocasiones el tiempo libre es utilizado en actividades no productivas, generadoras de estilos de vidas no saludables con posibilidad de incorporar las conductas adictivas a lo cotidiano.
En países con sistemas sociales y de salud diferentes, el número de dependientes alcohólicos desvinculados es muy alto, al superar el 60% cifra esta realmente escalofriante.21
En los antecedentes patológicos familiares de pacientes alcohólicos el alcoholismo, la epilepsia, la psicosis, el retraso mental y el suicidio,  fueron los antecedentes patológicos más frecuentes encontrados en los familiares de los pacientes estudiados a predominio de padres y tíos.
Como se puede observar, las adicciones legales e ilegales fueron los principales factores de riesgo  en el campo de las toxicomanías, mientras que la epilepsia, las psicosis, el retraso mental y el suicidio incidieron con fuerza en el cuadro psicopatológico familiar. Estos resultados podrían apuntar a que los  alcohólicos de hoy, fueron los niños que años atrás sufrieron las consecuencias del comportamiento anormal de sus ancestros.
Los hallazgos son congruentes con el trabajo de terminación de residencia del Dr. Vicente Pérez Obregón, investigación titulada Eventos vitales y alcoholismo, efectuada dos décadas atrás en nuestro propio servicio, en la que se evidenció la mayor significación etiopatogénica de las contingencias ambientales negativas infantiles, que las que inciden en etapas mas cercanas a la eclosión del alcoholismo.22
Todo lo visto anteriormente hace confirmar una vez más la gran frecuencia de consumo en la población en general siendo en América un 40 %, mayor que el promedio mundial, comportándose el consumo de alcohol  en la población americana con cifras percápita de 8.7 litros,23 superiores a la media global de 6.2 litros a nivel planetario. Según Rehm J, Room R, Monteiro M, Gmel G, Graham K, Rehm N, et al. Alcohol use en su Volumen 1. En: Ezzati M, Lopez A,D, Rogers A, Murria CJL, eds. Comparative quantification of health risks: global and regional burden of disease due to selected risk factors. Geneva: OMS del 2004.24
Investigaciones recientes indican que mientras más temprana sea la edad de inicio del consumo de alcohol, mayor es el riesgo de desarrollar dependencia en etapas posteriores de la vida; además de  las consecuencias agudas del consumo que incluyen: muertes y lesiones no intencionales asociadas, al conducir vehículos o llevar a cabo otras labores de riesgo luego de beber; homicidios y violencia; suicidios, abuso sexual, comportamientos sexuales de riesgo, vandalismo y daños a la propiedad.25,26
La edad  del fallecimiento de los progenitores de los pacientes influye negativamente sobre ellos siendo inversamente proporcional como problema.
Un estudio paralelo a este, en pacientes con dependencia a Cocaína arrojó que  27 % de los padres fallecieron antes de la hospitalización de los pacientes estudiados y esta cifra aumenta su relevancia si tenemos en cuenta que los ingresos por adicción al crack ocurren en la temprana juventud, a diferencia de los pacientes alcohólicos, por lo que consideramos que este es un factor de riesgo importante para la aparición de las diferentes adicciones.27
Si resumimos las contingencias de fragmentación  hogareña  limitadas a la viudez y/o separación-divorcio, veremos la relevancia de ese factor de  riesgo y el notable peso  de  las causas ajenas a los decesos. Es bien evidente que del total de fragmentaciones ocurridas antes de los 15 años entre padres fallecidos y divorciados que alcanzó la cifra de 58 fallecidos y 59 padres divorciados, pudieron haber sido prevenidas al tratarse de divorcios o separaciones y  podemos especular que el uso indebido de alcohol sobre todo en los progenitores masculinos pudo  jugar papel causal destacado en la cadena de tragedias derivadas de dicha contingencia.
Aquellos polvos traen estos lodos en quienes no fueron orientados adecuadamente durante su infancia, adolescencia y juventud y en los que la falta de tutela ocasiona además de consumo de alcohol, conductas violentas y maltratos a la familia que crearon.
 Los motivos para explicar el consumo de drogas que modifican la conducta son innumerables, pero existe consenso internacional de que el funcionamiento familiar  juega un papel trascendental.
Es sabido que el uso indebido de alcohol anula, mediante su acción bloqueadora prefrontal el control de impulsos a la vez que libera  los comportamientos mas primitivos posibilitando que los sujetos embriagados, sean más propensos a recurrir a la violencia en una confrontación y ser menos capaces de negociar una resolución no violenta de conflictos.28,29

Epidemilogical characterization of alcoholic patient admitted at the Psychiatric Hospital of Havana.

SUMMARY

With the aim to contribute to the knowledge about the epidemiological characteristics of the alcoholic patients admitted in the ward Rogelio Paredes of the Psychiatric Hospital of Havana, it was carried out a transversal cut descriptive study during the period January 2007 – January 2008. The study included the 203 patients admitted and the sample was of 135 patients that applied for the inclusion and exclusion criteria. After  the first week, a validated and structured questionnaire was applied by experts and with the use of specific instruments for additions. It was most noticeable patients of white race, aged 31 to 50, with college degree, and most of them were divorced.
The pathological backgrounds more frequently among their relatives were alcoholism, epilepsy, psychosis, mental retard and suicide; 43% of these patients suffered the diseased of  one of their parents or their got divorced before  these patients were 15 years old.
Key words: Alcoholism, family environment, risk factors.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

  1. Otero A.”Tercer Glosario Cubano de Psiquiatría “Glosario Cubano de la décima revisión de la Clasificación Internacional de Enfermedades Capítulo V. GC-3” Editorial Hospital Psiquiátrico de la  Habana 2003.

