Fundada en 1959

 

Página de inicio
Acerca de esta revista
Cuerpo editorial
Instrucciones a los
autores
Infomed
Sumario
 

 

Revista del Hospital Psiquiátrico de La Habana

Suplemento


Proyectos futuros y riesgo adictivo en jóvenes
Future projects and addictive risk youth

      

     

Dra. C. Laura Domínguez García
 Facultad de Psicología. Universidad de La Habana, Cuba.

 


RESUMEN
El trabajo tiene como principal propósito analizar cómo la elaboración de proyectos en la edad juvenil contribuye a disminuir el riesgo adictivo a sustancias tóxicas. Se explican las principales características de la “situación social del desarrollo” propia de esta etapa en lo relativo a los sistemas de actividades y comunicación, y se enfatiza en las nuevas formaciones psicológicas de este período como son la concepción del mundo y los valores que la integran., de especial trascendencia en el proceso de autodeterminación de la personalidad. Se comentan los resultados de una línea de investigación que venimos desarrollando desde 1998 hasta la fecha, relativa a la caracterización de los proyectos futuros en distintas muestras de jóvenes, así como las categorías e indicadores que hemos ido definiendo para su estudio.

Palabras clave: proyectos futuros, riesgo adictivo, jóvenes.

ABSTRACT
The work has as main purpose to analyze how the development of projects at a young age helps to reduce the risk addictive toxic substances. the main features of the "social situation of development" itself of this stage with regard to systems of activities and communication are explained and emphasized in the new psychological formations of this period such as the world outlook and values that up, of particular importance in the process of self-determination of personality. The results of a line of research that have been developing since 1998 to date on the characterization of future projects in various samples of youth, as well as categories and indicators that have been defined for study are discussed.
Keywords: future projects, addictive risk young people.


INTRODUCCIÓN

La juventud junto a la adolescencia han sido definidas tradicionalmente como edades de tránsito entre la niñez y la adultez. En la actualidad existe consenso en considerarlas momentos claves en el proceso de socialización del individuo, pues en el transcurso de estos períodos el sujeto se prepara para cumplir determinados roles sociales propios de la vida adulta, en la actividad profesional-laboral, en sus relaciones con la familia, la pareja y los amigos.

Aunque casi la totalidad de los autores, independientemente de la concepción teórica que sobre el desarrollo asumen en la Psicología, consideran que el criterio principal para la delimitación de estas etapas no responde a la edad cronológica, la mayoría de los estudiosos proponen determinados límites para las mismas.

En Cuba la juventud se enmarca en la etapa entre los 16 y 30 años, ya que se  tiene en cuenta que es a partir de los 16 años de edad cuando el individuo posee todos los derechos legales al voto, se le otorga el carné de identidad y se le considera una persona responsable de sus actos.

La juventud se caracteriza por ser una etapa de afianzamiento de las principales adquisiciones logradas en períodos anteriores y, en especial, en la adolescencia; consolidación que se produce en consonancia con la tarea principal que debe enfrentar el joven: autodeterminarse en las diferentes esferas de su vida dentro de sus sistemas de actividades y comunicación.1

La nueva posición “objetiva” que ocupa el joven dentro de la realidad social condiciona la necesidad de determinar su futuro lugar en la misma. Es de suponer que todo el desarrollo psicológico precedente le permite delinear un sentido de la vida, como conjunto de objetivos mediatos que el joven se traza, los cuales se vinculan a las diferentes esferas de significación para la personalidad y requieren la elaboración de estrategias encaminadas a emprender acciones en el presente que contribuyan al logro de metas futuras.

La elección de la futura profesión o el desempeño de una determinada actividad laboral ocupa un lugar elevado en la jerarquía motivacional y permite establecer distinciones entre los variados sectores pertenecientes a la juventud, como son los estudiantes de nivel universitario, preuniversitario y técnico medio, trabajadores estatales o por cuenta propia, campesinos, etc. Entre estos sectores existen diferencias de carácter sociológico y económico que se reflejan de múltiples formas en la subjetividad de los jóvenes, por lo que en la juventud, en comparación con etapas anteriores, se torna más difícil el establecimiento de regularidades y tendencias generales del desarrollo psicológico. 1

El joven debe decidir, en primer término, a qué actividad científico profesional o laboral va a dedicarse; y en consonancia con esta decisión, organizar su comportamiento. Por esta razón, se presentan diferencias entre los jóvenes que comienzan a trabajar y aquellos que continúan siendo estudiantes, cuestión que repercute en su sistema su comunicación, desde las expectativas y exigencias de la familia, los compañeros y la sociedad en su conjunto.

