Fundada en 1959

 

Página de inicio
Acerca de esta revista
Cuerpo editorial
Instrucciones a los
autores
Infomed
Sumario
 

 

Revista del Hospital Psiquiátrico de La Habana

Suplemento

Evaluación de hábitos tóxicos en una población de estudiantes universitarios
Evaluation of toxic habits in a population of university students

      MSc. Loira Hernández Rodríguez,I MSc. Ma. Elena Licea Suárez,II MSc. Ma. Teresa Díaz Soto,III

I Máster en Farmacia Clínica. Profesora Asistente de la Facultad de Ing. Química, Departamento Fundamentos Químicos y Biológicos. CUJAE.
II Máster en Farmacia Clínica. Profesora Asistente del Instituto de Farmacia y Alimentos (IFAL), Colina. Departamento de Química Básica. Universidad de La Habana.
III Instituto de Farmacia y Alimentos (IFAL). Departamento de Farmacología. Máster en Farmacia Clínica. Profesora Auxiliar.

 


RESUMEN

Introducción: Una de las epidemias sociales de mayor y más rápida extensión de nuestro siglo, es el problema mundial que se presenta con el uso indebido de drogas. Esto tiene tal trascendencia, fundamentalmente en los jóvenes, que no solo trae consigo el deterioro personal, familiar y de comunidades completas, sino que al mismo se asocian factores tales como: el tráfico ilícito, problemas delictivos, que obstaculizan hasta el desarrollo adecuado de la economía de una nación.
Objetivo: Determinar el grado de conocimiento y de utilización de drogas, tales como: cocaína, marihuana, cigarros, y bebidas alcohólicas.
Diseño metodológico: Se aplicó una encuesta en forma de cuestionario a una población de 60 universitarios entre becados y externos.
Resultados: Se detectó  que la mayor parte de la muestra estudiada no consume drogas ni legales ni ilegales, además conocían dicha clasificación, sin embargo, no pudieron identificar los efectos de las drogas sobre las funciones psíquicas del organismo, ni  a los psicofármacos, así como los daños que ocasionan las drogas en la salud humana. Encontramos una respuesta contradictoria en cuanto a la ocurrencia de problemas sociales por consumo de alcohol en la residencia estudiantil y la prohibición de este consumo en dichos lugares.

Conclusiones: Existe bajo conocimiento sobre aspectos básicos concernientes a las drogas y por tanto, fue necesario la realización de actividades educativas para incrementar el nivel de conocimiento sobre este tema y evitar que adquieran estilos de vida inadecuados.  Estos programas educativos, tuvieron una  muy buena aceptación entre nuestros estudiantes universitarios.
Palabras Clave: Estilos de vida, drogadicción, conocimiento sobre sicofármacos y drogas, combinación de psicofármacos con drogas, jóvenes y drogas, programas de prevención


ABSTRACT

Introduction: One of the social epidemics of greater and more rapid expansion of our century, is the global problem that occurs with drug abuse. This has such importance, primarily young people, who not only brings personal, family and entire communities decline, but at the same associated factors such as: trafficking, crime problems that hinder to the proper development of the economy of a nation.
Objective: To determine the degree of knowledge and use of drugs, such as cocaine, marijuana, cigarettes and alcohol.
Methodological design: a survey questionnaire form was applied to a population of 60 college between recipients and external.
Results: It was found that most of the sample does not consume neither legal nor illegal drugs also knew that classification, however, could not identify the effects of drugs on mental functions of the body, or psychotropic drugs and damage caused by drugs on human health. We found a contradictory answer as to the occurrence of social problems by drinking in the dorm and the prohibition of consumption in those places.
Conclusions: The low knowledge concerning drugs basics and therefore it was necessary to the implementation of educational activities to increase the level of knowledge on this issue and prevent them from acquiring inappropriate lifestyles. These educational programs, had a very good acceptance among our college students.
Keywords: Lifestyle, drug addiction, pharmacologic ones and knowledge about drugs, drug combination of pharmacologic ones, youth and drugs, School and drugs, drug prevention programs.


