Sumario, Siguiente

Rev. Hosp. Psiquiátrico de la Habana 2011, 8(3)

 

Características sociodemográficas y apreciación sobre funcionalidad  de  familia en adictos a marihuana y medicamentos.
Ángel William Viera Bravo ,Mey-King Romero Hung , Cristina V. Hernández Roca , Ricardo González Menéndez , Ana Sarracent Sarracent  , Raúl Rodríguez Jorge y Jesús Amador Montejo

RESUMEN

La droga como mercancía de comercialización es altamente rentable y en un mundo regido por las actuales tendencias neoliberales donde el estilo de vida consumista pretende establecerse como paradigma y las crudas leyes del mercado se priorizan sobre el bienestar individual y social, esta problemática es un elemento motivador  para realizar una investigación acerca de las características socio demográficas de los pacientes, así como la apreciación de pacientes y familiares sobre la funcionalidad familiar. Nuestra  investigación consiste en un estudio descriptivo, de corte transversal, de pacientes policonsumidores de marihuana y medicamentos. Integrada por 83 pacientes del sexo masculino y sus familiares que  cumplieron los criterios de inclusión y exclusión. Se aplicaron instrumentos específicos y entrevistas estructuradas validadas. Las variables seleccionadas fueron: edad, color de la piel, escolaridad, estado civil y vínculo laboral, además se exploró la apreciación del funcionamiento familiar en pacientes y familiares. Predominaron los pacientes de 21 a 30 años y le siguió los de 31 a 40 años de 1.7 pacientes de piel no blanco por cada uno de piel blanca, la escolaridad mayoritaria fue la media en casi las dos terceras partes. El estado civil predominante fue la pareja estable en prácticamente dos de cada cinco pacientes. La mayoría no tienen vínculo laboral. El 74 % de los pacientes plantean funcionalidad de la familia y la apreciación de disfuncionalidad es muy pobre. La familia presenta una tendencia inversa en la apreciación. Se incrementa la proporción de familiares en la apreciación de las categorías funcional, moderadamente funcional y disfuncional.
Palabras clave: drogas, marihuana, funcionalidad.

INTRODUCCIÓN

La incorporación masiva de la droga al estilo de vida hedónico que prolifera en las sociedades de consumo se establece con mayor nitidez a partir de la década del sesenta. Ello coincide con la nefasta y progresiva caracterización de la droga como mercancía de comercialización altamente rentable y sólo superada por el tráfico de armamentos en un mundo regido por las actuales tendencias neoliberales donde el estilo de vida consumista pretende establecerse como paradigma y las crudas leyes del mercado se priorizan con mucho sobre el bienestar individual y social.1
El consumo de drogas en las sociedades contemporáneas es una realidad indesmentible que va mas allá de las consecuencias perversas que se le asocian. Este consumo esconde una serie de dimensiones inexploradas que resulta imprescindible conocer si se pretende dar cuenta cabalmente del fenómeno.2 Las drogadicciones constituyen unas de las grandes tragedias del mundo actual solo comparable en lo referente a significación humana con las guerras, la hambruna y la miseria.3
De acuerdo con la  Asociación Psiquiátrica Norteamericana, el rasgo primordial de los trastornos relacionados con sustancias es un conjunto de síntomas cognitivos, conductuales y fisiológicos que indican que el individuo continúa utilizando sustancias psicoactivas a pesar de los problemas significativos que éstas le causan, ya que se ven afectados en una ó más de sus áreas personales, área familiar, laboral o de estudios, social, física, económica o legal.4
Según la OMS, adicto es aquel que tiene una relación con una sustancia que ha pasado por tres niveles: consumo, dependencia psíquica y dependencia física, tolerancia y síndrome de abstinencia. "Hay una diferencia entre los consumidores y los adictos. Hay gente que es consumidora y no es adicta. Un consumidor tiene grados de compromiso con una sustancia, que pueden devenir en una subjetividad adictiva. No es lineal, no todo consumidor es adicto"5
El consumo de tabaco, alcohol y otras drogas está ligado a  cerca de una cuarta parte de las defunciones anuales que se  producen en las Américas. Aunque los datos sobre el consumo de drogas ilegales no son abundantes sabemos que la marihuana es la droga que mayor proporción de la población consume. Se estima que 45 millones de ciudadanos de las Américas la consumen.
En el caso de las sustancias ilegales, los resultados hasta ahora de un enfoque orientado al control de la oferta han sido limitados. El desafío es hacer hincapié en el control de la demanda, mediante intervenciones de prevención, desintoxicación, tratamiento y rehabilitación, así como de reducción de daño.6
Según la ONU, entre el 2.8 % y el 4.3 % de la población mundial entre 15 y 64 años consume marihuana, la droga ilegal más popular del mundo. Centroamérica, Sudámerica y el Caribe (proporcionalmente a la potencia) es la región donde es más barata la marihuana en el mundo, seguida de África.7
Esta investigación debe proveer información acerca de las características socio demográficas de los pacientes, así como la apreciación de pacientes y familiares sobre la funcionalidad familiar, factores que podrían estar influenciando la toma de riesgos en estas adicciones.

