Sumario, Siguiente

Rev. Hosp. Psiquiátrico de la Habana 2010, 7(3)

 

Burnout  y escalpelo. La astenia crónica en la práctica quirúrgica.

Nizahel Estévez Alvarez 1 , Nuria Rivero Martínez 2 , Enrique Millan Gonzalez 3 y Nisaber Máximo Estévez Trujillo. 4

RESUMEN

Las relaciones médico paciente se pueden ver seriamente afectadas cuando existen síntomas de inestabilidad psicológica por parte del facultativo, constituyendo en la actualidad una preocupación importante el conocimiento sobre el estado de salud psicológico del personal que ejerce la práctica quirúrgica, llegando a desencadenarse en casos extremos el Síndrome de Burnout como un estado de cansancio emocional y mental. Con este trabajo nos proponemos como objetivo realizar una revisión sobre las principales características del Síndrome de Burnout y su comportamiento entre los cirujanos a partir de los principales estudios relacionados con el tema, así como describir las estrategias de afrontamiento establecidas ante esta entidad. En  nuestros días resulta de interés conocer el estado de salud mental de los especialistas para  las instituciones, constituyendo un problema a tener en cuenta por los directivos y colectivos laborales que apoyados en instrumentos de detección precoz, empleando estrategias de afrontamiento les permitan elevar el nivel de realización personal y disminuir el agotamiento emocional así como la  despersonalización.
Palabras clave: Síndrome Burnout, astenia crónica, enfermedad de Tomas.

INTRODUCCIÓN

Desde la época en que se comenzó a utilizar el escalpelo para la realización de disecciones anatómicas, autopsias y vivisecciones el hombre comenzó a  generar tenciones emocionales propias a la  realización de estos actos que marcaron en ocasiones el curso de sus vidas y su comportamiento ante la sociedad; en nuestros días aunque el entorno ha variado evolutivamente no se hace menos evidente que existan tendencias dignas de observación profesional en estos grupos de practicantes. Constituye en la actualidad una gran preocupación el conocimiento sobre el estado de salud psicológico del personal que ejerce la práctica quirúrgica, siendo esta la causa fundamental que nos inclinó a  revisar el tema.  El síndrome de desgaste profesional hace referencia a un tipo de estrés laboral generado a consecuencia del ejercicio de algunas profesiones de ayuda, como es la Medicina, donde los sujetos trabajan a diario con personas, en las cuales lo habitual es el enfrentamiento con emociones intensas de dolor o enfermedades y sufrimiento psíquico. Los verdaderos orígenes del término Burnout (del inglés, quemado) se ubican alrededor del 1974 cuando por primera vez Freudenberger lo describe en trabajadores que sufrían una progresiva pérdida de energía, síntomas de depresión, ansiedad, desmotivación y agresividad, como afección característica  específicamente en aquellos relacionados con los servicios médicos, como consecuencias de accionar intensamente sin considerar las necesidades personales donde existía de antemano una interacción inadecuada entre profesionales muy celosos con su trabajo y clientes excesivamente demandante; dos años más tarde Maslach identifica una situación de sobrecarga emocional en personas en las que después de años de dedicación terminaban “quemándose”. El Síndrome de Burnout (SB) es un estado de cansancio emocional y mental, caracterizado por sentimientos de vacío y actitudes negativas hacia el trabajo y la vida. 1,2
Este trastorno tiene como expresión clínica central la astenia, pero cuando alcanza un comportamiento epidémico e incorpora como manifestaciones dianas la crisis de identidad profesional y una indiferencia crónica ante la asistencia o las investigaciones  es definida como Enfermedad de Tomas, término propuesto por los doctores Mario Hernández y Luis Gervas basados para ello en uno de los personajes de la Novela titulada “La insoportable levedad del ser”, escrita por Milán Kundera donde se recreaba la frustrada existencia de un médico el cual  formaba parte de sus centros protagónicos.3,4
En este trabajo nos trazamos como objetivo realizar una revisión sobre las principales características del SB y su comportamiento entre los cirujanos a partir de los principales estudios relacionados con el tema, así como describir las estrategias de afrontamiento establecidas ante esta entidad en los sistemas de salud; enfocado al personal organizativo que gerencia servicios quirúrgicos y a residentes de cirugía en formación por entender la relevancia de la interacción de la especialidad de psiquiatría con la Cirugía.

