Fundada en 1959

 

Página de inicio
Acerca de esta revista
Cuerpo editorial
Instrucciones a los
autores
Infomed
Sumario
 

 

Revista del Hospital Psiquiátrico de La Habana

Suplemento


Cannabis en la historia, el arte y la medicina
Cannabis in the history, art and medicine

      

     Dra. Isis Betancourt Torres,IDra. María Elena de la Moneda Güillerme,II Dra. Damaris Hernández Veliz ,Dra. Damaris Hernández VelizIII

I Profesora Auxiliar de Medicina Interna. Especialista de II Grado en Medicina Interna. Máster en Aterosclerosis.
II Profesora Auxiliar de Urología. Especialista de II Grado en Urología. Máster en Ciencias de la Educación Superior.
III Profesora Asistente de Cardiología. Especialista de I Grado en Cardiología.


RESUMEN
Se realiza una revisión bibliográfica de varios trabajos nacionales e internacionales, publicados acerca del cannabis o marihuana, con un recorrido a través de su descubrimiento y usos a lo largo de la historia de la humanidad, el significado y la impronta que ha tenido en el arte y el tratamiento recibido en las diferentes etapas de la historia de la medicina. El objetivo general de este trabajo es aumentar nuestra cultura general acerca de esta droga, considerada por unos como débil y por otros como puerta de entrada para el consumo de todas las demás, y a través de la vinculación de estas tres ramas de la ciencia aprender acerca del tema. Producto que se conoce desde el III milenio a.n.e y que ha sido empleada como fibra textil, aceite, en la medicina mágico religiosa con diferentes connotaciones desde esa etapa. En el mundo actual está prohibido su consumo en  unos países, expedida en Cafés en otros, pero como manifestación común, el daño ocasionado a los seres humanos se expresa por igual en cualquier latitud. La aprobación en su consumo, tal vez nos lleve  a considerar, ¿cuán culpables somos todos del abismo en que se hunden algunos drogadictos que dando el primer paso con la marihuana llegan a drogas letales?


ABSTRACT
 A literature review of several national and international work, published about cannabis or marijuana, with a tour through his discovery and uses throughout the history, meaning, and the imprint it has had on the art is done and received treatment at different stages of the history of medicine. The overall objective of this work is to increase our general knowledge about this drug, considered by some as weak and others as a gateway for the consumption of all other, and through the involvement of these three branches of learning about science the subject. Product is known from the third millennium BC and has been used as a textile fiber, oil, medicine with magical religious connotations different from that stage. In today's world consumption is banned in some countries, issued in Cafes in others, but as a common manifestation, the damage to humans is expressed equally in any latitude. Approval in consumption, perhaps lead us to consider, how we are all guilty of the abyss in which some drug users taking the first step with marijuana sink reach lethal drugs?