INTRODUCCIÓN
El consumo de sustancias que de alguna manera, afectan la conciencia y el comportamiento, parece remontarse a los inicios de la humanidad, cuando el hombre primitivo en su etapa de recolector comenzó a interesarse por el efecto de las plantas y logró acumular elementales conocimientos, que rápidamente se hicieron exclusivos de los brujos, chamanes, hechiceros y sacerdotes que las utilizaban para “tratar” las enfermedades o los pesares de los integrantes de las diferentes tribus y lograban engañarlos, diciéndoles que se comunicaban con fuerzas sobrenaturales durante sus viajes alucinóticos, que eran provocados por la ingestión, por cualquier vía de estas sustancias.
Las primeras referencias escritas están relacionadas con el empleo del opio como medicamento, encontradas en unas tablillas de arcillas sumerias  cuya antigüedad es de 5 000 años y unos mil años después se encontraron la cerveza, el vino, la mandrágora y los derivados de la Cannabis Sativa (marihuana).1
Actualmente, el consumo de drogas tanto de origen legal como ilegal, se ha convertido en una de las epidemias sociales de mayor y más rápida extensión, la cual tiene una mayor incidencia en los jóvenes, pues este grupo poblacional es más lábil tanto física, como emocionalmente, a adquirir hábitos de vida incorrectos, que si no toman conciencia de los mismos, pueden acompañarlos por el resto de sus vidas.
En Cuba, debido a la apertura al comercio, al turismo, al intercambio de visitantes, a las relaciones económicas con el exterior y a la circulación de divisas, la cual crea un mercado interno potencial, ha aumentado en los últimos años los recalos y el consumo de drogas tales como, cocaína, marihuana y en menor porciento, pero no menos importante, el hachís, aceite de hachís, heroína, crack, morfina y sicotrópicos.2 
Uno de los aspectos mas importantes que se debe tener en cuenta al hacer actividades de prevención, es tener presente que las personas a las cuales van a dirigirse estas acciones deben conocer los aspectos básicos de los temas en que se va a trabajar, para lograr mejorar la comprensión de las causas mediatas e inmediatas que inducen a recurrir a las drogas y ayudar a los jóvenes y adultos para hallar soluciones a sus dificultades y vivir sin tener que consumir drogas. Por estas razones es que nos preguntamos ¿Conocen los jóvenes los aspectos básicos relacionados con las drogas?


Objetivo general:
Definir el nivel de conocimiento y de uso de sustancias tóxicas (café, cola, alcohol, entre otras), tanto lícito como ilícito que se puedan convertir en un factor predisponente para adquirir estilos de vida inadecuados.
Objetivos específicos:

  1. Determinar el comportamiento de la población encuestada frente a parámetros tales como: conocimiento del concepto de droga, adquisición de hábitos tóxicos, efectos de las drogas sobre las funciones psíquicas, clasificación, entre otros.
  2. Diseñar y realizar acciones encaminadas a consolidar una cultura preventiva.

MATERIALES Y MÉTODO
Se aplicó un cuestionario con 16 preguntas directas y cerradas a una población de 60 estudiantes (externos y becados) de segundo año de la facultad de  Ingeniería Química del curso regular diurno de  la CUJAE.

  • Periodo de estudio: septiembre a diciembre del 2011.
  • La muestra se escogió al azar.
  • Literatura médica especializada.
  • Análisis  porcentual de los aspectos tratados.