DESARROLLO

Etiopatogenia del proceso.
Referente a esta entidad existen múltiples explicaciones que  intentan describir la patogenia y el  proceso de desarrollo  debido a la  gran polémica que genera el tema, internacionalmente el modelo más aceptado es el propuesto por Gil-Montes este  sugiere fundamentalmente que  el padecimiento es generado por un desequilibrio entre las demandas del medio asociadas con las que  surgen en el entorno laboral de la propia persona  y la  relación con su capacidad de respuesta ante la tensión profesional; de manera que al ser percibida la situación como estresante  deberían de aparecer estrategias de afrontamiento que neutralicen esto factores desencadenantes y hagan desaparecer estas discrepancias. En muchos casos resulta complejo dejar de convivir con la situación  persistiendo  por formar parte del entorno laboral cotidiano que rodea al sujeto, de manera que al mantenerse su incidencia de forma continua llevaría  al fracaso profesional y de las relaciones interpersonales provocándose finalmente un sentimiento de falta de realización profesional sumado al deterioro emocional que desencadenaría una actitud de despersonalización instaurándose el SB.5 Figura 1.

093-1

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Figura 1: Adaptado del modelo explicativo propuesto por Gil-Monte y Perió.Donde se expone la etiopatogenia del sindrome de Burnout.

Caracterización Clínica.
Independiente del perfil asistencial al cual pertenezca el afectado existen manifestaciones generales que caracterizan la entidad desde el punto de vista clínico.6, 7 Estas se desarrollan en fases evolutivas de forma insidiosa existiendo un margen de intensidad fluctuante entre los diferentes individuos, a continuación agrupamos los síntomas que conforman el cuadro clásico descrito.1, 8

La cirugía como profesión, debería ser considerada de “alto riesgo” por el cambiante entorno donde se desarrolla el ejercicio profesional y de formación docente así como por su continua presión social, lo que enfrenta de forma permanente expectativas y realidades asistenciales que se encuentran fuertemente influenciadas por el entorno.1,9
Los estudiosos del tema han analizado la forma en la que se expresan específicamente en los practicantes de especialidades quirúrgicas los factores relacionados en la etiopatogenia anteriormente descrita y terminan agrupando estos como se exponen a continuación.10  

Estudios y comportamiento entre los cirujanos.
Las relaciones médico paciente se pueden ver seriamente afectadas cuando existen síntomas de inestabilidad psicológica por parte del facultativo, si precisamente se trata de la realización de una actividad quirúrgica estos riesgos se multiplican, por ello constituye una preocupación internacional conocer el grado de estabilidad psíquica del personal actuante con responsabilidad profesional relacionada con un proceder de cirugía, siendo no pocos los estudios internacionales sustentados en índices predictivos (Índice de Maslach) para establecer diagnóstico en estos grupos laborales  de riesgo elevado.11-13 A esta eventualidad no escapan los residentes en formación en cada uno de los servicios quirúrgicos los cuales adicionalmente a su responsabilidad asistencial se le sobreañade el rigor del proceso de formación, existiendo series que reportan estadísticas relacionadas con el tema.14,15
El Maslach Burnout Inventory (MBI) es un instrumento que ha generado un mayor volumen de estudios e investigaciones, formado por 22 ítems que se valoran con una escala tipo Likert. El sujeto valora, mediante un rango de 6 adjetivos que van de “nunca” a “diariamente”, con qué frecuencia experimenta cada una de las situaciones descritas en los ítems de forma autoaplicada, mide el desgaste profesional y se complementa en 10-15 minutos. La factorización de los 22 ítems arroja en la mayoría de los trabajos 3 factores que son denominados agotamiento emocional, despersonalización y realización personal en el trabajo. Estos factores constituyen las tres subescalas del MBI.
Se deben mantener separadas las puntuaciones de cada subescala y no combinarlas en una puntuación única porque no está claro si las tres pesan igual en esa puntuación única o en qué medida lo hacen. Mientras que en las subescalas de Agotamiento Emocional y Despersonalización puntuaciones altas corresponden a altos sentimientos de estar quemado, en la subescala de realización personal en el trabajo bajas puntuaciones corresponden a altos sentimientos de quemarse.4, 16 Figura 2
093-2

Figura 2: Modelo propuesto por los autores para explicar el Indice de Maslach. 