MATERIAL Y MÉTODO

Se realizó una investigación aplicada mediante un estudio descriptivo transversal con el total de pacientes ingresados en el servicio Rogelio Paredes del Hospital Psiquiátrico Dr. Eduardo Bernabé Ordaz Ducungé con el diagnóstico de adicción a la marihuana y medicamentos entre Enero 2008 y Abril 2010.
Universo de estudio
Incluyó todos los pacientes ingresados (132) en el servicio Rogelio Paredes del Hospital Psiquiátrico Dr. Eduardo Ordaz entre Enero del 2008 a Abril 2010 así como los familiares que cumplieran los siguientes requisitos de inclusión – exclusión:

Criterios de inclusión:

Criterios de exclusión

Muestra de estudio
Estuvo integrada por 83 pacientes del sexo masculino y sus familiares que cumplieron los criterios de inclusión y exclusión.
Diagnóstico de certeza de los pacientes
El diagnóstico de dependencia a la marihuana y medicamentos se realizó siguiendo los criterios siguientes:

Tipos de familias de acuerdo al funcionamiento familiar:

Familia funcional: Es aquella cuya interrelaciones como grupo humano favorece el desarrollo sano y el crecimiento personal de cada uno de sus miembros, en la medida que existe un equilibro en el cumplimiento de sus funciones y a su vez disponga de recursos adaptativos para enfrenar los cambios. En nuestra investigación la funcionabilidad se midió por la expresión positiva de las categorías que definen el funcionamiento familiar. Cuando al aplicares el Test (FF-SIL) se obtiene una puntuación de 70  a 57 puntos.

Familia moderadamente funcional: Es una expresión intermedia entre la familia funcional y la familia disfuncional, de las categorías de que define el funcionamiento familiar. Se obtienen en Test un puntuación de 56  a 43 puntos.

Familia disfuncional: Es la expresión negativa de las categorías que definen el funcionamiento familiar. Se obtiene en Test con una puntuación de 42  a 28 puntos.

Familia severamente disfuncional: Es una expresión negativa de extremo de las categorías que define el funcionamiento familiar, se obtiene en el Test con una puntuación de 27 a 14.

Categorías utilizadas para medir el funcionamiento familiar.

Cohesión: Unión familiar física y emocional al enfrentar diferentes situaciones y en la toma de decisiones de las tareas cotidianas.
Armonía: Correspondencia entre los intereses y necesidades individuales con los miembros de la familia, es un equilibrio emocional positivo.
Comunicación: Libre intercambio informativo dentro de la familia, adecuada disposición para hablar, escuchar y entenderse. Los miembros de la familia son capaces de transmitir sus experiencias y conocimientos de forma clara y directa.
Adaptabilidad: Habilidad de la familia para cambiar de estructura, poder, relación de roles y reglas, ante una situación que lo requiera.
Afectividad: Capacidad de los miembros de la familia de vivenciar y demostrar o explorar sentimientos y emociones positivas unos a los otros dentro de la membresía familiar.
Rol: Patrones repetitivos de conducta mediante los cuales cada miembro de la familia cumple las responsabilidades y funcionamiento negociado por el núcleo familiar.
Permeabilidad: Es la capacidad de la familia de brindar y recibir experiencias de otras familias o instituciones. 

Las variables que se utilizaron en el estudio fueron las siguientes:
Edad del paciente: Se clasificó en los grupos de edades siguientes: 20, 21 a 30, 31 a 40, 41 a 50,     
                                 51 a 60 y 61 a 65.
Color de la piel: Se clasifica en blanco y no blanco.