INTRODUCCIÓN
2Conocida como marihuana, hierba, bareta, cáñamo, mota o yesca, entre otros, su  nombre genérico es Cannabis sativa (cáñamo o marihuana), una especie herbácea de la familia Cannabaceae. El modo de llamarla también lo determinaron las partes de la misma, pues marihuana es un término genérico empleado para denominar a los cogollos de esta planta, que son su órgano reproductivo femenino, y al hachís (su resina), glándulas de resina de la flor, que contiene las concentraciones más altas de tetrahidrocannabinol (THC)(1).  Esta planta anual, originaria de las cordilleras del Himalaya, en Asia, es cultivada desde hace milenios, dándosele diferentes usos  a lo largo de la historia, como: fuente de fibra textil para la manufactura de vestidos, cuerdas, ropa y papel; aceite de semillas, que además de puede usar como combustible, para la alimentación en la variedad que no contiene THC (cáñamo) y según registros desde el 2737 a.n.e era empleada en la medicina, como droga, por sus propiedades psicoactivas y como lo que los antiguos llamaban: medicina para el espíritu. (1,2)
4La naturaleza y el hombre han establecido grandes diferencias en la presencia de tetrahidrocannabinol en esta planta, pues varía mucho la presencia de THC entre las variedades silvestres y las cultivadas en macetas con luz artificial. El cannabis silvestre contiene habitualmente entre 0,5 a 5% de THC dependiendo de los diferentes tipos de cultivo, que van desde el cultivo natural o en huerta, pasando por el cultivo en macetas con luz natural o artificial, hasta el cultivo hidropónico o aeropónico. Las variedades desarrolladas por los bancos de semillas tienen un nivel de THC mucho más alto que puede llegar a un 24%. Las plantas hembras no polinizadas, conocidas como “marihuana sin semilla”, son las que contienen la mayor cantidad de THC, debido a que la no polinización produce un estrés en la planta, y esto hace aumentar la cantidad del mismo. (2,3)  
Es imposible vivir ajenos a la presencia de esta planta en nuestras vidas, aunque para muchos no pase de ser algo más de lo viciado en este mundo, la marihuana por la connotación que se le da como droga débil, si se compara con otros, lleva a una mayor tolerancia en las diferentes sociedades acerca de su consumo e incluso que sea vista como un mal menor, cuando en verdad puede ser el primer paso hacia ese abismo destructivo llamado drogodependencia.

 