En cuanto al resultado, tanto el constructo de quemarse como cada una de sus dimensiones son consideradas como variables continuas, y las puntuaciones de los sujetos son clasificadas mediante un sistema de percentiles para cada escala.
Los sujetos por encima del percentil 75 se incluyen en la categoría “alto”, entre el percentil 75 y el 25 en la categoría “medio” y por debajo del percentil 25 en la categoría “bajo”. Esta escala tiene una alta consistencia interna y una fiabilidad cercana al 0,9. Se trata de un cuestionario autoadministrado, constituido los ítems en forma de afirmaciones, sobre los sentimientos y actitudes del profesional en su trabajo y hacia los pacientes.
Estudios relevantes en cirujanos realizados en las dos últimas décadas demuestran la utilidad del índice de Maslach en conocer la incidencia del problema y  establecer comparaciones entre colectivos de  las diferentes especialidades quirúrgicas. Ramírez en 1996 encontró un menor grado de Burnout entre cirujanos demostrando la relación positiva con la satisfacción por  el trabajo. Campbell en 2001, encontró grados de Burnout elevados en un tercio de los cirujanos americanos, las variables que más se asociaron fueron la edad, la antigüedad laboral y el número de semanas vacaciones/año. Stahl, en 2005, analizó el impacto que la introducción de nuevas tecnologías tiene entre el personal de quirófano y demuestran el mayor agotamiento emocional de los cirujanos (sobre anestesistas y enfermería), y un grupo de alto riesgo entre los 6 y los 10 años de experiencia. En 2006, Hutter  concluyen que la reducción del trabajo mejora el grado de burnout, la calidad de vida percibida, tanto fuera como dentro del hospital, las relaciones interpersonales y  la motivación por el trabajo.1,17


Propuestas de afrontamiento y prevención.
El afrontamiento es la serie de respuestas cambiantes, de tipo  cognitivo o conductual, que inicia  un sujeto ante una situación que considera amenazante, y su objetivo es manejar las demandas específicas externas y/o internas que evalúa como excedente de sus recursos en respuesta al estrés. Se puede agrupar en tres categorías; estrategias profesionales, las estrategias organizacionales y las estrategias individuales.1, 18

Se promulgan por varios autores una serie de sugerencias para contribuir con la protección individual del sujeto tanto en su entorno personal como en el marco laboral, las cuales exponemos a continuación: 1    

CONCLUSIONES

El Síndrome de Burnout implica hoy en día en las instituciones de salud un problema a tener en cuenta fundamentalmente por los directivos y colectivos laborales en general utilizando los instrumentos  que permiten detectar precozmente su presencia en los profesionales de la salud y en particular en los cirujanos siendo este un grupo muy vulnerable por la demanda laboral que tienen en su especialidad, lo cual puede ser mejorado adoptando estrategias de afrontamiento que estimulen la realización personal en el trabajo y disminuyan el agotamiento emocional y la  despersonalización.
Resulta de enorme interés en la actualidad el análisis del estado de salud mental de los profesionales sanitarios que se desarrollan en un perfil quirúrgico, en nuestro país no existen antecedentes de publicaciones que hagan referencia al tema en este campo, esperamos con este modesto aporte motivar en parte al gremio de la cirugía a la interrelación con la psiquiatría  proponiéndonos la puesta en práctica posterior de un estudio diagnóstico que nos permita analizar en el Servicio de Cirugía Cardiovascular el comportamiento de nuestro personal.

Burnout and scalpel.  The chronic weakness in practice of the surgery. 

SUMMARY

The relations among doctor and the patient one can be seen seriously affected when psychological symptoms of instability on the part of the doctor exist, it constitutes currently an important worry the knowledge upon the psychological state of health of the personnel that exercises the surgery; this it can carry to that unchain himself in extreme cases the Burnout Syndrome as a mental and emotional state of tiredness, With this job we propose ourselves like objective to carry out a revision upon the main characteristics of the Burnout Syndrome and its behavior among the surgeons as of the main studies related to the theme as well as to describe the strategies of processing established before this illness. In our days results of interest the knowledge of the mental state of health of the specialists for the institutions of health, this it constitutes a problem to consider account the directive and collective labor that supported in quick instruments of diagnosis, for this strategies of processing are employed that permit to arrive at the personal execution and to diminish the emotional exhaustion. 
Key words: Burnout Syndrome, chronic tiredness professional.                      