Escolaridad: Se clasifica de la siguiente manera:
                           Primaria: Sexto grado terminado.
                     Secundaria: Noveno grado terminado.
                     Medio: Duodécimo grado terminado.
                          Superior: Pacientes universitarios.
Estado civil: Se clasifica en: casado o unión consensual, divorciado o separado, viudo y soltero

Vínculo laboral: Se clasifica en: con vínculo laboral y sin vínculo laboral.

Apreciación del funcionamiento familiar por el paciente: Se clasificará en:

Apreciación del funcionamiento familiar por el familiar: Se clasificará en:

Técnicas y procedimientos seguidos con los pacientes
Para la obtención de datos se utilizaron las historias clínicas individuales de los pacientes. Ello permitió hacer una correcta selección de la muestra teniendo en cuenta los criterios de inclusión y exclusión en la selección del universo a estudiar.
Los pacientes fueron explorados después de transcurrir una semana del ingreso para evitar problemas de comunicación inherentes a la abstinencia. En la entrevista al paciente se recogieron datos como edad, color de la piel, escolaridad, estado civil y vínculo laboral. Por otro lado también se exploró la apreciación de pacientes y familiares del funcionamiento familiar.  

RESULTADOS
Características demográficas de los pacientes estudiados


Tabla 1. Pacientes con dependencia a la marihuana y medicamentos según edad y color de la piel

Grupos de edad
(en años)

Blanco

No blanco

Total

Prueba Chi-cuadrado entre color de piel

Cant.

%

Cant.

%

Cant.

%

≤ 20

2

6.7

7

13.2

9

10.8

X2 = 2.496:
p = 0.47
DNES

21 – 30

12

40.0

15

28.3

27

32.6

31 – 40

10

33.3

13

24.5

23

27.7

41 – 50

3

10.0

12

22.6

15

18.1

51 – 60

2

6.7

4

7.6

6

7.2

61 a 65

1

3.3

2

3.8

3

3.6

Total *

30

36.1 *

53

63.8 *

83

100.0

 

Fuente: Planilla de encuesta e historia clínica.
Nota: * Porcentaje calculado del total de la fila. El resto de los totales de las columnas.
DES: Diferencia estadísticamente significativa
DNES: Diferencia NO Estadísticamente Significativa

 

Edad
La edad predominante fue la de 21 a 30 años seguida por la de 31 a 40 años, entre las dos representaron más de la mitad de los pacientes estudiados. Por color de la piel se mantiene el mismo patrón de edad y las diferencias observadas no resultaron estadísticamente significativas. Los pacientes presentaron una edad homogénea con relación al color de la piel. La figura 1 muestra ese resultado.

fig1 art 4 

Figura 1. Pacientes con dependencia a marihuana y medicamentos según edad y color de la piel.
Fuente: Tabla 1

Color de la piel
El color de piel predominante fue el no blanco con una razón no blanco/blanco de 1.7 paciente no blanco por cada blanco.
fig 2 art 4 

Figura 2. Pacientes con dependencia a marihuana y medicamentos según color de la piel.
Fuente: Tabla

Escolaridad


Tabla 2. Pacientes con dependencia a marihuana y medicamentos según escolaridad

Escolaridad

Cant.

%

Primaria

4

4.8

Secundaria

20

24.2

Media

53

63.8

Superior

6

7.2

Total

83

100.0

Fuente: Investigación realizada

 

La escolaridad mayoritaria en los pacientes fue la media en casi las dos terceras partes de los pacientes seguida por la secundaria en casi la cuarta parte de ellos. Las proporciones de escolaridad primaria y universitaria fueron muy reducidas.

La figura 3 lo muestra.
fig 3 art 4

Figura 3. Pacientes con dependencia a marihuana y medicamentos según escolaridad.
Fuente: Tabla 2

Estado civil

Tabla 3. Pacientes con dependencia a marihuana y medicamentos según estado civil

Estado civil

Cant.

%

Divorciado o
Separado

30

36.1

Pareja Estable

33

39.8

Soltero

18

21.7

Viudo

2

2.4

Total

83

100.0

Fuente: Investigación realizada

 

El estado civil predominante fue la pareja estable en prácticamente dos de cada cinco pacientes seguido con una proporción muy parecida el divorciado o separado. Esas dos categorías representaron el 75.9% de los casos estudiados. Los solteros fueron la quinta parte de los pacientes y los viudos fueron una pequeñísima proporción.

La figura 4 presenta esos resultados.

