Fundada en 1959

 

Página de inicio
Acerca de esta revista
Cuerpo editorial
Instrucciones a los
autores
Infomed
Sumario
 

 

Revista del Hospital Psiquiátrico de La Habana

Suplemento

Una experiencia de formación de gestores para la prevención comunitaria de las drogodependencias
An experience management training for community drug prevention

      

     Sc. María Soledad Soñora Cabaleiro,I Lic. Daile Simón Romero II

I Centro de Investigaciones Jurídicas. Ministerio de Justicia de la República de Cuba.


RESUMEN

La formación de gestores comunitarios constituye un tema de actualidad e importancia, sobre todo, en el marco de un proceso de actualización del modelo económico del país y de estimulación de la iniciativa de los territorios en la conducción de proyectos locales, para potenciar de manera sostenible su desarrollo social y no solo económico. Sin embargo, las experiencias formativas son aún insuficientes.
Las potencialidades de lo comunitario para la prevención de las drogodependencias, la necesidad de educación para el mejor desempeño de esta labor y las funciones inherentes al trabajo social, avalan el proyecto investigativo desarrollado y fundamentado  en la epistemología y metodología cualitativas.
Su objetivo general fue contribuir al incremento de la eficacia y efectividad del proceso de prevención comunitaria del consumo de drogas que tiene lugar en cada municipio, a través de la formación de un grupo de trabajadores sociales de diferentes provincias del país.
Las técnicas empleadas fueron el árbol de problemas; la entrevista a informantes clave, la matriz DAFO, técnicas participativas de presentación, problematización, análisis de casos prácticos, búsqueda de consenso y  evaluación. La experiencia formativa se desarrolló a través de la modalidad de talleres-curso.
Los resultados investigativos principales fueron: un diagnóstico de las necesidades de aprendizaje y del contexto institucional, el diseño metodológico de los talleres-curso, la instrumentación y evaluación del proceso de formación de gestores de la prevención comunitaria, la preparación de un disco compacto con los contenidos temáticos tratados, bibliografía complementaria y la elaboración de un libro sobre prevención comunitaria de las drogodependencias.

Palabras clave: prevención social, drogas, trabajo social, enfoque comunitario, formación, necesidades de aprendizaje.


ABSTRACT

The training of community organizers is a timely and important topic, especially in the context of a process of updating the economic model of the country and stimulating the initiative of the territories in conducting local projects to promote sustainable social development, not just economic. However, the formative experiences are still insufficient.
The potential of community for the prevention of drug addiction, the need for education for the better performance of this work and functions inherent to social work, support the research project developed and grounded in epistemology and qualitative methodology.
Its overall objective was to contribute to increasing the efficiency and effectiveness of the process of community drug prevention that takes place in each municipality, through the formation of a group of social workers from different provinces.
The techniques used were the problem tree; key informant interview, the SWOT matrix, participatory presentation skills, problem analysis, case studies, consensus building and evaluation. The learning experience was developed through workshops-course mode.
The main research findings were: a diagnosis of learning needs and the institutional context, the methodological design workshop-course, the implementation and evaluation of the training process of community prevention managers, preparing a CD with content areas addressed, further reading and the development of a book on community drug prevention.

Key words: social prevention, drugs, social work, community focus, training, learning needs


INTRODUCCIÓN

El perfil formativo de los sujetos que deben y pueden participar en el diseño, implementación y evaluación de programas y proyectos de prevención, ha sido  considerado una necesidad y un indicador clave de su eficacia, por evaluaciones realizadas. Sin embargo,  a escala internacional, la tendencia es a reducir la práctica educativa para la prevención de las drogodependencias a los espacios tradicionales, formales y cerrados. Sobre todo, a centrarla en la transferencia de conocimientos y no en la creación de las posibilidades de su construcción, a partir de la concepción del ser humano como realidad inacabada y del concepto de educabilidad, referido a la capacidad humana para aprender. 
La carencia de experiencias de formación  de gestores para la  prevención comunitaria es una de las consecuencias de esta contradicción, en tanto no abundan los programas y proyectos concebidos desde estos referentes.
En el caso de Cuba, de acuerdo con las estimaciones de prevalencia realizadas, el uso de drogas se visualiza como proceso desintegrador y problema social, no tanto por su magnitud y extensión como por la significación que tiene para la población y entorno nacionales. A esta situación el país reaccionó, desde sus políticas criminal y social, con la instrumentación de una estrategia preventiva cuyos propósitos se asocian con procesos de reducción de la oferta y demanda de drogas.

