Sumario, Siguiente

Rev. Hosp. Psiquiátrico de la Habana 2010,7(3)

 

Evaluación de  la efectividad del empleo de un programa integral de intervención psicoterapeútico en víctimas de violación sexual diagnosticadas con trastorno por estrés postraumático.             

Mariela C. Caro Haces 1 , Tomás Rodríguez López 2 , Lidia R. Salgueiro Labrador 3 , Saily Delgado Abraham 4 y Anabel Madiedo Oropeza 5

RESUMEN

Se realiza una investigación con el objetivo de  evaluar  la efectividad del empleo de un programa integral de intervención psicoterapéutico en mujeres víctimas de violación sexual diagnosticadas con TEPT para lo cual se estudian 32 de ellas las cuales se dividen por igual  y se forma un grupo que recibe el tratamiento experimental y el otro no. Se utilizaron pruebas estadísticas paramétricas como el coeficiente de correlación de Pearson   y el test  “t” de student. Se realizaron también análisis estadísticos no paramétricos como la prueba de Chi cuadrado. Los coeficientes de correlación por rangos ordenados de Spearman y Kendall también se utilizaron al igual que el cálculo de coeficiente de confiabilidad alfa- Cronbach. Los resultados fueron llevados a tablas de contingencia, se realizó el análisis de los resultados y se concluye que el cambio cualitativo y superior que se produce en las víctimas  se comprueba de manera estadística.

Palabras clave: mujeres, violación, estrés postraumático, psicoterapia

INTRODUCCIÓN

La palabra violación proviene del latín violare, y ésta a su vez, de vis, que significa “fuerza”.1 Hablar del asalto sexual es una parte esencial del proceso de sanación, para la víctima de una violación el ataque es solo el comienzo de su trauma. Algunas mujeres no logran una recuperación completa. Luego de una violación una complicación es el Trastorno por Estrés Post-Traumático (TEPT) Desde el punto de vista teórico, el TEPT es una reacción severa a un evento traumático, que consiste en revivir el suceso a través de sueños, recuerdos o escenas retrospectivas.2 La psicoterapia constituye, sin dudas uno de los pilares del tratamiento integral y representa el aspecto psicológico en la tríada de los recursos biopsicosociales Es definida como la utilización en el contexto de una relación médico paciente positiva, de recursos que activan por la vía psicológica sobre una o más personas, con el propósito de restablecer o promover su adaptación creadora al medio.3 Actualmente parece haberse generado tres macromodelos de terapias cognitivas: las terapias cognitivas semánticas,4 que mantienen el rol de las creencias disfuncionales y pensamientos distorsionados en la génesis de los trastornos; las terapias cognitivas-conductuales centradas en un equilibrio híbrido entre las teorías-intervenciones conductuales tradicionales y las cognitivas semánticas  y los constructivistas centrados en la exploración de significados alternativos en un modelo antiabsolutista.
Nuestro objetivo es evaluar  la efectividad del empleo de un programa integral de intervención psicoterapéutico a las féminas víctimas de violación sexual diagnosticadas con TEPT.