 

fig4 art 4

Figura 4. Pacientes con dependencia a marihuana y medicamentos según escolaridad.
Fuente: Tabla 3

Vínculo laboral

Tabla 4. Pacientes con dependencia a marihuana y medicamentos según vínculo laboral

Vínculo laboral

Cant.

%

Con vínculo

26

31.3

Sin vínculo

57

68.7

Total

83

100.0

Fuente: Investigación realizada

 

La mayoría de los pacientes no tienen vínculo laboral. En efecto, algo más de las dos terceras partes presentaron esa condición.

La figura 5 presenta esos resultados.
fig 5 art 4 

Figura 5. Pacientes con dependencia a marihuana y medicamentos según vínculo laboral.
Fuente: Tabla 4

Funcionamiento familiar según apreciación de los pacientes con dependencia a marihuana y medicamentos y la apreciación de sus familiares.

 


Tabla 5. Apreciación del funcionamiento familiar según pacientes y familiares

Funcionamiento familiar

Apreciación del paciente

Apreciación del familiar

Prueba Chi-cuadrado

Cant.

%

Cant.

%

Familia
Funcional

40

48.2

10

12.0

X2 = 28.016; p < 0.00001
DES

Familia Moderadamente Funcional

22

26.5

28

33.7

Familia Disfuncional

16

19.3

38

45.8

Familia Severamente Disfuncional

5

6.0

7

8.4

Total

83

100.0

83

100.0

 

Fuente: Planilla de encuesta e historia clínica.
DES: Diferencia estadísticamente significativa
DNES: Diferencia NO Estadísticamente Significativa

 

La apreciación sobre el funcionamiento familiar del paciente dependiente de marihuana y medicamentos presenta diferencias estadísticamente muy significativas. Hay una relación extremadamente significativa entre quien hace la apreciación y el funcionamiento familiar. Los pacientes presentaron una proporción significativamente mayor que consideran su familia funcional que los familiares que presentaron una proporción significativamente mayor en los que consideran su familia disfuncional. Incluso se halló una tendencia lineal muy significativa por el Chi-cuadrado de tendencia que se muestra en la figura 15 al respecto, X2 = 21.293; p < 0.00001.

 

fig 6 art 4 

Figura 6. Apreciación del funcionamiento familiar por pacientes con dependencia a marihuana y medicamentos y por su familiar.
Fuente: Tabla 5