RESULTADOS
A continuación en la Tabla 1 se refleja la distribución de la muestra encuestada por tipo de estudiante, rango de edades y sexo.
                   Tabla 1. Caracterización de la muestra encuestada


Tipo de estudiante

Rango de edades

Sexo

 

18-19

20-21

Femenino

Masculino

Externos

42(70%)

35(83%)

7(17%)

30(72%)

12(28%)

Internos

18(30%)

10(55%)

8(45%)

10(55%)

8(45%)

Total

60(100%)

45(75%)

15(25%)

40(67%)

20(33%)

Es necesario destacar que en la muestra encuestada predomina el sexo femenino y los estudiantes externos.
Análisis de la encuesta por preguntas más relevantes:
El siguiente gráfico refleja los estudiantes fumadores y no fumadores:
1
Gráfico 1. Distribución de la muestra por hábito de fumar:
Del análisis de los resultados que expone este gráfico, es importante señalar que es algo muy positivo que la mayoría de la muestra no fume, pues esta adicción constituye la primera causa de muerte por cáncer de pulmón, pero además el cigarro al igual que el alcohol son drogas porteras. Consideramos que aunque la minoría fuma o lo hace ocasionalmente, debemos insistir en los problemas de salud que conlleva este mal hábito.
Al analizar las respuestas que dieron a la pregunta relacionada con el concepto de droga, podemos decir que fue positivo, pues toda la muestra contestó de una serie de definiciones que las drogas son: “Todas las sustancias de origen natural o sintético, médicas y no médicas, legales e ilegales, que tienen efectos sobre las funciones psíquicas, determinan tolerancia y dependencia y cuyo uso excesivo y/o prolongado trae consigo notables efectos perjudiciales” 3
Se realizó una pregunta en la que los estudiantes debían señalar de una lista si consumían o habían consumido en determinado momento, alguna de las drogas que aparecían en la misma, obteniéndose un resultado satisfactorio pues ningún estudiante señaló ninguna droga. 
Al preguntarles de una serie de drogas a diferenciar entre legales e ilegales, toda la muestra encuestada respondió que dentro de las legales se encuentran: cola, café, té, tabaco, mate, cacao y alcohol y dentro de las ilegales supieron identificar a: marihuana, campana, cocaína, heroína, LSD, hongos, polvo de ángel, éxtasis, entre otras.
Este resultado es algo positivo, pues el conocimiento es el punto de partida para evitar se adquieran malos hábitos, pues se pretende crear en los estudiantes una aversión frente a las drogas.
Sin embargo, al preguntarles sobre la clasificación según sus efectos sobre las funciones psíquicas, no demostraron tener los conocimientos adecuados. Estos resultados los podemos observar en la siguiente tabla.

Tabla 2. Conocimiento del efecto sobre las funciones psíquicas.


Efectos sobre las funciones psíquicas

Correctas

Incorrectas

Drogas estimulantes o excitadoras

30(50%)

30(50%)

Drogas depresoras, sedantes o inhibitorias

10(17%)

50(83)

Drogas distorsionantes, psicodélicas o alucinógenas

5(8%)

55(92%)

Drogas de efectos simultáneos estimulantes y depresores

2(3%)

58(97%)

Drogas de efectos simultáneos depresores y alucinógenos

2(3%)

58(97%)

Correctas: Entre 8 y 10 identificaciones
Incorrectas: A partir de 7 identificaciones.
Las respuestas correctas a esta pregunta son de gran importancia, porque nos indica que los estudiantes conocen los efectos que pueden provocar las drogas tanto legales como ilegales, sin embargo, no obtuvimos buenos resultados.
En esta pregunta se listaron los efectos y se numeraron, a continuación se reflejaban las diferentes drogas, los encuestados debían poner el número que correspondía a cada efecto al lado de cada droga, había drogas, como el tabaco que tenia dos efectos, debían identificarlos.
Los resultados obtenidos en esta pregunta nos revelan, que hay un deficiente conocimiento relativo al tema y que debemos tenerlo en cuenta en las actividades educativas que se harán.
Al preguntarles sobre el conocimiento de los psicofármacos, no se obtuvieron resultados satisfactorios, desde que no conocían el concepto de esta terminología, hasta que medicamentos tan comunes como el clordiazepóxido, diazepán, entre otros, muy difundidos entre la población cubana, pertenecían a esta clasificación.
Al indagar sobre los efectos que tienen las drogas sobre la salud, obtuvimos los siguientes resultados:
2 
Correctas: Entre 8 y 10 identificaciones.
Incorrectas: A partir de 7 identificaciones.
Como se puede observar las respuestas incorrectas fueron mayoritarias, por tanto se hace cada vez más indispensable el asesoramiento, como punto de partida en los programas de prevención en la Educación Superior.
Al indagar sobre la residencia estudiantil, plantearon que el hábito de fumar y sobre todo, de consumir bebidas alcohólicas, han provocado problemas sociales en este lugar, sin embargo muchos son del criterio que no se debe prohibir su uso. Esta actitud es contradictoria y por tanto, debemos hacer incapié en estos resultados.  