En la juventud, la identidad personal, también denominada autovaloración (autoconocimiento y autoevaluación del sujeto de sus cualidades físicas, psicológicas y morales) debe alcanzar un importante grado de estructuración y estabilidad  y conducir al joven a proponerse tareas para su autoeducación, ya que el principal propósito que él debe acometer es el de determinar su futuro lugar en la sociedad. Así, la elección de la futura profesión o actividad laboral, y su desempeño, se apoyan en la valoración que hace el sujeto de sus capacidades, cualidades e intereses, y forma parte esencial de la elaboración de un proyecto de vida, que le permita encaminar su conducta presente en pos de objetivos situados, temporalmente, a largo plazo. 1

Por otra parte, el proyecto de vida como sistema que integra los proyectos futuros se basa en la elaboración por parte del joven de objetivos mediatos, aspiraciones y expectativas vinculadas a las principales esferas de realización, entre las que pueden encontrarse la familia, la profesión, su autorrealización, etc. Estos proyectos tienen como importante sostén el conjunto de valores que se estructuran como contenidos de su concepción del mundo y que también forman parte de su identidad personal.

Resulta imposible que el joven elabore un proyecto de vida sólido y realizable que comprometa todas las potencialidades reguladoras de su personalidad si no se apoya en lo que es y en lo que quiere ser, en la contradicción entre su yo real y su yo ideal, todo lo cual se encuentra matizado por su concepción del mundo y sus valores.

En este proceso de construcción del proyecto de vida intervienen, desde el punto de vista de su contenido y también dinámico, no solo la identidad personal del joven, sino también su concepción del mundo y, por tanto, sus valores.

Es necesario apuntar que la concepción del mundo no es solamente la forma más o menos exacta en que el joven se representa el mundo, a través de conceptos y juicios, sino que es, además, la manera en que se orienta hacia la realidad, su actitud u orientación valorativa de carácter moral hacia lo que le rodea.

La concepción del mundo -formación motivacional de elevada complejidad-surge en la juventud y es la adquisición más importante del desarrollo psicológico en esta etapa aunque se sigue desarrollando en edades posteriores.

La concepción del mundo es la representación generalizada y sistematizada de la realidad en su conjunto, de las leyes que rigen su devenir y de las exigencias que plantea el medio social a la actuación del joven; es también la representación del lugar que ocupa el hombre en este contexto y, por ende, la propia personalidad. 1

En este sentido la concepción del mundo no es meramente una representación intelectual (componente cognitivo), sino que de ella se deriva una determinada actitud ante la realidad muy influida por los valores de la persona (componente axiológico).

Los valores constituyen formaciones complejas de la personalidad cuyos contenidos se corresponden con significados socialmente valiosos (responsabilidad, honestidad, solidaridad, altruismo, dignidad, justicia, etc.) que permiten al joven la valoración moral de lo que acontece en su entorno social, de su propia persona y de las otras personas con las que establece relaciones dentro de los sistemas de actividad y comunicación en los que participa. 1

Los valores forman parte de la subjetividad humana como formaciones psicológicas de la personalidad. Esto significa que el valor posee un componente cognitivo que es el conocimiento del contenido del valor, o dicho de otra forma, la conciencia de qué significa ser honesto, responsable, digno, justo, etc.. Además, en los valores poseen un componente afectivo, el cual determina el compromiso emocional del sujeto con el contenido del valor. Esta unidad de lo cognitivo y lo afectivo es la que posibilita que el valor se convierta en un regulador efectivo del comportamiento. Si el contenido del valor no es construido de manera activa por la persona, si no adquiere para ella aparte de de un significado un sentido personal, no puede convertirse en un elemento que movilice y oriente su conducta.