 La capacitación es una de las cinco estrategias definidas en el Programa Nacional Integral de Prevención del Uso Indebido de Drogas de la República de Cuba, aprobado  el 26 de agosto de 1999. Desde ella se convoca a la preparación de facilitadores en materia de prevención integral, a incentivar la participación de la comunidad en las acciones y a la implementación y evaluación de programas territoriales.
Estas son las principales razones que acreditan el proyecto de investigación, orientado a la transformación social mediante la formación del capital humano, ejecutado en el año 2010, por investigadoras del Centro de investigaciones jurídicas.
La formación de actores locales, en sentido general, es un elemento tenido en cuenta en diversas experiencias comunitarias cubanas, de las cuales es deudora esta investigación. En particular, en lo que a drogodependencias respecta, de la práctica de instituciones como el Centro de desarrollo para la capacitación en drogodependencias y el Centro Nacional de Promoción y Educación para la Salud, entre otros. Entre sus antecedentes se encuentran, además, los procesos de reflexión y construcción colectiva de conocimientos, desarrollados en el marco de cuatro investigaciones precedentes, con grupos de gestores de la prevención con diferentes pertenencias institucionales.
La perspectiva socioeducativa de formación de gestores comunitarios que se asume se sustenta en una visión  ética humanista, el compromiso emancipatorio, protagonismo compartido y la responsabilidad para la transformación de la realidad,  que debe entrañar la labor de un gestor de la prevención comunitaria de las drogodependencias.  
Forman parte de sus fundamentos los aportes de la teoría de la acción comunicativa de Habermas y del paradigma histórico-cultural, los postulados de Giddens sobre la estructuración, las contribuciones de teóricos de la resistencia como Willis y Giroux, las tesis desarrolladas por Freire y la educación popular y el paradigma del autodesarrollo comunitario.  En especial la comprensión del sentido de la gestación de lo comunitario, en dirección hacia la formación de conciencia crítica, la significación de los autoaprendizajes que se dan, en tanto procesos sociales, en la relación de la intersubjetividad y la intrasubjetividad.
El objetivo general de la investigación fue contribuir al incremento de la eficacia y efectividad del proceso de prevención comunitaria del consumo de drogas que tiene lugar en cada municipio, a través de la formación de un grupo de trabajadores sociales de diferentes provincias del país.
Los objetivos específicos fueron dos: 1) Realizar un diagnóstico de las necesidades de aprendizaje de los trabajadores sociales, en el campo de la prevención comunitaria de las drogodependencias y; 2) Diseñar y ejecutar un proceso formativo sobre gestión y evaluación de proyectos de prevención comunitaria.

La experiencia se llevó a cabo en un momento de reorganización de los trabajadores sociales en el país, de tránsito hacia una nueva estructura que contribuyera a una visión más integral de los problemas sociales. Es el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social el organismo que hoy aglutina esta fuerza laboral y dirige y controla la política de prevención, asistencia y trabajo social.


MATERIALES Y MÉTODOS

Sin pretender reconocerse como una Investigación-Acción-Participación (IAP) comparte con ese enfoque sus premisas y el tránsito por las fases propias de una IAP: diagnóstico, diseño y ejecución de un plan de acción y evaluación permanente de todo el proceso.
Las técnicas empleadas fueron; la entrevista a informantes clave, la matriz de debilidades, amenazas, fortalezas y oportunidades (DAFO), el cuestionario, el árbol de problemas, técnicas participativas de presentación, problematización, análisis de casos prácticos, búsqueda de consenso y  evaluación. La experiencia formativa se desarrolló a través de la modalidad de talleres-curso.
En calidad de informantes clave fueron entrevistados directivos nacionales, provinciales y municipales del entonces Programa de trabajadores sociales. El árbol de problemas construido representa la percepción, que tienen los propios trabajadores sociales, acerca del comportamiento del consumo de drogas en sus territorios de procedencia. La confección de la matriz DAFO, facilitó la reflexión colectiva  sobre la situación real en que se encontraba la organización, en lo que compete a la prevención y atención de las drogodependencias.
Se invitó a participar en los talleres a especialistas, procedentes de la Comisión Nacional de Drogas y de los Ministerios de Justicia,  Salud Pública, Educación y del Interior.  Su duración, modalidad, fecha y horario de realización fueron definidos de conjunto con los trabajadores sociales y ajustados a sus condiciones de trabajo, posibilidades de participar y recursos.
Se utilizaron los métodos no probabilísticos de muestreo: por conveniencia, por cuotas y por juicio de expertos. Los criterios de inclusión en la muestra fueron esencialmente lograr una representación de todas las provincias y de trabajadores sociales que se desempeñaban como capacitadores, a los efectos de la multiplicación de la experiencia.
En el proyecto participó un total de 104 personas: 14 directivos de las diferentes estructuras y 90 jóvenes trabajadores sociales, procedentes de todas las provincias del país, con edades entre 18 y 30 años, de ambos sexos, pero con predominio del género femenino.
 El tiempo de experiencia como trabajador social fluctuó entre uno y ocho años, pero la mayoría tenía una permanencia en la organización entre tres y cinco. Varios se encontraban estudiando carreras universitarias, entre las que destacan Derecho, Psicología y Comunicación Social. El resto tenía enseñanza media superior y había recibido el curso básico de formación de trabajadores sociales. De los 90 jóvenes, 34 tomaron parte en los talleres-curso.