DISCUSIÓN
Este estudio es la primera vez que se realiza en nuestra institución y forma parte de los Programas de Prevención en la Educación Superior.  Al analizar los resultados de la encuesta aplicada a los 60 estudiantes universitarios de nuestra institución, podemos plantear que de manera general son jóvenes que no poseen en su mayoría hábitos tóxicos, aspecto positivo que nos debe estimular, sin embargo debemos plantear que existen muchos aspectos indispensables en cuanto a los conocimientos básicos que deben poseer que no los tienen.
A continuación vamos a comentar los resultados obtenidos, descritos anteriormente.
Con respecto a la caracterización de la muestra, podemos comentar que en la misma predominan el sexo femenino y los estudiantes que no se encuentran viviendo en la residencia estudiantil. Consideramos que, a pesar que la muestra fue escogida al azar quizás los resultados en cuanto a que no consumen drogas de ningún tipo, pueda estar relacionado indirectamente con estas dos características, pues es bien conocido que la mayoría de  las hembras universitarias, tienen un cierto grado de responsabilidad, el cual es superior al de los  varones del mismo nivel, este criterio que hemos reflejado aquí, es subjetivo, y se debe a la experiencia que tenemos las tres autoras, en el ámbito de la docencia en educación superior. 
Otro aspecto que consideramos importante comentar es el hecho que la mayor parte de la muestra es externa. Este aspecto es muy importante, pues  la residencia estudiantil, es uno de los lugares de riesgo, que se deben tener presente en el momento de enfocar el trabajo de prevención. Otros lugares considerados como de riesgo son: las residencias de postgrado, casas estudiantiles, discotecas en los CES, instalaciones dedicadas a las actividades recreativas en la comunidad, instalaciones que por diversas razones se encuentran fuera de servicio y estudiantes que residen en casas de alojamiento fuera de la universidad. En las residencias estudiantiles los alumnos están alejados del círculo familiar y esto trae consigo que los padres no tengan suficiente control sobre ellos y por tanto, otras personas puedan influir y muchas veces no de la mejor manera, además en las residencias hay estudiantes extranjeros que provienen de países altamente consumidores, fumadores, consumidores habituales de bebidas alcohólicas, estudiantes con trastornos de la personalidad, estudiantes con conducta sexual de riesgo (promiscuidad, homosexualismo, bisexualidad), estudiantes con problemas sociales tales como: familias disfuncionales, antecedentes de consumo familiar, residente en áreas declaradas como focos de drogas.4
Con respecto al hábito de fumar, podemos observar que en la muestra encuestada la mayor parte no fuma, este resultado es algo favorable, pues todos conocemos que el cigarro tiene alrededor de 4000 componentes, además de la nicotina entre los que se encuentran el alquitrán, que es responsable del cáncer de pulmón y garganta, el monóxido de carbono la cual se adhiere a la hemoglobina y dificulta la distribución de oxigeno a través de la sangre, la temperatura del humo que sobrepasa los 100 oC, favoreciendo el cáncer de las vías respiratorias. El tabaco está considerado como la sustancia que más muertes prevenibles provoca en el ámbito médico. Sus índices son mayores que todas las demás drogas conocidas en la actualidad. Según la OMS causa alrededor de tres millones de muertes cada año y se prevé que éstas aumenten  en las próximas décadas, fundamentalmente causadas por el cáncer pulmonar y las enfermedades cardiovasculares.5 No obstante, como nuestra labor es de prevenir nos preocupa que haya 5 estudiantes entre hembras y varones que si fuman y que hallan tres que lo hagan ocasionalmente, pues se puede convertir en un vicio.