Desarrollo
Conocida desde la antigüedad, su uso data del III milenio a.n.e en que se encontraron evidencias de la inhalación de humo de esta planta, tal como indican semillas carbonizadas encontradas en un antiguo cementerio en los territorios de lo que es hoy Rumania. Los antiguos hindúes y sijs Nihang de la India y Nepal lo utilizaron durante miles de años, en sánscrito la hierba era llamada ganjika. (1, 2,4). 
Este alucinógeno ganó un privilegiado lugar en las ceremonias mágico-religiosas de los arios que, hace 3500 años, bajaron del norte hacia el Valle del Indo, donde propagaron su culto.
02El pueblo asirio, con el nombre de qunubu, también conocía acerca de las propiedades psicoactivas del cannabis, que era su principal uso sobretodo en las ceremonias religiosas. Los tracios y escitios lo introducen en el pueblo ario. Los chamanes quemaban flores de la planta para provocar estados de trance. En el noroeste de Xinjiang, en China se  encontró en el 2003 una canasta de cuero llena de fragmentos de hojas y semillas de cannabis al lado de un chaman momificado, de unos 2.500 a 2.800 años de antigüedad. Se cree que los antiguos judíos y cristianos utilizaban el cannabis como sacramento religioso, debido a la similitud entre la palabra hebrea "qannabbos" ("cannabis") y la frase en hebreo "Bosem qené" ("caña aromática").(2,3,5). 
Carlos Linneo el célebre botánico sueco es quien la clasificada por primera vez en 1735. En la segunda mitad del siglo XX es que comienza a considerarse el uso, la posesión y la venta de preparados con cannabis que contienen los canabinoides psicoactivos como ilegales en la mayor parte del mundo. Por supuesto si nos remitimos a la historia, en la antigüedad se hacen referencias a sus usos, pero no hay evidencias de que constituyera un problema de salud ni social. A finales del siglo pasado el enfoque desde el punto de vista médico cambió, pues las llamadas drogas nobles demostraron ser tiránicas, pues poco  a poco iban encadenando a los consumidores y sumergiéndolos en el mundo sin fin de la adicción. Motivo por el cual esta es una de las plantas cuyo cultivo se ha prohibido y restringido en muchos países. Según está documentado fue en el distrito de Columbia,  donde se redactaron las primeras restricciones a la venta de cannabis, siendo aprobada en 1937 la Ley de Acto Fiscal de la Marihuana, por la que se prohibía la producción de cáñamo además de la marihuana (1,3). Las razones por las que también se incluyó el cáñamo han sido dudosas hasta hoy, se sospecha que era más bien por la oposición comercial del cáñamo para la industria del papel, que afectaba a los grandes comerciantes de aquel momento, que por razones relacionadas con el efecto de la droga. Sin embargo en 1942 en plena II Guerra Mundial, el gobierno estadounidense publicó una propaganda con el lema "Hemp for victory" ("Cáñamo para la victoria") dirigida por Raymond Evans, campaña para que los agricultores cultivaran cannabis; el mismo gobierno que años antes la prohibía, se encargó de distribuir semillas a los habitantes agrícolas de esa época con el fin de creación de cáñamo textil (6)..
En 1911 fue prohibido en Sudáfrica,  seguido de Jamaica y en la  década de 1920 en el Reino Unido y Nueva Zelanda. Canadá hizo ilegal el uso de la marihuana. En 1925 en una conferencia en la Haya se llegó al compromiso de prohibir la exportación del “cáñamo de la India” y a exigir que se emitiesen certificados con usos “exclusivamente para fines médicos o científicos”. (4,5,6). 
Aunque la ley no es pareja para todos, existen detractores y defensores de su despenalización, pues los que la defienden argumentan que es una droga muy suave, que se puede utilizar para mejorar el ánimo y disminuir la apatía, precisamente por sus efectos psicoactivos.  De acuerdo con la OMS, el cannabis es “la sustancia ilícita más utilizada en el mundo”.
04Holanda es el único país de la Unión Europea donde es permitida legalmente la venta de marihuana y sus derivados en locales con licencia denominados coffee shops. En Chile es legal el consumo personal al igual que en otros países; pero ilegal la producción y comercialización. En España existen los denominados: Clubes sociales de cannabis, a través de los cuales los socios pueden acceder de forma legal, en muchos casos llegando incluso a pagar impuestos sobre la misma. (3,4,7,). 
En determinadas zonas de Australia, la posesión de pequeñas cantidades de Cannabis, así como el cultivo de un número limitado de plantas para uso personal, han sido descriminalizados, pudiendo ser multados con 50 dólares. 
Según estadísticas de las Naciones Unidas, en el año 2004 estimaron que aproximadamente el 4% de la población mundial adulta (162 millones de personas) consume marihuana anualmente, y alrededor del 0,6% (22,5 millones) lo consume a diario.
Hemos recorrido la historia de la marihuana, pero mientras tanto ¿que sucedía en las diferentes manifestaciones artísticas?. Pues del hachís (resina concentrada que 06se produce a partir de las flores de la planta de cannabis hembra) se elaboran pasteles de hachís, que algunos son capaces de intentar incluir dentro del llamado arte culinario.
El uso de los adulterantes es muy curioso: puede ser tiza como en los Países Bajos, lo cual puede calificarse como poco dañino si se compara con el plomo como adulterante y la variante conocida como Soap-Bar (jabón de barra) del Reino Unido, que de acuerdo a un sitio web y según se ha podido constatar, contiene: marihuana, trementina, tranquilizantes, quitaesmaltes y heces de animales. (4,5,6) 
El PCLYN, son las siglas del Partido Cannabis por la Legalización y la Normalización, partido político español nacido en el 2003, que celebrara su primer congreso en el 2004, contando con el apoyo de la Asociación de la Cultura Cannábica de Valencia (conocida también como La Barraca de María), la Asociación de Internautas Cannabis Café (AICC) o la Federación de Asociaciones Cannábicas (FAC) y otras(5,6) 
“Cannabis Magazine” es una revista de información que gira en torno al cáñamo y las tecnologías alternativas. Su campo de interés incluye el cultivo, el activismo, los personajes, la música y también aspectos legales, científicos, industriales y políticos que atraviesan el mundo de la marihuana. La revista se edita en España aunque, gracias a su página web, tiene repercusión internacional, sobre todo en hispanohablantes y cuenta con una tirada de 20.000 ejemplares. (5) 
08Pero la presencia de la marihuana en el arte es más extensa no solo por su presencia en afiches, obras de arte sino porque son varios los artistas que han tenido en ella, el primer eslabón, de esa cadena a veces irrompible que es el mundo de las drogas, pues si bien su efecto es menor a otras drogas, puede llevar por el mismo camino a idéntico abismo. Lo cual nos lleva a mencionar que en agosto de 1964, el cantautor Bob Dylan les hace probar por primera vez marihuana a los miembros del grupo británico The Beatles, como repercusión de ello, ese talento de la música que se llamó John Lennon comenzó a consumirla, luego le siguió el LSD. En palabras del historiador musical Jonathan Gould, «Más que cualquiera de los otros Beatles, la relación de John Lennon con el LSD a lo largo de 1966 tenía como objetivo la búsqueda del aura personal”. (8) 