MATERIAL Y MÉTODO

En la primera fase se excluyeron las pacientes menores de 19 años, las que tenían un nivel de funcionamiento psicológico, psicótico y defectual y las que realizaban en ese momento tratamiento psicofarmacológico. Quedó constituido por 128 casos. Se invitaron a participar a las pacientes mediante telegramas enviados a sus hogares. Se les informó sobre los objetivos de la investigación, la seguridad de que las pacientes que no fueran objeto de estudio recibirían los beneficios habituales de la atención médica especializada según el programa nacional de salud.
Las pacientes fueron informadas del derecho a participar o no y de retirar su consentimiento en cualquier momento, sin exponerse a limitaciones para su atención psiquiátrica u otro tipo de represalias; mediante folleto de información a la paciente creado al efecto. En la segunda fase el universo quedó constituido por 112 pacientes después de excluir a las pacientes que comenzaron a ingerir psicofármacos, y las que habían cambiado de domicilio de manera temporal o definitiva.
Muestra: La muestra que se utilizó fue probabilística por racimo, y a través de estimados, inferimos valores en la población, para  lo cual se determinó el error estándar. Los sujetos de cada racimo fueron seleccionados de manera aleatoria a través de la utilización de la tabla de números Random.
Finalmente la muestra quedó constituida por 45 personas de las cuales,  resultaron excluidas aquellas en los que  eventos personales, familiares, de pareja o sociales tuvieron lugar por lo que  se redujo a 32 pacientes, las que se dividieron por igual  y se formó un grupo que recibió el tratamiento experimental y el otro no. El estudio fue clínico-epidemiológico, en una investigación correlacional, con un diseño experimental del tipo cuasiexperimento, con preprueba-postprueba y grupos intactos (uno de ellos de control). Las entrevistas a las víctimas diagnosticadas con TEPT y la aplicación del programa psicoterapeútico se realizaron en el período de tiempo comprendido entre los meses de Octubre del 2007 a Julio del 2008. Se les aplicaron  instrumentos de evaluación diagnóstica antes y después del programa a las pacientes. El análisis de los datos se realizó a través de un programa para microcomputadoras y se utilizó el Paquete estadístico para las Ciencias Sociales STATSTM v.2 que permitió procesar bases de datos en sistemas relacionales FOX BASE III Plus. Se utilizaron pruebas estadísticas paramétricas como el coeficiente de correlación de Pearson.  Se utilizó el test  “t” de student para evaluar si los grupos difieren entre sí de manera significativa respecto a sus medias. Se realizaron también análisis estadísticos no paramétricos como la prueba de Chi cuadrado. Los coeficientes de correlación por rangos ordenados de Spearman y Kendall también se utilizaron al igual que el cálculo de coeficiente de confiabilidad alfa- Cronbach.

RESULTADOS

Los resultados fueron llevados a tablas de contingencia.

Cuadro 1. Distribución sociodemográfica por grupos.

Variables sociodemográficas                                    G1                                  G2      
                                                                            No %                                   No   %

Edad (Promedio)                                                 21,02                                21,1
                                                                          + -3,4                               + -3,5
                   
                    Urbana                                               9     56,3                           8    50
Procedencia
                    Rural                                                   7    43,7                            8    50
                    
                     Secundaria                                         2   12,5                           1      6,2
Escolaridad   Pre-universitario                              12    75                           13    81,35
                     Universitario                                       2    12,5                          2   12,5
                               
                               Soltera                                    12    75                           11   68,8
Estado Civil  
                               Casada                                    4    25                               5   31,2


103

203

303

 

 

 

 

 

 

 

 

403

 

 

 

 

 

 

 

 

Fuente: Entrevista individual previa a las pacientes.

En nuestra muestra encontramos que la edad promedio de las víctimas es de 21,02 + - 3,4 en el grupo con tratamiento experimental(G1) y de 21,1 + - 3,6 años en el grupo control(G2). La cantidad de mujeres procedentes de zonas urbanas y rurales es casi similar en el grupo con tratamiento y el grupo control, de 9  y 8 casos para un 56,3 % y 50 %, respectivamente. Del total de pacientes, 12 que representa el 75 % de las violadas con tratamiento experimental y 13 el 81,3% del grupo control son graduadas de pre-universitario. El estado civil predominante de las víctimas, es el de soltera, 12 casos para un 75 % en el que recibe tratamiento experimental 11 para el 68,8 % en el grupo control.

Cuadro 2: Análisis paramétricos


Análisis de los Datos

Coeficiente de Correlacion de Pearson

Test “t” de student

5Variable dependiente

-1.00 a + 1.00

 

El signo indica dirección

 

 

 

positiva o negativa.

 

El valor numérico, la

         gl = ( N1 + N2 )  - 2

magnitud de la correlación.

 

 

 

Resultados

S= 0.005   Significan el

t=6.698

0.7831 valor de coeficiente.

gl= 1.645

Fuente: Análisis Estadístico.