La aparición de los valores como formación psicológica de la personalidad, de la concepción del mundo que los integra y sistematiza, unida al surgimiento de una identidad personal definida y del proyecto de vida, no es un producto automático del desarrollo ni se produce de manera espontánea en la juventud, sino que es ante todo un resultado mediato de las condiciones de educación en las que ha transcurrido nuestra vida y de la construcción subjetiva que hemos hecho a través de nuestra historia personal.

La concepción del mundo sirve de sostén a la elaboración del sentido de la vida, en tanto sentido de la propia existencia y camino o estrategia a seguir para encontrar el lugar al que se aspira dentro del cuadro del mundo. El problema del sentido de la vida, aunque constituye una reflexión sobre sí mismo, solo se realiza y expresa en la propia actividad de la persona y en su sistema de interrelaciones con quienes le rodean, no estableciéndose de manera invariable, por cuanto se va reestructurando y construyendo durante toda la vida.
El surgimiento de la concepción del mundo y la elaboración del sentido de la vida como elemento distintivo de la regulación del comportamiento contribuyen al proceso de autodeterminación del comportamiento.

La identidad personal, los valores como componentes de la concepción del mundo y el proyecto de vida son formaciones psicológicas de la personalidad, cuyo desarrollo tiene su cimiente desde edades tempranas y se extiende a lo largo de la vida. Estas formaciones adquieren en la juventud un alto grado de estructuración y un elevado poder regulador, cuestión que se ve favorecida por las exigencias que impone al comportamiento del joven su entorno social, y todo ello, unido a su necesidad de autodeterminación en los diferentes esferas que adquieren para él sentido personal.

La situación “social del desarrollo” en esta etapa conduce al proceso de autodeterminación de la personalidad, en consonancia con las tareas y exigencias que el joven debe cumplimentar. La posibilidad de alcanzar este nivel de regulación dependerá de las condiciones de vida y educación en las que haya transcurrido el desarrollo de la personalidad, y de si dichas condiciones han preparado al sujeto para actuar en base a propósitos conscientemente adoptados, que mediaticen las contingencias situacionales que puedan presentárseles.

En la juventud se produce una estrecha interrelación entre la identidad personal, los valores y el proyecto de vida.2  Entendemos por proyección futura “la estructuración e integración de un conjunto de motivos, elaborados en una perspectiva temporal futura, a mediano o largo plazo, que poseen una elevada significación emocional o sentido personal para el sujeto y de las estrategias correspondientes para el logro de los objetivos propuestos.” (3, pág. 446).

 


DESARROLLO

Desde 1998 hasta la fecha, en trabajos investigativos de diploma y maestría realizados bajo mi tutoría, 4-24 en torno al desarrollo de los proyectos futurosen jóvenes cubanos 25 se obtuvieron interesantes resultados sobre el tema.

En estos trabajos hemos partido de cuatro categorías de análisis que fueron siendo construidas en el propio proceso investigativo y cada una de las cuales es evaluada por distintos indicadores. Dichas categorías son:
- Contenido del proyecto: Esfera de los sistemas de actividad o de comunicación al que se orienta. También puede estar referido a la propia persona.
Estrategias: Vías o acciones a partir de las cuales el sujeto piensa alcanzar los proyectos a los que aspira. Pueden presentarse como estructuradas, parcialmente estructuradas o no estructuradas.
- Temporalidad: Momento en el tiempo en que se ubica la consecución del proyecto; es decir, si a corto plazo (hasta un año), mediano plazo (más de un año y hasta cinco años), largo plazo (más de cinco años) o plazo indefinido.
- Obstáculos: Previsión de contingencias que puedan afectar la consecución de los proyectos; ya sean de carácter interno (dependen de la intencionalidad del sujeto), externo (son independientes de la voluntad del sujeto) o mixtos (cuando se mencionan a la vez obstáculos internos y externos).