La lista de famosos puede volverse innumerable, pues casi todos los conocidos como drogadictos fueron consumidores de marihuana, como el famoso guitarrista, Jimi Hendrix. Robert Downey Jr, el actor, tiene una famosa cita, cuando intenta explicarle al juez, en 1999, su adicción a las drogas: "es como tener un arma cargada, en la boca y el dedo en el gatillo, sabes que en cualquier momento se va a disparar pero te gusta el sabor del metal del arma".(6,7) 
En el séptimo arte también ha estado presente, con la película “Marihuana” del dramaturgo uruguayo Wilfredo Jiménez. También ha sido llevada al cine y  a la pequeña pantalla los sucesos relacionados con el movimiento contracultural, pacifista, llamado hippie, que escuchaban rock psicodélico, creían en el amor libre y usaban esta droga y otras más como parte de su vida diaria.
010En la medicina moderna, el cannabis tiene otra connotación, muy diferente al lugar privilegiado que se le daba en las ceremonias mágico-religiosas de los arios hace 3500 años atrás, ni la de los brahmanes que la bebían durante los sacrificios en honor al dios del fuego.  Es conocido que su principal sustancia psicoactiva es el tetrahidrocannabinol (THC), pero la planta contiene en total cerca de 60 cannabinoides. Uno de los principales metabolitos psicoactivos es el 9-carboxi-THC, que cruza la barrera hematoencefálica con más facilidad que los otros THC, y por lo tanto puede ser el más activo de todos. (1,6) 
En su forma natural, se puede emplear para el tratamiento del glaucoma, asma, cáncer, migraña, insomnio, náuseas y vómitos asociados a la quimioterapia, esclerosis múltiple (reduce los temblores, el insomnio, la espasticidad, relaja los músculos y mejora el control de esfínteres), molestias ocasionadas por neuropatías periféricas y demás padecimientos neuromusculares. Este producto estimula la vía dopaminérgica y por su alta solubilidad en lípidos, el THC se acumula en el tejido adiposo y por tanto ricas en grasa como: el cerebro, el hígado y las gónadas(1,6,9)  . Esta  acumulación suele asociarse a problemas de pérdida de memoria (ocasionados por las alteraciones del hipocampo), como también a otros problemas de salud como impotencia. Se estima que se necesitan alrededor de 4 semanas para que el THC sea eliminado completamente del organismo, en consumidores ocasionales, sin embargo, se cree, que los consumidores crónicos de cannabis, requieren mucho más tiempo para recuperar sus funciones cognoscitivas, y que algunos de los trastornos producidos son crónicos. (4,7,8) 
Está demostrado que el consumo a largo plazo de la marihuana puede llevar a la adicción y los consumidores crónicos presentan irritabilidad, dificultad para dormir, disminución en el apetito, ansiedad y deseos por la droga. Estos síntomas del síndrome de abstinencia comienzan aproximadamente al día siguiente de empezar la abstinencia, llegan a su punto máximo a los dos o tres días, y se atenúan una o dos semanas después de haber consumido la droga por última vez. Los defensores alegan que estos efectos son muy leves, comparado con otras drogas, lo que permite revertir esa tolerancia y que el sujeto la controle. (10,11,12) 
¿Y el síndrome amotivacional (abulia, apatía, pasividad, indiferencia o irritabilidad, dificultad atencional y fatiga fácil) que se produce como consecuencia del consumo de esta droga?. ¿También es perfectamente controlable por el sujeto?. Si tuviera que responderles diría que no.