DISCUSION

El grupo de edad que predominó en nuestro estudio fué de 21 a 30 años, lo cual corrobora  la información en el DSM IV, que refiere que las edades de prevalencia máxima para el abuso de marihuana se sitúan en la adolescencia y en los inicios de la edad adulta y en este período se han estudiado de forma más amplia los factores de riesgo. Desgraciadamente, el consumo de marihuana es todavía un rito de paso a la madurez para muchos adolescentes.8
Estos resultados obtenidos donde la edad media es la predominante coinciden con los estudios revisados donde los consumidores de marihuana y de otros medicamentos a nivel internacional tienen como promedio un nivel escolar medio.9,10
La categoría predominante en el estado civil fue la pareja estable, seguido con una proporción muy parecida el divorciado o separado. Estas dos categorías predominantes,  en otros estudios se constatan así. No en otros donde este tipo de consumidor según el tiempo de evolución puede estar en la categoría de separado o soltero.11,12
La mayoría de los pacientes no tienen vinculo laboral siendo esta  una consecuencia casi esperada ya, y es que el consumidor de sustancias psicoactivas, específicamente las investigadas en este trabajo (marihuana y otros medicamentos) en un período de tiempo en la evolución del consumo pierde el vinculo laboral. Por otra parte una gran mayoría de ellos se encuentran muchas veces en etapa precontemplativa y por tanto no solicitan ayuda especializada,13 de ahí la importancia que reviste esta situación de salud como problema social y comunitario donde la atención primaria de salud y la atención secundaria tienen que marchar unidas. Este aspecto del no vínculo laboral condiciona un elemento de riesgo para los grupos de familias estudiadas, ya que de todos es conocido que en ocasiones el tiempo libre es utilizado en actividades no productivas, que pueden generar estilos de vidas no saludables con posibilidad de incorporar conductas adictivas a lo cotidiano.
Según la clasificación del funcionamiento familiar14,15,  es evidente la diferencia en las apreciaciones de los pacientes y sus familiares. Incluso el 74 % de los pacientes plantean funcionalidad de la familia en mayor o menor grado y la apreciación de disfuncionalidad es muy pobre. La familia presenta una tendencia inversa en la apreciación. Nótese como se incrementa la proporción de familiares en la apreciación de las categorías funcional, moderadamente funcional y disfuncional. No consideramos en este caso la proporción de la apreciación de severamente disfuncional ya que se puede adicionar al disfuncional manteniéndose la opinión diametralmente opuesta entre la apreciación de familiares y pacientes. Es evidente que cuando las familias presentan algún grado de desajuste en la comunicación y adaptabilidad, pueden no tener adecuados estilos de afrontamientos que les permitan realizar ajustes ante determinadas situaciones conflictivas, por lo que no serán capaces de utilizar mecanismos estabilizadores que les proporcionen salud y bienestar a sus miembros y los protege de conductas adictivas, por lo que podrán presentar ante eventos vitales estresantes pérdida del control, no tener suficientes fuerzas, manifestar desajustes y desequilibrios que condicionan cambios en el proceso salud enfermedad y específicamente en el funcionamiento familiar. 16 En estudios revisados los grupos de familias de adictos plantean por mayoría, la falta de comunicación, insatisfacción, falta de apoyo y otros miembros con problemas de adicción. En las familias sin miembro adicto, por mayoría y consenso, señalan la importancia de la enseñanza familiar con respecto a orientarlos, guiarlos, cooperar, sin actitudes sobre protectoras.17-19 Podemos concluir  que predominaron en los casos estudiados los pacientes de 21 a 30 años y le siguió los de 31 a 40 años de 1.7 pacientes de piel no blanco por cada uno de piel blanca, la escolaridad mayoritaria en los pacientes fue la media en casi las dos terceras partes seguida por la secundaria en casi la cuarta parte de ellos.
El estado civil predominante fue la pareja estable en prácticamente dos de cada cinco pacientes seguido con una proporción muy parecida el divorciado o separado. La mayoría de los pacientes no tienen vínculo laboral.
Es evidente la diferencia en las apreciaciones de los pacientes y sus familiares del funcionamiento familiar. Incluso el 74 % de los pacientes plantean funcionalidad de la familia en mayor o menor grado y la apreciación de disfuncionalidad es muy pobre. La familia presenta una tendencia inversa en la apreciación. Se incrementa la proporción de familiares en la apreciación de las categorías funcional, moderadamente funcional y disfuncional. No consideramos en este caso la proporción de la apreciación de severamente disfuncional ya que se puede adicionar al disfuncional manteniéndose la opinión diametralmente opuesta entre la apreciación de familiares y pacientes.

Socio demographics Characteristics and evaluation about family functionality drug and medicaments abuse patient.

SUMMARY

Drugs is a business merchandise is highly demand in this world ruled by the neoliberal tendencies where the consumer stile tries to establish itself as  model meanwhile the market laws  receives priority among the social and individual welfare, This problem motivates a  research about  the socio demographics characteristics of the patients , as well as, the relation about patients and relatives. Our research is based on a transversal, descriptive study of poli – consumer patients of medicaments and marijuana. This research is integrated by 83 male patients and their relatives that fulfilled the inclusion and exclusion criteria. Validated structural interviews were applied as instruments.
The selected variables were: age, race, scholar level, marital status and work status, also it was appreciated the family functioning on patients and relatives. There was a predominance of patients aged 21 to 30 years, followed by the ones from 31 to 40. From 1, 7 no white race patients the major scholar level was the middle level in almost the two third parts. In the marital status it prevailed the stable couple two of each five patients. The great part of the patients did not have any work. The 74% of the patients declare functionality in the family and the appreciation of dysfunctional is poor. The family presents an inverse tendency to the appreciation. There is an increase in the family proportion in the appreciation of functional and mild categories and dysfunctional.
Key words: drugs, marijuana, functionality

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

  1. González, R.; Barrientos, G. Atención a las adicciones en la comunidad.Ed. Ministerio de Salud Pública La Habana 2003. 

  2. Glavic M. y Barriga O. Hacia una comprensión del consumo de marihuana: explorando alternativas desde la historia de vida de un joven individualizado, Ciencias Sociales Online, Marzo 2005, Vol. II, No. 1. Universidad de Viña del Mar-Chile. Disponible en:http://www.uvm.cl/csonline.