Los principales resultados de estas investigaciones son, en síntesis, los siguientes:
1. Los principales contenidos de proyectos futuros de los jóvenes investigados, en sentido general, se asocian a las esferas del estudio, laprofesión-trabajo, la familia, la realización de sí mismo, el empleo del libre y la búsqueda de caminos que les permitan satisfacer sus necesidades materiales. Lo anterior indica que la posición interna del joven, como resultado de todo su desarrollo anterior y de las características de su “situación social deldesarrollo”, condicionan el contenido de los proyectos futuros hacia las esferas esenciales de su vida.
2. Se encontró una relación de igualdad-diversidad en los proyectos de los jóvenes. La igualdad se expresa en la semejanza de las aspiraciones yobjetivos de estos, en cuanto a esferas más significativas hacia las que seorientan los proyectos. La diversidad está referida a la manifestación concretade los mismos, en cuanto al nivel de estructuración de las estrategias para suconsecución, su temporalidad y la previsión de los obstáculos. En este sentido,en los jóvenes desvinculados del estudio y/o trabajo, los que consumensustancias tóxicas y los que han cometido delitos (actualmente reclusos), es pobre el espectro de motivos orientados el futuro, así como su nivel deestructuración. Otra diferencia interesante es que, en los jóvenes evangélicos,su cosmovisión religiosa se integra al contenido de sus proyectos orientados adiferentes esferas.
4. Existen diferencias en cuanto al nivel de elaboración de las estrategias encaminadas a la consecución de los proyectos, ya que mientras unos lasfundamentan y se proponen un conjunto de acciones encaminadas a potenciarel logro de sus objetivos, otros solo mencionan algunas de forma aislada, sinuna elaboración personal en torno a ellas. En sentido general, las estrategiastienden a presentarse como parcialmente estructuradas.
3. La temporalidades diversa y abarca tanto el corto como el mediano y largo plazo, en dependencia del contenido del proyecto. En este sentido, se destaca una subordinación del proyecto de constitución de la familia propia al proyecto profesional. Así, mientras los proyectos profesionales y el estudio aparecen con elevada frecuencia y con una temporalidad a corto y mediano plazo, siendo fuente de realización personal para el sujeto, otros proyectos como los de formar una familia propia se ubican a mediano o largo plazo, ya que el logro de los primeros, en opinión de los jóvenes, sirve de sostén a los segundos.
5. La previsión de obstáculospuede tener una orientación también diversa; interna cuando se hace depender de las propias características personales del joven; externa cuando los obstáculos se asocian a contingencias de carácter social, presentes en sus sistemas de actividad y comunicación o mixta cuando se brindan argumentos en ambos sentidos. No obstante, aunque tiende a primar la referencia a obstáculos externos, lo que puede estar indicando limitaciones en la capacidad de autodeterminación.
6. El nivel cultural y la vinculación social de los jóvenes parecen ser factores influyentes en las características que adopta la proyección temporal de su motivación orientada al futuro.

En lo relativo a la motivación enjóvenes adictos a drogas ilegales 8 se realizó un estudio de caso de diez jóvenes, entre 15 y 30 años de edad, que se declararon consumidores de sustancias consideradas como droga, sin atender a la modalidad de consumo en que se encontraban, ni al período de tiempo que cada uno de ellos llevaba asistiendo al servicio que ofrece el Departamento de Toxicomanía, perteneciente al Hospital Psiquiátrico de La Habana. La asistencia a este servicio la realizaban con el objetivo de abandonar la práctica del consumo o moderarlo. Estos sujetos presentaron motivos vinculados a la esfera familiar, a la realización de sí mismo y aquellos relacionados con su necesidad de vencer su adicción. Estos motivos presentan poco grado de elaboración, riqueza y amplitud y se orientan en buena medida al pasado, denotando insatisfacción y descontento. Los proyectos futuros, a pesar de ser descritos por estos jóvenes, resultan poco argumentados, no apareciendo las vías o estrategias, a través de las cuales, pretenden lograrlos. Es importante señalar, que a diferencia de otros grupos de jóvenes, no existen en estos sujetos proyectos asociados a la esfera de la profesión o el desempeño laboral.

Resultados relativamente similares a los anteriores se encontraron al estudiar factores psicosociales que determinan la inserción del alcohólico joven en el proceso de rehabilitación. En esta investigación 9, se comprobó que los motivos fundamentales del comportamiento de estos jóvenes y su proyección futura se encuentran referidos al rechazo al tóxico, al logro de armonía familiar, así como el mantenimiento del equilibrio emocional. Estos motivos no presentan un adecuado nivel de elaboración, pues están relacionados con la búsqueda de apoyo en sus relaciones interpersonales, tanto en la esfera de la familia como en la pareja, expresando inseguridad ante el abandono del tóxico. Tampoco, en este grupo, la profesión o el desempeño laboral aparecen como  áreas de significación; e incluso, uno de los factores psicosociales que vivencian como determinante en su inserción en el proceso de rehabilitación, son los conflictos que han tenido en el área laboral, unidos a los familiares, de pareja, en las relaciones interpersonales y, también, a problemas judiciales.