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

  1. Moreno EA, Latorre RI, Miquela J, Campillo SA, Sáezb J, Luis AJ. Sociedad y cirugía. Burnout y cirujanos. Cir Esp. 2008; 83(3):118-124.

  2. Freudenberger HJ. Staff-burnout syndrome in alternative institutions. Psychother Theory Res Pract 1974; 12:73-82.

  3. González MR. La epidemia emergente oculta de los profesionales de la salud en El siglo XXI. Rev Hosp Psiq de la Hab 2004; 1: 2-3.

  4. Maslach C, Schaufeli WB, Leiter MP. Job burnout. Anl Rev of Psyc 2001; 52: 397-422.

  5. Gil-Monte PR, Peiro JM. Perspectivas teóricas y modelos interpretativos para el estudio del síndrome del quemado por el trabajo. Anales de Psic 1999; 15:261-268.

  6. Ortega C, López F. El burnout o síndrome de estar quemado en los profesionales sanitarios: revisión y perspectivas. Int J Clin Health Psychol 2004; 4:137-160.

  7. Moriana JA, Herruzco J. Estrés y burnout en profesores. Int J Clin Health Psychol 2004; 4:597-621.

  8. Flórez JA. Síndrome de burnout del pediatra: prevención y control. Bol Pediatr 2006; 46: 235-243.

  9. Hyde GL, Wolf J. Alcohol and drug use by surgery residents. J Am Coll Surg 1995; 181:1-5.

  10. Moreno EA, Latorre RI, Morales CG, Campillo SA, Bataller PE, Sáez CJ. Cómo evitar “quemarse” (o padecer el síndrome de burnout) en un servicio de cirugía general Cir Ciruj 2009; 77:149-155.

  11.  Sánchez MA, Delgado  AD, Alcalde PD. Prevalencia del síndrome de burnout o desgaste profesional en los cirujanos ortopédicos de España. Rev Ortop Traumatol 2005; 49: 364-367.

  12.  Bertges W, Eshelman A, Raoufi M, Abouljoud MS. A national study of burnout among American transplant surgeons. Transplant Proc 2005; 37:1399-1401.

  13.  Lepnurm R, Dobson R, Backman A, Keegan D. Factors explaining career satisfaction among psychiatrists and surgeons in Canada. Can J Psyc 2006; 51:243-255.

  14. López MA, González VF, Morales MI, Espinoza CE. The burnout syndrome in medical residents working long periods. Rev Med Inst Mex Seguro Soc 2007; 45: 233-242.

  15. Ratanawongsa N, Wright SM, Carrese JA. Well-being in residency: a time for temporary imbalance? Med Educ 2007; 41: 273-280.

  16. Davenport DL, Henderson WG, Mosca CL, Khuri SF, Mentzer RM. Risk adjusted morbidity in teaching hospitals correlates with reported levels of communication and collaboration on surgical teams but not with scale measures of teamwork climate, safety climate or working conditions. J Am Coll Surg 2007; 205:778-784.

  17. Meda RM, Moreno JB, Rodríguez MA. Análisis Factorial Confirmatorio del MBI-HSS en una Muestra de Psicólogos Mexicanos. Psic  Sal 2008; 18:107-116.

  18.  Stahl JE, Egan MT, Goldman JM, Tenney D, Wiklund RA, Sandberg WS, et al. Introducing new technology in to the operating room: measuring the impact on job performance and satisfaction. Surgery 2005; 137:518-526.

__________________________________


1 Especialista de Primer grado en Medicina General Integral. Servicio de Cirugía Cardiovascular.Instituto de Cardiología y Cirugía cardiovascular.ICCCV.

2 Master en Enfermería. Profesora Auxiliar. Facultad de Ciencias Médicas “Enrique Cabrera”.

3 Especialista de Primer grado en Medicina General Integral. Servicio de  Cirugía Cardiovascular.Instituto de Cardiología y Cirugía cardiovascular.ICCCV.

4 Especialista de Segundo  Grado en Cirugía General. Profesor Consultante de la Facultad de Ciencias Médicas. “Celia Sánchez Manduley”. Manzanillo, Granma.

 

 

 Sumario, Siguiente