  3. González R. Contra las Adicciones, Clínica y Terapéutica,  Año 2002.

  4. Drogadicción. [Publicación en línea]. Rev. SanaMente.com.ar 2006 Buenos Aires. Argentina
    Disponible en: http://www.sanamente.com.ar/

  5. Marihuana: la tolerancia social y los riesgos. Publicado en edición impresa: Domingo 20 de abril de 2008 
    Disponible en: http:www.adicciones.es/files/251-260 Perez.pdf

  6. El consumo de sustancias adictivas en las Américas. Peruga, A.*; Rincon, A.* Y Selin, H.* Organización Panamericana de la Salud. ADICCIONES, 2002 • Vol.14 Num. 2 • Pags. 227/238

  7. Reporte de drogas ONU 2011: ¿Qué países fuman más marihuana? ¿Dónde es más barata? Por Mac el jul 01, 2011 en Noticias Etiquetas: Estadisticas
    Disponible en:http://s1.lamarihuana.com/wp-content/uploads/2011/07/Cannabis1.jpg

  8. John Franklin E. Richard Francés J. Trastornos por consumo de alcohol y de otras sustancias psicoactivas. en: American Psychiatric Association: Diagnostic and ststistical Manual of Mental disorders, X edition , Barcelona: American Psychiatric Association, 2000.p.400

  9. Martínez Peláez, Roberto V. Alcoholismo y Familia, Estudio Comunitario (Tesis de Maestría). Ciudad Habana 2002.

  10. Roses M. “La salud mental: una prioridad de salud pública en las Américas. Rev. Panamer. Salud Pública”. 2005;18(4-5):223-5

  11. Borges G, Cherpitel C, Medina-Mora ME, Mondragón L. Violence related injuries in the emergency room: alcohol, depression, and conduct problems. Substance Use and Misuse 2004; 39(6): 911-930.

  12. Muñoz, R.; Eist, H. “People V. Managed Care” A.P.A. Alliance Care .Washington D.C.  2006.

  13. González, R., Galán, G. “La declaración de Brasilia. Reflexiones sobe sus pautas para el enfrentamiento a los problemas relacionados con el alcohol. Rev. Hosp. Psiq. Hab. PDF. 2007, 4 (1)-.

  14. Estructura Familiar Generacional, MINSAD. Carpeta Metodológica de Atención Primaria de Salud y de Medicina Familiar. Ciudad Habana, 2000.

  15. Herrera, S. P.; “Familia Funcional y Disfuncional. Un indicador de salud”. Ciudad Habana; Rev. Cubana Méd. Gen. Integr, 1997, P. 13(3), 591-595.

  16. González Ester. Test de Percepción del Funcionamiento Familiar (FF-SIL) aplicado en Cuba 2006.

  17. Palomar, J. Relación Entre el Funcionamiento Familiar y la Calidad de Vida en Familias con un Miembro Alcohólico. México, D.F..rev. Salud Mental 2007. 22(6); P 13-21.

  18. NIAAA. Make a difference: talk to your child about alcohol. Washington, DC, USA, 2005. ( NIH Publication No. 00-4314).

  19. Organización Mundial de la Salud. World Mental Health Survey Consortium. Medina-Mora M E; Borges, G; Lara, M.C: “Prevalence, severity, and unmet need for treatment of mental disorders in the World de Health. “Organization World Mental Health Surveys. JAMA 2004; 29(21):2581-2590.


1 Especialista de 1er grado en Psiquiatría y Medicina General Integral. Hospital “Miguel Enríquez”. Ciudad Habana.

2 Especialista de 1er grado en Psiquiatría. y Medicina General Integral. Hospital Psiquiátrico de la Habana. Ciudad Habana.

3 Especialista de 1er grado en Bioestadística. Hospital Psiquiátrico de la Habana. Ciudad Habana.

4 Especialista de 2do grado en Psiquiatría. Profesor Titular Consultante. Facultad “Enrique Cabrera”. Ciudad Habana.

5 Especialista de 2do grado en Psiquiatría. Profesora Auxiliar. Hospital “ Calixto García”. Ciudad de la Habana.

6 Especialista de 1er grado en Psiquiatría. Profesor Instructor de Psiquiatría y Psicología. Hospital Psiquiátrico de la Habana. Ciudad Habana.

7 Especialistas de primer grado en Psiquiatría. Servicio Toxicomanías, Hospital Psiquiátrico de la Habana Dr. Eduardo Ordaz.

 

 

 Sumario, Siguiente