Por su parte la investigación de los proyectos futuros y “situación social del desarrollo” de un grupo de jóvenes alcohólicos: un estudio realizado en el  Programa de Alcohólicos Anónimos 21, que incluyó  jóvenes vinculados sociales y jóvenes desvinculados sociales, mostró que:
En lo referido  la caracterización de los proyectos atendiendo a los indicadores empleados en nuestros estudios:
- El contenido de los proyectos futuros se asocia las esferas de la salud y la familia.
- Las estrategias se encuentran parcialmente estructuradas, expresándose mediante acciones aisladas; entre las que se destacan no beber, estudiar, las relacionadas con la recuperación de la familia y su rehabilitación.
- La temporalidad se concibe, fundamentalmente, a corto plazo, seguida con valores similares por el largo plazo.
- Losobstáculos se prevén, principalmente, como obstáculos mixtos que aúnan aquellos que se derivan de la intencionalidad del sujeto y otros ajenos a ella.

La comparación de las submuestras, atendiendo a los proyectos futuros, pone de manifiesto semejanzas y diferencias, que son las siguientes:
- Atendiendo al contenido resulta semejante que, en primer lugar, se encuentran los proyectos vinculados a la salud y la familia; y en cuanto a las diferencias, en segundo lugar, se destaca en los jóvenes vinculados sociales el proyecto orientado a la esfera trabajo-profesión, en disonancia con los desvinculados, quienes no poseen proyectos hacia esta esfera.
- La temporalidad resulta semejante pues se presenta una tendencia a establecerla a corto y largo plazo tanto en los jóvenes vinculados sociales como en los desvinculados.
- Las estrategias que prevalecen son las parcialmente estructuradas en ambas submuestras, por lo que no se observan diferencias al respecto.
- Los obstáculos son fundamentalmente de carácter mixto, donde en un segundo nivel, en los vinculados sociales hay un predominio de los obstáculos externos, y en los desvinculados de los internos, lo que denota diferencias entre ambos. 

La “situación social del desarrollo” presenta las siguientes características generales:
- Sistema de actividades: se manifiesta una motivación hacia la actividad de estudio y el trabajo, en el plano de las actividades formales. Las actividades informales se encuentran en función de los intereses de los jóvenes y están orientadas hacia las esferas de deporte, la lectura, la cultura general y la recreación, la última con un vínculo afectivo negativo, predominantemente.
- Sistema de comunicación: se distingue por una vida familiar conflictiva, siendo el estilo de comunicación de los padres esencialmente autoritario. Existen algunas dificultades en las relaciones que sostienen con sus coetáneos, ya sean amigos o pareja, donde en esta predomina la inestabilidad.
- La principal vía de inicio en el consumo es sociocultural (grupo de amigos).
- Los motivos presentes de mayor importancia están orientados hacia la esfera de la salud y de la familia, coincidiendo con los orientados al futuro en forma de proyectos.
- Los principales contenidos de la autovaloración se refieren a cualidades psicológicas y morales, con un conocimiento acerca de sí mismo adecuado, crítico, autocrítico, con rasgos de inseguridad y flexibilidad al cambio.
- Los ideales se pueden calificar como concretizados y la concepción del mundo de ellos se encuentra atravesada por las ideas y creencias derivadas del Programa de Alcohólicos Anónimos.
- Las principales preocupaciones se refieren a la salud, la familia, la reinserción y aprobación social y el trabajo-profesión. Entre los principales conflictos resalta la afectación de las relaciones padres-hijo.
- Respecto a la valoración que hace el propio sujeto del impacto que ha tenido su enfermedad existe una homogeneidad en cuanto a los efectos negativos que produjo la enfermedad de alcoholismo en cada uno de los aspectos evaluados.
La comparación de las submuestras, atendiendo a la “situación social del desarrollo”, evidencia lo siguiente:
- Sistemas de actividades: existe un comportamiento similar en cuanto a las motivaciones hacia la actividad de estudio, así como en la vinculación a actividades informales similares. Como diferencia tenemos que los sujetos vinculados sociales están satisfechos con sus resultados docentes y/o laborales, no sucediendo así con la otra submuestra, al estar desvinculados de este tipo de actividades.
- Sistema de comunicación: no se expresaron diferencias.
- Los motivos presentes de mayor importancia están orientados hacia la esfera de la salud y de la familia en ambas submuestras; sin embargo, en el caso de los sujetos desvinculados, se expresa en mayor medida.
- En el caso de la concepción del mundo, autovaloración e ideales es semejante en ambas submuestras.
- Entre las principales preocupaciones y conflictos resaltan las esferas salud, familia y trabajo-profesión, en ambas submuestras.
- El impacto que ha tenido su enfermedad, en diferentes aspectos de su vida, no presenta ninguna diferencia entre las submuestras en cuanto a lo referido por los jóvenes.