  2. 58 Asamblea Mundial de la Salud. Problemas de salud pública causados por el uso nocivo de alcohol. WHA 58.26 Ginebra 25 de mayo; 2005.

  3. Proceeding de la I Conferencia Panamericana de Políticas Públicas sobre el alcohol. Brasilia, 28-30 Diciembre; 2005.

  4. González R. Alcoholismo abordaje integral. Santiago de Cuba: Editorial Oriente; 2005.

  5. Who 2002. The World Health Report 2002. Geneva. World Health Organization.

  6. Room R. Cross cultural views on stigma, valuation, parity and societal values, toward disability. In Ostun T. Disability and culture universalism and diversity . Seattle .WA. Hogrefe and Hubert, 2001.

  7. World Health Organization. World Health Report 2002. Reducing risks promoting healthy life. Geneva , Who 2002.

  8. Kaplan H, Sadock B. Synopsis of Psychiatry: Behavioral Sciences/  Clinical Psychiatry. 8th Ed. Williams and Wilkins. Baltimore 1998.

  9. Substance Abuse  and  Mental Health  Services Administration: Office  of Applied Studies. Preliminary Stimates from the 1995  National Household Survey on Drug Abuse. U.S. Gobermment Printing Office. Washington, 1995.

  10. González R “El Alcohol como droga Portera”.Rev. Hosp. Psiq. De la Hab. 1995; 36 (2) 87-92.

  11. Franklin J,  Frances R. “Trastornos por consumo de alcohol y  de otras  substancias  psicoactivas” en: DSM-IV Tratado de Psiquiatría, Hales R; Yudovsky S; Talbot JU. 3ra edición Editorial  Masson. Madrid 2000. 

  12. Kebler H. “Use, Abuse, Dependence”Proceeding of 6th annual Vatican Pontificial Conference”. Contra Spem in Spem Drugs and alcoholism against life”Rome, Italy November 21, 1991.

  13. Gonzalez R. Prevenir, Detectar y Vencer las Adicciones.     Editorial Científico Técnica. La Habana 2005.

  14. Chang M, Cañizares M, Sandoval J, Bonet M, González R. “Características del consumo de bebidas alcohólicas en la población cubana”. Rev Hospital Psiquiátrico de La Habana1998; 39(3)257-263.

  15.  Rouse B. Sustance abuse and mental health statistic soursebook. Public health service, U.S. Department of health and human service, 1995.

  16. Babor T, Caetano P,Casswell S, Edwards G, Giesbrecht N, Gram. K et al. Alcohol: No Ordinary Commodity. Oxford University Press; 2003. 

  17.  Babor T, Caetano R.  Evidence-based alcohol policy in the Americas, Rev Panam/Pam Am J Public Health 2005; 18(4/5).

  18. Roses M. “La salud mental: una prioridad de salud pública en las Américas. Rev. Panamer. Salud Pública”. 2005; 18(4-5):223-5.

  19. Borges G, Cherpitel C, Medina-Mora ME, Mondragón L. Violence related injuries in the emergency room: alcohol, depression, and conduct problems. Substance Use and Misuse 2004; 39(6): 911-930.

  20. González R. Las adicciones a la luz de la ciencia y el símil. Caracas. Editorial José Félix Ribas, 2008.

  21. González R., Galán G. “La declaración de Brasilia. Reflexiones sobre sus pautas para el enfrentamiento a los problemas relacionados con el alcohol. Rev. Hosp. Psiq. Hab. PDF. 2007, 4 (1).

  22. Obregón Pérez Vicente, “Eventos vitales y alcoholismo”. Hosp. Psiq. Hab 1998.

  23. Rehm J, Room R, Monteiro M, Gmel G, Graham K, Rehm N, et al. Alcohol use. Volumen 1. En: Ezzati M, Lopez A,D, Rogers A, Murria CJL, eds. Comparative quantification of health risks: global and regional burden of disease due to selected risk factors. Geneva: OMS; 2004: 959-1108.

  24. Rem J, Room R, Graham K, Monteiro M, Gmel G, Tempos C. The relationship of average volumen of alcohol consumption and patterns of drinking to burden of disease: an overview. Addiction 2003; 98:1209-1215.

  25. Grant BF, Dawson DA. Age at onset of alcohol use and its association with DSM-IV alcohol abuse and dependence: results from the National Longitudinal Alcohol Epidemiologic Survey. Journal of Substance Abuse 2006; 9:103-110.

  26. IOM. Reducing Underage Drinking: A Collective Responsibility Washington, DC: The National Academies Press; 2004.

  27. González E. “El entorno familiar en la apreciación del paciente cocainómano y sus familiares”. Tesis para optar por el título de especialista de primer grado en psiquiatría 2008.

  28. Cherpitel CJ, Ye Y, Bond J. Attributable risk of injury associated with alcohol use: cross-national data from the emergency room collaborative alcohol analysis project. America Journal of Public Health 2005; 96:266-272.

  29. Cherpitel CJ, Ye Y, Bond J, Cremonte M, Neves O, et al. The effect of alcohol comsumption on emergency department services use among injured patients: a cross-national emergency room study Journal of Studies on Alcohol 2006; 67:890-897.

__________________________________


1 Especialista de primer grado en MGI y Psiquiatría, profesor instructor y Master en Salud Mental.

2 Profesor Titular Consultante, Facultad Enrique Cabrera, Universidad Médica de la Habana.Master en Salud Mental.

3 Especialista de primer grado en Epidemiología, profesor instructor y Master en Enfermedades Infecciosas.

4 Especialista de primer grado en MGI y Psiquiatría y Master en Salud Mental.

 

 

 Sumario, Siguiente