 


CONCLUSIONES
Conocida desde tiempos remotos, la marihuana ha tenido su impacto en nuestra historia como especie, positivo para el mundo antiguo, perjudicial en el actual. Un recorrido desde el descubrimiento de esta planta nos permite adentrarnos en nuestras propias diferencias y divergencias al tratar asuntos tan delicados y de tanta envergadura. Aún no existe un consenso mundial acerca de la conducta que con respecto al cannabis se debe establecer y cada país  ha adoptado sus propias regulaciones, pero el camino por andar es angosto y mal definido, en un mundo que produce dulces, bombones, perfumes, películas, con partidos que defienden su consumo y que pueden hacer creer a las nuevas generaciones, que se trata de un asunto sencillo y fácil de abandonar con sólo desearlo. Desde mi enfrentamiento como médico a este problema, por ese camino es muy difícil avanzar y llevar a todos el mensaje de que: a las drogas di siempre, NO.


REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

  • Schuckit MA et al: Drug and Alcohol Abuse: A Clinical Guide to Diagnosis and Treatment, 5th ed. New York, Plenum, 2000.
  • Cami J. Farre M: Drug addiction. N Engl J Med 349:975, 2003.
  • Lynskey MT et al: Escalation of drug use in early-onset cannabis users with cocaine-associated chest pain. N Engl J Med 348:510, 2003.
  • Maquirriain, Javier; Baglione, Roberto (2009). «Marijuana Consumption Among Professional Tennis Players». Medicine and science in tennis 14 (1):  pp. 510-515
  • Schuckit MA et al: A 5 year prospective  evaluation of DSM-IV alcohol dependence with and without a physiological component. Alcohol Clin Exp Res 27;818, 2003.
  • González-Pinto, A.; Vega, P.; Ibáñez, B.; Mosquera, F.; Barbeito, S.; Gutiérrez, M.; Ruiz de Azúa, S.; Ruiz, I. et ál. (2008). «Impact of cannabis and other drugs on age at onset of psychosis» (en inglés). The Journal of clinical Psychiatry 69 (8):  pp. 1210-1216.
  • Patton GC, Coffey C, Carlin JB, Degenhardt L, Lynskey M, Hall W (November 2002). «Cannabis Use and Mental Health in Young People: Cohort Study». British Medical Journal 325 (7374):  pp. 1195–1198.
  • Dannon, Pinhas N.; Lowengrub, Katherine; Amiaz, Revital; Grunhaus, Leon; Kotler, Moshe (2004). «Comorbid cannabis use and panic disorder: short term and long term follow-up study» (en inglés). Human Psychopharmacology: Clinical and Experimental 19 (2):  pp. 97-101.
  • Johnston LD et al: Monitoring the future: National Results on Adolescent Drug Use: Overview of Key Findings, 2002, Bethesda, MD, national Institute on Drug Abuse, 2003, NIH Publication No 03-5374
  • Mendelson JH, Mello NK. Cocaína y otras drogas comunes en Harrison. Principios de Medicina Interna, 16 th. 2006: 2830 – 2831,.
  • Gómez, María; Hernández, Marilúz; Johansson, Björn; de Miguel, Rosario; Ramos, José Antonio; Fernández-Ruiz, Javier (2003). «Prenatal cannabinoid and gene expression for neural adhesion molecule L1 in the fetal rat brain» (en inglés). Developmental Brain Research 147 (1-2):  pp. 201-207.
  • Franjo Grotenhermen (June 2001). «Harm Reduction Associated with Inhalation and Oral Administration of Cannabis and THC». Journal of Cannabis Therapeutics 1 (3-4):  pp. 133–152

 

 

 



- MINSAP | Avenida Independencia 26520, Rpto Mazorra, Boyeros, La Habana, 19220, Cuba. | Telefs: (537) 6468331 (39) , Horario de atención: 8:00 a.m. a 4:30 p.m., de Lunes a Viernes