Nos llenó de satisfacción, que los estudiantes plantearan que no consumían ningún otro tipo de drogas, porque al igual que el cigarro y el alcohol, el resto de las drogas tanto naturales, como sintéticas, médicas o no médicas, provocan dependencia, tanto psicológica como física y esto trae consigo deterioro de la salud y de las relaciones sociales en el consumidor. Las drogas son como un sistema interactuante con efectos inductores y reforzadores cruzados, pues el riesgo de consumo de alcohol en un fumador triplica al de los no fumadores y el riesgo de consumo de tabaco es tres veces mayor entre los consumidores de café. El riesgo de consumo de sustancias ilegales es mayor entre las personas que consumen drogas legales, sobre todo aquellas que como el alcohol afecta el comportamiento.6 Esta realidad ha determinado que el tabaco y el alcohol hayan sido designadas como drogas porteras.
La muestra encuestada supo identificar correctamente cuáles eran las drogas legales e ilegales, así como su concepto, sin embargo, no pudieron responder adecuadamente el tipo de efecto que tenían en el organismo, esto nos indica que no conocen los aspectos básicos relacionados con las drogas y por tanto, si se encuentran en una disyuntiva entre consumir o no, que ocurre con frecuencia entre los jóvenes, no tengan los elementos suficientes, para evitar adquirir un hábito que les pueda destruir, en un futuro sus vidas.
  También demostraron deficiente conocimiento al identificar a los psicofármacos y mucho menos conocían que al combinarlos con otros tipos de drogas como el alcohol, se pueden potenciar sus efectos. Además, destacaremos que muchas drogas producen tolerancia cruzada, donde el incremento de las dosis necesarias se producen también con otras sustancias, ejemplo de ello es la mayor cantidad de anestesia requerida por un alcohólico, ya que la tolerancia  al alcohol determina también tolerancia a los anestésicos.7
Es importante comentar que en su mayoría la muestra encuestada demostró, que no conocía (72%) los efectos dañinos de las drogas sobre la salud. Otro aspecto que nos indica que es importante llevar a cabo sesiones de asesoramiento que conduzcan a que los jóvenes profundicen más en lo que implica para la salud consumir drogas de cualquier tipo, pues las mismas pueden esclavizar al consumidor y pueden provocar diferentes efectos tales como: desencadenamiento de enfermedades graves, afectación de la vida sexual y capacidades reproductivas, síndrome antimotivacional, hemorragias o trombosis cerebrales, trastornos del ritmo cardiaco, conductas agresivas y de alta peligrosidad, entre otras.8
Debemos centrar la atención, en que los estudiantes plantean, que fundamentalmente el hábito de consumo de bebidas alcohólicas en la residencia estudiantil, ha provocado problemas sociales, aspecto lógico, pues este tipo de droga cuando llega al cerebro produce una depresión primaria y continua del sistema nervioso central. La estimulación aparente se debe a la depresión de los mecanismos inhibitorios del cerebro. El alcohol modifica la personalidad del individuo que lo ingiere, afectando su conciencia, provocando pérdida de memoria, dificultades cognitivas y demencia alcohólica, por tanto el individuo no puede comportarse apropiadamente en cada situación. Nos preocupa el planteamiento que hicieron los encuestados, sobre que no se debía prohibir el consumo de alcohol, sin embargo esta disposición, es una de las medidas que ha dictado el MES para los Centros de Educación Superior, al parecer se está incumpliendo en esta institución, aspecto negativo pues esto significa que este hábito puede ser adquirido por cualquiera de los estudiantes becados en nuestra residencia.
Consideramos que este es un estudio preliminar que forma parte de los programas de prevención que tiene instaurado el MES y si bien consideramos que hay un deficiente nivel de conocimiento sobre el tema droga, sabemos que este estudio se extenderá a otras facultades, de nuestro instituto,  abarcando una mayor cantidad de estudiantes y que se convierta en un punto de partida para comprender, que la prevención no es solo brindar información por diferentes vías como: conferencias, mesas redondas, películas, etc.,  sino que es una labor educativa permanente, pues la misma no se hace en un día sino adoptando una conducta cotidiana que facilite el desarrollo, en un ambiente de seguridad para el mejoramiento de la autoestima,  proceso en el cual exista:  el afecto, el dialogo, la comprensión, las oportunidades para una real participación y toma de decisiones.
Una vez terminado este diagnóstico, procedimos a realizar las actividades educativas las cuales fueron las siguientes:

  • Debates en las diferentes brigadas con personas especializadas, para aclarar diferentes dudas en cuanto a los temas tratados en la encuesta.
  • Se establecieron intercambios donde se expusieron experiencias personales y anécdotas sobre los riesgos que entraña el consumo de drogas y la necesidad de conocer los aspectos más importantes sobre las mismas.
  • Se impartieron una serie de tres conferencias relacionadas con las drogas legales, ilegales, los psicofármacos, las adicciones características, implicaciones legales y sociales del consumo de drogas, entre otros aspectos.

En este trabajo, consideramos que debíamos aplicar después de las sesiones de asesoramiento y debate una comprobación para tener una idea si el nivel de conocimiento se había incrementado. No obstante, esta investigación continúa.


CONCLUSIONES

  • La mayoría de la muestra estudiada no tiene el hábito de fumar.
  • Los 60 estudiantes encuestados refirieron, que no consumían ni habían consumido en alguna ocasión,  algún tipo de droga.
  • Se determinó  que los estudiantes encuestados conocían cuáles eran las drogas legales e ilegales.
  •  No pudieron identificar las drogas que tienen efectos estimulantes, depresoras, alucinógenas y de efectos simultáneos.
  • No conocían el término psicofármaco, ni los medicamentos que tienen esta clasificación.
  •  Un 72 % de la muestra encuestada no conocía los efectos sobre la salud humana.
  • El consumo de alcohol ha provocado problemas sociales en la residencia estudiantil, sin embargo los estudiantes consideran que no deben prohibirlo.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

    1. Álvarez de Zayas, C. M.: Hacia una escuela de excelencia. Edición Sucre,  1995
    2. Castro Ruz, Fidel. Fragmentos del discurso pronunciado en el acto por el 40 aniversario de la constitución de la Policía Nacional Revolucionaria. Teatro Carlos Marx, 5 de enero de 1999.
    3. González Menéndez Ricardo, A.: S.O.S. alcohol y otras drogas. Editorial Oriente, Santiago de Cuba, 1998.
    4. González Rey Fernando, L.: Motivación moral en adolescentes y jóvenes. Editorial científico-técnica, 2000
    5. Instituto para el estudio de las adicciones. Guía preventiva de de drogas para educadores. España, noviembre 2002.
    6. Junta Internacional de Estupefacientes. Informe 2002. Naciones Unidas, 2003.
    7. González Menéndez RA. Misión: Rescate de adictos. Guía para la relación de ayuda con toxicómanos. Editora Abril, La Habana, 2012
    8. Bandera Rossel A. Las toxicomanías en los adolescentes. Conferencia dictada en el ISDI por el Dr. Profesor Auxiliar, Subdirector de la Clínica del Adolescente en el Taller de capacitación al Grupo Coordinador de la Educación Superior del Programa de Prevención. La Habana, del 24-26 de febrero 2003.

Loira Hernández Rodríguez. Máster en Farmacia Clínica. Profesora Asistente de la Facultad de Ing. Química, Dpto. Fundamentos Químicos y Biológicos. CUJAE. Correo electrónico: loira@quimica.cujae.edu.cu

 



- MINSAP | Avenida Independencia 26520, Rpto Mazorra, Boyeros, La Habana, 19220, Cuba. | Telefs: (537) 6468331 (39) , Horario de atención: 8:00 a.m. a 4:30 p.m., de Lunes a Viernes