En el cuadro se observa que “s” es menor del valor de 05 por lo que el coeficiente es significativo para el 95% de confianza y el 5% de probabilidad de error, lo cual se corrobora con la aplicación de la prueba de “t” de student  probándose la utilidad del empleo del programa psicoterapeútico en las mujeres víctimas de violación sexual diagnosticadas con TEPT.

Cuadro 3: Análisis  no paramétrico


Análisis de los Datos

Coeficiente de

Coeficiente de confiabilidad Alfa - Cronbach

Correlación de

Spearman y Kendall

6Nivel de medición ordinal

Coeficiente de -1.0 correlación negativa perfecta  a + 1.0 correlación positiva perfecta

 

 

 

 

Resultados

 

0.8231

 

α= 0.798

α=0.80

Fuente: Análisis Estadísticos.


Observamos una correlación de Spearman y Kendall  positiva perfecta que se corrobora igualmente por el cálculo del coeficiente de confiabilidad Alfa – Cronbach, demostrándose de manera estadística, nuevamente la efectividad del la aplicación  del programa psicoterapéutico en las pacientes víctimas de violación sexual diagnosticadas con TEPT.

DISCUSIÓN

La terapia empleada en nuestro programa psicoterapeútico como parte de la metodología a seguir con las mujeres víctimas de violación sexual diagnosticadas con TEPT es terapeútica, eficaz, efectiva y comprobada estadísticamente. En la universidad de Washington exponen los resultados de un análisis cualitativo sobre las razones que brindan las mujeres con historia de trauma previo diagnosticadas con TEPT cuando  prefieren la psicoterapia comportamental cognitiva respecto al tratamiento farmacológico.5 En la universidad de Wisconsin realizan un estudio meta-analítico comparativo entre todos los tipos de psicoterapia utilizadas en el TEPT y coinciden también en los resultados sobre la efectividad del tratamiento psicoterapeútico.6 Las organizaciones no gubernamentales de Austria ofrecen psicoterapia a refugiados de Afganistán y Chechenya, reportan la alta efectividad de este recurso terapeútico en un 85 % en  mujeres aunque con un promedio de edad superior.7 Algunos autores incluso  sugieren el uso de la terapia comportamental cognitiva al 0,2 % de pacientes diagnosticados con TEPT posterior a intervenciones quirúrgicas, a pesar de ser un suceso poco frecuente.8 En la universidad del este de Florida coinciden también sobre los beneficios de la terapia comportamental, la emplean de manera doble en el tratamiento del TEPT en veteranos de guerra con el diagnóstico además de abuso de sustancias.9 Otros autores realizan una revisión sistemática  de 33 ensayos controlados aleatorios de tratamientos psicológicos a los pacientes diagnosticados con TEPT y encuentran que la terapia cognitivo conductual grupal centrada en el trauma resulta significativamente mejor que otras terapias.10 Diversos autores realizan programas psicoterapéuticos basados en terapias comportamentales con resultados satisfactorios en mujeres diagnosticadas con TEPT víctimas de violencia doméstica.11, 12 Otros consideran que si la intervención es casi inmediata, posterior al hecho, se reducen, de manera significativa, los riesgos de cronicidad postraumática.13 Existen estudios que demuestran que la exposición prolongada y el entrenamiento de inoculación de estrés son técnicas sumamente efectivas para tratar los síntomas del TEPT.14 Algunas investigaciones  las consideran como una de las intervenciones más eficaces.15
Este análisis promueve consideraciones en relación a que el cambio que se produce en las víctimas posterior a estas intervenciones es cualitativo y superior y que a través de métodos estadísticos se comprueba la efectividad del programa psicoterapeútico en mujeres víctimas de violación diagnosticadas con TEPT.

Analysis of the effective use of an integral program for  psychotherapeutic  intervention on  rape victims with post-traumatic stress.             