RESULTADOS

Solo se presentan los resultados vinculados con las necesidades de aprendizaje, entendidas como búsqueda permanente para el aprendizaje y no como carencias. Se identificaron las siguientes:

  • Conceptos de prevención y drogas. Tipologías.
  • Consecuencias del consumo para la salud física y mental. Efectos negativos.
  • Panorama del comportamiento histórico y actual del consumo de drogas en Cuba. Disponibilidad y accesibilidad a las drogas. Vías de entrada al país. Drogas de mayor uso en el país. Pautas de consumo en la población joven. Diferencias en el comportamiento del fenómeno de acuerdo al contexto provincial.
  • Relación del uso de drogas con otros problemas sociales, como la prostitución, el proxenetismo o el VIH-sida.
  • Factores de protección y riesgo del uso de drogas. Indicios tempranos indicativos del consumo de drogas.
  • Estrategia cubana de prevención del uso indebido de drogas. Los programas sectoriales. Sus objetivos, líneas de actuación y resultados esperados.
  • Servicios y mecanismos existentes en el país para la atención, el tratamiento y la rehabilitación  de los consumidores.
  • Las drogodependencias desde el trabajo social. Áreas de intervención y funciones.
  • Cómo hacer un diagnóstico del problema.
  • Componentes de un proyecto de prevención comunitaria.  
  • Estrategias de prevención de las drogodependencias.

Toda acción formativa pretende satisfacer necesidades de aprendizaje, por tanto, sobre la base de estos hallazgos, se elaboró una propuesta de programa que guió los 13 talleres-curso realizados. La selección de los contenidos incluidos se derivó de un proceso de análisis, al interior del equipo investigativo y de este con la dirección de los trabajadores sociales. Los temas fueron los siguientes:

  • El trabajo social como profesión. Las drogodependencias como un servicio especializado.
  • Panorama jurídico y comportamiento del uso indebido de drogas en los ámbitos internacional y nacional.
  • Enfoques y estrategias de la prevención del uso indebido de drogas. Paradigmas tradicionales de interpretación e intervención en el fenómeno. La prevención comunitaria de las drogodependencias.
  • Factores de protección y de riesgo del uso indebido de drogas vinculados a la sustancia, el sujeto y contexto. 
  • Componentes de un proyecto de prevención del uso indebido de drogas.

 -Técnicas para el diagnóstico de necesidades. La evaluación de proyectos.

*Estrategia cubana de prevención del uso indebido de drogas. La Comisión nacional de drogas, el Programa nacional integral de prevención del uso indebido de drogas. Los programas nacionales de prevención de los Ministerios de Educación  y Salud Pública.

 


DISCUSIÓN

Una premisa básica de toda intervención social es el conocimiento de la naturaleza, magnitud y características del  problema que se pretende transformar, sin embargo, en el caso del consumo de drogas ilícitas, esta información  no es de fácil acceso. Los trabajadores sociales tenían escasas referencias sobre su comportamiento en los territorios donde desempeñan su labor.