CONSLUSIONES

-La elaboración de proyectos en la edad juvenil contribuye a disminuir el riesgo adictivo a sustancias tóxicas.
-Los proyectos futuros en jóvenes consumidores de alcohol y drogas ilegales presentan un escaso nivel de estructuración, no apareciendo las estrategias a través de las cuales pretenden lograrlos, sino la enumeración de acciones aisladas; entre las que se destacan las relacionadas con la recuperación de la familia,no beber, y su rehabilitación.
-Los motivos fundamentales del comportamiento de estos jóvenes y su proyección futura se encuentran referidos al rechazo al tóxico, el tener salud y al logro de armonía familiar, así como el mantenimiento del equilibrio emocional.
-Estos motivos no presentan un adecuado nivel de elaboración, pues están relacionados con la búsqueda de apoyo en sus relaciones interpersonales, tanto en la esfera de la familia como en la pareja, expresando inseguridad ante el abandono del tóxico.
-A diferencia de otros grupos de jóvenes, no existen en estos sujetos proyectos asociados a la esfera de la profesión o el desempeño laboral.

 


REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

1. Domínguez L. Psicología del Desarrollo. Problemas, principios y categorías. La Habana: Editorial Félix Varela; 2007.
2. Domínguez L.  Identidad, valores y proyecto de vida. En: “Pensando en la personalidad”. Compiladora: Lourdes Fernández Rius. La Habana: Editorial Félix Varela; 2003.
3. Domínguez L, Ibarra L. Juventud y Proyecto de Vida. En: Psicología del Desarrollo: Adolescencia y Juventud. Compiladora: Laura Domínguez García. Editorial Félix Varela; 2003.
4. Del Toro Y. Caracterización psicológica de los adiestrados de nivel superior y la reserva científica de las Ciencias Naturales y Matemáticas de la Universidad de La Habana [tesis de Diploma]. La Habana: Facultad de Psicología. Universidad de La Habana; 1998.
5. Sánchez I. () Caracterización de los adiestrados de nivel superior y la reserva científica de las Ciencias Sociales y Económicas de la Universidad de La Habana [tesis de Diploma]. La Habana: Facultad de Psicología. Universidad de La Habana; 1999.
6. Llanes AS. Aproximación al estudio de la motivación religiosa en jóvenes evangélicos [tesis de Diploma].  La Habana: Facultad de Psicología. Universidad de La Habana; 1999.
7. Hernández E. Planifica tu tiempo, haz tus proyectos realidad. Proyección futura de un grupo de jóvenes maestros [tesis de Maestría en Psicología Educativa]. Facultad de Psicología. La Habana: Facultad de Psicología. Universidad de La Habana; 2000.
8. López O. Juventud y drogadicción. Diez jóvenes para un estudio de caso [tesis de Diploma].  La Habana: Facultad de Psicología. Universidad de La Habana; 2000.
9. Boza Y. Quiñones J. Factores psicosociales que determinan la inserción del alcohólico joven en el proceso de rehabilitación [tesis de Diploma].  La Habana: Facultad de Psicología. Universidad de La Habana; 2001.
10. Rodríguez M, Alfonso Y. Caracterización de los proyectos profesionales y familiares en estudiantes de Psicología del Modelo de continuidad de estudios en la Educación Superior [tesis de Diploma]. La Habana: Facultad de Psicología. Universidad de La Habana; 2002.
11. Garbizo N. Caracterización de la relación existente entre proyectos profesionales y familiares en jóvenes estudiantes universitarios del Modelo de continuidad de estudios en la Educación Superior [tesis de Maestría en Psicología Educativa]. Facultad de Psicología. La Habana: Facultad de Psicología. Universidad de La Habana; 2004.