SUMMARY

A research was carried aimed at assessing the effectiveness of employment from a comprehensive program of psychotherapeutic intervention with female victims of rape diagnosed with Posttraumatic Stress Disorder (PSD); 32 women were included in the study dividing them equally to form two groups, one receiving the experimental treatment and the other without it. To perform the statistical analysis the parametric tests of Pearson’s coefficient of correlation and student’s t test were used; as well as chi square test to perform the non-parametric analysis. Kendall´s and Spearman´s correlation coefficient were also considered as Cronbach's alpha test of coefficient of reliability to conduct the calculation.  Results were expressed in contingency tables and analyzed. Concluding that, the qualitative change in victims of rape was statistically proved.


Key words: women/ rape/ posttraumatic stress/ psychotherapy 

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

  1. Johnson VE, Masters WH, Kolodny RC. Text book sexual medicine litle. Brown, Boston 1989.

  2. American Psychiatric Association (APA). Diagnostic and statistical manual of mental disorders. 4th ed. Washington: American Psychiatric Association 2001

  3. González MR. Terapéutica Psiquiátrica Básica Actual. La Habana: Editorial Ciencias Médicas; 1998.

  4. Bandura A. Teoría del Aprendizaje Social. Madrid: Espasa-Calpe 1984

  5. Angelo FN, Miller HE, Zoellner LA, Feeny NC."I need to talk about it": a qualitative analysis of trauma-exposed women's reasons for treatment choice. Behav Ther 2008; 39(1):13-21

  6. Benish SG, Imel ZE, Wampold BE. The relative efficacy of bona fide psychotherapies for treating post-traumatic stress disorder: a meta-analysis of direct comparisons. Clin Psychol Rev  2008;28(5):746-58

  7. Renner W. The effectiveness of psychotherapy with refugees and asylum seekers: preliminary results from an Austrian study. J Immigr Minor Health. 2009; 11(1): 41

  8. Lennmarken C, Sydsjo G. Psychological consequences of awareness and their treatment. Best Pract Res Clin Anaesthesiol 2007 ;21(3):357-67

  9. Rotunda RJ, O'Farrell TJ, Murphy M, Babey SH. Behavioral couples therapy for comorbid substance use disorders and combat-related posttraumatic stress disorder among male veterans: an initial evaluation. Addict Behav 2008 ;33(1):180-7

  10. Bisson J, Andrew M. Tratamiento psicológico del trastorno por estrés postraumático (EPT) La Biblioteca Cochrane plus.Oxford 2008;3:92-99

  11. Rincón  PP, Labrador FJ. Violencia doméstica: programa de tratamiento para mujeres con trastorno de estrés postraumático. III Congreso Iberoamericano de Psicología de la Salud; La Habana  2004

  12. Labrador FJ, Alonso E. Trastorno de Estrés Postraumático en mujeres víctimas de violencia doméstica: un programa de intervención breve y específico. Medicina Psicosomática y Psiquiatría de Enlace 2005;76(3):22

  13. Karatzias A, et al.Predicting treatment outcome on three measures for post-traumatic stress disorder. Eur Arch Psychiatry Clin Neurosci 2007;257(1):40-6

  14. Kubany E. Cognitive trauma therapy for battered women with PTSD. Journal of Consulting and Clinical Psychology 2004; 72(1): 3-18

  15. Kasulin A. Epidemiología y tratamiento del estado de estrés postraumático. Lancet  2006; 368:1023-1032

 


1 Especialista de Primer Grado en Psiquiatría y MGI. Profesora Asistente de la  Universidad de Ciencias Médicas de Pinar del Río. Policlínico Universitario Hermanos Cruz.

2 Especialista de Segundo Grado en Psiquiatría. Profesor Consultante de la Universidad de Ciencias Médicas de Pinar del Río. Hospital Abel Santamaría.

3 Especialista de segundo Grado en Medicina Legal. Profesora auxiliar de la Universidad de Ciencias Médicas de Pinar del Río. Hospital III Congreso.

4 Especialista de Primer Grado en Psiquiatría. Hospital Psiquiátrico de La Habana

5 Especialista de Primer Grado en Medicina General Integral. Profesora. Instructora de la Universidad de Ciencias Médicas de Pinar del Río.

 

 

 Sumario, Siguiente