Se evidenció el desconocimiento de los programas nacionales de prevención implementados en el país, las actividades y los servicios disponibles, para la promoción, prevención, tratamiento y rehabilitación. Resultados significativos dadas las funciones de información y orientación a la población propias del trabajo social.
El empirismo y la ausencia de fundamentación teórica de las actuaciones es una de las debilidades de las intervenciones preventivas, que avala la inclusión, en el programa diseñado, del análisis de los principales enfoques y estrategias  que se utilizan.
Los conocimientos acerca de los ámbitos y niveles de actuación se reducían a la familia y el individuo respectivamente. No solo no tenían identificados otros espacios, como la escuela, el área laboral, ocio, tiempo libre y la actuación en grupos específicos; sino que tenían una concepción estrecha de las funciones y acciones que pueden desarrollarse en cada uno de esos ambientes.
Los proyectos son una manera de organizar los empeños preventivos, de presentar estructuradamente qué, cómo, con qué y quiénes hacerlo, en tanto constituyen la unidad operativa de expresión más concreta de una determinada política social. Pero más importante aún es que suponen un tipo de interacción con otras personas, fundamentada en la ética de la solidaridad, cooperación y responsabilidad. Configuran un proceso de aprendizaje, en tanto tienen un importante componente educativo, comunicativo y de reflexión sobre la propia praxis.
Se constató la ausencia, en los municipios,  de proyectos comunitarios de prevención específica de las drogodependencias.  Entre los elementos que están mediando en esta situación se encuentra; el desconocimiento acerca de qué es un proyecto de prevención, cuáles son sus componentes, las diferentes estrategias que pueden ser utilizadas, los objetivos que persigue la evaluación de los proyectos, los momentos en que se puede realizar y los tipos de evaluación existentes.
La identificación de los puntos débiles y fuertes de la organización, para el desarrollo de procesos preventivos y el análisis colectivo de las causas y los efectos de esta problemática, permitieron visualizar su interrelación con otros fenómenos sociales, a la vez que  se constituyeron en un ejercicio formativo, que los preparó para la identificación de sus necesidades de aprendizaje en esta y otras áreas del conocimiento.
La ausencia de diagnósticos de las necesidades de aprendizaje, es uno de los elementos que están influyendo en la calidad y efectividad de la formación de los diferentes sujetos. No siempre se corresponde con las necesidades, los objetivos preventivos formulados en los programas nacionales sectoriales en ejecución, las acciones en las que se participa y los resultados esperados.
Pero la complejidad de las necesidades concretas de conocimientos, habilidades, actitudes, destrezas y valores, además de los cambios en la expresión del fenómeno, demandarán otros aprendizajes. De ahí que entre las características esenciales de un proceso formativo se encuentren su carácter permanente,  la disposición a aprender de otros, la autonomía y el enfoque crítico-autocrítico.
La evaluación de la experiencia por sus protagonistas, permite afirmar que el proyecto logró satisfacer sus expectativas; en cuanto a la preparación y procedencia institucional de los especialistas que participaron, la metodología participativa utilizada, diversidad de temas incluidos, cohesión grupal alcanzada, el interés despertado y en especial, el aprendizaje logrado. Las insatisfacciones y sugerencias estuvieron vinculadas con el reclamo del incremento de los talleres y las oportunidades de adiestramiento de determinadas habilidades.

Soñora MS. La gestación de proyectos de prevención comunitaria del consumo de drogas. En: Sóñora MS., Simón D, Bombino Y, Machado G, Carvajal C, Martínez M y et. al. Hacia una prevención comunitaria de las drogodependencias, La Habana, 2012. p. 53-84.

 


REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

  1.  Calafat A. Hacia una prevención institucionalizada y científica. Adicciones 1998, 10 (4): 291-7.

  2. Soñora MS, Simón D y Bombino Y. Gestión y evaluación de proyectos de prevención del uso indebido de drogas. La Habana, 2010.

  3. Soñora MS, Chang M, Mesa P, Morejón G, Hernández D, Rojas R y et al. Evaluación del uso indebido de drogas en la población de las provincias de Ciudad de La Habana, Santiago de Cuba y Villa Clara. La Habana, 2006.

  4. Soñora MS. Fundamentos sociológicos de los procesos de formación de gestores comunitarios. Anuario 2011-2012, La Habana, en prensa.

  5. Soñora MS. La gestación de proyectos de prevención comunitaria del consumo de drogas. En: Sóñora MS., Simón D, Bombino Y, Machado G, Carvajal C, Martínez M y et. al. Hacia una prevención comunitaria de las drogodependencias, La Habana, 2012. p. 53-84.


 

 

María Soledad Soñora Cabaleiro. Investigadora y profesora auxiliar. Centro de Investigaciones Jurídicas, Ministerio de Justicia de la República de Cuba. Teléfono: 8355211. Correo electrónico: marisol@oc.minjus.cu

 



- MINSAP | Avenida Independencia 26520, Rpto Mazorra, Boyeros, La Habana, 19220, Cuba. | Telefs: (537) 6468331 (39) , Horario de atención: 8:00 a.m. a 4:30 p.m., de Lunes a Viernes