12. Águila R. Proyectos profesionales y utilización del tiempo [tesis de Diploma]. La Habana: Facultad de Psicología. Universidad de La Habana; 2005.
12. Hernández Y. Proyectos futuros y empleo del tiempo en estudiantes universitarios [tesis de Diploma]. La Habana: Facultad de Psicología. Universidad de La Habana; 2006.
13. Martínez D. Caracterización de la motivación en jóvenes. Un estudio realizado en el Modelo Pedagógico de la Universalización [tesis de Diploma]. La Habana: Facultad de Psicología. Universidad de La Habana; 2007.
14. Estévez Y. Caracterización de los Proyectos de Vida de un grupo de jóvenes reclusos [tesis de Diploma]. La Habana: Facultad de Psicología. Universidad de La Habana; 2008.
15. Martínez T. Caracterización de la esfera motivacional de jóvenes que abandonan la carrera de Psicología en el Modelo Pedagógico de Universalización de la Enseñanza [tesis de Diploma]. La Habana: Facultad de Psicología. Universidad de La Habana; 2009.
16. Mendoza M. Proyectos de Vida de un grupo de jóvenes desvinculados del estudio y/o trabajo en el Consejo Popular Colón, correspondiente al municipio Centro Habana [tesis de Diploma]. La Habana: Facultad de Psicología. Universidad de La Habana; 2009.
17. Balseiro Y. Proyectos futuros en estudiantes de la Licenciatura en Informática de la filial universitaria “René Ramos Latour” durante el curso 2010-2011 [tesis de Diploma]. La Habana: Facultad de Psicología. Universidad de La Habana; 2011.
18. Llanes Y. Caracterización de la esfera motivacional de los adolescentes estudiantes de tercer año del Politécnico “Antonio Guitera Holmes. Un estudio con una perspectiva futura [tesis de Diploma]. La Habana: Facultad de Psicología. Universidad de La Habana; 2011.
19. Márquez AY. Caracterización de la esfera motivacional en estudiantes con discapacidad visual de la Universidad de La Habana [tesis de Diploma]. La Habana: Facultad de Psicología. Universidad de La Habana; 2002.
20. Tamayo AI. Proyectos futuros en jóvenes estudiantes de la Escuela Militar Superior “Comandante Arides Estévez Sánchez” [tesis de Diploma]. La Habana: Facultad de Psicología. Universidad de La Habana; 2011.
21. Contreras Y. Proyectos futuros y situación social del desarrollo de un grupo de jóvenes alcohólicos: un estudio realizado en el Programa de Alcohólicos Anónimos [tesis de Diploma]. La Habana: Facultad de Psicología. Universidad de La Habana; 2013.
22. Cancio-Bello C. Identidad de género y proyectos futuros: su relación desde la perspectiva de género en mujeres jóvenes que ejercen la prostitución [tesis de Diploma]. La Habana: Facultad de Psicología. Universidad de La Habana; 2014.
23. Reyes S. Proyectos profesionales y motivos de elección de las temáticas abordadas en las obras de un grupo de jóvenes realizadores de audiovisuales [tesis de Diploma]. La Habana: Facultad de Psicología. Universidad de La Habana; 2014.
24. Pantoja A. Proyectos futuros y “situación social del desarrollo” de un grupo de jóvenes trabajadores estatales y cuentapropistas [tesis de Diploma]. La Habana: Facultad de Psicología. Universidad de La Habana; 2002
25. Domínguez L. Juventudes, responsabilidades y cambio social. Revista del Hospital Psiquiátrico de La Habana. Suplemento especial 2014. Disponible en: www.revistahph.sld.cu


Laura Domínguez García. Facultad de Psicología. Universidad de La Habana. Correo electrónico: ldominguez@psico.uh.cu